17
nov 14

Samsung Galaxy Tab S, mucho más de lo que parece

Si dentro del catálogo de smartphones del fabricante coreano los S son la referencia, los modelos diseñados para imponerse a los iPhone (ahora ha cambiado todo un poco con las nuevas dimensiones del equipo de la manzana y el inusitado éxito del 6 Plus), entre las tabletas desde el principio la gama Note destacó sobre la Galaxy Tab. Ese es el motivo por el que Samsung remozó hace meses la familia e incorporó el Tab S para tener un modelo de bandera para aquellos usuarios que no tenían claro la utilidad del puntero.

El objetivo del equipo es claro: poner toda la tecnología de las estanterías de Samsung en un sólo equipo para hacer frente al dominio incontestable del iPad y, de paso, mermar las muy buenas ventas de los Nexus de Google.

 

Especificaciones

 

Nada más encenderlo destaca su pantalla. La tecnología Super AMOLED heredada de las televisiones indica que estamos ante una equipo muy bien dotado. La versión con pantalla de 10,5 pulgadas cuenta con tecnología WQXGA lo que se traduce en 2560×1600 píxeles. A simple vista puede parecer un cantidad enorme para “mover” pero el procesador Samsung Exynos de ocho núcleos a 1,9 GHz, unido al procesador gráfico y a los 3 GB de RAM demuestran una solvencia sorprendente.

Sobre todo si hablamos de un equipo de 6,6 milímetros y 467 gramos que en la competencia le haría acreedor del apellido Air sin dudarlo. De estos datos sólo se nos queda corto el almacenamiento de 16 GB por mucho que sea ampliable hasta 128.

En las manos la sensación es extraña. Por un lado tenemos un equipo con una exterior nada premium -por mucho que los coreanos se esfuercen en imitar al metal y mejorar el agarre de los plásticos- pero en su interior y su panel es evidente que hay muy pocos dispositivos en el mercado -por no decir ninguno- con estas especificaciones, esta fluidez y esta potencia.

Así, del mismo modo que en el equipo de 8,4 pulgadas la batería es algo menor de la esperada (la imagen superlativa no es gratis), la inclusión de una “pila” de 7.900 mAh mejora bastante el panorama en la de 10,5 pulgadas de diagonal. Nos permitirá un uso intensivo durante un día sin problemas pero por nuestro bien, no nos dejemos el cargador (universal, eso sí) en casa durante un viaje de fin de semana.

Uno de los pocos peros del equipo reside en su cámara. Su sensor no es de los mejores -la extrema delgadez del equipo lo requiere- aunque rinde notablemente. Quizá la sensación es de que es peor de lo esperado si tenemos en cuenta todo el dispendio tecnológico que le rodea (es difícil destacar cuando te acompaña una pantalla con contraste 100.000:1).

En cuanto al software, ya se comercializa con Android 4.4.4 Kit Kat lo que garantiza una buena cobertura de aplicaciones y seguridad -y la inminente migración a Android 5-. En definitiva, un equipo que debería destacar como uno de las mejores tabletas con Android del mercado junto a las Xperia Z y a las indispensables Nexus. Y, por fin, un rival directo del iPad Air sin un stylus de por medio.


03
nov 14

Samsung, mejorando su experiencia multimedia

Son muy pocos los que ponen en duda que Samsung ha pasado de ser un fabricante que destacaba en el sector tecnológico por sus precios a ser el total dominador de casi todos los mercados en los que entra. El gran fabricante de electrónica de consumo es un referente en paneles para televisiones (curvos y planos), domina el sector de los dispositivos móviles con mano de hierro e incluso goza de los electrodomésticos con la domótica más avanzada. Tan sólo le quedan algunos nichos para demostrar que puede mirar cara a cara a cualquier fabricante por muy premium que sea su historia.

