Huella dactilar de Android, la siguiente hackeada

Haters y fanboys de Apple parecen envueltos en una guerra eterna para enumerar las primicias -ciertas o no- que el fabricante añade a sus dispositivos. Especificaciones de su sistema operativo, utilidades, componentes, etc. Todo es válido para atacar al rival. Sin embargo, hay algo en lo que todos coinciden, lo que hacen en Cupertino acaba marcando tendencia en el mercado. Y el mejor ejemplo de los últimos tiempos ha sido el sensor de huellas dactilares que Apple implementó en el iPhone 5S como una revolución para la seguridad de los dispositivos móviles. Más o menos criticado, el Touch ID llenó páginas de los medios especializados porque, además, servía para verificar la identidad del usuario para realizar pagos.

Por eso cuando se hizo público que había formas de crackearlo fueron muchos las voces y los rivales que acusaban a Apple de vender humo y, sobre todo, explicaban que había formatos mucho más seguros como la identificación facial o las propias contraseñas.

Sin embargo, con el paso del tiempo el desbloqueo mediante la huella dactilar se ha convertido casi en un estándar y son muchos los dispositivos Android que lo incluyen entre sus opciones. Lo malo es que durante el último encuentro Defcon de Las Vegas Yulong Zhang y Tao Wei han demostrado con sendos HTC One Max y Samsung Galaxy S5 -los coreanos son los que más han apostado por esta tecnología- que el sensor se ha convertido en un gran foco de vulnerabilidades para el sistema operativo del robot verde.

¿Cómo consiguen romper el sistema? Parece que es suficiente con tomar imágenes de las huellas dactilares puesto que el dispositivo nunca guarda por completo la información de la huella con lo que los hackers pueden aprovechar ese limbo para entrar en el smartphone. Una vez conseguido el patrón, el pirata puede acceder a cualquier rincón del dispositivo y realizar, por ejemplo, pagos o entrar en cuentas de Dropbox que emplean este sistema como una de las opciones de autenticación.

Wei dijo que Apple parece haber trabajado mejor con este sistema ya que la información del dedo queda registrada por completo en el iPhone o el iPad de modo que el hacker no puede acceder a esta información y por tanto los datos bancarios o las compras quedan a salvo ya que aunque alguien pudiera acceder a la huella no podría utilizarla.

El mayor problema, para Zhang es que el sistema de Android permitiría enviar mediante una aplicación la información de seguridad a un tercero de modo que el fraude podría escalarse significativamente. Otra de las vulnerabilidades detectadas es que se podría acceder remotamente al terminal para hacer que el sensor llevara a cabo la función inversa: que captara toda la información de la huella sin que el propietario quisiera de modo que la información queda a expensas del hacker de por vida puesto que no hay forma de cambiar nuestra huella dactilar.

Pasaportes, registros criminales, aduanas… todos ellos utilizan las huellas digitales para identificar a las personas y ceder de una forma tan sencilla las nuestras hace que nuestra vida pueda complicarse mucho en ámbitos más graves que la gestión de información desde un smartphone o tablet.

Ambos analistas aseguraron que ya que dentro de Android el sensor está poco extendido -solo a gama alta- todos los fabricantes están a tiempo de mejorar la seguridad a partir de estas alertas antes de que sea una tecnología muy extendida (en 2019 calculan que la mitad de los dispositivos móviles las utilizarán).

Smartphones premium, los mejores de la primera mitad de 2015

La primera mitad del año ya ha pasado y, con el verano a comenzando, las grandes tecnológicas se van de vacaciones con los deberes hechos. Los siguientes lanzamientos llegarán previa campaña navideña. Por eso nos parece un buen momento para recapitular cuáles han sido las estrellas en el mercado de smartphones los últimos meses.

  • iPhone 6 y 6 Plus. Es cierto que llegaron a finales de 2015 pero el ciclo de presentaciones y renovaciones de los de Cupertino y su corto catálogo hace que sigan siendo la opción más moderna en iOS. Han batido todos los récords de unidades y facturación y han permitido a Apple ser líder del mercado mundial varios meses. ¿Cuáles son sus señas de identidad? Una pantalla que va hasta las 5,5 pulgadas (en el caso del Plus); capacidad de almacenamiento escalada en 16, 64 y 128 GB y un rendimiento y una fluidez de referencia a pesar de que, sobre el papel, su hardware es menos capaz que el de la mayoría de sus rivales con Android. Su precio, a partir de 699€ no ha sido óbice para conquistar a defensores acérrimos de Google. Su versión S, que se presentará en otoño, promete dar mucha guerra.

