23
oct 14

OS X Yosemite, el nuevo iOS Yosemite

Hace una semana que acabó la espera. OS X Yosemite, la versión 10.10 de su sistema operativo, ya está disponible gratis para todos los usuarios de Mac que quieran ver como las fronteras entre el sistema de sobremesa y el de los iDevices se difumina actualización tras actualización.

Ya desde que decidieron actualizar a Mountain Lion los de Cupertino tenían claro que era necesario unificar la experiencia de uso -y facilitar el uso simultáneo de todo el ecosistema- si querían demostrar que el universo Apple era algo más que el incipiente Android y el dominante Windows. Mavericks fue sólo el paso previo necesario -y gratuito- para demostrar que la frontera entre ambos mundos ya casi no existe.

Cuando lo anunciaron en junio quedó claro que iba a ser una nueva actualización de la imagen de la plataforma. Las capas translúcidas y los iconos iOS (muy criticados en su momento por su diseño infantil) llegaban al Dock de los Mac con el fin de hacer que el contenido ganara peso frente a los programas. Hacer del Mac algo mucho más intuitivo (si es que se podía) y cercano a la experiencia de uso diaria de los iPhone -lo que haría que millones de usuarios Windows perdieran el miedo a saltar a la manzana también en su ordenador-.

Desde la tipografía (uno de los tótem del estilo Apple) hasta las aplicaciones han sido actualizadas, potenciadas y hechas más sencillas para que la fluidez sea mayor (incluso en Macs con más de un lustro). El centro de notificaciones gana relevancia y capacidades para parecerse mucho más al de un smartphone; Spotlight se convierte en un Siri “mudo” que hace cada vez más cosas y la unión del Finder y iCloud Drive redondean una experiencia que ha mejorado completamente.

El clon con una manzana de Dropbox aumenta las capacidades del ecosistema y las mejoras implementadas en AirDrop permiten que compartir archivos de cualquier tipo sea mucho más sencillo y rápido que hasta ahora.

La experiencia con Safari mejora exponencialmente. Todo es más limpio y ostensiblemente más rápido. Las búsquedas se resuelven antes. Los favoritos están más a mano y la unión de la navegación privada (sólo por pestañas) y la compatibilidad con DuckDuckGo hace que no tengamos siempre que sentirnos bajo la lupa de Google (o Bing).

Las pruebas dicen que, ejecutando webs comunes, Safari es hasta seis veces más rápido que Chrome y Firefox, una cifra impensable hace poco y que -cierta o no- se traduce en una sensación de velocidad mucho mayor.

Mail también se pone a la altura. El eslabón más débil del universo Apple por fin puede ser tomado en serio porque ha decidido incorporar características que hasta hace muy poco sólo tenía la competencia. Gana capacidad (hasta 5 GB por mail), gana velocidad y gana posibilidades de edición de los contenidos del correo electrónico.

Probar Handoff nos demuestra que la integración entre dispositivos es completamente posible y que lo que Windows 10 nos vende como una novedad absoluta es algo que los usuarios de Apple llevarán ya haciendo meses para cuando lleguen los de Redmond. En definitiva: si Mavericks nos dejó un buen sabor de boca pero tampoco nos pareció un salto al vacío respecto a versiones anteriores, Yosemite nos demuestra que es una actualización muy pensada y con un objetivo muy claro: que OS X 11 llegue a darse la mano con una futura -pero inminente- versión más inteligente y capaz de iOS.

Imagen de previsualización de YouTube


26
sep 14

iCloud Drive, sus secretos

Sin duda es una de las utilidades más esperadas de los nuevos sistemas operativos de Apple. La solución que permitirá la gestión de documentos y archivos en iOS y OS X como si se tratara de una sola plataforma. En principio basta con tener la última versión de iOS y contar con una cuenta de iCloud (no es necesario tener un Mac para disfrutar de una).

El proceso para darse de alta es muy sencillo. En el momento de actualizar el dispositivo móvil se nos preguntará si queremos pasar a iCloud Drive. Si decimos que sí todo se pondrá en funcionamiento de forma automática. Si en su momento dijimos que no, es tan sencillo como entrar en los ajustes de iCloud y activarlo (podremos habilitarlo sólo para unas aplicaciones a nuestro gusto).

