Google Pixelbook, el mejor Chromebook hasta la fecha

El evento Made by Google dejó muchas más sorpresas que los esperados Pixel 2 y Pixel XL 2. Los nuevos Android de referencia estuvieron acompañados (entre otros dispositivos que analizaremos los próximos días) por el imprescindible Google Pixelbook. Un dispositivo que, aunque a simple vista pueda parecer otro convertible, es la apuesta definitiva de los de Mountain View por Chrome OS.

El planteamiento -de construcción, no físico-, recuerda poderosamente al de Apple con sus MacBook y macOS: un dispositivo con un hardware notable, no sobresaliente, que gracias a la buena optimización del software rinde mucho más de lo que debería. Por ejemplo, los de Larry Page tampoco han elegido la última versión de procesadores Intel y se han quedado en la séptima generación completamente testada durante meses y muy fiable.

En cuanto al almacenamiento, todos cuentan con unidades SSD. La de 512 GB, de hecho, cuenta con soporte NVMe que incrementa notablemente la velocidad del conjunto.

Si nos centramos en las especificaciones encontraremos un panel de 12,3 pulgadas LCD con resolución QHD, entre 8 y 16 GB de memoria (lo chips Intel son i5 o i7 a elegir), gráficos Intel HD Graphics 620, dos puertos USB-C 3.0 y una batería que nos mantendrá 10 horas lejos del enchufe en un paquete de solo 1,1 kilos de peso.

El Pixelbook es realmente delgado (10,3 mm) y cuenta con un lenguaje de diseño que nos recuerda a los smartphones de la casa con las dos bandas de color en la parte trasera. El teclado retroiluminado así como la opción de trabajar con un Pixelbook Pen o la total integración con los smartphones de la casa -que permite realizar tethering y compartir datos entre ambos dispositivos de una forma rápida, segura y transparente- son algunas de las virtudes de un equipo con una pantalla táctil movible 360 grados.

La pila, por cierto, cuenta con un sistema de carga rápida -heredado de otros equipos del catálogo de la casa- que en solo 15 minutos nos regala dos horas de trabajo. El stylus, la otra herencia del universo tablet hace aún más versátil a un dispositivo pensado para competir con los iPad Pro y Surface solo que con un precio más competitivo (la configuración base parte de los 999 dólares) y que cuenta con Google Assistant como su gran baza diferenciadora.

En definitiva, una propuesta de lo más interesante que busca potenciar al máximo el sistema operativo (para acabar creando una plataforma unificada con Android), una experiencia de usuario mucho más completa de las que ha ofertado Google hasta la fecha y, sobre todo, una alternativa real en cuanto a productividad al binomio Windows-macOS.

Pixel 2 y Pixel 2 XL, Google gana personalidad

 

Son tiempos complicados para Google (en el mercado de telefonía). Parte de sus fabricantes viven una revolución -es habitual encontrar pequeños intentos de Samsung por imponer Tizen-, otros ofrecen lo mismo que sus dispositivos -Nokia tiene hasta cuatro terminales Android puro– y Apple sigue robándole el protagonismo (y los beneficios del conjunto del mercado) con una imagen de marca casi intocable.

Sin embargo, Google siempre ha demostrado una capacidad indiscutible para superarse y para sorprender al mercado así como de crear tendencias. Y parece que los nuevos Pixel son el mejor ejemplo de todo lo anterior.

Lo primero que llama la atención de ambos modelos es su experiencia de usuario. Por el momento, parece que solo la casa matriz consigue sacar un rendimiento sobresaliente de su sistema operativo. Y la causa no solo es el hardware.

Ambos modelos cuentan con el mismo procesador Qualcomm Snapdragon 835, 4 GB de RAM, 64 o 128 GB de almacenamiento, pantalla pOLED (4K en el XL y Full HD en el “normal”), cámaras traseras de 12,2 Mp -que por cierto, prescinden de la doble cámara para su particular modo retrato-, cámara frontal de 8 Mp, así como mismos puertos, sensores, y conexiones inalámbricas. Podemos decir que salvo el panel y la capacidad de la pila (6″ para el XL y 5″ para el pequeño) son hermanos gemelos.

La gran diferencia, no obstante, reside en el diseño. Así, mientras que el XL sigue las tendencias de los LG G6 (por cierto, su fabricante y primo más cercano), Samsung Galaxy S8, iPhone X y compañía de no tener marcos en el frontal, el Pixel 2 tiene unos bordes arriba y abajo que recuerdan a los de los Sony Xperia y iPhone convencionales.

Aún así, ambos son ligeros, con buenos materiales -aluminio y cristal-, ergonómicos y transmiten sensación de robustez. Un gran avance que ya comenzó en la primera generación (no era el punto fuerte de los Nexus) y que ahora justifica más que nunca su precio -muy alejado también de los Nexus-.

