Huawei P10, otra forma de captar el mundo

Fue, sin duda, una de las estrellas del pasado Mobile World Congress de Barcelona. Un dispositivo que subrayaba que muchos fabricantes chinos han dejado atrás la apuesta de los precios y se han volcado con las especificaciones y el marketing de los premium para asaltar los mercados maduros. Un ejemplo refrendado en un evento simultáneo en Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia y Bilbao.

La apuesta con la familia P de Huawei se centra alrededor del rendimiento y tiene un público objetivo: aquellos que quieren crear con sus smartphones. Sobre el papel, el P10, nuevo buque insignia de Huawei, se aprovecha de la alianza con la alemana Leica que ha desarrollado una nueva versión de su cámara dual centrada en mejorar la calidad de las imágenes tomadas en modo retrato. La cámara frontal, del mismo fabricante, también ha recibido mejoras que se complementan con un nuevo software para la gestión de imágenes. La duda que nos surge es si, en un uso diario, es tan buena como dicen.

Una cámara mejor de lo esperado


Aprovechando la inclusión de Bilbao en la presentación del modelo para el mercado estatal hemos podido probar el nuevo terminal. Las especificaciones son espectaculares: pantalla Full HD de 5,1 pulgadas, 3200 mAh de batería con sistema de carga rápida, 4 GB de RAM y 64 de almacenamiento, procesador de 8 núcleos, conector USB Type-C, cámara frontal de 8 Mp y trasera de 20+12 Mp.

El software es Android 7 con la capa de personalización EMUI 5.1 y cuenta con un sistema pensado para sacar lo mejor de la creación de Leica. La cámara dual cuenta con un sensor monocromo de 20 Mp y uno RGB de 12 Mp que fusionan sus capturas para dar mejores matices y profundidad a las imágenes.

Por si fuera poco, el P10 incorpora un sistema de detección facial 3D con 190 nodos que trabaja con un algortimo propio creado para diferenciar entre decenas de tonos de piel y de formas faciales para lograr iluminar mejor la fotografía y dar sensación de haber trabajado en un estudio. Además, un nuevo algoritmo de profundidad busca dar tridimensionalidad y un extra de realismo a las capturas. Se trata de plasmar con un móvil el efecto bokeh imposible de lograr con cámaras simples.

Las pruebas que pudimos hacer con los terminales en la mano -también pudimos disfrutar de la versión P10 Plus- refrendaron el mimo con el que los ingenieros (tanto de Huawei como de Leica) han trabajado para crear una cámara muy por encima de lo esperado -que no era poco-. La luz de las imágenes, la definición de las formas y la sensación de profundidad está entre las mejores del mercado y se antoja muchísimo más que suficiente para aquellos que quieran plasmar sus momentos sin necesitar un dispositivo específico para ello.

A la espera de lo que pueda hacer Samsung con su inminente Galaxy S8, el terminal se coloca como el mejor Android a la hora de captar la realidad con las cámaras. Todo un reto de cara a próximos lanzamientos de la competencia… y de la propia casa china.

Premios 2016: imagen y sonido

Un año más se acerca el final del año y el momento de recapitular cuáles han sido los mejores dispositivos tecnológicos de este 2016. Equipos pensados para hacernos la vida más fácil y, sobre todo, para suponer una mejora en nuestro día a día (la tecnología nunca ha de ser el fin sino el medio). Esta séptima edición de los Premios La Caverna Cibernética buscan premiar tecnologías accesibles con un buen equilibrio entre rendimiento, utilidad y precio. Además, seguimos con la evolución que marcan los consumidores (y en el apartado de hoy los equipos reproductores dejan paso a los centros de ocio y a las plataformas de contenidos).