Para ganar funcionalidad conviene que revisemos si está activado en todos nuestros dispositivos iOS. Por defecto tendremos 5 GB de almacenamiento gratuito. Después -desde el mismo lugar donde hemos revisado y activado Drive- podremos escoger planes de almacenamiento más capaces. Los planes se estructuran desde 0,99€ al mes por 20 GBs (un buen chute de capacidad para cualquier dispositivo móvil) hasta los 19,99€ por 1 TB. En medio se quedan los 3,99€ por 200 GB y 9,99€ por 500 GB (la capacidad media de un Mac).

Modo de empleo

 

Si algo caracteriza (para bien) los servicios de Apple es su fiabilidad y la sencillez con la que funcionan. Una vez activamos iCloud en una determinada aplicación los archivos con los que trabajemos se subirán automáticamente a la nube y aparecerán al instante en cualquier otro dispositivo del que dispongamos.

Todos los cambios que realicemos en un archivo o documento quedan cargados en todos los equipos al momento. Si a esto le sumamos el aumento de capacidades de iWork, iLife y los paquetes de Microsoft para Apple nos encontramos con que las posibilidades de comenzar a trabajar en un iOS y acabar en un sobremesa (o al revés) se multiplican.

Es cierto que de momento hay bastantes aplicaciones que no tienen soporte para iCloud Drive, pero también es cierto que cada vez más desarrolladores están trabajando para entrar en un utilidad totalmente compatible con Windows y OS X.


19
ago 14

Xiaomi, manual de cómo desvirtuar un buen producto

No es la primera vez que hablamos de Xiaomi, uno de los fabricantes de dispositivos móviles más prometedores de China y, sin duda, el que más rápido crece. Sin embargo, Xiami también se ha hecho famosa por sus descaradas copias -no sólo en su nomenclatura- de casi todo el catálogo de Apple.

El último caso es el de la última ROM de Mi derivada de Android y que tiene un parecido razonable bastante marcado con iOS 7. La presentación del Mi 4 fue el evento elegido para presentar la nueva cara de Mi (la nueva denominación de los chinos). Un modelo que destaca por su sobresaliente hardware -un procesador Qualcomm Snapdragon 801 de cuatro núcleos a 2,5 GHz que se refuerza con 3 GB de RAM y hasta 64 de almacenamiento-, un diseño notable -con borde metálico y que recuerda al LG G3- y un precio imbatible.

Frente a otras ROM de los chinos que recordaban poderosamente al sistema operativo móvil más famoso, esta última versión juega aún más con lo que se puede copiar y lo que no y calca las tipografías, buena parte de los iconos e incluso el modo en el que funcionan ciertas apps propias.

Es cierto que cuenta con ciertas habilidades que iOS no tiene y que algunas que comparten se diferencian en su formato (las notificaciones tienen un formato mayor y aparecen mientras realizamos llamadas o tomamos una foto sin interferir en el proceso) sin embargo son varias las webs y los analistas que han puesto en entredicho esta ROM ya que tira por los suelos el buen trabajo de los ingenieros de la casa.

El programa, traducido ya a 28 idiomas y disponible en 26 países, despertará seguro el interés de multitud de usuarios de Android de otras marcas ya que, como en versiones anteriores, las adaptaciones de los chinos son algunas de las más demandadas. A principios de septiembre estará lista para los desarrolladores (de momento está lista para 1.000 beta-testers que en breve serán 10.000) para que a principios de octubre ya esté en el mercado la versión definitiva. ¿Modificarán algo del interfaz?


04
jun 14

Apple, mucho iOS y pocas nueces

El lunes era un día marcado en el calendario. La 25 edición del WWDC (la conferencia de desarrolladores de Apple) tenía como garantía presentarnos una buena colección de novedades en cuanto a software y nos dejaba con la esperanza de novedades en cuanto a hardware -aunque las han anunciado reiteradamente para otoño-. No hubo ni un producto nuevo: ni tableta, ni portátil, ni reloj, ni televisión y ni mucho menos teléfono. Todo era software y aunque hubo añadidos sobre iOS7, faltó algo rompedor que les distinguiera de la competencia.

