18
mar 15

Smartwatches, su era ha llegado

Cualquiera que se dé un paseo por los catálogos de las principales tecnológicas verá que en los últimos meses han proliferado todo tipo de smartwatches. Desde los más “obvios” como el Moto 360, el LG Watch R o las nuevas versiones de los relojes inteligentes de Sony o Samsung hasta veteranos como los Polar V800 Adidas MiCoach.

La llegada del estratosférico Apple Watch -lo es por precios, posibilidades de personalización y ventas esperadas- sin embargo ha sido todo un terremoto para el negocio. Tanto para los rivales clásicos de la marca de la manzana, como las empresas de relojes y pulsómetros deportivos (que han tenido que dotar de nuevas capacidades a sus productos) y a las relojeras tradicionales.

Para muchos los relojes inteligentes todavía “no están en el mercado”. Del Moto 360 se esperaban unas ventas de unos 14 millones de unidades y tan solo han llegado al millón. No obstante, ¿cuántas relojeras clásicas pueden vender un millón de uno de sus modelos?

En una reciente entrevista Elmar Mock, fundador de Swatch, dijo que la llegada del Apple Watch podría suponer una nueva “edad de hielo” en el negocio de las relojeras tradicionales. Según sus propios estudios, Apple podría vender a un ritmo de 30 millones de smartwatches durante los primeros años. Es consciente de que su tasa de renovación -tanto por la compañía como por los clientes- será mucho más lenta que en otros dispositivos pero, si tenemos en cuenta que el año pasado toda la industria relojera suiza vendió 28 millones de equipos… el panorama no es muy alentador.

Más allá de su éxito y del tiempo que vaya a estar en el mercado, Mock entiende el Watch de Apple como el revulsivo necesario para la industria del mismo modo que el iPod y el iPhone cambiaron los hábitos de consumo. Y de nuevo explica que el problema de muchas empresas suizas es que no están viendo la amenaza -como ocurrió en los 70 y 80 con la llegada de los relojes de cuarzo nipones-.

Mock tiene claro cuál es el antídoto para el efecto del Apple Watch y demás relojes inteligentes: dotar a sus relojes de más capacidades y mejores prestaciones. Si el cliente se acostumbra a que un reloj de 200 o 400 euros le dé su geolocalización y le notifique mensajes no comprenderá que no lo haga uno de 2.000. Porque, además, el concepto de joya también se puede entender en un smartwatch de hasta 17.000 euros.

Garmin Fénix 3, siguiente eslabón

Precisamente por toda esta colección de argumentos Garmin ha sido una de las primeras empresas en poner al día sus productos para que dejen de ser relojes especializados para convertirse en modelos que se puedan llevar a todas horas en cualquier situación.

La pantalla del Fénix 3 gana en color, es más fina y nítida, mantiene el sensor GPS, el monitor multideporte -también vale para natación, ciclismo, esquí, etc.-, el altímetro, la brújula de tres ejes… y añade una antena EXO para mejorar la conectividad. Además, mediante un monitor de frecuencia cardiaca (es opcional y de banda, una de sus “taras”) el sistema evalúa tu condición física y es capaz de prepararte para tus retos.

Además, añade una nueva faceta smartwatch mejorada: notificaciones de mensajería y llamadas y datos del smartphone al que está vinculado. Y para hacerlo más “reloj” añade varios acabados, uno de ellos con correa y caja de acero y cristal de zafiro. Todos cuentan con 16 horas de autonomía con el GPS activado, 50 en modo UltraTrac y más de tres meses como “reloj normal”. Es resistente hasta 100 metros.

 


08
mar 15

LoopPay, Samsung también quiere hacer negocio

La presión del [Enlace roto.] y los malos resultados cosechados por el fabricante más importante durante el último año han hecho que Samsung anunciara a finales de febrero la compra de LoopPay una de las plataformas de pago móvil más importantes del mundo y la llave para que los coreanos accedan a un negocio en el que los fabricantes tendrán mucho que decir y se estaban quedando atrás frente a sus grandes rivales.

Lo que comenzó siendo una alianza para crear una pasarela de pagos para los dispositivos del fabricante ha acabado convirtiéndose en una compra para acelerar el proceso. La idea es que la start up les permita ofrecer a sus clientes una servicio de monedero virtual y una pasarela de pagos rápida y segura desde sus terminales (y minimizar las aplicaciones que puedan provocar una fuga de clientes aún mayor hacia otros dispositivos).

Aunque no se han hecho públicos los datos de la compra los directivos de Samsung aseguraron que los fundadores de Loop y buena parte de la plantilla de la empresa pasarán a formar parte de la división móvil de la multinacional para desarrollar “la nueva ola de innovación en los pagos digitales” que preparan. Además, Samsung heredará los 10 millones de clientes que ya usan con regularidad el sistema de pago móvil, uno de los más importantes de Estados Unidos.

