GoogleDocs, estreno de su nueva seguridad con polémica

En la era de la digitalización y la nube la mayor amenaza parecen ser los hackers. Con la trama rusa tocando las puertas de la Casa Blanca y cada vez más casos de espionaje industrial y suplantaciones de identidad, Google, la empresa de internet por excelencia, ha echado toda la carne en el asador para protegernos.

Su última inciativa, denominada “Sistema de Protección Avanzada” busca blindar nuestro correo, nuestra cuenta en la nube (Drive) y las cuentas de YouTube. Además, pone especial énfasis en los perfiles más conflictivos: políticos, gobernantes, activistas y periodistas. Aquellos que pueden sufrir ataques por gestionar información “crítica”.

Sin embargo, aunque parezca una broma de Halloween, la empresa de Mountain View ha conseguido durante unas horas, justo lo contrario. Y es que durante las primeras horas del pasado día 31 de octubre cientos de personas vieron bloqueado su acceso a sus documentos de Drive así como la entrada a sus cuentas. El problema, según un comunicado de la propia Google es que “al cambiar unas líneas en el código, por error, se marcó como abusivo a un pequeño porcentaje de perfiles en GoogleDocs”.

El error, que solo duró unas horas -suponemos que complicadas para las personas afectadas- ocurrió como resultado de ese refuerzo en la seguridad que la empresa quiere implementar en todos sus servicios e hizo que muchos profesionales se preguntaran de quién es lo que se almacena en GoogleDocs. El problema es que si Google fue capaz de catalogar como abusivo algún contenido es porque lo escaneó y, de ser así, la información confidencial -relacionada con trabajos, por ejemplo- demostró no serlo tanto.

Google, aunque no ha entrado a valorar esto, explica que tan solo está buscando un sistema de seguridad híbrido (hardware-software) más sencillo y eficiente. En este caso, más allá de la doble identificación vía SMS, se requerirá contar con una pequeña llave USB que se conectará al dispositivo cuando sea requerida y que nos permitirá autentificarnos como usuarios “legítimos”. Probablemente algunos ya os estaréis preguntando qué ocurre cuando el acceso se quiere hacer desde un móvil: existe un pequeño dispositivo similar a un llavero que se conecta vía bluetooth.

La empresa advierte que esta otra capa de seguridad no sirve si el acceso se da desde un servidor de correo externo como Outlook para los PC o Mail en iOS. Además, contará con un sistema para recuperar la cuenta en caso de que alguno de los usuarios -o, de nuevo con polémica, la propia IA- detecte que hay una intrusión. No hay respuesta acerca de qué ocurre en caso de perder una de estas llaves puesto que, al ser un formato en pruebas, aún no hay sistema de respaldo.

Pretenden evitar casos como el de John Podesta, miembro de la campaña de Hillary Clinton, que dio por bueno un intento de entrada a su cuenta y acabó destapando los mails privados que se utilizó para atacar a la ex Primera Dama. Las llaves, por cierto, ya están disponibles en Amazon a un precio de 25 dólares cada una.

Google Backup and Sync, ¿el backup definitivo?

Google sigue en su cruzada por hacer que cambiemos por completo la forma en la que nos relacionamos con los dispositivos electrónicos. Su idea es que internet, la nube -y a poder ser Google Drive- sea el centro de todo lo que hacemos. El soporte desde el que gestionamos nuestras búsquedas, nuestras compras, que nos sirve de guía y en el que guardamos todos nuestros recuerdos.

Precisamente, relacionado con este último punto, la semana pasada la empresa de Mountain View anunciaba una gran evolución en su servicio de almacenamiento en línea. Bajo el nombre de Backup and Sync, buscan que Drive genere una copia de seguridad completa de nuestro ordenador en sus servidores para evitar que nuestra información crítica dependa un dispositivo físico que, entre otras cosas, es perecedero y susceptible de rupturas que nos puedan hacer perder todo.

Si hasta ahora los servicios Google Fotos y Google Drive contaban con millones de usuarios en todo el mundo por su potencia y facilidad de uso, la empresa quiere ir un paso más allá unificando ambos sistemas y añadiendo más capacidad de archivo al poder volcar todo el contenido de nuestros equipos.