Mejor televisiónSAMSUNG KS9500

En 65 o 78 pulgadas, el modelo curvo SUHD de los coreanos devuelve a Samsung al trono (del que cayó por culpa de la tecnología OLED de LG el año pasado) gracias a su excelente paleta de colores, su diseño, su enorme contraste y su tecnología para minimizar los reflejos. Lo más impresionantes es que a pesar de su gran carga tecnológica y formato, su precio parte de los 3.999€

Mejor centro de ocioPLAY STATION 4 PRO

Si hubiera que definirla con una palabra, ésta sería potencia. Además es tremendamente versátil como centro de ocio gracias a Netflix, Spotify, el fondo de contenidos de Sony, etc. Su 4K dinámico es, por ahora, imbatible; su hardware destila potencia y velocidad y el ecosistema PS la convierte en un rival, por fin, a la altura de Xbox en este apartado. Un gran salto evolutivo.

Mejor plataforma de contenidosNetflix

Un año después de su aterrizaje en nuestro mercado se ha convertido en la referencia gracias a su apuesta por los contenidos propios, por conseguir recuperar parte de las licencias y por sus continuas actualizaciones. Este año, con la llegada de HBO llega su verdadera vara de medir pero, por el momento es imbatible. Por cierto, si disfrutáis de una pantalla 4K no dudéis en pagar el extra. Vale hasta el último céntimo que cuesta.

Mejor dispositivo de sonidoPhilips Fidelio B8

Cuando oímos hablar por primera vez en Xataka Home de una barra de sonido compatible con la tecnología Dolby Atmos fuimos bastante excépticos. Además, su precio no llegaba a los 1.000 euros. ¿Una forma muy inteligente de potenciar nuestra televisión ocupando y gastando poco? ¿Un dispositivo que acabaría olvidado en la última página de un catálogo? Una vez probado nos enamoró su sistema 5.1.2, su sistema de calibrado de audio, las posibilidades de personalización y su nitidez. Perfecto para espacios reducidos (o abiertos) y con un diseño excepcional. El complemento perfecto.

Mejor cámara de fotosCanon EOS 100D

En un momento en el que el mercado se divide entre aquellos (la gran mayoría) que consideran que la cámara de su smartphones es más que suficiente para captar sus fotos del día a día y aquellos puristas que emplean la más alta tecnología para retratar el mundo, modelos como la Canon EOS 100D cobra más sentido que nunca. Una réflex compacta con un precio contenido (por debajo de los 500€) que cuenta con toda la calidad de los nipones: un excelente visor, un software sencillo e intuitivo. Lanzada en 2014, sigue siendo la mejor del mercado en relación calidad-precio.

Mejor cámara de vídeoGOPRO HERO5 BLACK

Con los móviles ocupando todas nuestras grabaciones y capturas, las cámaras han dejado de ser una herramienta para recordar nuestro día a día y las más pujantes son las de acción. Y a pesar de los apuros que pasa la empresa y de que cada vez tiene más rivales de calidad, ninguna, aún, supera a GoPro y su gama Hero. Más ligera, más compacta, más capaz, con mejor diseño y el mismo precio. ¿Quién da más?

Hertzios reales, la clave de la nueva televisión

Ya hemos hablado muchas veces sobre el factor cifras en el universo tecnológico. Así, si en el mercado de los smartphones y tabletas la batalla se libra en el número de núcleos de los procesadores en el negocio de las televisiones el número mágico es el de los Hertzios, la tasa de refresco de las imágenes en el panel. Pero, como ocurre con el consumo de los automóviles… ¿es siempre real la cifra que nos dan los fabricantes?

En origen, con las televisiones analógicas, que funcionaban con un tubo de rayos catódicos, la tasa de refresco era siempre estable. El haz de luz incidía sobre un panel de material fluorescente un número de veces fijo para luego desvanecerse. Esto hacía que la velocidad de imagen fuera siempre la misma en todos los equipos.

Aunque los nuevos paneles LED funcionan de un modo diferente a aquellos antiguos equipos, los Hertzios siguen siendo los que miden la tasa de refresco o velocidad de las imágenes que, en definitiva, redunda en la fluidez de la imagen. Así, la amplia variedad de tecnologías y fabricantes ha hecho que estas tasas de refresco vayan de los 50 a los 240 Hertzios (pasando por toda clase de cifras intermedias).

