HP Pavilion, el all in one da el salto

Durante muchos años los ordenadores de sobremesa eran equipos grises, pesados, aparatosos, caros y complejos de montar. Eran el dispositivo “obligatorio” en oficinas y para muchos estudiantes (entre otros) que tenían que adecuar bastante espacio para cada uno de ellos. Sin embargo, desde hace tiempo algunos fabricantes han querido demostrar que los equipos de sobremesa pueden ser también un ejercicio de diseño.

Una demostración de que la tecnología también puede ser atractiva y que la potencia no tiene por qué estar reñida con un extra de comodidad y poco espacio. Quizá cuando hablamos de los equipos todo-en-uno se nos venga a la cabeza el iMac pero hay una empresa que lleva más de un lustro trabajando muy bien en estos equipos: HP.

Los Slice y los Pavilion Wave fueron el anticipo de dispositivos que se mostraban como la mejor opción Windows de este mercado y que realmente hacía plantearse si era necesario una torre, un monitor, un teclado y un ratón independiente. La nueva generación, denominada Pavilion 24 y 27 son un ejercicio de diseño que esconde muchas sorpresas.

Lo primero que destaca cuando lo tenemos delante es su mínimo grosor. Sus 8,5 mm lo convierten en el más delgado de la historia de la familia. Tan solo un cajetín “oculto” tras la pantalla que también sirve de peana supera esa magnífica cifra. El segundo modelo tiene la trasera ovalada como el antes nombrado iMac y, en ambos casos, es donde se guarda el “cerebro” del dispositivo.

Lo segundo que llama la atención es la peculiar cubierta inferior de la pantalla. Un tejido elegante y sofisticado que recubre el equipo de sonido implementado por Bang&Olufsen que recuerda poderosamente al Alcántara de los Surface Pro y Surface Pro Laptop y que en este caso es un toque diferencial muy positivo. Todo en el diseño se ha pensado para aportar armonía y, sin duda, se ha conseguido.

En el apartado técnico podemos destacar que los paneles IPS de ambos modelos son táctiles y tienen una resolución mínima de 1080 pudiendo optar por otros 4K si se desea. En la parte superior de las mismas es donde se ubican las “cámaras de privacidad”, otro de los elementos sorprendentes de estos equipos.

Desarrolladas por HP, se esconden detrás del panel cuando nos las utilizamos. Su funcionamiento es sencillo (recuerda al de los lectores de tarjetas MicroSD): se empujan hacia abajo para ocultarlas y se vuelven a empujar ligeramente hacia abajo para que asomen cuando queremos activarlas.

Este pequeño gesto no solo “inutiliza” la webcam ante un posible intruso (que solo verá “negro” si la activa contra nuestra voluntad) sino que deja apagados los micrófonos. Además, existe un interruptor que permite cubrir la webcam e inhabilitar el vídeo.

En cuanto a la configuración del equipo, se puede optar por procesadores AMD A12 o Intel Core i7 así como tarjetas gráficas AMD Radeon 530. En cuanto a la RAM, algunos formatos llegan hasta los 16 GB. La conectividad queda asegurada con una ranura de expansión 3 en 1, un puerto USB C, dos puertos USB 3.0, dos USB 2.0 además de una entrada y una salida HDMI. El almacenamiento es configurable con un disco duro tradicional o con unidades SSD de hasta 256 GB.

En resumen: no es un equipo gaming de última generación ni tampoco el modelo más potente del mercado pero incluso un usuario avanzado podrá estar tranquilo con que los Pavilion no le dejarán tirado.

Lo mejor, como es habitual en la casa, es que la tarifa no será muy alta. Aunque aún no hay precios, en Estados Unidos la versión de acceso tendrá un precio de salida de 750 dólares. Sin duda, muy razonable y una garantía de que la opción más potente no se disparará de precio.

HP 2015, esperando a Windows 10

A pesar de que llevamos más de un lustro oyendo hablar del fin de la era PC, los últimos informes de consultoras como IDC denotan que el sector podría volver a estar en números negros con la llegada de Windows 10. Los estudios denotan que son muchos los usuarios que han realizado la prerreserva del sistema operativo y muchos han preferido esperar a ver cuál es su rendimiento antes de lanzarse a comprar un nuevo equipo.

Con este escenario son muchos los fabricantes que han apurado a actualizar su catálogo. Si ayer analizábamos una de las novedades más interesantes de Toshiba hoy le llega el turno a Hewlett Packard, líder del mercado doméstico y uno de las referencias del mercado mundial junto con Lenovo.

Las necesidades de los clientes como mantra

Antes de plantear la renovación de los nuevos modelos la empresa de Palo Alto decidió realizar un estudio a gran escala que le permitiera dibujar un retrato robot de los gustos y necesidades de sus clientes potenciales. El diseño fue uno de los puntos en los que más se centraron a la hora de escuchar al “mercado”. Los colores, materiales y forma siguen se han convertido en factores determinantes a la hora de que un consumidor se decida por un modelo u otro en un mercado en el que el rendimiento es muy parejo y los precios muy competitivos.

