Pintxo tecnológico, una nueva forma de agregar recursos

Cada economía es completamente diferente a las que le rodean. Existen unas construidas sobre la fuerza de sus grandes corporaciones multinacionales (como las de Estados Unidos, Japón, China o Alemania) y otras que tienen su punto fuerte en pequeñas empresas más ágiles que se complementan como peces piloto con las primeras (probablemente el vasco sea uno de los ejemplos más gráficos). Eso no significa que un modelo sea más válido que otro -al final es el desarrollo social de un territorio el que resume el éxito de su modelo económico- sino que cada uno tiene diferentes necesidades y retos.

Sí es cierto, no obstante, que tanto las primeras como las segundas necesitan de componentes innovadores y disruptivos que les permitan seguir avanzando y siendo competitivas en el mercado internacional. Y es por ello que el papel de los clúster se antoja fundamental cuando se trata de hacer que los actores pequeños y medianos encuentren su hueco entre las grandes empresas.

Euskadi siempre ha sido un territorio con una vasta tradición industrial y, por lo tanto, tecnológica. Así, la economía, salvo en ciertos periodos, siempre se ha ubicado la vanguardia en procesos productivos y de fabricación en sectores de lo más variado. No obstante, el reto de la digitalización y la tecnología aplicada a la fabricación (industria 4.0) requiere también de nuevas formas para dinamizar a los actores económicos y crear sinergias entre ellos.

En este marco, GAIA, el Clúster de la Industria de Conocimiento y Tecnología Aplicada organizó ayer en Donostia una jornada de trabajo innovadora, llamada “Pintxo Tecnológico” dedicada a las empresas micropyme del sector.

El objetivo, como hemos dicho más arriba, fue ofrecer un entorno a este perfil de compañías -especialmente activas en la búsqueda de alianzas y proyectos compartidos- para que pudieran mostrarse como la inagotable fuente de innovación para las empresas de mayor calado. Así, este espacio de debate y exposición permitió a estas firmas de entre 1 y 20 trabajadores mostrar sus experiencias de éxito y el modo en el que eligieron correctamente sus espacios de oportunidad.

Una forma de mostrar el camino a los demás presentes para que también puedan superar obstáculos (que muchas veces comparten todas ellas) y llegar a buen puerto a la hora de trazar alianzas con empresas mayores.

De esta forma, hasta un total de 16 empresas, entre las que destacaron Aiara Soluciones, Akting Ingeniaritza, Dinycon Sistemas, Donosti Frame, la cooperativa Lotura, Innovae Augmented Reality Agency o PCLanak Informatika, mostraron sus iniciativas a los demás asistentes a una reunión de lo más interesante.

El escenario fue el Espacio Keler ubicado en un emplazamiento inmejorable en la capital guipuzcoana.

Creada en 1983, GAIA es la Asociación de Industrias de las Tecnologías Electrónicas y de la Información del País Vasco. Compuesta por más de 240 empresas que ofrecen sus productos, servicios y soluciones en el ámbito Electrónico, Informático y de Telecomunicaciones, cristaliza la apuesta de las instituciones y empresas vascas por la innovación, el conocimiento y el valor añadido para seguir siendo una de las regiones punteras en el continente.

Su labor como orientadora de las empresas se completa gracias a su capacidad como agregadora de recursos, ayuda para la creación de oportunidades reales de negocio y, sobre todo, potenciadora de un sector que ya supone el 5% del PIB vasco y 11.000 empleos directos.

Noticia recomendada por Binary Soul

LibreCon 2017, con la industria en el punto de mira

Faltan pocos días para que tenga lugar una nueva edición del mayor evento internacional de tecnologías libres en Santiago de Compostela, el LibreCon 2017. Este año, además, el encuentro contará con un nuevo evento, el Librehack en el que 50 hackers crearán en tiempo real y durante 11 horas prototipos de software libre que permitan mejorar la Industria 4.0 y el sector primario.