Sin embargo, como existen tantos tipos de contenidos como televisores, y como cada contenido requiere una tasa de reproducción diferente (24 fps las películas, 30 fps un programa de televisión, 25 fps una serie, 60 fps una consola…) se producen ciertos defectos en la reproducción de la imagen como son el Efecto Judder -la imagen se reproduce a trompicones- que se da cuando un contenido está grabado con una tasa menor a la de reproducción del equipo y este tiene que repetir frames para completar la secuencia; o el Motion Blur -justo el contrario, se crea un halo continuo por la escasa tasa de refresco del televisor respecto a la que exige el contenido-.

La llegada de los contenidos 3D hizo necesario aumentar el número de hertzios reales (lo habitual es que cuando tenemos las gafas puestas estos bajen a la mitad, por ejemplo, de una tasa de 120 a una real de 60 en modo tridimensional) para permitir una imagen más fluida y adaptada al contenido.

¿Por qué hablamos entonces de tasas de refresco reales tan bajas cuando los fabricantes nos hablan, en algunos casos, de cifras que superan holgadamente los 800 y 900 Hz? El ojo humano tiene capacidad para discernir un máximo de 72 Hz y la electricidad en Europa y Estados Unidos tiene una frecuencia de 50 y 60 Hz respectivamente, lo que hace que los equipos tengan que trabajar en múltiplos como 50, 100, 150 (o 60-120-180, al otro lado del Atlántico) por lo que de facto, cualquier terminal por encima de 100 Herzios tendrá una calidad similar para nuestro ojo (siempre que la cifra sea real).

Muchos fabricantes, como Samsung, han decidido sustituir la tasa clásica de Herzios por la denominación CMR (Clear Motion Rate) que se basa en tecnicismos bastantes complejos para dar cifras irreales (picos de velocidad en la tasa de refresco, por ejemplo). Es por eso importante navegar por internet -o preguntar directamente al comercial- por la tasa de refresco real. Para un contenido “normal” será suficiente con 100 Hz y si se reproducen contenidos 3D, 200 Hz es la tasa real ideal. ¡Que no os engañen las cifras!

BluRay 4K, supervivencia de especie

2014 ha sido, en el sector audiovisual, el año de la llegada de la resolución 4K a los dispositivos domésticos. Televisores con cuatro veces más píxeles que las Full HD (a las que están llamadas a dejar obsoletas durante los próximos años) que dan un paso más en la búsqueda de la imagen perfecta -algunos fabricantes ya se están preparando para el lanzamiento del 5K en sus dispositivos.

Sin embargo, por el momento, el mayor reto al que se enfrenta este formato es a la falta de contenidos nativos que reproducir. Es cierto que muchos reproductores son capaces de escalar los contenidos Full HD y dotarlos de mayor profundidad y más nitidez pero el resultado (cualquiera que se haya acercado a una tienda de imagen donde estén reproduciendo contenidos 4K dará fe) no es el mismo.

Precisamente por eso los creadores de contenidos y las distribuidoras se han puesto manos a la obra para que con el nuevo año llegue al mercado un formato físico digital que permita aprovechar todo el potencial de esta nueva tecnología.

2014 ha sido también el año del consumo de contenidos en plataformas en streaming que no sólo permiten al usuario mantener espacio libre en sus equipos sino que también permiten una nueva forma de consumo bajo demanda mucho más cómoda que los medios tradicionales. No obstante, las limitadas conexiones de internet y el peso de los contenidos 4K (no sólo la imagen sino los completos estándares de sonido) hace muy complicado que un usuario medio pueda disfrutar de esta nueva forma de ver una serie o película.

Ese es el motivo por el que, aunque los formatos físicos tienen su fecha de caducidad anunciada, seguirán siendo necesarios para permitir la expansión de nuevos estándares de calidad de audio y vídeo aderezados, eso sí, de suculentos extras.

