14
sep 14

IFA 2014, cuando LG curvó la perfección

Después de la resaca de smartphones que nos ha traído el IFA de Berlín primero y la Keynote de Apple después, volvemos a la cita alemana para retomar la quintaesencia del mercado audiovisual. LG -con su compatriota Samsung el principal actor en el mercado de televisores- presentó hace pocos días el primer modelo con resolución 4K y panel curvo con tecnología OLED del mercado.

 

Esta obra maestra de la ingeniería estará disponible en dos formatos de 65 y 77 pulgadas y pondrá la máxima resolución hasta la fecha (3.840×2.160 píxeles) sobre un panel en el que cada uno de los puntos de luz se iluminará autónomamente -no están construidos en láminas- para permitir la creación de tonos negros más profundos y sólidos. Además, otra de las características de estas OLED es que permiten la creación de dispositivos ultrafinos sin marco.

 

En vez de la combinación RGB tradicional, los OLED 4K de LG usan la tecnología exclusiva de la casa con cuatro colores (blanco, azul, rojo y verde) distribuidos en 33 millones de “subpíxeles” que no sólo multiplican la gama cromática disponible, sino que recrean colores más reales y naturales y aumentan exponencialmente el contraste.

 

A todo ello le suman una tecnología que permite cargar más rápido la información con lo que las imágenes se muestra con mayor fluidez sin halos ni parpadeos. Todo es más natural y sencillo y todo cuenta con un nivel de detalle nunca visto hasta la fecha.

 

El diseño de los dispositivos ha sido especialmente estudiado con el fin de que incluso el soporte -se pueden colgar de la pared pero ganan si no se hace- en forma de hoja permita un aspecto más limpio al conjunto y sea más fácil centrarse en las imágenes que se nos muestra. En cuanto al software, ambos equipos se han desarrollado a partir de webOS y aunque la casa no ha hablado sobre la adaptación a AndroidTV, se da por hecho que habrá una compatibilidad total con la plataforma de Google.

 

Aunque de momento no se han desvelado precios, se espera que no tarden en hacerse públicos ya que en pocas semanas ambos televisores deberían llegar a los mercados europeos y a Estados Unidos. Por su parte, Samsung, máximo rival en el mercado de LG trajo también al IFA el televisor multiforma que ya presentó en el CES y que permite disponer de el plano o curvo a gusto del espectador en cada momento.

 

El fabricante con más televisores curvos del mercado (17) anunció su intención de comercializar este sistema ya que afirma que no sólo cree que hay mercado sino que no todos los contenidos necesitan de un visionado curvo. En cualquier caso parece que el formato en cómo vemos la televisión volverá a cambiar más allá de los dispositivos móviles.


01
abr 14

iPhone 6, comienza su producción

 

La presión sobre Apple es gigantesca. Es cierto que el iPhone 5S bate en todo a su predecesor (el 5 dejó con un sabor de boca agridulce a los mercados que tienen la acción por debajo de los 600 dólares desde noviembre de 2012) y también que, pese a las críticas iniciales, la conversión a iOS7 ha sido todo un éxito, sin embargo, todo el mundo espera que Cook cumpla su promesa de lanzar “productos revolucionarios” a lo largo de este año.

 

Con una cuota de mercado que se hace cada vez más pequeña -el crecimiento de los fabricantes asiáticos es directamente proporcional al de Google y al del tamaño de las pantallas de los dispositivos Android- y con una caja llena después de años cosechando récords de beneficios y ventas, todo el mundo espera un iPhone 6 revolucionario respecto a sus antecesores (tamaño y prestaciones) que dé un golpe en la mesa y vuelva a resucitar el ecosistema.

 

De momento, la inercia de otros años suponía la llegada del iPhone 6 -aunque sea el noveno- en septiembre, sin embargo, el crecimiento de la competencia y la necesidad de tener terminales en casi todos los rangos de tamaño (no precio, Apple no dejará de ser premium) podría adelantar su llegada a las tiendas a agosto.

 

Y si eso es cierto (los rumores vienen de fuentes bastante fiables como Apple Insider) se confirmaría que se está empezando a fabricar a marchas forzadas en las fábricas de las japonesas Japan Display y Sharp y de la surcoreana LG. Cada vez queda menos de China y también de los componentes Samsung, su gran rival.

 

La llegada de nuevas patentes como la de doble sensor fotográfico (uno para el brillo y otro para el color) permitiría crear un terminal todavía más fino y ligero -está claro que la carrera de Apple no es el tamaño, es el diseño-. La duda que nos surge es que, según esas fuentes, se están construyendo paneles en dos tamaños 5,5 y 4,7 lo que dejaría al iPhone 6 (¿habrá un 6 Air y un 6 Mini?) lo que dejaría la gama de Apple estructurada en diferentes tamaños y potencias y, del mismo modo que ocurre con los iPad y los portátiles, dejaría cubierto casi todo el mercado. Por cierto, todos los paneles contarán con la nueva tecnología Retina que podría ser la más cercana a la resolución 2K del mercado… y estarían construidos con cristal de Zafiro (como reza otra patente de la casa, la Olephobic Coating on Sapphire).