Encajados en cuatro categorías diferentes (cloudbig data, Internet de las cosas y economía colaborativa), los proyectos desarrollados podrán ser el germen de nuevas start ups e iniciativas que cristalicen en mejoras en el sector.

Por si esto fuera poco, IBM presentará su nuevo sistema de software libre Qiskit que permite desarrollar computación cuántica, uno de los ítems clave en el sector informático y en el que ya están invirtiendo entidades como la NASA, la CIA, Google o el contratista militar Lockheed Martin. Hay sectores clave que podrían ver un desarrollo exponencial con el empleo de estas nuevos campos del conocimiento.

Por supuesto, el LibreCon también tendrá espacio para la seguridad. De esta forma, entre los ponentes estarán Antonio Fernandes de la Asociación Nacional de Peritos Judiciales Informáticos y la Asociación Mediterránea de Peritos Informáticos de las TIC y desde hace unos meses miembro de la Agencia Europea de Seguridad de las Redes y de la Información con el fin de fortalecer las estructuras que protegen a organismos públicos y empresas de ciberataques.

Otra de las estrellas será Appybee, una aplicación made in Galicia desarrollada por Nuno Troitiño, un programador y apicultor 2.0, que busca detectar y controlar las plagas que afectan a las colmenas de abejas. Hasta el momento, las cifras del proyecto son prometedoras: ha conseguido mejorar la productividad un 17% y minimizar la mortalidad de los enjambres de una especie que poliniza entre el 25 y el 30% de los alimentos que consumimos.

Y este es solo un pequeño ejemplo de lo que la revolución digital puede hacer más allá de la industria (4.0 o no) cuando se aplica a otros sectores estratégicos como el agroalimentario. Permite que los procesos se agilicen y abaraten, así como crear redes de colaboración entre diferentes productores para ganar competitividad en el mercado.

En definitiva, la séptima edición del LibreCon viene para confirmar la importancia estratégica del software libre en la sociedad y en la revolución tecnológica, para demostrar que existen opciones para el desarrollo de plataformas independientes para potenciar la Industria 4.0 y para llevar la digitalización a mercados que hasta ahora parecían apartados de este tipo de innovaciones.

Industria 4.0, repensando la producción

No es la primera vez que hablamos de Industria 4.0. La última revolución industrial que exige un nuevo planteamiento integral del, seguramente, el sector más decisivo en el desarrollo económico (y por ende social) de cualquier región. Los procesos de digitalización y automatización, así como la redistribución del peso de los diferentes sectores económicos durante la crisis financiera y económica ha otorgado un papel aún más central a las empresas industriales y a todo lo relacionado con ellas.

Pero más allá de quedarnos con cifras de empleo que desaparecerán (muy pocos medios tratan aquellas relacionadas con los puestos de trabajo que la nueva industria creará) o de nuevos hitos tecnológicos, la industria 4.0 conlleva una nueva forma de organizar los medios de producción así como una asignación más eficiente de los recursos (humanos y materiales) subrayando la idea de una creciente y adecuada digitalización de las unidades productivas.

En resumen, es lo que los analistas, industriales y administraciones denominan la cuarta revolución industrial. Con internet como uno de sus principales pilares, así como con el desarrollo de nuevas tecnologías punteras capaces de crear y consolidar plantas más inteligentes, eficaces y respetuosas con el medio ambiente, uno de los factores diferenciales es la interconexión de los centros de producción con los mercados y entre ellos mismos. Y hablamos en presente porque no se trata de un salto que está por venir o un hito que dentro de unos años lo cambiará todo: se trata de un nuevo sistema productivo que ha llegado para quedarse.

Dentro de ese marco, la Asociación de Graduados del Master en Marketing de la Universidad del País Vasco han desarrollado una ponencia llamada “Industria 4.0, Claves para entender el negocio digital que viene” en el que Santiago Córdoba (cofundador y Director Comercial de Binary Soul); Ángel Viñas (Gerente en IPF); Óscar Brenchat (fundador y gerente en Veedor Solutions) y Luis Manero (Director de Innovación Empresarial en Innobasque) mostrarán a los asistentes en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Bilbao en Sarriko casos reales y locales de Industria 4.0 así como la estrategia e iniciativas para las empresas vascas o los retos y barreras en la implantación de nuevos servicios y productos. Además, la cooperativa bilbaína hará una demostración in situ de algunas aplicaciones reales creadas por ella para Industria 4.0.