Una película de duración media (unas dos horas) en formato 4K/UHD tiene un peso de unos 50 GB lo que hace que el actual formato de disco BluRay se quede algo corto de capacidad para poder contener toda la información que se necesita. Es por ello que se espera que a mediados del año que viene -la BluRay Disc Association así lo asegura- lleguen los primeros discos de alta capacidad al mercado.

Esta mayor capacidad permitirá tener un mayor rango dinámico: las sombras y las zonas más claras de cada imagen se distinguirán mejor además de disfrutar de tasas de refresco de hasta 60 cuadros por segundo. En definitiva mucha más calidad de imagen que lo que los flujos de datos actuales permiten y que no sería difícil de portar en discos con capacidades de entre 66 y 100 GB.

Uno de los puntos diferentes será el uso de un nuevo códec pasando del H.264/AVC (Advanced Video Coding) al nuevo H.265/HEVC (High Efficiency Video Coding) o el nuevo sistema de protección anti-copia DRM.

En definitiva el espaldarazo para que la hiperrealidad entre por la ventana… y la pantalla del televisor.

UHD, ¿merece la pena?

Son, sin duda, uno de los gadgets de moda. Cuando parecía que todo estaba “inventado” en el mercado de la imagen doméstica y que la evolución iría en torno a formatos (físicos o digitales), los grandes fabricantes se sacaron de la manga una nueva evolución en cuanto a calidad de imagen: la Ultra High Definition. Un formato que da el salto a los 2.160p y que duplica -literalmente- la calidad de imagen de un BluRay o un contenido Full HD.

La duda que nos asalta -sobre todo ahora que fabricantes como Grundig o Panasonic se han lanzado a este nuevo formato aún en ciernes- es qué es realmente, en qué se diferencia del 4K y si merece la pena el desembolso.

Vayamos por partes. Aunque muchas publicaciones y algunos fabricantes han dado por hecho que para el gran público UHD y 4K es lo mismo, si nos sentamos a mirar las especificaciones de cada estándar descubriremos que son conceptos diferentes. Así, mientras que el DCI 4K (Digital Cinema Initiative) se refiere a una resolución de 4.096×2.160p con una relación de tamaño 1,9:1, muchos de los modelos UHD del mercado se quedan en 3.840×2.160p y un formato 1,78:1. Es parecido, pero no es lo mismo.

Una de nuestras recomendaciones es centrarnos en las especificaciones del fabricante antes de empezar a discernir entre modelos. No dudamos de que en las tiendas habrá asesores especializados pero la variedad de modelos y los trucos de los fabricantes a la hora de emplear terminologías pueden llevarnos a dudas.

Si al final nos decidimos a realizar el desembolso (contad con un mínimo de 3.000€), enhorabuena, tendremos en el salón la mejor tecnología de imagen hasta la fecha. Un salto cualitativo impensable hace una década que, según pudimos ver en la tienda nos da una fluidez y una resolución incomparables… Sí, hemos dicho bien, en la tienda.

El problema a día de hoy es que no hay casi contenidos 4K ni se les espera a corto plazo por el enorme desembolso que supondría para los generadores de contenidos (más allá del cine ultracomercial). Además, existe otro problema inherente a toda esta cantidad de calidad de imagen -perdonad el trabalenguas- y no es otro que la ingente cantidad de datos que han de cargarse y descargarse para reproducir con semejante calidad.

Y no sólo es la conexión a internet (el bendito streaming) sino también el almacenamiento. A día de hoy que el soporte físico de máxima resolución, el BluRay, ha llegado a precios “razonables”, cuesta mucho imaginar otro salto a un formato físico superior por el desembolso económico que exigiría al bolsillo de los consumidores -ahora que están más vacíos que nunca-.

Las conexiones de banda ancha reales en nuestro país no están en condiciones de soportar semejante trasvase de datos. La TDT HD no sólo no está, sino que casi ni se la espera a corto plazo. Y los nuevos centros de ocio domésticos, las consolas de última generación, no están preparadas para este formato. El 4K o el UHD (siendo más realistas) serán el estándar de imagen que sustituya al actual pero ni la situación económica ni el desarrollo técnico actual hacen pensar que será antes de 5 o 7 años.