 

El primer paso fue analizar el “estado de la empresa”. Muchos dicen que podría ser mejor, pero es cierto que ya quisieran muchas empresas de vanguardia estar tan mal como Apple. Sus Mac se venden cada vez más (un 12%) aunque el sector cae (un 5%). Los clientes no sólo abandonan Windows o Linux para pasarse a la era postPC, es que la era postPC incluye ordenadores con OS X y Chrome OS. Mientras que sólo un 14% de los usuarios han adoptado Windows 8.1, el 51% de los Mac llevan la última versión. El precio (hasta ahora era barato, ahora será gratis) y la continuidad avalan el éxito.

 

Lo mismo ocurre con iOS. Android domina, Windows es el que más crece… Pero la plataforma de Apple es la que más fieles tiene y la más actualizada. Sólo un 9% de androides corre con 4.4. El 89% de los iDevices usan iOS7.

 

Pero, como el éxito pasado no garantiza el futuro, centrémonos en lo que nos propone Apple para los próximos doce meses.

 

Más de 800 millones de equipos usan iOS7 en todo el mundo. La tasa de renovación de los equipos de Apple (algo más de 3 años) ha hecho que la empresa se decante por una actualización que estará disponible para todos los iPad (desde el 2), y iPhone del mercado (desde el 4S, no hay ya muchos 3GS funcionando) desde octubre.

 

Esto es posible, en gran parte, porque el grueso de la plataforma no cambiará. Alguna leve modificación en la mensajería -con facilidades para compartir contenidos-, un teclado más rápido y fácil de utilizar, la entrada de Shazam entre las habilidades de Siri, una AppStore mejor organizada (no tardarán en llegar a las 1.000 millones de aplicaciones) y la nueva Extensibility que permite compartir directamente contenidos entre aplicaciones es lo mínimo que necesitaba iOS 7 para estar al día.

 

Sí dieron el do de pecho en cuanto a compatibilidad… con Windows. Cualquier archivo de cualquier plataforma será susceptible de ser compartido a partir de una nueva nube supervitaminada que pasa a llamarse iCloud Drive (junto a Google Drive y la SkyDrive de Microsoft). También en cuanto a lo que se refiere a la salud.

 

También en cuanto al ocio doméstico. Por fin usuarios de diferentes equipos Apple podrán compartir ilimitadamente los contenidos comprados con una misma tarjeta. Por supuesto, habrá modo de “capar” algunos de ellos que no queramos compartir o, simplemente, que no estén al alcance de menores.

 

 

La salud, su nueva apuesta

 

La empresa busca nuevos clientes y para ello se centrar en el trabajo con otros fabricantes, en este caso de equipos periféricos que monitoricen nuestros movimientos y salud. El primer paso fue el coprocesador M7 del iPhone 5S. Ahora llega HealthKit que contará con colaboraciones (además de Nike, una de sus grandes aliadas) como la Clínica Mayo u otros hospitales de renombre.

 

Cook no dijo nada de su funcionamiento (de hecho, de prácticamente ninguno, pero esperamos algo diferente a lo que Samsung incluyó en sus smarphones… Hace un año.

 

 

OS X Yosemite

 

Aquí el panorama fue diferente. Es cierto que iOS es la joya de la corona de Cupertino, pero también que lo mejor de Apple, con mucho, son sus Mac. Más allá de un diseño más plano e intuitivo (sí, todavía más), destaca su cada vez más evidente simbiosis con iOS. Desde las notificaciones del iPad o iPhone en tiempo real hasta las sincronizaciones con iCloud Drive o la posibilidad de responder llamadas que recibimos en el iPhone desde el Mac.

 

También crece la compatibilidad con Windows que, aunque está de capa caída, sigue siendo el dominador absoluto del mercado. También la capacidad de los mensajes que enviamos: hasta 5 gb. Y todo ello con un guiño hacia los propietarios de ordenadores anteriores: cualquiera que corra con la versión actual hará lo propio con Yosemite.

