04
jun 14

Apple, mucho iOS y pocas nueces

El lunes era un día marcado en el calendario. La 25 edición del WWDC (la conferencia de desarrolladores de Apple) tenía como garantía presentarnos una buena colección de novedades en cuanto a software y nos dejaba con la esperanza de novedades en cuanto a hardware -aunque las han anunciado reiteradamente para otoño-. No hubo ni un producto nuevo: ni tableta, ni portátil, ni reloj, ni televisión y ni mucho menos teléfono. Todo era software y aunque hubo añadidos sobre iOS7, faltó algo rompedor que les distinguiera de la competencia.

 

El primer paso fue analizar el “estado de la empresa”. Muchos dicen que podría ser mejor, pero es cierto que ya quisieran muchas empresas de vanguardia estar tan mal como Apple. Sus Mac se venden cada vez más (un 12%) aunque el sector cae (un 5%). Los clientes no sólo abandonan Windows o Linux para pasarse a la era postPC, es que la era postPC incluye ordenadores con OS X y Chrome OS. Mientras que sólo un 14% de los usuarios han adoptado Windows 8.1, el 51% de los Mac llevan la última versión. El precio (hasta ahora era barato, ahora será gratis) y la continuidad avalan el éxito.

 

Lo mismo ocurre con iOS. Android domina, Windows es el que más crece… Pero la plataforma de Apple es la que más fieles tiene y la más actualizada. Sólo un 9% de androides corre con 4.4. El 89% de los iDevices usan iOS7.

 

Pero, como el éxito pasado no garantiza el futuro, centrémonos en lo que nos propone Apple para los próximos doce meses.

 

Más de 800 millones de equipos usan iOS7 en todo el mundo. La tasa de renovación de los equipos de Apple (algo más de 3 años) ha hecho que la empresa se decante por una actualización que estará disponible para todos los iPad (desde el 2), y iPhone del mercado (desde el 4S, no hay ya muchos 3GS funcionando) desde octubre.

 

Esto es posible, en gran parte, porque el grueso de la plataforma no cambiará. Alguna leve modificación en la mensajería -con facilidades para compartir contenidos-, un teclado más rápido y fácil de utilizar, la entrada de Shazam entre las habilidades de Siri, una AppStore mejor organizada (no tardarán en llegar a las 1.000 millones de aplicaciones) y la nueva Extensibility que permite compartir directamente contenidos entre aplicaciones es lo mínimo que necesitaba iOS 7 para estar al día.

 

Sí dieron el do de pecho en cuanto a compatibilidad… con Windows. Cualquier archivo de cualquier plataforma será susceptible de ser compartido a partir de una nueva nube supervitaminada que pasa a llamarse iCloud Drive (junto a Google Drive y la SkyDrive de Microsoft). También en cuanto a lo que se refiere a la salud.

 

También en cuanto al ocio doméstico. Por fin usuarios de diferentes equipos Apple podrán compartir ilimitadamente los contenidos comprados con una misma tarjeta. Por supuesto, habrá modo de “capar” algunos de ellos que no queramos compartir o, simplemente, que no estén al alcance de menores.

 

 

La salud, su nueva apuesta

 

La empresa busca nuevos clientes y para ello se centrar en el trabajo con otros fabricantes, en este caso de equipos periféricos que monitoricen nuestros movimientos y salud. El primer paso fue el coprocesador M7 del iPhone 5S. Ahora llega HealthKit que contará con colaboraciones (además de Nike, una de sus grandes aliadas) como la Clínica Mayo u otros hospitales de renombre.

 

Cook no dijo nada de su funcionamiento (de hecho, de prácticamente ninguno, pero esperamos algo diferente a lo que Samsung incluyó en sus smarphones… Hace un año.

 

 

OS X Yosemite

 

Aquí el panorama fue diferente. Es cierto que iOS es la joya de la corona de Cupertino, pero también que lo mejor de Apple, con mucho, son sus Mac. Más allá de un diseño más plano e intuitivo (sí, todavía más), destaca su cada vez más evidente simbiosis con iOS. Desde las notificaciones del iPad o iPhone en tiempo real hasta las sincronizaciones con iCloud Drive o la posibilidad de responder llamadas que recibimos en el iPhone desde el Mac.

 

También crece la compatibilidad con Windows que, aunque está de capa caída, sigue siendo el dominador absoluto del mercado. También la capacidad de los mensajes que enviamos: hasta 5 gb. Y todo ello con un guiño hacia los propietarios de ordenadores anteriores: cualquiera que corra con la versión actual hará lo propio con Yosemite.

