04
ene 15

Centros de datos, Siemens se adelanta a Silicon Valley

La escalada de usuarios de internet y la inminente explosión del internet de las cosas ha provocado todo un dilema. En un mundo que necesita recortar su gasto energético están naciendo por todo el planeta puntos con una demanda eléctrica gigantesca. A día de hoy el 2% del gasto mundial reside en estos centros donde “vive” internet y en tan sólo cinco años, en 2020, sus emisiones superarán a los de la industria aeronáutica.

Ante este panorama -bastante complicado- Siemens se ha puesto manos a la obra junto con Microsoft y FuelCell Energy para desarrollar un sistema de gestión de energía que permita el autoabastecimiento de estos centros. Los pilares del sistema son tres: ser “100% sostenible, garantizar la estabilidad de la red y minimizar la pérdida de información”.

Más allá de un proyecto futurista, ya existe uno con estas características. Convierte en electricidad el biogás de una planta adyacente de aguas residuales. De facto, es el propio centro de datos el que gestiona el funcionamiento de la planta para garantizar el suministro en todas las condiciones y evitar fallos en abastecimiento.

Imagen del centro de datos autosuficiente

Ubicado en la ciudad de Cheyenne, en Wyoming, la instalación cuenta con 200 servidores, está conectada al Centro de Supercomputación de la Universidad del Estado y emplea el metano que se genera en la planta adyacente de gestión de aguas. La electricidad se consigue mediante un proceso electroquímico (sin combustión lo que anula su impacto ambiental) que genera 250 kW de los que 100 se van al propio centro de datos y el resto se quedan en la planta para su correcto funcionamiento.

El reto de los servidores de datos, además del enorme potencial energético que necesitan es que este debe ser estable para evitar las pérdidas de datos. Cualquier subida o bajada de voltaje puede provocar un fallo en el sistema aunque ésta haya durado sólo milisegundos. Y es aquí donde Siemens ha contado con Microsoft para conseguir un software que garantice el cumplimiento del estándar de alta calidad en el suministro energético.

Los de Redmond han perfeccionado el software PLC (Product Lifecycle Management) de Siemens que lleva funcionando de forma estable durante dos décadas y que ha otorgado a todos sus clientes un abastecimiento de alta calidad en entornos críticos. En este tiempo han vendido más de 9 millones de licencias. Su aval más famoso, la NASA lo ha empleado para el diseño y ensamblaje virtual del explorador Curiosity.

Ahora este trío está implementando las mejoras en otros centros como el de la localidad italiana de Ferrera Erbognone donde han conseguido una disponibilidad energética del 99,995% para convertirlo en el más eficiente del mundo, según la clasificación Tier IV.


29
dic 14

2015, nuestras predicciones

Por fin acaba 2014, un año lleno de dispositivos, ciencia y nuevas tecnologías que han dado el espaldarazo a las TICs en la sociedad y que se han convertido en herramientas indispensables en nuestro día a día. Sin embargo, en los más de cuatro años que llevamos compartiendo este espacio hemos aprendido que la tecnología es algo fugaz y cambiante y que cualquier cosa que parezca segura un mes acabará desarrollándose y mejorando en poco tiempo. ¿Cuáles son entonces los retos  y predicciones para este año?