  • BQ Aquaris E6. En el lado opuesto al iPhone, la pequeña casa española BQ muestra un equipo con chip de ocho núcleos a 2 GHz, 2 GB de RAM, dual SIM, cámaras de 5 y 13 Mp y 16 GB de capacidad ampliables mediante ranura de expansión por solo 300€. Sin duda, el mejor terminal del mercado por relación calidad-precio. Merece, y mucho, la pena.

  • Energy Phone Pro HD. Con la misma filosofía que el anterior, cuenta con un panel de 5 pulgadas y resolución HD y un procesador de ocho núcleos a 1,7 GHz. Peca de tener solo 1 GB de RAM -aunque con Android 5 se nota menos- y 8 GB de capacidad ampliable. Aún así, sus acabados son buenos y su precio de 179€ lo convierte en un equipo de acceso más que reseñable.

  • Google Nexus 6. Aunque haya bajado su tarifa, es el primer smartphone premium de Google. Su procesador Quad Core a 2,7 GHz, su pantalla QHD AMOLED de 5,96 pulgadas y su cámara de 13 Mp trabajan a la perfección con el único Android puro del mercado. Es una referencia por rendimiento y eficacia.

  • Honor 6+. Una de las revelaciones de la temporada es este phablet con panel Full HD de 5,5 pulgadas, coprocesador de 8+1 núcleos, 3 GB de RAM y 32 GB ampliables de capacidad de almacenamiento. Un equipo que con un precio de 400€ está pensado para plantar cara a cualquier otro terminal premium del mercado.

  • HTC One M9. Cuando lo probamos vimos que HTC se había centrado en evolucionar la versión anterior. Su chip de ocho núcleos (4+4) a 2 y 1,5 GHz, 3 GB de RAM y sus cámaras de hasta 20 Mp denotan que no han querido dejar nada al azar. El problema es que su rendimiento no es claramente superior al resto de Androids tope de gama y su precio parte de 849€ sin promociones. Diferente pero excesivamente caro.

  • Huawei Ascend Mate 7. El terminal de bandera de una de las empresas chinas revelación del mercado es un equipo con panel de 6 pulgadas y resolución Full HD, chip de ocho núcleos a 1,8 GHz y 2 GB de RAM que destaca por unos acabados mucho mejores de lo esperado y un rendimiento excepcional gracias a la ligera capa de personalización que los ingenieros chinos han implementado sobre Android. Y todo ello por 499€.

  • LG G4. Uno de los que más rumores ha levantado es este equipo con la mejor tecnología de los coreanos y un diseño realmente diferenciado. Su panel IPS con resolución 2K, su chip de seis núcleos a 1,8 y 1,44 GHz y sus 3 GB de RAM son solo el aperitivo para un equipo con cámaras de 8 y 16 Mp y una fluidez sobresaliente. Vale cada uno de los 699€ que nos piden por él.

  • Microsoft Lumia 930. Uno de esos terminales que nos parecen estupendos gracias a la buena evolución de Windows 8.1 y a su espectacular hardware y que promete mucho más cuando pueda correr con Windows 10. Procesador quad core a 2,2 GHz, 2 GB de RAM, una cámara espectacular y 32 GB de almacenamiento para un gran heredero de los mejores Nokia que nos pide menos de 500€ por llevárnoslo a casa. Sobresaliente.

  • Motorola Moto X. El tope de gama de la resucitada Motorola es un smartphone de 5,2 pulgadas, procesador de cuatro núcleos a 2,5 GHz, 2 GB de RAM y un sistema multimedia sobresaliente. El cambio de manos de Google a Lenovo no se ha notado en nada en el rendimiento de Android y su precio sigue estando en 429€. Una maravilla.