Como hemos dicho, la optimización para Android 8 es, sencillamente, sublime. El rendimiento es superlativo y la fluidez solo está al alcance del iPhone (lo sentimos por otros fabricantes pero sus capas de personalización hacen torpes a sus modelos en comparativa con ambos por mucho hardware que le pongan).

El asistente de Google (todo su arsenal de inteligencia artificial y aprendizaje de uso) brilla sobremanera. Lo mismo que las pantallas -que en el XL tiene una resolución espectacular- o las cámaras que ofrecen resultados mucho más que notorios a pesar de la teórica “tara” de tener solo una cámara (incluso Samsung ha apostado por dos en el Note 8). Solo el modo retrato -que pudimos probar de pasada- languidece respecto al original de iOS. Si bien es cierto que este no hemos podido trastearlo tanto como en el iPhone.

El sonido de los altavoces estéreo también es muy bueno. Mucho mejor de lo que estamos acostumbrados en dispositivos de este tipo. Sobre todo en el Pixel pequeño en el que se colocan a la altura de los de Sony (la referencia en este apartado). Por cierto, a aquellos que criticaron a Apple -o a la propia Sony- por deshacerse del jack de 3,5 mm, malas noticias: también prescinde de este puerto y apuesta o por el USB TypeC o por los sistemas bluetooth.

En resumen, un terminal que no será barato (el XL, por ejemplo, empieza en 959 en la web de Google) pero que promete dar un rendimiento sobresaliente gracias a un hardware optimizado. La versión de 5 pulgadas, fabricada por HTC -recién absorbida por la propia empresa de Mountain View- se antoja como una opción perfecta para todos los que quieran un Android de tamaño contenido y el XL como la mejor opción para los que quieran el tope de gama más potente de la plataforma. No cuenta con un diseño tan rompedor como otros rivales pero, si cuando lo probemos en profundidad rinde de forma parecida a la prueba inicial, volverá a marcar tendencia.

Google Backup and Sync, ¿el backup definitivo?

Google sigue en su cruzada por hacer que cambiemos por completo la forma en la que nos relacionamos con los dispositivos electrónicos. Su idea es que internet, la nube -y a poder ser Google Drive- sea el centro de todo lo que hacemos. El soporte desde el que gestionamos nuestras búsquedas, nuestras compras, que nos sirve de guía y en el que guardamos todos nuestros recuerdos.

Precisamente, relacionado con este último punto, la semana pasada la empresa de Mountain View anunciaba una gran evolución en su servicio de almacenamiento en línea. Bajo el nombre de Backup and Sync, buscan que Drive genere una copia de seguridad completa de nuestro ordenador en sus servidores para evitar que nuestra información crítica dependa un dispositivo físico que, entre otras cosas, es perecedero y susceptible de rupturas que nos puedan hacer perder todo.

Si hasta ahora los servicios Google Fotos y Google Drive contaban con millones de usuarios en todo el mundo por su potencia y facilidad de uso, la empresa quiere ir un paso más allá unificando ambos sistemas y añadiendo más capacidad de archivo al poder volcar todo el contenido de nuestros equipos.

De una forma muy sencilla, una vez instalada la aplicación -disponible para PC y Mac- el usuario se olvide de tener que hacer esas copias de seguridad periódicas: el programa lo hará en segundo plano de forma automática. Además, aunque no hay demasiados datos sobre su funcionamiento, en la presentación aseguraron que se podrá elegir qué carpetas se quieren respaldar y cuáles no.

Esto permitirá al usuario acceder a sus contenidos protegidos desde cualquier ordenador que tenga instalada la aplicación lo que será especialmente útil en caso de pérdida, avería o robo. La única limitación que se prevé al sistema es la capacidad de almacenamiento contratada por el cliente: se dispondrá de 15GB gratuitos y varios paquetes de pago para cubrir diferentes perfiles de uso.

Para Google esta es una herramienta pensada exclusivamente para clientes particulares puesto que las empresas, que necesitarán más volumen disponible, seguirán teniendo planes específicos de almacenamiento a la medida de sus necesidades.

El lanzamiento de Backup and Sync se hará en todo el mundo el 28 de junio y será a partir de entonces cuando conoceremos todos los detalles (y restricciones) de uno de los proyectos más ambiciosos de Google en los últimos tiempos.

HomePod, Apple entra de lleno en la música doméstica

Hace tiempo Amazon entró en los hogares con su altavoz inteligente que escucha a sus compañeros de piso y les solventa sus demandas. Poco tiempo después Google hizo lo propio con otro sistema pensado para emplear todo el potencial de la inteligencia artificial de los de Mountain View para hacernos la vida más fácil.