Uno de esos últimos nichos es el de los equipos de imagen y sonido. Home cinemas, barras de sonido, novedosos Soundstands, audio inalámbrico multiroom, o los equipos Giga Sound que se unen a una colección de reproductores BluRay de última generación para hacer de su experiencia multimedia una de las más completas -y satisfactorias del mercado-. Os presentamos a esta gran familia.

  • Barras de sonido. Durante mucho tiempo fabricantes como Sony o Philips achacaron que los televisores Samsung podrían disponer de los mejores paneles pero que su experiencia de audio era muy decepcionante. Aunque este problema se ha solventado sobradamente con los equipos de los últimos años, este handicap hizo que los ingenieros coreanos desarrollaran solventes barras de sonido para completar el audio mediante una conexión segura y rápida vía Bluetooth. Su secreto es integrar válvulas de vacío (una de las características del mejor sonido analógico) con los sistemas Surround digitales en los equipos lo que, unido a los altavoces, permiten un sonido más natural y nítido que se despliega en todas direcciones. Las escalas verticales estratifican los tonos y, al unirse a las imágenes de televisión, crean una experiencia mucho más natural.

Modelo HW-H750, nuestro favorito
  • SoundStand. A simple vista parece complicado que un equipo con un perfil tan delgado pueda integrar ocho altavoces (incluidos los subwoofers) que, además, gracias a su espacio tan estrecho (35 mm) conducen las ondas de audio en un ángulo más adecuado para provocar una inmersión sonora de mayor calidad gracias a una reflexión mínima. Compatible hasta con televisiones de hasta 55 pulgadas, cuenta con la Tecnología Cross Over Activa que amplifica por separado altas y bajas frecuencias y mejora el nivel de detalle de cada nota.

SoundStand HW-H600
 
  • Wireless Audio Multiroom. El concepto puede parecer sencillo pero no lo es. Distribuir altavoces por distintos puntos de la casa para oír lo que queramos (lo mismo o algo diferente en cada uno de ellos) y que, si los reunimos en una misma habitación, se convierte en un sofisticado equipo multicanal. Además, gracias a su tecnología Wireless permite escuchar cualquier lista de reproducción desde cualquier dispositivo. Es tan “sencillo” como conectar el hub que vincula los altavoces a un router, distribuirlos como queramos por la casa y descargar en nuestros smartphones la aplicación (sí, también está en iOS). Además, son un diseño para la vista. No nos extraña que se hayan llevado un premio al mejor producto de audio de este año para la EISA.

Altavoz inalámbrico Multiroom M7
  • Sistemas Giga Sound. Sólo dos cifras deberían dejar claro que hablamos de artillería pesada: 2300 vatios de potencia y 105 dB de nivel sonoro (el mismo que el despegue de un helicóptero). Potencia de sonido con mayúsculas aderezado con todo un espectáculo de luces en sus altavoces gracias a su software DJ Beat Mode. Gracias a la conectividad inalámbrica permite vincularse a cualquier televisor Samsung… y tiene modo fútbol. ¿Quién necesita ir al estadio para oír rugir a la grada?

Modelo MX-HS8000
  • Home Cinema BluRay. La tecnología Audio HD permite una espectacular calidad de sonido. Bajos profundos, agudos nítidos y puros además de una enorme sensación de calidez. La incorporación de válvulas de vacío en algunos equipos (como el H7500WM) permite unas notas altas mucho más naturales. 5.1 canales, compatibilidad con BluRay 3D, tecnología DTS Neo Fusion II que permite la difusión de haces sonoros verticales para crear una experiencia más natural. En definitiva, equipos con un precio sorprendente y una calidad de sonido muy superior a la de otras marcas más afamadas (hasta 1000 vatios) con un diseño a la última.

Home Cinema BluRay 3D H5500, la mejor relación calidad-precio

 


31
ago 14

Project MRSC, futuro sobre ruedas

La bicicleta parece ser uno de los medios de transporte que mejor está adaptándose a la demanda de los nuevos tiempos. Su impacto prácticamente nulo en el medio (salvo la fabricación de las mismas y su traslado hasta los puntos de venta), su condición saludable y su capacidad para descongestionar el tráfico en cualquier ciudad del planeta han hecho que la bicicleta tenga un futuro mucho más claro de lo que pudiera parecer hace sólo un par de lustros.