  • Samsung Galaxy Note 4. Teníamos que elegir entre éste y el Galaxy S6 pero las ventas y el peso de la familia Note como creador de un nicho de mercado ha hecho que nos decantemos por este “otrora” gigante de 5,7 pulgadas con pantalla Quad HD, procesador Quad Core a 2,7 GHz, 3 GB de RAM, stylus integrado y cámara de 16 Mp. Es caro pero sus acabados y su rendimiento lo hacen tan especial como único. Merece la pena.

iOS 9, reforzando los cimientos

iOS, el sistema operativo móvil de Apple, llega a su novena versión lleno de retos. Se encarga de mover los iDevices, la principal fuente de ingresos de la millonaria máquina de Cupertino, y los únicos que, por ahora, resisten el crecimiento incesante de Android y Google. Precisamente por eso, los de Tim Cook se han centrado en mejorar los puntos débiles de las generaciones anteriores ahora que cuentan con un hardware que está batiendo récords: mejorar aún más la experiencia de uso con más posibilidades y la misma estabilidad; multiplicar la autonomía -sobre todo por el desgaste que provocará la simbiosis con el reloj inteligente-; y blindar la seguridad ahora que Apple ofrece todo un universo de consumo en sus equipos. Estas son las claves que nos han mostrado para conseguirlo.

Siri, mucho más que responder

 

Cada semana los usuarios de iPhone y iPad interaccionan con Siri unas 1.000 millones de veces. Esto ha permitido que el sistema mejore un 40% respecto a versiones anteriores y su tasa de error se ha reducido al 5% (Google tiene un porcentaje del 8). Sin embargo, el objetivo en iOS 9 es que deje de ser un asistente para convertirse en una plataforma proactiva. El objetivo es que aprenda del usuario y sea capaz de buscar cosas que no están en su base de datos (como un teléfono) o, por ejemplo, si solemos correr a una hora con música, comenzará a reproducir nuestra lista favorita cuando conectemos los EarPods.

Además, Siri también será más capaz puesto que se integrarán datos de aplicaciones de terceros instaladas en el dispositivo para que los resultados de búsqueda sean más completos y más “a medida”. De este modo, si añadimos una cita en el calendario o una ubicación en el mapa, Siri nos podrá decir cuánto tardaríamos en llegar y por dónde deberíamos ir. Incluso al rellenar correos el sistema es más proactivo y nos puede sugerir otras direcciones de email a las que solemos escribir en conjunto con la primera (amigos y familiares, por ejemplo).

Para los que se preocupen por la seguridad, Apple se ha posicionado justo a la contra que Google. Todo lo que Siri aprenda se queda en el terminal. No se comparte con terceros y no se vincula al ID de Apple para evitar hackeos. El problema es qué ocurrirá cuando cambiemos de terminal o tableta. Por supuesto, todas estas mejoras también mejorarían el rendimiento de Spotlight ya que su fuente de información para las búsquedas será mucho mayor.

Notas, News, Pay y Mapas, parecido pero distinto

Apple ha descubierto que las aplicaciones más sencillas como Notas son las preferidas por los usuarios de la manzana. Son fiables y limpias pero, por desgracia, suelen quedarse atrás cuando se comparan con las de terceros. Por eso iOS 9 se ha encargado de vitaminar algunas o, directamente, rediseñarlas desde cero.

Notas ahora permitirá añadir fotos, dibujos hechos a mano, notas rápidas, direcciones y casi cualquier contenido de cualquier otra aplicación en el teléfono o una web. No hace nada que no hagan las demás, pero se suma a una buena batería de mejoras de otras aplicaciones para redondear iOS.

Por su parte, Pay, uno de los lanzamientos de Apple más fructíferos en los últimos tiempos sigue lanzado. Ahora se aprovecha de que Passbook pasa a llamarse Wallet y que podrá incorporar también tarjetas de fidelización a las de pago y a las entradas de nuestros eventos favoritos. Todo ello protegido por nuestra huella dactilar y funcionando con periféricos a partir de tecnología NFC.

Los Mapas, sobre el papel, se acercan -y mucho- a los de Google. En la vista incluyen ya transporte público con rutas de autobuses, trenes, metro y ferrys. Además, nos indicarán las paradas (y las entradas) más cercanas así como restaurantes, bares, tiendas y eventos y nos especificará cuáles aceptan Apple Pay. Una vez más los de Cupertino muestran lo rápido que pueden desarrollar las cosas -cuando hay mucho beneficio de por medio-. Ni rastro de los fallidos mapas de hace un par de años.