 

 

En resumen, buenas novedades para Apple que no lo son tal para la industria. Sabor de boca agridulce para los que esperábamos “one last thing” y muchas ganas de que llegue el otoño para ver todos esos productos que completarán el mejor catálogo de la historia de Apple y que tanto nos han prometido

 


29
may 14

iPhone 6, mitos y leyendas

Hay algo en lo que tanto los fanboys como los haters de Apple se ponen de acuerdo y es que ninguna otra empresa tecnológica -ni siquiera Google- es capaz de generar tantas noticias y rumores como los de Cupertino. Desde el mismo momento en el que se lanza cualquier producto (en especial el iPhone) comienza a generarse una enorme bola de nieve en la que se mezclan los deseos y las añoranzas para averiguar cómo será el sucesor.

Como siempre, a las puertas del WWDC los rumores sobre lo qué hará o no la nueva versión de iOS (seguro que será menos polémica que la séptima) y cuál será el primer dispositivo en equiparlo (iPad Air, iPad Mini o iPhone) ha hecho que si buscamos en Google iPhone 6 aparezcan 2.610 millones de resultados por 247 millones si ponemos Samsung Galaxy S5.

Precisamente por eso nos hemos propuesto “trillar” todo el grano para saber qué puede ser verdad o posible de todas las propuestas que circulan por la red sobre el teléfono más famoso (y deseado) del mercado.

  • Dimensiones: será, casi seguro, el teléfono más delgado del mercado. Además, la pantalla crecerá -al menos en alguna de sus versiones- para hacer frente a la demanda del mercado que ahora se está quedando Android y, en menor medida, Windows 8. La obsesión de los de la manzana por la ligereza hace que muchos apuesten por una versión tope de gama que se denomine Air.
  • Capacidad: aunque los dispositivos de Apple siempre se han caracterizado por no necesitar las máximas especificaciones para rendir al máximo, la probable subida de precio que se “justificará” con el aumento de pulgadas traerá también una nueva escala de capacidades (de 16 a 124 GB) así como internet más rápido y una mayor velocidad en los sensores GPS o del sensor táctil.
  • A8+M8 Processor: el objetivo de Apple es siempre hacer procesadores más pequeños y rápidos -hasta ahora lo ha conseguido siempre- que dejen más espacio para otros sensores y a la batería y, sobre todo, que gasten menos energía. Según proveedores taiwaneses, el nuevo A8 irá unido a la memoria DRAM y es “una obra de arte”. Habrá que verlo (y probarlo).
  • Nuevos materiales: el panel frontal será nuevo. Hay rumores que hablan sobre un cristal de zafiro -como el lector de huellas- pero nosotros nos decantamos por la tecnología que han patentado y que llaman Quantum Dot que hace que el cristal mineral sea más resistente a las ralladuras y a los golpes. El aluminio ultraligero será otro de los materiales que harán que cualquier cosa que no sea un Xperia Z parezca un simple trozo de plástico.
  • Cámara: para los de Cupertino lo importante no son sus dispositivos sino lo que se puede hacer con ellos. Precisamente por eso ha llegado la hora de dar un salto en la cámara. Muchos apuntan a que optarán por los 10 Mp, otros, sin embargo, hablan de un informe de un proveedor chino que asegura que seguirán los 8 Mp pero con un sensor 1/2.66″ y una apertura f/2,0. Todo ello con un estabilizador óptico. En cualquier caso, la apuesta es clara: que el equipo haga las mejores fotos del mercado.
  • iOS8: será el encargado de mostrar al mundo las nuevas opciones de iOS. Android KitKat se ha puesto ya a la altura así que necesitan un golpe de efecto para seguir siendo la referencia. Ya no basta con un nuevo diseño. Los famosos Tips que dan información de qué hacer con el equipo; el healthbook encargado de aprovechar la batería de sensores y la fiebre por el deporte y la vida sana; o la integración de Shazam son sólo la punta del iceberg. iOS in Car y la unión con el iWatch serán los puntos fuerte.
  • Autonomía: el mayor quebradero de cabeza podría solucionarse como Steve Jobs no quería: más tamaño es igual a mayor batería y eso a mayor autonomía. Un iPhone que nos acompañe a pleno rendimiento todo el día es el objetivo… y por ahora están bastante lejos.
Y vosotros, ¿qué añadiríais?