 

 

En resumen, buenas novedades para Apple que no lo son tal para la industria. Sabor de boca agridulce para los que esperábamos “one last thing” y muchas ganas de que llegue el otoño para ver todos esos productos que completarán el mejor catálogo de la historia de Apple y que tanto nos han prometido

 


29
may 14

iPhone 6, mitos y leyendas

Hay algo en lo que tanto los fanboys como los haters de Apple se ponen de acuerdo y es que ninguna otra empresa tecnológica -ni siquiera Google- es capaz de generar tantas noticias y rumores como los de Cupertino. Desde el mismo momento en el que se lanza cualquier producto (en especial el iPhone) comienza a generarse una enorme bola de nieve en la que se mezclan los deseos y las añoranzas para averiguar cómo será el sucesor.

Como siempre, a las puertas del WWDC los rumores sobre lo qué hará o no la nueva versión de iOS (seguro que será menos polémica que la séptima) y cuál será el primer dispositivo en equiparlo (iPad Air, iPad Mini o iPhone) ha hecho que si buscamos en Google iPhone 6 aparezcan 2.610 millones de resultados por 247 millones si ponemos Samsung Galaxy S5.

Precisamente por eso nos hemos propuesto “trillar” todo el grano para saber qué puede ser verdad o posible de todas las propuestas que circulan por la red sobre el teléfono más famoso (y deseado) del mercado.

  • Dimensiones: será, casi seguro, el teléfono más delgado del mercado. Además, la pantalla crecerá -al menos en alguna de sus versiones- para hacer frente a la demanda del mercado que ahora se está quedando Android y, en menor medida, Windows 8. La obsesión de los de la manzana por la ligereza hace que muchos apuesten por una versión tope de gama que se denomine Air.
  • Capacidad: aunque los dispositivos de Apple siempre se han caracterizado por no necesitar las máximas especificaciones para rendir al máximo, la probable subida de precio que se “justificará” con el aumento de pulgadas traerá también una nueva escala de capacidades (de 16 a 124 GB) así como internet más rápido y una mayor velocidad en los sensores GPS o del sensor táctil.
  • A8+M8 Processor: el objetivo de Apple es siempre hacer procesadores más pequeños y rápidos -hasta ahora lo ha conseguido siempre- que dejen más espacio para otros sensores y a la batería y, sobre todo, que gasten menos energía. Según proveedores taiwaneses, el nuevo A8 irá unido a la memoria DRAM y es “una obra de arte”. Habrá que verlo (y probarlo).
  • Nuevos materiales: el panel frontal será nuevo. Hay rumores que hablan sobre un cristal de zafiro -como el lector de huellas- pero nosotros nos decantamos por la tecnología que han patentado y que llaman Quantum Dot que hace que el cristal mineral sea más resistente a las ralladuras y a los golpes. El aluminio ultraligero será otro de los materiales que harán que cualquier cosa que no sea un Xperia Z parezca un simple trozo de plástico.
  • Cámara: para los de Cupertino lo importante no son sus dispositivos sino lo que se puede hacer con ellos. Precisamente por eso ha llegado la hora de dar un salto en la cámara. Muchos apuntan a que optarán por los 10 Mp, otros, sin embargo, hablan de un informe de un proveedor chino que asegura que seguirán los 8 Mp pero con un sensor 1/2.66″ y una apertura f/2,0. Todo ello con un estabilizador óptico. En cualquier caso, la apuesta es clara: que el equipo haga las mejores fotos del mercado.
  • iOS8: será el encargado de mostrar al mundo las nuevas opciones de iOS. Android KitKat se ha puesto ya a la altura así que necesitan un golpe de efecto para seguir siendo la referencia. Ya no basta con un nuevo diseño. Los famosos Tips que dan información de qué hacer con el equipo; el healthbook encargado de aprovechar la batería de sensores y la fiebre por el deporte y la vida sana; o la integración de Shazam son sólo la punta del iceberg. iOS in Car y la unión con el iWatch serán los puntos fuerte.
  • Autonomía: el mayor quebradero de cabeza podría solucionarse como Steve Jobs no quería: más tamaño es igual a mayor batería y eso a mayor autonomía. Un iPhone que nos acompañe a pleno rendimiento todo el día es el objetivo… y por ahora están bastante lejos.
Y vosotros, ¿qué añadiríais?

 


19
may 14

Xiaomi MiPad, porque no es rival del iPad

La fotografía que abre el post de hoy no es un error. Tampoco la primicia un nuevo iPad Mini con colores o el nuevo iPhone 6C. Ni siquiera una versión colorista de una ROM de Android similar a iOS ni de un iOS 8 que plagia el sistema operativo móvil de Google. Se trata, sencillamente, de la primera tableta del fabricante chino Xiaomi. Todo un ejemplo de originalidad incluso en su nombre: MiPad.

A pesar de contar con una buena gama de smartphones -que se renovará de forma inminente-, los diseñadores del nuevo equipo de los chinos no han estado a la altura esta vez. Se trata, es cierto, de un equipo de gama media-alta, al precio de uno de gama media-baja. Un tablet con una pantalla de 7,9 pulgadas y relación 4:3 con resolución 2K a la altura del equipo de Cupertino.