Por último, se estrena News que bien podríamos presentar como el Flipboard de la casa. Explicaremos a la aplicación nuestros intereses y medios de comunicación favoritos para construir una revista totalmente personalizada. No es nada nuevo pero la baza de Apple es para qué descargarnos algo de un tercero si la aplicación nativa ya está optimizada para iOS. En un primer momento se lanzará solo en Australia, Estados Unidos y Reino Unido y, en función de los acuerdos con editoriales y su éxito en sus mercados fuertes, se atreverán con otros idiomas. El maquetado, hay que reconocerlo, sí está por encima de sus rivales. Tiempo han tenido para diseñarla…

Esta será una de las mejoras que más agradecerá el iPad, de capa caída por la bajada global de ventas de las tabletas ante la presión de los phablets. Sin embargo, la principal aportación de iOS 9 a la tablet será la incorporación de una tabla de herramientas o los atajos en los teclados físicos que añadamos al iPad y, sobre todo, de la pantalla dividida.

Sí, tampoco es nada nuevo (los Note lo tienen hace mucho tiempo) pero la fluidez con la que demostraron el funcionamiento del Picture in Picture para reproducir vídeos en una “pantalla flotante” mientras trabajamos en una app en el resto del panel o la división para pasar contenidos de una app a otra denota que ha merecido la pena la espera.

Disponibilidad, precios, ventajas y desventajas

El lanzamiento será en otoño -como es habitual- de forma gratuita -como es obligatorio- y funcionará en cualquier equipo que ya corra con iOS 8. Para los usuarios de iPhone 6 les garantiza una hora más de autonomía. Para los demás, les promete no quitarles horas lejos del enchufe ni tampoco rendimiento. El objetivo primordial para los de Cook era garantizar la estabilidad, la fluidez y, sobre todo, el rendimiento. Sin los errores de las versiones de iOS 8.

La beta para desarrolladores ya está disponible por lo que serán muchos los que se animarán a descargarlo pero, hay que recordar, que en Cupertino no lo recomiendan puesto que se trata de una versión de pruebas. ¿Hay más novedades? Sí, se llama Apple Music pero esa la trataremos mañana.

Sailfish, ¿alternativa a iOS y Android en Rusia?

Podemos decir que el mundo tecnológico tiene dos grandes polos: Asia como principal fabricante y Estados Unidos (California) como principal desarrollador. En medio un gran vacío de consumidores y países dependientes. En un mundo cada vez más digitalizado e informatizado grandes potencias como Rusia o la Unión Europea dependen por completo de programas informáticos de sus “aliados” que son susceptibles de caer en el ciberespionaje gubernamental.

Pero desde el estallido de los casos de espionaje orquestados por la NSA son cada vez más quienes piden alternativas a sus administraciones. Y Rusia, de la mano de Nikolai Nikiforo -ministro responsable de comunicaciones- ha anunciado la intención de crear una plataforma móvil propia a partir de Sailfish, el sistema operativo creado por la empresa finesa Jolla.

El programa heredero de MeeGo, el sistema operativo dejado a medias por Nokia y basado en Linux, ya ha hecho sus pinitos en algunos ordenadores y equipos móviles como smartphones de gama media. De este modo, apostar por una tecnología neutral (uno de los sellos de identidad de Finlandia y sus empresas) permitiría al país depender menos de “la tecnología desarrollada en el Oeste”.

A día de hoy, como en el resto de los mercados, el 95% de los teléfonos inteligentes y tabletas que se comercializan en Rusia trabajan con Android o iOS. Algo parecido ocurre con los ordenadores, aunque el gigante del este tiene una fuerte implantación de Linux debido a su gran tradición de informáticos. Una de las pocas diferencias es que Sailfish está presente en el 1% de los dispositivos móviles rusos una cifra que puede parecer poco relevante pero que es mayor que en otras regiones.

Conseguir el desarrollo de una plataforma operativa móvil propia no solo daría independencia frente al posible espionaje de terceros (la NSA les ha dado la excusa perfecta) sino que permitiría al Gobierno de Putin -recordemos que es una iniciativa gubernamental- a ser ellos quienes gestionaran los datos de sus ciudadanos.

Rusia no es el primer país que se plantea la necesidad de independizarse de Silicon Valley. En China es habitual encontrarse con plataformas propias desarrolladas a partir de Android pero sin depender del código de los de Mountain View para su funcionamiento. Tencent o TOS+ son algunos de los casos más relevantes en un mapa en el que cada vez más operadoras locales crean un ecosistema propio de sistema operativo y plataforma de comunicación.