Es precisamente en este contexto en el que tiene sentido la creación del Proyecto MRSC nacido de la colaboración de dos referentes alemanes en mercados muy alejados: Canyon, uno de los más respetables fabricantes de bicicletas del mundo, y Deutsche Telekom, una de las empresas tecnológicas y operadoras de referencia en el continente.

Sus siglas responden a Magneto-Rheological Suspension Control y se trata de una bicicleta de carretera -aunque los ingenieros explican que esta tecnología puede aplicarse a cualquier tipo de ciclo- con un revolucionario sistema de suspensión basado en el diseño de su cuadro de carbono y que actúa de forma dinámica heredando tecnología de la Formula 1.

El especial diseño de los travesaños ha permitido, además, la implantación de sensores que no sólo permiten el control absoluto de la integridad de la bicicleta en todo momento, sino que también la convierten en una suerte de teléfono inteligente con GPS: no sólo se registran todos los movimientos del vehículo sino que permite tenerla monitorizada en todo momento.

Pero más allá de pensar en un posible robo, esta tecnología está pensada en poder localizar a un ciclista que se haya perdido o que haya sufrido un accidente ya que la propia bicicleta se encargará de realizar una llamada automática (a la que han llamado E-call) con todos los datos de geolocalización necesarios para que los servicios de emergencia puedan hallar lo antes posible al ciclista.

Es cierto que ha habido proyectos similares muy recientes (como Wi-MM) sin embargo, la integración del dispositivo dentro de la bicicleta y el soporte de una operadora son factores diferenciales suficientes como para asegurar la viabilidad de este proyecto.

El proyecto, presentado en el Eurobike 2014 no sólo coloca a la industria ciclista europea en primera plana de nuevo, sino que se adelanta con un proyecto mucho más realista que el de otros gigantes como la bicicleta conectada de Samsung. Enhorabuena.


29
ago 14

Kill switch, ¿es necesario?

Es, probablemente, uno de los temas más calientes en la actualidad de la industria móvil. Se trata del Kill switch o “botón de exterminio” que el Gobernador de California, Jerry Brown, acaba de aprobar como Ley y que todos los terminales que se vendan en el Estado a partir de 2015 deberán incorporar para permitir que los propietarios de los smartphones puedan dejarlos inútiles en caso de robo.

La idea es que este borrado a distancia sea reversible mediante una solución de hardware o software en caso de que el propietario legítimo lo recupere. De este modo, el mandatario pretende minimizar el enorme número de robos de este tipo de dispositivos haciendo que su valor en el mercado negro baje ante la posibilidad de hacerse con un equipo que puede quedar inutilizado en cualquier momento.

Lo que empezó hace meses como una cruzada del Fiscal General del Estado para bloquear un mercado al alza ha hecho que los grandes del negocio -Apple y Samsung- hayan decidido invertir grandes cantidades en mejorar la seguridad de estos gadgets y, aunque en un principio también se pensaba en incluir tabletas y otros dispositivos electrónicos portátiles parece que de momento se referirán sólo a los teléfonos inteligentes.

Son ya varios los fabricantes o Administraciones que han ido en esta dirección. Google, por ejemplo, permite la localización del dispositivo perdido o robado. Apple permite que cualquier equipo con iOS 7 sea borrado a distancia y se da por hecho que las nuevas versiones de los modelos de Samsung, Sony y compañía implementarán medidas similares en todos sus modelos.

Las cifras de robos son escandalosas en casi cualquier rincón del planeta: en Londres más de 10.000 robos al año, en España más de 280.000 sustracciones denunciadas en 2013, etc. Las medidas parecen, al menos surtir efecto: desde que iOS7 tiene este servicio en San Francisco los robos de equipos de la manzana han bajado un 38%… cifra casi similar al aumento de robos de equipos Galaxy, que no cuentan con esta opción en su software.