  • Consolidación de algunas redes sociales. Son un servicio -o un producto- y como tales pasan por las mismas etapas que sus equivalentes clásicos (y analógicos). Y después del boom de los grandes hace poco más de un lustro y del crecimiento exponencial en número, veremos como muchas desaparecen -no os preocupéis, hay cientos- y que sólo las más especializadas y las más relevantes sobreviven. Facebook y sus aplicaciones, como Instagram, parece que son las que llevarán la voz cantante. Twitter necesitará hacer algo bien o ponerse en venta. Pinterest tendrá que buscarse un espacio frente a la presión de las grandes y YouTube dará un salto cualitativo con la entrada de música (ya es mucho más que un portal). Las que no estén preparadas para aportarnos algo (en cantidad o de calidad) quedarán condenadas a desaparecer por la saturación que nos causa que haya tantas.
  • Una nueva generación de dispositivos. Y no se trata de los smart watch que se empiezan a ver en las muñecas (y que veremos mucho más por el efecto Apple Watch). Se trata de equipos domésticos inteligentes. De chips en nuestra ropa. De nuevas combinaciones de gadgets ya existentes -como ha ocurrido con los phablets y como pueden hacer Surface y un esperado iPad Pro-. Equipos que unan lo mejor de varios segmentos y que tengan doble faceta. Por un lado saber hacerlo todo bien y ser muy competentes en una sola actividad. Si hasta ahora tener el smartphone nos parecía suficiente, ahora le llega el turno de consolidarse a todos sus periféricos.
  • La esperada mejora de las baterías. Muchos periféricos significan muchas horas con el Bluetooth y el WiFi activados. Y eso significa mucho tiempo “esforzando” la pila del terminal… y muy poca autonomía. Así que los fabricantes ahora se verán obligados a darnos baterías que aguanten sí o sí un día lejos del enchufe tengan o no una manzana en la carcasa. Descargaremos más datos que nunca pero también los enviaremos. Demandaremos más velocidad de transferencia y mejores prestaciones. Baterías de gel y con carga en segundos son las últimas noticias que nos llegan de Japón y Silicon Valley. De su buen hacer también dependerá la industria automotriz.
  • El año del streaming. O, mejor dicho, del internet en todas partes. Más allá de acumular contenidos cada vez trabajaremos con un híbrido nube-soporte físico. Necesitaremos más internet porque descargaremos contenidos en cualquier lugar. Productos como Yomvi han demostrado su viabilidad. El 4G, que “acaba de llegar” se nos ha quedado lento y algunos ya lanzan el 4.5G mientras Ericsson prueba el 5G con unas tasas de transferencia surrealistas. Además, el éxito de Spotify es sólo el primer paso para que Netflix y compañía revolucionen el modo en el que consumimos contenidos multimedia. Un gran reto para las operadoras y para las administraciones.
  • El momento de Microsoft. En un mercado más clásico, será la hora de la verdad para Windows. Los PCs parecen resucitar a costa de las tabletas. Pero, más allá, Windows 10 es la oportunidad para que haya una verdadera plataforma multipantalla. Después de la mala aceptación de Windows 7 y 8 -y lo que le ha supuesto al sistema en su versión móvil- Microsoft dice haber escuchado a los usuarios para crear algo mucho más clásico, intuitivo, vistoso, estable y eficiente. Falta le hacer porque el mercado no suele perdonar tres veces… y porque Chrome empieza a ser más capaz y la tentación OS X nunca se marcha.
  • Una oportunidad para Linux. El software libre también gana adeptos. Sólo necesitan saber venderse y, sobre todo, tener una plataforma móvil sencilla y capaz que sirva de carta de presentación para el gran público. La primera parte es una causa perdida (McCann ya está cogida por Apple) pero la llegada de terminales y tabletas Linux es inminente y, a buen seguro, tendrán su público, por ser de culto, por ser barata y por ser diferente.
¿Vosotros qué creéis que pasará en 2015?

 


24
dic 14

Microsoft, las mejores apps para Windows Phone

Aunque por presencia en el mercado y por número de aplicaciones disponibles Windows Phone todavía es una plataforma bastante residual (perdónenme sus usuarios) es cierto que el soporte de Microsoft está empezando a crecer a buen ritmo y que se espera que, de una vez por todas, despegue en 2015. Así, si estás decidido a probar algo nuevo en este año que entra y te apetece hacerte con uno de los interesantes Lumia te presentamos la lista de WindowsPhoneApps con las mejores aplicaciones para tu sistema operativo este año.