De una forma muy sencilla, una vez instalada la aplicación -disponible para PC y Mac- el usuario se olvide de tener que hacer esas copias de seguridad periódicas: el programa lo hará en segundo plano de forma automática. Además, aunque no hay demasiados datos sobre su funcionamiento, en la presentación aseguraron que se podrá elegir qué carpetas se quieren respaldar y cuáles no.

Esto permitirá al usuario acceder a sus contenidos protegidos desde cualquier ordenador que tenga instalada la aplicación lo que será especialmente útil en caso de pérdida, avería o robo. La única limitación que se prevé al sistema es la capacidad de almacenamiento contratada por el cliente: se dispondrá de 15GB gratuitos y varios paquetes de pago para cubrir diferentes perfiles de uso.

Para Google esta es una herramienta pensada exclusivamente para clientes particulares puesto que las empresas, que necesitarán más volumen disponible, seguirán teniendo planes específicos de almacenamiento a la medida de sus necesidades.

El lanzamiento de Backup and Sync se hará en todo el mundo el 28 de junio y será a partir de entonces cuando conoceremos todos los detalles (y restricciones) de uno de los proyectos más ambiciosos de Google en los últimos tiempos.

Almacenamiento en la nube, ¿cuál es la mejor opción?

Hace casi cuatro años que os presentamos en esta bitácora la nube un tipo de almacenamiento que estaba llamado a ganar relevancia con la explosión de los dispositivos móviles y la demanda de los usuarios de tener cualquier contenido en cualquier lugar dependiendo solo de su conexión a internet. Desde entonces todos los gigantes de internet han desarrollado y potenciado su opción y son pocas las opciones “independientes” que se han consolidado, aunque éstas sigan siendo la referencia. Atrás quedan los dispositivos externos de almacenamiento. Ahora, de la mano de Gizmodo, os presentamos las cinco opciones más importantes y os damos nuestras recomendaciones sobre cuál es la mejor para vosotros.

  • Drobox. El primero, el pionero, la opción que va unida mejor que ninguna otra a subir, almacenar y compartir archivos en la nube por su condición de multiplataforma. Su condición multiplataforma la ha convertido en la opción más popular a pesar de que su oferta gratuita es la más escasa (2GB) y sus precios no son los mejores para escalar la capacidad de almacenamiento. Han conseguido acuerdos con Samsung para los Galaxy de gama alta y con Microsoft para integrarse en Office y hacer una dupla muy interesante con OneDrive. En cualquier caso, sus clientes para casi todos los sistemas operativos la hacen ideal para aquel que no quiera complicarse mucho la vida. Eso sí, tendrá que estar atenta porque sus -poderosos- rivales están cada vez más cerca en cuanto a usuarios y usabilidad.

  • Google Drive. La empresa con más presencia en internet y en el negocio móvil debía tener una oferta en la nube a la altura. Su enorme oferta básica (15GB) su integración total con todos los servicios Google estén en la plataforma en la que estén y su precio son sus mejores bazas. La capacidad se puede escalar desde 100 GB a 30 TB (desde 2 hasta 300 euros al mes). Para los sistemas operativos para los que no tiene clientes se puede acceder vía web. Una oferta muy a tener en cuenta y la mejor opción si se cuenta con un dispositivo Android.

  • iCloud Drive. Si Google desarrolló una opción a medida de los productos y servicios de su catálogo Apple hizo lo propio con su nube. Funciona exclusivamente con iOS y OS X con los que está integrado de una forma absolutamente armónica. De este modo, para los usuarios del ecosistema de la manzana es la mejor opción por su forma de funcionar con las apps de la tienda de Apple así como por sus precios: 20 GB extras cuestan 0,99 euros al mes. De base nos regalan 5GB de almacenamiento.

  • OneDrive. La tercera de Silicon Valley que analizamos es la opción de Microsoft. La heredera de SkyDrive llega con 15 GB como oferta base gratuita y una integración con Windows y Office tan buena como la de Apple. Su talón de Aquiles es que su versión web es mucho más endeble que la de Google Drive. Sus precios para escalarla son francamente buenos: 100 GB cuestan 2€ al mes y 1TB con una suscripción a Office365 se queda en 99 euros. Tiene clientes muy buenos para iOS, Android y Windows Phone y tiene como función destacada que toda la música que almacenemos está accesible desde cualquier equipo con acceso a internet -como una consola-. Por cierto, el sistema Bing Rewards premia a aquellos que vinculen OneDrive con Dropbox y les puede regalar hasta 240 GB.