 

En cualquier caso, lo que para unos será el adiós definitivo a una de las doctrinas de Steve Jobs y la adaptación a las necesidades del mercado, para otros será el motivo definitivo para atreverse con los equipos de la manzana. Si a eso le unimos que los precios de Samsung hace mucho tiempo que dejaron de ser competitivos (sus terminales son los que gozan del hardware más potente del mercado), parece que la batalla por los smartphones premium se replantea por completo. Eso sí, esta misma semana Apple ha anunciado que ha roto la barrera de los 500 millones de iPhones vendidos… y parece que queda cuerda para rato.


20
mar 14

Android Wear, Google se pone guapo

 

 

Cuando todo el mundo está hablando sobre el sentido de los Galaxy Gear, el futuro (ahora absolutamente confirmado por las circunstancias) del iWatch de Apple o los wearables de Nike, Adidas, Fitbit, Pebble, etc., Google ha querido dar un golpe de efecto al mercado presentando su adaptación específica de Android para este tipo de dispositivos.

 

Así, el mismo día que se han hecho públicso el Moto 360 y el LG G Watch (tendremos que seguir de cerca la familia G de los coreanos), la empresa de Mountain View ha demostrado que su plataforma es perfectamente adaptable a cualquier dispositivo, incluido los codiciados relojes inteligentes.

 

Desarrollado a partir de la versión 4.2.2 -Kit Kat-, su interfaz está pensado para ser totalmente táctil y para permitirnos llegar a gran cantidad de información útil con sólo acariciar el panel y, lo que es mejor, modificar esa información en función del contexto en el que nos encontremos.

 

En cuanto a especificaciones, está pensado para trabajar con relojes redondos con una resolución de 320×320 o cuadrados de 280×280 y exige un hardware mínimo que incluya un chip de 2 núcleos, 512 MB de RAM, 4GB de memoria interna, Bluetooth de última generación (4.0 para conectarse al terminal) y varios sensores internos que, aunque nos parezcan básicos en un smartphone, son difíciles de incluir en un dispositivo de pulsera.

 

De momento, los de Mountain View han explicado que se trata de una versión inicial de un sistema operativo con unas “grandes posibilidades de mejora” por lo que, aunque ahora funcione simplemente como un mero “notificador” y permita hacer acciones muy restringidas por voz, se espera que a medio plazo (unos dos años) pueda llegar a ser casi un sustituto de la plataforma para tabletas y smartphones.

 

Pero por ahora, tendremos que “conformarnos” con un sistema de notificaciones sincronizado entre dispositivos y un conjunto de tarjetas contextuales que nos dará información sobre lo que nos rodea. Recopilar información a partir de sensores y ejecutar actividades más complejas son el objetivo de un entorno cada vez más completo que está pensado para llegar a más dispositivos (la duda es si quedará espacio para la “patina” que cada fabricante suele añadir sobre Android).

 

Imagen de previsualización de YouTube

07
mar 14

Paneles curvos, imagen de cine

 

Durante año la batalla en las televisiones fue aumentar la nitidez de las imágenes minimizando el tamaño -grosor- de los dispositivos. El paso del tubo de imagen a la era digital nos permitió migrar a equipos con unas dimensiones impensables pero que, en un primer momento, no gozaban de la calidad suficiente para considerarse premium. La llegada del Full HD -también a los creadores de contenidos- hizo que, de nuevo, la carrera se centrara en el diseño.

 

Cuando LG y Samsung se quedaron, literalmente, sin marco, llegó la batalla -de la mano de Sony- de la ultra alta definición. El 4K o UHD está aún falto de contenidos pero eso no es óbice para que los fabricantes sigan lanzando novedades a un ritmo endiablado. Lo último: las pantallas curvas.

 

Los paneles curvados ofrecen una mayor sensación de realismo en la reproducción de contenidos multimedia ya que proporcionan un campo de visión más efectivo al crear un efecto panorámico más absorbente (el ojo humano no ve “plano”). Se crea una distancia de visualización de las imágenes más uniforme y equilibrado con un mejor ángulo de visión y un mayor contraste. Todo es más envolvente.