Un dispositivo que se comercializará con dos opciones de capacidad de almacenamiento, 16 y 32 GB, pero que añadirá sobre el iPad original una ranura de expansión con los que aumentar la cifra hasta 128 GB. Una cifra nada complicada para un MiPad que corre con un procesador NVidia Tegra K1 de cuatro núcleos y 2,2 GHz y 2 GB de RAM que mueven MIUI (el sistema operativo propio de la empresa basado en Android 4.2.2) con gran solvencia.

Incluso las cámaras muestran unas cifras sobresalientes. Fabricadas por Sony, la frontal -pensada en vídeos y los tan de moda selfies- nos regala una resolución de 5 Mp mientras que la trasera, la “habitual”, cuenta con 8 Mp. Hasta la batería está a la altura con una capacidad de 6.700 mAh.

Todo ello redunda, según el fabricante chino, en que supera al iPad Mini en todos los registros “independientes”. En Antutu logra 41.000 puntos frente a los 28.555 del Mini. Lo mismo ocurre en Geekbench o 3D Mark Unlimited. Y todo ello por 180€. Un rival que parece imbatible incluso para sus compañeros de Android.

Sin embargo, ¿por qué para muchos analistas y usuarios esta descarada copia del Mini no es rival para la tableta de Apple? ¿Acaso las prestaciones y el precio no son suficientes? La respuesta es sencilla. Precisamente su descaro a la hora de copiar el lenguaje de diseño de los de Jonathan Ive es su talón de Aquiles fuera de China.

En su mercado doméstico no nos cabe duda de que será un éxito arrollador. Sin embargo, en mercados más maduros donde se buscan claramente productos premium (Apple, Galaxy Note) o de marca blanca, un producto made in China con todo lo bueno y lo malo de este prurito está abocado a conseguir una relación de ventas más bien discreta.

El tacto de los materiales es pésimo. Su diseño no tiene originalidad y su rendimiento no es descabellado si lo comparamos con otros equipos de precio ligeramente superior pero mucho más diferentes tales como un Nexus 7. Además, el éxito de ventas del iPad Mini es tal porque nos da un equipo con unos acabados, una estabilidad y un rendimiento a la altura de Apple (sobresalientes) por un precio mucho más accesible al habitual en la casa de la manzana.

La duda que nos surge es cuál será la aceptación de la tableta en Estados Unidos, Japón y la Unión Europea en lo que a las autoridades de la competencia se refiere. Si Samsung ha tenido que pagar grandes cantidades por réplicas mucho más disimuladas, no creemos que la Ley sea mucho más agradecida con Xiami. Una pena este tropiezo en una línea de desarrollo de un fabricante que promete y que ya tiene en su punto de mira a HTC para convertirse en el sexto fabricante mundial de dispositivos móviles.


29
abr 14

iOS 8, redefiniendo Apple

 

Pocas veces (quizá desde el iPhone 4) la maquinaria de rumores sobre Apple había estado tan activa. Lo suficiente para frenar las ventas -aún así históricas- de la empresa de Cupertino en este primer cuatrimestre del año. La inminencia del WWDC 2014 los fichajes de profesionales del mundo de la salud, los conceptos de iOS 8 (la séptima versión no está brillando como otras), los acuerdos con Nike -que curiosamente ha reducido drásticamente su división de wearables- así como los rumores sobre los iPad Mini Retina 2, iPad Air 2, un “soñado” iPad Pro y los nuevos iPhone 6 (aquí creemos que las letras C y S pasarán a ser Mini y Air en función del tamaño de la pantalla) son sólo la punta de lanza en el “año lleno de sorpresas” que nos prometió Tim Cook.

 

El primer objetivo de iOS 8 será la estabilidad, conseguir el apoyo de los desarrolladores para pasar sus aplicaciones a los 64 bits y pulir elementos de diseño que han recibido críticas de muchos de los clientes incondicionales de la casa.

 

La autonomía, otro de los puntos calientes de los críticos del iPhone (es cierto que desde 7.1 ha bajado ostensiblemente) sólo se subsana de un modo: más pulgadas de pantalla que permitan una batería más grande con más capacidad. Es cierto que el sistema operativo es fundamental, pero también que la carga de sensores de los smartphones premium exigen más “músculo” al terminal.

 

 

Healthbook, todos los sensores en uno

 

Del mismo modo que el Passbook es el centro de nuestras tarjetas (una pena que en Europa no funcione tan bien como en Estados Unidos), Healthbook será el encargado de recopilar toda nuestra información biométrica de aplicaciones y dispositivos periféricos varios (iWatch incluido) para que aquellos que practicamos deporte con el iPhone tengamos toda la información organizada y podamos planificar mejor, por ejemplo, nuestros entrenamientos.