Ahora le ha llegado el turno a Apple que siempre ha mostrado un enorme interés en crear un ecosistema completo y que tiene en Siri una de sus mejores bazas. Sin embargo, a diferencia de Echo o Home, el HomePod de Apple está pensado también para hacerse oír gracias a un sistema de audio mucho más desarrollado que el de sus competidores. La empresa, de hecho, lo compara con el Sonos PLAY 3 gracias a su diseño con 7 tweeters con control direccional, un woofer y un chip A8 que optimiza las frecuencias y el sonido en función de las dimensiones de la habitación en la que se encuentre.

Con un cuerpo cilíndrico achatado en aluminio recubierto de una fina tela, el sonido es “muy bueno” según Mashable gracias a un sistema envolvente que aprende del espacio en el que se encuentra. En su diseño destaca sobremanera su pantalla superior en la que se puede “ver” el espectro de Siri cuando habla.

El sonido es fuerte, nítido y enriquecedor. Engadget, de hecho, va un paso más allá y habla de que si HomePod es como escuchar un CD, Echo es como sintonizar una radio AM. Business Insider dijo que el sonido era mucho más completo que en el propio Sonos PLAY 3.

Además, contar con Siri hace que podamos obtener información sobre lo que escuchamos y tener un control completo sobre Apple Music y, de paso, poder tener acceso a otras posibilidades del asistente virtual de Apple. Por eso su precio es mucho más alto que el de Echo o Home (cuesta unos 350 dólares frente a los poco más de 100 y 179 de los otros dos, respectivamente) y por eso su peso también lo es -no hace mucho un experto en audio me dijo que en los altavoces el peso es de las pocas cosas que siguen teniendo una relación directa con el resultado final).

La empresa de Cupertino ha querido entrar de lleno en el mercado de altavoces inalámbricos añadiendo toda su experiencia en el desarrollo de chips (el A8 le permite saber dónde están las paredes y retocar la direccionalidad del sonido), su enorme cartera de canciones -Apple Music tiene ya 40 millones-, su gran cantidad de clientes -27 millones de suscriptores de pago- y, sobre todo, ha querido hacerlo en un momento en el que sus rivales directos se pegan por un pastel de 3.600 millones de dólares al año.

Ha hecho algo diferente por calidad (es cierto que como siempre los graves están sobrepotenciados pero es parte del ADN de la casa, igual que la música), por diseño, no por precio -el Sonos cuesta 300 dólares- y, sobre todo, porque Siri le da un margen de desarrollo que ninguno de sus rivales tiene (Amazon y Google suenan mucho peor y los fabricantes de altavoces no tienen asistentes virtuales). Habrá que ver cuál es su recibimiento.

Gmail, víctima de phising

El pasado miércoles GMail, el servicio de correo de Google estuvo en boca de todos. ¿Por un nuevo servicio? ¿Una actualización? Nada más lejos de la realidad: miles de usuarios reportaron que bajo el título “X (alguien de la lista de contactos) te ha compartido un documento en Google Docs” se escondía un malware que en poco tiempo se traspasó a millones de equipos entre ellos a trabajadores de BuzzFeed, New York Magazine, Gizmodo, etc. que avisaron del problema al público.

Aunque Google se dio prisa en bloquear el malware, el daño estaba hecho y aún ahora hay equipos que podrían estar infectados. El funcionamiento era muy sencillo (y eficaz), al entrar en el mail había un enlace a una página de Google que nos daba a elegir el la cuenta con la que entrar al documento. Posteriormente se “otorgaban permisos” a Google Docs -una falsa app- para entrar en todo nuestro perfil. Y eso, de paso, abría la puerta para que todos nuestros contactos entraran en la cadena de phising.

En un primer momento Google solo pidió que no se abriera el mail y que directamente se borrara. Sin embargo se mostró como una opción poco eficaz pues lo hicieron a través de redes sociales y muchas personas no pudieron acceder a las mismas durante sus turnos de trabajo. Poco tiempo después Google oficializaba que había sucumbido a un ataque.

Es cierto que tan solo tardaron una hora en dar con el problema y bloquear la aplicación, pero también lo es que la aplicación estaba programada para hacer una copia de los contactos y contenidos de cada cuenta de usuario lo que ha hecho que la empresa de Mountain View haya advertido que aún puede haber equipos y cuentas infectadas.

Precisamente por eso, la empresa del buscador ha pedido a sus millones de usuarios que entren en sus cuentas para revisar uno a uno los permisos de acceso que han otorgado a cada aplicación y que eliminen “Google Docs”.

De esta forma, aunque no estaremos a salvo si el desarrollador ha hecho una copia de seguridad de los contenidos, nos permitirá que la aplicación no pueda seguir entrando. Los usuarios deberán estar alerta durante un tiempo y la empresa, sobre todo, deberá ganarse de nuevo la confianza de aquellos que pensaban que era prácticamente infranqueable.