Los ponentes cuentan con una importante experiencia en el sector. De esta forma, Ángel Viñas, lleva trabajando más de una década en una empresa especializada en el desarrollo de plantas para la fabricación de espuma de poliurietano y es un defensor de la obligada transformación de las compañías de proveedores de maquinaria a proveedores de soluciones industriales completas.

Así, IPF ha lanzado junto a Syslan y Danobat Group una nueva compañía denominada Savvy Data Systems que se encarga de facilitar a cualquier empresa su salto al entorno 4.0.

Óscar Brenchat ha estado ligando durante quince años al mantenimiento industrial en compañías tan importantes como Iberdrola o Trumpf. Desde hace tres años está embarcado en su propio proyecto (Veedor) dedicado a ofrecer soluciones de mantenimiento de maquinaria industrial.

Santiago Córdoba es un ingeniero especializado en electrónica que tras pasar una parte de su devenir laboral en ZIV fundó con otros compañeros de su CET en Digipen Binary Soul, una cooperativa dedicada a la virtualización y el desarrollo de aplicaciones a medida multisectoriales.

Por último, Luis Manero cuenta con una amplia experiencia en el área de resources en Accenture desde donde saltó al área de eco innovación en Innobasque. Actualmente forma parte de la Secretaría Técnica del Grupo de Pilotaje de Fabricación Avanzada Basque Industry 4.0 del Gobierno Vasco.

Binary Soul, aplicaciones para redefinir nuestro día a día

A nadie el sorprende que la implantación de las TIC has supuesto una revolución social y económica. La llegada de nuevos soportes -móviles-, herramientas -aplicaciones- y tecnologías -realidad virtual y aumentada- han supuesto un abanico de posibilidades para replantear todo tipo de actividades y, sobre todo, dar un salto cualitativo en la calidad de los servicios y productos y cuantitativo en cuanto a productividad.

De esta forma, los puntos de vista de pequeñas empresas tecnológicas han servido (y servirán) para reformular la relación de millones de clientes con sus proveedores en todo el mundo. Uno de los ejemplos más claros lo tenemos en Binary Soul, que a pesar de su juventud, cuenta con un completo portafolio de aplicaciones en mercados de lo más diverso.

Una de las propuestas más rompedoras la tiene dentro del sector del turismo. En plena ebullición en Euskadi, cada vez son más los que se interesan por nuevas formas de atraer a los visitantes y ofrecerles una experiencia diferenciada.

Especialistas en gamificación y en la creación de entornos virtuales responsables (siempre buscan un sello familiar, apto para todos los públicos, que proteja y potencie nuestro idioma y cultura), Binary Soul proponen una aventura gráfica en la que los usuarios son los protagonistas que se desplazarán por los puntos clave de los municipios -es totalmente adaptable y personalizable- para que a través de la realidad virtual y aumentada o con una propuesta de puzzles los turistas recorran y conozcan un entorno.

Las estatuas, monumentos, edificios, calles, parques e incluso museos o centros culturales se convierten en las herramientas para conseguir un objetivo a modo de gymkhana en la que el turista se siente parte de algo más grande y, sobre todo, interactúa con los suyos y con el medio mucho más allá de un recorrido fotográfico o la lectura continuada de una guía de viajes.

Con el posible apoyo de entidades como la Diputación Foral de Bizkaia y el Gobierno Vasco (especialmente centrados en el desarrollo turístico y en la creación de experiencias para los visitantes), se nos antoja como una forma de redefinir el turismo clásico.