  • 6tag. Una muy buena alternativa a Instagram en la plataforma de Microsoft. Además de una buena colección de filtros, permite subir fotos y vídeos y conseguir una estética muy cuidada. Su buen funcionamiento ha hecho que para la mayoría de los usuarios de Windows Phone sea la aplicación fotográfica por defecto.
  • Time Pro. Una herramienta automática -y gratuita- para crear time-lapses espectaculares. Se puede programar la captura en rangos de segundos a horas y el programa se encarga, automáticamente, de generar el vídeo con el resultado. Simple, intuitivo, eficiente y rápido, tiene como “pero” que sólo está en inglés y como punto fuerte las geniales cámaras de los Lumia.
  • Pandora. Un excelente reproductor de música con todo tipo de sistemas de indexación y una unión perfecta con el sistema operativo (mediante los famosos Live Tiles). Una buena alternativa a Spotify y Rdio para Windows Phone.
  • MixRadio. Otra alternativa de música en streaming sólo que gratis y sin anuncios. Si se quiere, los mix que hagamos se actualizarán automáticamente en función de nuestros gustos y también podemos automatizar la escucha de canciones offline.
  • Toshl Finance. Un excelente utensilio de gestión de finanzas gracias al cuál sabremos qué días gastamos más y en qué. Podremos importar datos de Excel y exportarlos al famoso programa de cálculo o a un PDF, Google Docs o CSV. Además, tiene actualizadas hasta 160 divisas (con su tasa de cambio) y permite encriptar información y cerrar los archivos con PIN.
  • MoliPlayer Pro. Un completo reproductor de vídeo que reproduce cualquier formato de imagen y casi cualquiera de audio. Gracias a su sistema WiFi envía automáticamente al ordenador los contenidos más pesados. Permite asegurarlos con contraseña.
  • Fotor. El ejemplo de cómo un “simple” editor de imágenes puede ir añadiendo funcionalidades hasta convertirse en un imprescindible. Permite crear collages, colocar filtros y retocar imágenes a nuestro antojo. Muy recomendable.
  • Flashlite. Una linterna. Sí, iOS la trae de serie desde hace poco y Android desde su nacimiento. Pero hasta que no se prueba y se tiene uno no se da cuenta de lo útil que resulta tener ese Live Tile a mano. Imprescindible.
  • Tubecast. Uno de los clientes no oficiales de YouTube más famosos permite visionar contenidos en alta definición, calidad alta y estándar. Permite reproducir cualquier formato de imagen y sólo el audio con pantalla bloqueada. Tremendamente intuitivo.
  • Compras Calc. Un seguidor de gastos que permitirá, punto por punto, sabernos en qué “se nos va” el dinero. Nos da sugerencias para ahorrar. Es perfecto para aquellos adictos que quieran controlar sus gastos en tiempo real.
¿Nos recomendáis alguna más?

 


20
nov 14

N1, ¿el as en la manga de Nokia?

Hace dos días que Nokia desveló el contenido de esa misteriosa caja negra. Desde que se comenzó a fraguar la alianza entre el gigante tecnológico lapón y Microsoft hemos seguido con mucho interés y bastantes decepciones el devenir de los europeos. Sobre todo cuando los estadounidenses confirmaron el fin de Nokia como marca comercial de smartphones en favor de Microsoft Lumia.

Desde el principio los gestores nórdicos dejaron claro que “tan sólo” se deshacían de su división de dispositivos móviles y que mantendría viva la marca para el gran público. Muchos apostamos a que tan sólo sería mediante la explotación por parte de los de Redmond de un nombre “legendario” en este mercado para tener un buen prurito en sus ventas de telefonía móvil menos avanzada, no obstante, todo esto parece haber dado un giro inesperado esta semana. ¿O no es así?

Un dispositivo que podemos comprar

 

 

Esa forma de mantenerse viva no es otra que construyendo un tablet Android que podamos comprar. Un dispositivo construido mano a mano con Intel -que se ha encargado de buena parte del desarrollo del tablet- y que ha resultado en un equipo muy atractivo (sobre todo por su precio, 250 euros).

En la presentación el aire a iPad Mini era innegable. Una diagonal de 7,9 pulgadas, un diseño unibody de aluminio para ganar empaque y un objetivo claro: el MiPad de Xiaomi sólo que con ciertos matices que lo diferencian claramente de su rival asiático.

El N1 dispone de un panel IPS con una resolución de 2.048×1.536 y una proporción 4:3 y protección Gorilla Glass. Parece que los acabados y una imagen sobresaliente siguen siendo una condición sine qua non cada vez que los fineses lanzan algo a las tiendas.

De perfil destaca por su contenido grosor de 6,9 milímetros que -teniendo en cuenta el aluminio- nos anuncia un peso bastante bajo: 318 gramos. Nada mal si tenemos en cuenta que han incluido una batería de 5.300 mAh que debería bastar para mantenernos lejos del enchufe al menos durante un día de uso intensivo.

En su interior trabaja un chip Intel Atom Z3580 con cuatro núcleos a 2,4 GHz y 2 GB de RAM con una memoria interna de 32 GB. Una especificaciones sobresalientes si tenemos en cuenta el precio del conjunto. Además, la arquitectura del chip es de 64 bits (lo que empezó siendo una “locura” de Apple parece haberse convertido en tendencia) y la GPU es una tarjeta PowerVR 6430. Más que suficiente para mover juegos y contenidos multimedia Android con total soltura.