El secreto del éxito de LoopPay es que su sistema es compatible con el 90% de los terminales que hay en las tiendas físicas y que aceptan pagos con tarjetas con banda magnética ya que emplean un adaptador que convierte el datáfono en un sistema inalámbrico. La ventaja es que el sistema de LoopPay no requiere de tecnología NFC como sí lo hacen Google Wallet o Apple Pay. Su equipo de bajo coste le ha permitido crecer muy rápidamente en el mercado ya que la mayoría de las tiendas físicas se han demandado por un sistema mucho menos agresivo tanto para ellos como para sus clientes.

La duda que nos surge ahora, y que LoopPay no ha resuelto aún, es si su solución -los terminales emplean los sistemas de carga inalámbricos para transmitir los datos a las TPVs- tardará mucho en llegar a toda la gama de terminales Galaxy y si seguirán diseñando y fabricando periféricos para dispositivos de la competencia, como el iPhone y otros terminales Android.

Lo que sí es seguro es que la solución de pagos de la start up será compatible con la mayoría de los dispositivos wearables de los coreanos, aunque estos no incorporen Android Wear. Parece que la batalla de Samsung se recrudece con Google más que con Apple.


04
mar 15

Samsung Galaxy S6, llega el Android más esperado

2014 fue el particular annus horribilis de Samsung. Perdió cuota de mercado, bajaron sus beneficios, hubo despidos masivos en su cúpula y el mercado dejó de percibirla como el referente Android en favor de los Nexus, los smartphones chinos y, lo que es peor, la distancia con su competidor de Cupertino se volvió insalvable: un 93% de beneficios del negocio se quedan en California por solo un 7% en Seúl.

Precisamente por eso los asiáticos eran conscientes de lo que se jugaban tanto con el nuevo Galaxy S6 como en el Mobile World Congress. Tenían que enseñar un producto de calidad, realmente premium, que los distanciara de chinos y les permitiera hacer frente al huracán de ventas que ha supuesto el iPhone 6 (más de 74 millones de unidades vendidas en tres meses).

Así, del mismo modo que el Note vino de la mano del Note Edge y el iPhone 6 nos regaló el 6 Plus, el Galaxy S6 vino con una versión “hermana” el S6 Edge. Y de la misma forma que con los nuevos Note los coreanos confirmaron el cambio en el diseño y los materiales que empezó con la familia A, los nuevos Galaxy S se notan mucho más pensados y mejor acabados. Vayamos por partes.

El exterior y el interior, netamente mejores

Se acabó el plástico que imita la piel y el plástico duro que no imita a nada para la carcasa. Los diseñadores han entendido que cuando un producto supera los 600€ es necesario darle un plus al consumidor (sobre todo cuando el sistema operativo no es motivo de diferenciación). Y la llegada del cristal y el metal le sienta muy bien a un modelo que por fin es parece premium.

Como en su rival con la manzana, es extremadamente fino y eso hace que la cámara -uno de los grandes protagonistas del terminal- sobresalga. Pero es lo que tiene la batalla de los milímetros: algunos accesorios no se pueden adelgazar tanto como otros. Muchos de los que han tenido la suerte de verlo en persona dicen que el nuevo material hace que el dispositivo se resbale -algo que no ocurría con el acabado anterior- y que la suciedad es muy evidente. De lo mismo se acusó a ediciones anteriores del iPhone que se recuerdan por su diseño especialmente cuidado.

Las cifras del aparato son geniales: 138 gramos para una diagonal de 5 pulgadas y 6,8 milímetros de grosor. Realmente han rizado el rizo y han conseguido que lo que hace dos años fuera un ladrillo ahora quepa perfectamente en la mano a pesar de la enorme carga tecnológica que incorpora.

Mejor pinta tiene el Galaxy S6 Edge. Su pantalla curvada, como ocurre en el Note 4, da una imagen francamente estilizada y un toque diferenciador sobresaliente. Además, la experiencia adquirida con el anterior terminal y el feedback con los usuarios ha hecho que las funciones accesibles desde los bordes curvados ahora sea mucho más interesante y eficaz. Se trata de gestión de llamadas, notificaciones, contactos, etc.

Todo esto ha hecho que la autonomía del Galaxy S6 se resienta. Sigue siendo buena, pero no se ha dado el -necesario- salto que sí han tenido otros dispositivos. La pila ahora es mucho más fina y la demanda de energía es mucho mayor. El nuevo lector de huellas (que ya no distingue la orientación del dispositivo), la pantalla con resolución 2K -espectacular-, el sistema de carga rápido y de carga inalámbricos integrados así como una nueva memoria RAM y los nuevos procesadores propios redondean un equipo que esta vez sí, se ha pensado mucho antes de lanzarse al mercado.