 

Aunque el principal aliado en esta guerra -especialmente con Samsung- es Nike, los de la manzana tienen varias novias (destacan Garmin y Polar) para colaborar en la creación de pulseras inteligentes y toda suerte de accesorios que nos monitoricen.

 

Healthbook también será una herramienta para aquellos que sufran problemas de salud ya que permitirá registrar datos como la edad, el peso, el grupo sanguíneo, tratamientos médicos y datos biométricos históricos para, en caso de algún problema, realizar una llamada que nos ponga en contacto con los servicios médicos -se especula que podría hacerlo solo el propio teléfono si detecta problemas en las constantes vitales del propietario-.

 

 

Más OS X

 

Sí, ya sabemos que OS X es el sistema operativo de los Mac, pero el proceso de hibridación de ambas plataformas es imparable. Precisamente por eso se espera la llegada de algunas aplicaciones como Vista Previa o el Editor de textos, como segundo paso después de iWork y iLife. En algunos conceptos se habla del programa Tips que nos enseñará a utilizar los iDevices. No sólo serán trucos para los más avezados, sino que nos hará recomendaciones de cuándo apagar WiFi, Bluetooth, itinerancia, etc.

 

El centro de notificaciones también ganará mejoras desde OS X como el acceso a mensajería o a la multitarea sin necesidad de tocar el botón Home (que ha dado problemas a algunos usuarios). Además, del mismo modo que Twitter está totalmente integrado dentro de iOS7, Shazam será el nuevo compañero de viaje de los más aficionados a la música. Hay rumores de pruebas sobre la vinculación entre la plataforma de reconocimiento de canciones y el asistente Siri al que podremos preguntarle “¿qué canción está sonando?”

 

Como sabemos que una imagen vale más que mil palabras, os dejamos un vídeo que resume todo esto. Esperamos que os guste.

 

Imagen de previsualización de YouTube

30
mar 14

Office, por fin en el iPad

 

El relevo de Steve Ballmer como CEO de Microsoft, Satya Nadella, ha dejado claro que tiene la intención de dejar la empresa de Windows patas arriba. El hombre que se encargó durante años de crear y desarrollar la nube de Microsoft ya habló el día de su presentación del reto que supone la inserción en el universo móvil para una empresa que domina con mano el mercado de sobremesa… un mercado que se apaga.

 

En una conferencia en San Francisco esta semana Nadella habló de la importancia de los estándares de los usuarios y cómo han evolucionado durante la última década. El ocio y el negocio se han mezclado y todos los usuarios -sea cual sea su plataforma favorita- tienen en común una demanda, la movilidad.

 

A la comodidad de llevar nuestra vida personal en el bolsillo se suma el aumento de productividad de poder tener la oficina en cualquier lugar. Además, el negocio de los desarrolladores ha permitido crear todo un universo anexo a tabletas y smartphones. Todo ello se ha resumido en una enorme demanda de las empresas -y sus responsables informáticos- para que las grandes de Silicon Valley cubran las necesidades de sus millones de clientes.

 

Por eso, por fin, Nadella ha anunciado la llegada de Office al iPad. Si somos justos, este éxito está mejor en el haber de Ballmer -una app de este calado no se desarrolla en tres semanas- aunque también está en su debe haber tardado más de un lustro en estar en dispositivos móviles.

 

WordExcel y Power Point son absolutamente compatibles con sus versiones de sobremesa -tanto para Windows como para OS X- y aunque tienen interfaces específicos -lo mismo ocurre con la versión para Mac- son absolutamente reconocibles para los usuarios de PC. Ciertas funciones como el reflow del texto cuando se mueve una imagen, por cierto, no son descartables para futuras (y evidentes) versiones para Android o Windows 8.1.

 

De la presentación, por cierto, nos quedamos con algunas “habilidades” de Power Point, que permiten enfatizar aspectos de las diapositivas o simular un puntero láser tocando la pantalla del iPad.

 

 

¿Merece la pena?

 

La suite de Microsoft tendrá formato freemium. Será gratuita para el visionado de archivos que importemos al iPad pero, en caso de querer editarlos, tendremos que comprar una versión específica de Office 365 con un coste de mantenimiento de 10 euros al mes. (¿Se quedará Apple con el 30% del precio como en las demás aplicaciones?)

 

Puede que para una empresa no sea un gran desembolso pero sí nos parece una cifra bastante alta para un particular que puede disfrutar de iWork gratis y que es totalmente compatible con PCs. Cierto es que requiere un proceso de aprendizaje y que se echan en falta algunas funciones respecto a Office -a cambio añade otras- pero, para un usuario que necesite utilizarlo de forma puntual o que no necesite capacidades de profesional en su programa, es mucho más que suficiente.