Para los más ávidos de novedades, en la parte inferior se encuentra un conector para carga y datos reversible. ¿Apple les ha cedido el lightning? No, se trata del conector Type-C de última generación que hace que los USB sean mucho más sencillos de utilizar y que tengan una vida útil bastante más prolongada. Las aperturas a los lados del conector son dos altavoces de 0,5w. Aquí sí podían haber hecho algo mejor… pero seguimos remitiéndonos al precio.

En cuanto a las cámaras, todo más que bien: una de 8 y otra de 5 Mp capaces de grabar (las dos) vídeo con una resolución de 1080p… aunque no tienen flash. Habrá que esperar a tener la tableta en nuestras manos para hablar mejor de las lentes, aunque tratándose de un producto Nokia, hay asegurada una calidad mínima.

Por si esto fuera poco, la tableta incorpora, sobre Android 5.0 el lanzador de aplicaciones Z Launcher que entiende nuestros gestos. Aunque ya está disponible en Google Play para teléfonos Android, esta versión es exclusiva de Nokia y nos prometen que marcará la diferencia con la competencia.

De momento, desde ayer se comercializa en China y pronto llegará a Rusia y otros mercados europeos que todavía no han especificado. A buen seguro, si se animan a llevarlo “por el mundo” resucitará y mucho esta legendaria enseña.

Imagen de previsualización de YouTube


06
nov 14

Italia, ¿el primer país sin Windows?

Italia ha sido el primer país que ha dado un paso de gigante (legal) para evitar que Windows siga siendo por defecto el sistema operativo de casi todos los PCs nuevos que se venden dentro de sus fronteras.

Los fabricantes de equipos informáticos que quieran vender sus productos en el país transalpino tendrán que reembolsar el precio de la licencia del sistema operativo que viene preinstalado en sus PCs a todos los consumidores que no quieran la plataforma que normalmente incluye por defecto el ordenador. La sentencia del Tribuna Supremo italiano es toda una apuesta en favor de los ordenadores sin sistema operativo (impuesto) y para la libre elección del usuario a este respecto.

A día de hoy la venta de ordenadores con sistemas operativos preinstalados es una práctica habitual que hace que los clientes tengan que pagar un sobreprecio por el dispositivo (podría elegir instalar opciones gratuitas como Linux) y que les obligan a aceptar ciertas licencias de uso de software para el uso de su ordenador.

Esta situación tiene un claro beneficiado y es que Microsoft tiene una posición de dominio en el mercado de sistemas operativos gracias a que 9 de cada 10 ordenadores comercializados en el mundo viene  con alguna versión de Windows preinstalada y, aunque hayan anunciado que Windows 10 será gratuita para todos aquellos usuarios que ya tengan (legal) Windows 8.1, les sigue vinculando al uso de programas sólo compatibles con este entorno.

El origen de la sentencia

 

Todo comenzó con una demanda de un usuario a la ADUC (Asociación de Consumidores en Italia) que pronto recibió el apoyo de la Free Software Foundation Europe en la que reclamaba el reembolso del precio de la licencia de Windows que tuvo que pagar junto a su ordenador porque no quería usar ese programa.

En la sentencia queda claro que el software preinstalado es independiente del hardware (lo que realmente quiere adquirir un usuario) y que, por lo tanto, no se puede obligar a un cliente a pagarlo y aceptarlo si no lo desea explícitamente. De este modo, a partir de ahora, en Italia, bastará con que un cliente no acepte el contrato de licencia de software y lo solicite para que el fabricante le reembolse el importe de Windows.

Este fallo trae consigo otro efecto colateral: los fabricantes tendrán que publicitar el precio final de cada licencia de software para que el cliente pueda tomar de una forma más completa la decisión. Esto, según el alto tribunal, “protegerá la libertad de elección del consumidor y la libre competencia entre los fabricantes“.

La FSFE no ha tardado en pronunciarse y ha reconocido que es una victoria del software libre sobre el “impuesto de Microsoft“. Desde aquí nos surgen varias preguntas: ¿cambiarán los fabricantes su estrategia de preinstalar un sistema operativo (y que tantos beneficios ha dado a éstos y a Microsoft? ¿Aumentará la venta de ordenadores las sustancial bajada de precio o las bajará ya que la mayoría de los usuarios tendrán que instalar por su cuenta todo el software que necesita un ordenador para su funcionamiento?