Eso ha permitido que los portátiles Pavilion que llegarán al mercado muestren una paleta de colores tan variopinta como el rosa, rojo, morado o azul además de los obligatorios negro, blanco y gris. En cuanto a los todo en uno de sobremesa, el blanco, plata, azul y rojo serán los protagonistas.

Respecto al rendimiento multimedia, la nueva gama de ordenadores disfrutará ya de la calidad de sonido de Bang&Olufsen y sus soluciones técnicas como una circuitería separada para mejorar el rendimiento de los altavoces, un nuevo control de ecualizadores o unas salidas de audio con sistemas específicos de cancelación de ruido.

Un modelo para cada comprador

Pero como diferenciarse no es solo cuestión de colores y materiales sino también de formatos rompedores, nos quedamos, de entre los Pavilion, con los nuevos x2. Equipos convertibles que pueden ser utilizados tanto como portátiles como como tabletas y que destacan por un precio muy competitivo (329 euros) y unas especificaciones suficientes para un ordenador de acceso y sobresalientes para un tablet.

2 GB de RAM, procesadores de la familia Intel Z, discos duros de 32 o 64 GB y paneles IPS HD así como el antes mentado sonido de B&O y conector USB Type C. Pero para los que quieran más rendimiento (y estén dispuestos a gastar algo más) HP también ha preparado las versiones con bisagra x360 de los Pavilion y Envy.

Los primeros contarán con procesadores Intel i3, hasta 8GB de RAM y 750 GB de disco duro con dos formatos de pantalla de 11,6 y 13,3 pulgadas. El rango de precios irá de los 479 a los 599€ de la versión más potente -la que os hemos descrito aquí-. Por encima, el Envy x360 construido en aluminio, con panel táctil IPS Full HD de 15 pulgadas, procesadores i5 e i7, hasta 16 GB de RAM y con un máximo de 1 TB de almacenamiento. El precio de partida de este equipo de referencia parte de los 999€.

Envy UltraSlim y Phoenix

Si bien la familia Envy se estrena en la configuración x360 podemos decir que también se centra en mejorar sus puntos fuertes. Así, el UltraSlim es un modelo para aquellos que quieren un portátil “convencional” que mejora en todo a sus predecesores. Pantallas grandes de 15,6 y 17,3 pulgadas, un diseño curvo y acabados metalizados para ganar sofisticación, perder peso y ser más resistentes.

En su interior podrán trabajar chips i7 de Intel con hasta 16 GB de RAM DDR3L, procesadores gráficos Nvidia GeForce GTX de última generación y discos duros de 1 TB. En esta ocasión los chicos de B&O han implementado 4 altavoces y un subwoofer  para un modelo que puede llegara a los 1.300€ sin problema.

Y como los sobremesa de HP son una de las referencias del mercado, además del clásico todo en uno Pavilion de 23,5 pulgadas y un precio imbatible -desde 899€- los californianos han presentado su versión de sobremesa de los Envy. Se llama Phoenix y cuenta con una configuración premium. Procesadores Intel i7 o AMD A-Series A8; tarjetas NVidia GTX o AMD Radeon R9 380; discos duros de 3 TB compatibles con extras SSD de 512 GB; sistemas de refrigeración líquida, construcción metálica, acabados en aluminio… y un precio de salida de 1.299€ sin monitor, teclado o ratón. En definitiva, el mejor ejemplo de que HP no quiere que nadie se quede sin su ordenador “Taylor made”.

PC, la evolución según el CES

Puede que hablar de era postPC fuera descabellado si lo entendemos como la desaparición del equipo informático por excelencia pero, a pesar de la caída de venta de las tabletas (su tasa de renovación es mucho más lenta que la de los smartphones), lo que nos ofrecen estos equipos ha cambiado para siempre la definición de lo que buscamos en un ordenador.

Precisamente por eso, son mucho los que opinan que el crecimiento de ventas de los ordenadores durante 2014 viene por varios factores: un parque falto de renovación, precios más competitivos, más variedad en el mercado y, sobre todo, una nueva familia, la de los ultraligeros que hace las veces de tableta al incorporar en muchas ocasiones, paneles táctiles.

Ahora que todos los ojos han estado puestos en lo que los fabricantes han mostrado en el CES de Las Vegas, podemos concluir que el mercado de los ordenadores está mucho más vivo de lo que pudiera parecer hace poco más de dos años, que los mayores avances no se han dado en florituras externas y que tanto los fabricantes como los clientes están de acuerdo en que el futuro pasa por la “miniaturización” de los PCs.