Orientadas a la industria, el gran motor económico vasco, Binary Soul se ha mostrado siempre como uno de los principales potenciadores de lo que se denomina Industra 4.0. Propuestas como IPF, un configurador personalizable de plantas de producción; la aplicación que desarrollaron hace semanas para Iraupen o el sobresaliente Gamified Training System, orientado a la capacitación de profesionales para el sector industrial son el ejemplo de las posibilidades que esta start up tiene para los grandes tractores económicos de la región.

Como hemos dicho antes, en el ADN de Binary Soul hay un estudio de desarrollo de juegos del que han salido propuestas como Euskal Herriko Pilota Birtuala y también las aventuras de Sorginen Kondaira que también ha llegado a dispositivos móviles en su segundo capítulo: Sorginen Erronkak. Disponible para iOS y Android este adictivo juego no solo busca potenciar el uso del euskera sino también consolidar al estudio como una empresa comprometida con la cultura vasca y demostrar que se pueden realizar muy buenos títulos en nuestro pequeño país.

Por último, la pequeña cooperativa ha sido finalista en el reto del Hospital de Cruces dentro del programa Telefónica Bizkaia Open Future en el que su app con Big Data busca fomentar hábitos de vida saludable a través de la gamificación. Otra forma creativa de conseguir salud “activa” y un impacto social positivo a través de nuevas tecnologías.

Binary Soul, lanzada hacia la industria 4.0

Si recientemente hablábamos de la Hannover Messe como una de las mejores formas de saber hacia dónde va la industria (robótica, automatización, virtualización, procesos de capacitación para los operarios, etc.), pocos días después de cerrar su edición de 2017, vemos cómo multitud de empresas tienen proyectos en marcha para que el sector vasco siga siendo una de las referencias continentales -siempre teniendo en cuenta el tamaño de nuestro pequeño país-.

De esta forma, podemos ver como empresas de referencia en sus sectores se alían con otras más pequeñas y digitales para sacar adelante proyectos que le permitan apuntalar su eficacia y su eficiencia. El último ejemplo es el de IPF (Industria de Poliuretano Flexible) y Binary Soul -especialistas en virtualización- que han puesto en marcha un proyecto de configuración de plantas para el proceso de fabricación de planchas de poliuretano.

El objetivo es facilitar la creación y virtualización de áreas de fabricación que permita mostrar los procesos de distribución final en formato 3D, explorar las plantas de IPF, ver simuladores de funcionamiento y recibir información sobre todos los elementos que constituyen el modelo. En definitiva, generar un sistema que haga que la compañía especializada en el desarrollo de soluciones a medida para la industria de fabricación de espuma flexible de poliuretano ubicada en Bizkaia siga siendo una de las referencias del sector.

El hecho diferencial, sin duda, es el desarrollo de una herramienta 3D de última generación que permita al cliente conseguir una configuración a su medida de su capacidad productiva mucho más allá de fríos números reflejados en una hoja de cálculo.

IPF se encuentra en un momento clave en el que ofrece a sus clientes el desarrollo de proyectos para sistemas de almacenaje, de transporte así como de procesos de automatización para encontrar soluciones a problemas presentes y futuros de la industria.

Desde su nacimiento en 1994 la empresa ha sido un referente en el desarrollo e incorporación de nuevas tecnologías por lo que la creación de una aplicación por parte de Binary Soul que permita crecer a la empresa dentro de la industria 4.0 -con todo lo que esto conlleva en cuanto a gestión de producción, capacitación de operarios o virtualización de procesos- es solo un paso más en el ADN tecnológico de ambas firmas.

La pequeña cooperativa de Bilbao ya tiene experiencia en colaborar con otras empresas industriales como Iraupen o Amada así como en el desarrollo de proyectos de virtualización y capacitación como el Gamified Training System. Un ejemplo de cómo es posible realizar una adaptación desde otros sectores -en este caso el de los videojuegos- para conseguir sinergias y colaboraciones entre empresas que redunden en un segmento de mercado más competitivo para todos.

En definitiva, un nueva y prometedora apuesta de dos empresas comprometidas con las nuevas tecnologías, la industria 4.0 y la digitalización como pilares para el desarrollo de una economía más competitiva, eficaz y sostenible.