  • Box. La última opción de Gizmodo es un servicio más orientado a profesionales aunque tiene buenas opciones para los usuarios domésticos. La oferta base es de 10 GB aunque suelen lanzar opciones para iOS y Android que aumentan hasta los 50GB la capacidad de la cuenta. Lo mismo ocurre con los clientes de LG, HP o Dell que cuentan durante un año con esta cifra para sus dispositivos de forma gratuita. Con clientes para casi todos los SO destaca por sus opciones avanzadas de seguridad y transmisión de contenidos.

Dropbox, la única alternativa

Del mismo modo que hace quince años Microsoft era el dominador absoluto del mercado tecnológico (en una era casi pre internet) hoy día Google y Apple se reparten el negocio con alguna injerencia de Samsung o Facebook. Los de Mountain View controlan con mano de hierro casi cualquier faceta de internet -mapas, búsquedas, publicidad, correo electrónico, etc.- y los de Cupertino sientan cátedra con sus dispositivos líderes de ventas en casi todos los mercados en los que participan y, sobre todo, con unas ganancias que ninguna otra tecnológica ha tenido nunca. Sólo las redes sociales, dominadas por Facebook y la construcción de teléfonos móviles -que lidera Samsung gracias a su binomio con Google- se escapan de esta dictadura.

 

En un momento en el que la conectividad, la inmediatez e internet copan la tecnología sólo hay un pequeño producto que se les escapa a su control y, más aún, les hace una dura competencia: Dropbox. Evernote de Phil Libin fue, sin duda, la primera que nos acercó a todos la “computación en la nube”. La integración en internet de nuestros documentos para acceder a ellos (o compartirlos) en cualquier lugar y en cualquier momento. Apple la ha llevado a la máxima expresión con iCloud, un servicio que acumula en todo el mundo unos 600 millones de usuarios activos y que cada mes añade más capacidades. Todo se sincroniza desde nuestros dispositivos a nuestra cuenta encriptada y de este modo todo está libre de hardware y accesible en cualquier punto.

 

Dropbox, por su parte, cuenta ya con 175 millones de usuarios -no está mal para una iniciativa al margen de los grandes de Silicon Valley- y tiene claro que su siguiente paso es convertirse en el gran disco duro sin importar que plataforma utilicemos. Al más puro estilo Apple y Google, en la última conferencia de desarrolladores de la casa, llama DBX, Drew Houston, CEO de la empresa, explicó que su siguiente frontera “será reemplazar por completo el disco duro. Sincronizar es el presente y el futuro.” Y para ello seguirán la estrategia de Facebook, Twitter, Apple o Google, abrirse a terceros para que los desarrolladores puedan completar una herramienta de gran éxito con mucho margen. No depender de un sistema operativo puede ser una desventaja o una ventaja “si conseguimos la sincronía entre diferentes equipos”.

 

La primera novedad es que, al igual que hacen Google Docs y Office 365 permitirán grabar documentos que no están finalizados. La diferencia es que Dropbox permitirá grabarlo en equipos que utilicen sistemas operativos diferentes para que la accesibilidad sea total.

 

El ejemplo que pusieron fue perfecto: un usuario graba un vídeo en un dispositivo y otro, desde otro aparato, lo edita, remezcla y añade efectos de postproducción para luego colgarlo y que pueda ser consumido por quién quiera. Si a eso le sumamos que algunas cosas como imágenes podrán editarse al mismo tiempo por varios usuarios o a la vez que se cuelga en la nube, el concepto de ubicuidad e inmediatez se multiplica.

 

Dropbox ya ha conquistado los smartphones, tabletas y ordenadores de Apple, Google y Microsoft. Ha cambiado por completo el concepto de freemium (la entrada es gratuita pero si queremos mejoras debemos pagar por ellas) regalando capacidad y posibilidades de edición de hasta 18 GB si conseguimos que “amigos” nuestros se den de alta gracias a nuestra recomendación. En los últimos ocho meses han pasado de 100 millones de usuarios a 175 que pagan unos 7,8 euros por ¡100 GB! en la nube. De momento ya mira por el retrovisor al pomposo pero rudimentario -y siempre sospechoso- Mega de Kim Dotcom. Ahora el objetivo, gracias a su interactividad en tiempo real, son los tres grandes: iCloud, Google Drive y SkyDrive. Suerte.