Equipos como los Lenovo LaVie Z HZ550 y 750 son el claro ejemplo. El primer fabricante mundial ha desarrollado junto con los japoneses de NEC un equipo de 13 pulgadas (un iPad tiene casi 10) de 780 gramos y menos de 1,7 cms de grosor. Su hermano mayor (el 750) sube la tara hasta 900 gramos pero gana una pantalla que gira 360 grados. Si volvemos a la comparativa con el iPad, su primera generación pesaba 700 gramos y no contaba con la potencia de estos LaVie Z: pantalla de 2.560×1.440 y procesadores i5 e i7 de Intel.

Lenovo LaVie Z

Pero más allá de la tableta de la manzana (que tiene como argumentos de venta otros más allá de las especificaciones técnicas), su objetivo es el Surface Pro de Microsoft al que también supera en capacidad de hardware y sólo tiene como “pero” su tarifa: 1.299 dólares en Estados Unidos. Sin embargo, como concluye Ramón Peco en El País, la llegada de rivales directos de HP, Samsung y Dell no hará más que empujar hacia abajo el precio de estos prodigios.

Los equipos de sobremesa también se apuntan a un buen lavado de cara y una dieta. El HP Pavilion Mini Desktop, el modelo con el que abrimos el post, podría decirse que es la versión Windows 8.1 de un Chromebook de sobremesa. Con 4 GB de RAM y 500 de almacenamiento, cuenta con un procesador Intel Celeron para conectarnos a internet eficazmente, jugar a online (si son títulos sencillos), reproducir contenidos multimedia con calidad y, sobre todo, no gastar más de 369 euros en un equipo de sobremesa más que suficiente para un usuario medio. ¿Su rival? El Mac Mini cuesta 499€ -es una distancia respetable- por darnos un procesador i5 y las mismas características de hardware. En Estados Unidos se venderá una opción de 180€ con 2 GB de RAM y 32 de disco duro que bajo el nombre de HP Stream Mini Desktop será nuestra puerta a los contenidos multimedia online.

Acer, por su parte, ha presentado el Revo One, un equipo barato y sencillo (269€) que sorprende por su compatibilidad con contenidos 4K, la posibilidad de crear una nube propia y, sobre todo, por sus 2 TB de disco duro ampliables hasta 8. Equipos que vuelven a los orígenes de componentes sencillos y eficaces que se alejan de la batalla de los números y que sólo buscan cumplimentarse con el resto de equipos del usuario para hacer un puñado de funciones de modo práctico y eficiente. La evolución del PC según el CES.

HP Pavilion x360, alternativa real

Ha llegado a nuestras manos una de las grandes promesas de Hewlett Packard, el Pavilion x360, un ultraportátil que tiene en el punto de mira a todos los usuarios que quieran un producto con un rendimiento notable y un precio ajustado. ¿Su rival más parecido? Un Lenovo IdeaPad Yoga que aunque cuenta con configuraciones más potentes se acerca demasiado al precio rival intocable de este mercado: el MacBook Air.

Pero volvamos al producto de los californianos, un dispositivo con pantalla de 11,6 pulgadas y una resolución de 1.366×786 píxeles que aúna buenas imágenes a un notable rendimiento como panel táctil -además, se nota que Windows 8.1 tiene mucho más de táctil que de sobremesa-.

Nuestro modelo, en un precioso y bien acabado color rojo, cuenta con un procesador Intel Celeron N2820 de dos núcleos a 2,13 GHz y GPU Intel HD Graphics, así como 4 GB de SDRAM DDR3L que no sólo mueven los contenidos con una fluidez sorprendente para las especificaciones, sino que son mucho más que suficientes para un usuario medio: “puede” de sobra con Windows, ejecuta a la perfección suites ofimáticas, rinde bien en internet -incluidos vídeos- y gracias a su infinita relación de configuraciones, puede pasar por un tablet algo pesado (1,4 kilos, excelente para un equipo de estas características) para “jugar” en redes sociales, webs, etc.

Además, como ya es característico en HP, el audio corre a cargo de Beats (¿qué pasará ahora que pertenece a Apple?) lo que garantiza graves contundentes y un sonido por encima de la media de otros equipos, sobre todo de su precio.

Si tuviéramos que criticar algo de este modelo sería probablemente su grosor. Puestos a pedir, quedaría perfecto reducir su perfil y bajarlo de esos 2,19 cms que a veces lo hacen incómodo para manejar con las manos. Sin embargo, podemos perdonárselo a un portátil de 449€ (menos que un iPad Air) con un diseño diferente y atractivo, un rendimiento notable y una buena autonomía: nos acompañará sin problemas durante 5 horas por mucho que le exijamos.

En definitiva, un modelo que aunque parezca llamativo por su pantalla táctil o por su bisagra de 360 grados, ofrece mucho más. Un equipo equilibrado, recomendable y práctico que es algo más que un modelo de acceso a una gama de productos que, sin duda, ofrecerá mucho gracias a la mejora de Windows 8.1 cuando el entorno se vuelve táctil. Una alternativa real.