En resumen, la roba y reventa de terminales inteligentes parece un negocio redondo que atrae a miles de ladrones en todo el planeta. Minimizar las sustracciones y el impacto de los datos robados (son mucho más que un ordenador o un teléfono) parecen casi una obligación si tenemos en cuenta el importe de los mismos. Veremos cuánto tarda en aplicarse en todos los mercados.


13
ago 14

Samsung Galaxy Alpha, la era del metal

A pesar de que el referente de la gama Galaxy es el S y que el Note es el dominador absoluto del mercado de los phablet, Samsung ha depositado todas sus esperanzas en un dispositivo llamado a revolucionar por completo la gama de referencia del universo Android. Se trata del Galaxy Alpha, un smartphone que, como es habitual en la casa coreana, destaca por su potente procesador, una tarjeta gráfica sobresaliente y una pantalla a la cabeza del mercado. Sin embargo, no destaca por eso, sino por su fina estructura de metal.

¿Por qué ahora? Todos esperábamos esta novedad para septiembre. El IFA de Berlín es el escenario perfecto. No sólo es el primer gran evento después del verano -todo un desierto para el sector- sino que también es la fecha perfecta para quitar protagonismo a lo que sea que vaya a presentar Apple en septiembre. No obstante, los últimos datos de la empresa muestran que su estrategia está perdiendo efectividad. Es cierto que sigue siendo el primer fabricante mundial (de electrónica de consumo, de teléfonos y de smartphones) pero también que la competencia china empieza a desbancarla. De nuevo, ¿por qué? Los terminales de Xiaomi o ZTE son igual de potentes que los coreanos… y su construcción es la misma. No existe un factor diferencial definitivo en cuanto a marca o acabados como sí puede ocurrir con los de la manzana o Sony.

Es por ello que ya que muchos de los terminales premium de la casa superan sin problema los 600€ ha llegado la hora de demostrara a los clientes potenciales por qué sí merece la pena decantarse por ellos y no por otro rival Android con las mismas especificaciones pero mucho más barato.

La clave, de nuevo, está en la calidad percibida y la calidad de fabricación (algo que el sector premium del automóvil lleva décadas trabajando). Por fin los diseñadores de Samsung se han decantado por un marco de metal. Obviamente es el primer paso ya que la carcasa trasera sigue siendo de plástico de gran calidad… pero no hay rastro de metal, cristal o ningún otro material “noble”.

Aún así, el aspecto del Galaxy Alpha es mucho más estilizado que la de cualquier otro producto de la casa: primero por su grosor (6,7 mm) que lo dejan clavado en 115 gramos, nada mal para un equipo con una diagonal de… ¡4,7 pulgadas! -nos vamos a acostumbrar mucho a esta medida en las próximas semanas, creemos-.

En cuanto a especificaciones se mantiene un escalón por debajo del intocable S5, pero eso no significa que sea un terminal medio: pantalla SuperAMOLED HD con una resolución de 1.280×720 píxeles; procesador OctaCore (Quad 1.8 GHz más otro Quad a 1.3 GHz), RAM de 2 GB y capacidad de almacenamiento de 32 GB… sin ranura SD. Parece que todo lo premium tiene ciertos puntos en común. Incluso la batería tiene una capacidad de 1.860 mAh, más similar a un iPhone que a un Galaxy.

La dupla de cámaras se ha trabajado con mimo. La posterior tiene una resolución de 12 Mp con la posibilidad de grabar contenidos UHD. La frontal (cada vez más demandada por la moda de los selfies y las videollamadas), 2,1 Mp. Todo ello aderezado con la conectividad típica Android (LTE, NFC), un sensor de huellas y un pulsómetro y la última versión de Android, la 4.4.4. Disponible en blanco, negro, dorado y azul, llegará a las tiendas en septiembre.