 

Una vez más son los fabricantes coreanos los que han querido ir más allá. LG y Samsung, dominadores del mercado de televisores son los que han lanzado las dos propuestas más espectaculares. Os las presentamos:

 

 

  • LG 105UC9: este monolito de 105 pulgadas tiene un formato 21:9 y una resolución de 5.120×2.160 que, de facto, es 5K. Su enorme panel curvado y su estratosférica calidad de imagen permiten, incluso, consultar información en el lateral de la pantalla sin interrumpir el visionado de contenidos en la zona “central”. Como no podía ser de otro modo, los ingenieros también han añadido la tecnología UltraSurround 7.2 desarrollado con Harman Kardon para crear la experiencia multimedia definitiva. Hay versiones más humildes de 55, 65 y 77 pulgadas, todas ellas con resolución 4K y decodificador integrado para poder disfrutar de contenidos en Ultra High Definition.

  • Samsung U9000: el panel de referencia de Samsung se curva con un ratio de 4,2 metros (4200R) para conseguir una visión optimizada a una distancia de entre 3 y 4 metros. Para mejorar las prestaciones de su equipo UHD han implementado la tecnología Auto Depth Enhancer que emplea un algoritmo para analizar cada imagen y ajustarla de forma automática su contraste y multiplicar la sensación de profundidad: una experiencia sólo un peldaño por detrás del 3D real. El tope de gama es también un equipo de 105 pulgadas bajo el que se coloca la gama U8500 escalada en 78, 65 y 55. Por cierto, recientemente anunciaron que su serie LED Full HD H8000 también contará con paneles curvos.

 


07
ene 14

CES 2014, que empiece el espectáculo

 

Ahora que las grandes tecnológicas han hecho caja podemos dar por terminado 2013. Y el pistoletazo a este nuevo año se da en Las Vegas. 3.200 empresas, 20.000 nuevos productos y casi 200.000 visitantes se darán cita durante cuatro días en la mayor feria de electrónica de consumo del mundo: el CES de Las Vegas.

 

Con un escenario donde las tecnológicas empiezan a polarizarse (Silicon Valley parece el último reducto “occidental” frente al empuje coreano y chino), los organizadores han puesto especial énfasis en la Zona Eureka donde las start ups y los emprendedores podrán buscar inversores para convertirse en el nuevo Apple. Un año más, el gran ausente es el gran referente. Los de la manzana no estarán entre los stands y eso hará que Samsung, Sony, LG, Google e Intel sean los grandes protagonistas.

 

De la mano de El País os traemos las claves para este gran evento tecnológico:

 

 

  • Internet en los coches: aunque para el diario no sea el primero, para nosotros sí. Audi será uno de los protagonistas gracias a su apuesta por Android. Se presentarán modelos Ford con Spotify. Mercedes Benz llevará modelos con conducción automática gracias a rutas preprogramadas utilizando servicios de internet, etc. Lo mejor es que el infotainment empieza a superarse y el “internet de los coches” permitirá optimizar consumos y aumentar la seguridad. Las alianzas que están por venir serán fundamentales gracias a la capacidad inversora de las grandes del motor y a la influencia que traen las novedades de la industria en el resto de nuestra vida cotidiana.
  • Hogares inteligentes: si LG parece tener la batalla móvil perdida con sus compatriotas de Samsung no está dispuesta a perder la de la domótica. Los coreanos han creado toda una gama de productos que interactúan con los usuarios mediante ChatLine. Todo ello se suma a un catálogo con un consumo más responsable y que se adapta a las necesidades de cada comprador. Todo es más sencillo para que todo sea más accesible.
  • 4K: el salón es el centro de ocio y el televisor el centro del salón. Con unos fabricantes que consideran que el HD actual está más que superado la gran apuesta a corto plazo es el 4K. A falta de contenidos que reproducir con esta exagerada calidad, el pistoletazo de salida parece que será la retransmisión de los Juegos Olímpicos de Tokyo con este formato. De momento Polaroid ha lanzado un televisor con esta resolución por menos de 1.000 dólares. LG y Samsung muestran paneles curvados con un diseño envidiable. YouTube ya permite visualizar contenidos en ultra alta definición y el resto de fabricantes comienzan a pasarse al HDMI 2.0 que permite transferir hasta 60 imágenes por segundo.
  • Wearables: tecnología en todas partes. Tecnología con estilo. Ya no vale con dispositivos potentes y sin diseño. Apple se refuerza fichando en Burberry. Samsung se esfuerza con su Galaxy Gear y unos Note retocados con detalles de piel. Ahora queremos ponernos los equipos. Por eso la FuelBand de Nike triunfa. Por eso la Force Fitbit se renovará este año para captar cualquier movimiento. Porque la tecnología ya no es cosa de geeks. La tecnología es para hacernos la vida más fácil en cualquier lugar.
  • El enésimo desembarco del 3D: ahora sin gafas. Apoyado por Dolby y su contrastado sello de calidad. Con el compromiso de gurús como James Cameron para crear contenidos regularmente… ¿será suficiente? Nos tememos que no.