Sailfish, como Linux, es una plataforma Open Source con lo que cualquiera con los suficientes conocimientos puede construir su propio sistema a partir de ella. Así, Jolla, a pesar de estar gestionada por ex trabajadores de Nokia y ser una empresa finesa, tiene importantes inversores rusos y chinos que ven en ella una opción real de separarse de Google, Apple, Microsoft y compañía.

El movimiento ha hecho que otros países como la India, Brasil y Sudáfrica -otros componentes del grupo BRICS- hayan mostrado su interés para apoyar la creación de esta alternativa. Lo más difícil será el reto de convencer a los usuarios de que abandonen plataformas móviles asentadas y con una enorme herramienta de mercadotecnia a su servicio. ¿Tomaremos nota en el resto de Europa?

Windows, el truco de crecer con iOS y Android

El BUILD 2015 ha servido para descubrir las novedades de Windows 10 (muchas ya las desvelamos hace semanas pero faltaba darles la “forma” definitiva) y sobre todo, para descubrir que Microsoft de la mano de Satya Nadella se muestra como una empresa mucho más ambiciosa: no solo quiere remontar la desventaja que tiene con Google y Apple en el mercado móvil, sino que quiere convertir su debilidad en su mejor arma y ser de nuevo la referencia en la era de la integración digital.

Como ya hemos dicho otra veces, Windows 8.1 fue una mejora integral y necesaria respecto a las ediciones anteriores del sistema operativo. Sin embargo, su lenta entrada en el universo smartphone y tablet así como su escasa difusión entre los fabricantes lo hizo poco atractivo para los desarrolladores y esto se tradujo en una falta de aplicaciones en su tienda que convertía buenos terminales en smartphones poco interesantes para el público.

Lanzar una aplicación tiene un coste y hacerlo en diferentes plataformas hace que muchas empresas -la mayoría con poco músculo financiero- se piensen muy mucho en qué tiendas de aplicaciones lanzarlas. Android e iOS son indispensables. La primera por volumen y la segunda porque reparte más ingresos entre los desarrolladores. Windows Phone, BlackBerry OS, Ubuntu y compañía siguen siendo un coto privado para las apps con más presencia. Las indispensables.

¿Cómo revertir la situación? Aprovechando las horas que los desarrolladores han invertido en los otros dos sistemas operativos de referencia y permitiendo la migración de apps de forma fácil a la tienda de Microsoft. En principio no será necesario tener un desarrollador específico para el sistema operativo de los de Redmond… aunque esto suponga una bajada de calidad en el programa.

Sin embargo, esto no es lo más llamativo, si nos centramos en una de las promesas de Microsoft a la hora de hablar de sus bondades sobre Windows 10, la más llamativa es que es un sistema operativo único para todas las pantallas. Esto haría que una aplicación pensada para el iPhone pudiera llegar a la pantalla de tu PC sin esfuerzo. ¿Cómo es posible?

Dos palabras son clave para entender el sistema: Islandwood y Astoria. La primera se refiere a la herramienta que permite la conversión de las apps pensadas para el ecosistema Apple hasta el universo Windows. Un compilador de Objective-C para Visual Studio (el entorno de desarrollador más importante de Microsoft Windows) se conforma con unas pocas líneas de código para obrar la magia.

Si el desarrollador es un poco hábil podrá, de hecho, adaptar el programa a las diferentes pantallas e incluir funcionalidades como Cortana y Tiles de Xbox. De hecho, en la conferencia de desarrolladores de Microsoft se pudo ver el resultado de migrar con estas herramientas el famoso Candy Crash hasta Windows. ¿El problema? Que no hubo ninguna mención a Swift el nuevo lenguaje de programación sobre el que Apple seguirá creciendo.

Astoria es la otra herramienta solo que su funcionamiento difiere. En este caso no es necesario un compilador de código. Se trata de una máquina virtual que hace que cualquier aplicación del robot verde funcione en Windows 10. Añadiendo una capa basada en Android Open Source Project Microsoft ha conseguido que las aplicaciones móviles se ejecuten sin problema. La duda es si solo se podrán bajar aplicaciones desde la store o si cualquiera puede lanzar como apk una aplicación Android a la tienda para luego descargarla en un smartphone o tablet.

De darse el segundo caso será interesante ver cómo funcionan las aplicaciones portadas directamente sin el toque que Google suele dar a los programas para sus androides. Los criterios de calidad que establezca Microsoft será fundamental para que los usuarios se atrevan a dar el salto o, directamente, sigan prefiriendo la versión original a la calcada.