En fríos números, el panel SuperAMOLED tiene una resolución de 577 ppp y un brillo máximo de 600 cd/m2, mejor que muchos televisores de nuestros hogares. El chip de ocho núcleos Exynos 7420 y arquitectura de 64 bits trabaja con 3 GB de RAM y se alimenta de una batería de de 2550 mAh. Como hemos dicho, premium por fuera y por dentro. Una exhibición de músculo para ese segmento del mercado que sigue comprando por los datos y no por el funcionamiento del terminal.

Por otra parte, la menor carga de software sobre Android ha hecho que los ingenieros se pudieran centrar en mejorar un producto que ya era muy bueno. El acceso a la cámara ahora es muy rápido (dos toques a la pantalla aunque el terminal esté inactivo, por ejemplo) y su resolución y calidad de la óptica nos ha dejado pasmados.

El sensor es el mismo que en el Note 4 (16 Mp y estabilizador óptico) pero al mejorar la apertura y el enfoque el resultado es tal que nos seguimos preguntando que usuario medio necesita una cámara para captar imágenes espectaculares con un interfaz mejorado y una capacidad de edición sobresaliente desde el propio terminal. Incluso el balance de blancos -uno de los talones de Aquiles de todos aquellos que no se llamen Sony o Nokia- se ha mejorado con un nuevo detector IR que consigue mucha más precisión con los colores.

La cámara secundaria es de 5 Mp y graba con calidad Full HD (la principal permite captar vídeo con resolución 4K). Excelente en ambos casos.

Ambos modelos estarán disponibles desde el 10 de abril y, como ocurre con la familia Note 4, habrá grandes diferencias entre ambos terminales. Mientras que por el Galaxy S6 habrá que desembolsar 699€ por la versión básica (32 GB), 799€ por la de 64 GB y 899 por la de 128 GB (todo un portátil en la palma de la mano), los precios del Edge comenzarán en 849€ para llegar a los 1.049€ de la versión de 128 GB.

Cifras calcadas entre el S6 y el iPhone 6 (solo varía que en la configuración básica el coreano incorpora 32 GB de memoria interna por 16 GB -muy poco- del californiano).


20
feb 15

Tabletas, ¿cuáles son las referencias?

El mercado de las tabletas ha demostrado comportarse -a pesar de las primeras previsiones- de un modo muy diferente al de los smartphones. Su condición de equipos más potentes (y su excepcional capacidad para mezclar ocio y trabajo) ha hecho que la tasa de renovación de los dispositivos sea más baja que la de sus hermanos móviles. Además, pese al buen inicio de las ventas de los equipos más modestos, la eclosión de los phablets ha hecho que los compradores de tabletas se decanten por los equipos de mayor tamaño y más potencia. Los premium. Precisamente por eso (y cuando se acerca la fecha de renovación de la mayoría de los modelos en catálogo) os presentamos las mejores de 2014 que, dentro de poco rebajarán considerablemente sus precios para dejar paso a las versiones “remozadas” para este 2015. Una buena oportunidad para hacerse con uno de estos tops a muy buen precio.

  • iPad Air 2. Sin duda, y por mucho que le pese a la competencia, la referencia. Si el iPad Air puso tierra de por medio con los Nexus y Galaxy Note (y Tab) el Air 2 consiguió ser más delgado, ligero, rápido (gracias a su procesador de tres núcleos que rinde mucho más de lo esperado), potente -2 GB de RAM son mucho para mover un entorno tan ligero como iOS 8- y eficiente. Su pérdida de dimensiones no ha afectado en nada a su notable autonomía. Sigue siendo la que más aplicaciones dedicadas tiene, la más capaz para jugar y la más equilibrada. Por eso, a pesar de ser de las más caras es la más vendida. Una apuesta segura que gracias a la política de actualizaciones de Apple durará 3-4 años a un nivel de rendimiento óptimo.

  • Nexus 9. El equivalente Android al iPad. Una tableta pensada por Google para su sistema operativo más avanzado. HTC se encarga de poner los recursos técnicos. Un panel excepcional con una resolución de 2048×1536 en un formato de 8,9 pulgadas. Sus altavoces BoomSound son los mejores de su categoría y su hibridación con el sistema operativo marca la diferencia. Su diseño no es tan refinado como el del iPad pero está entre los mejores del mercado y su relación calidad-precio la convierte en la referencia. La versión con 16GB de capacidad y WiFi cuesta 389€ y la de 32GB y LTE no pasa de 589€. Y todo eso con un procesador Tegra K1 a 2,3 GHz y una GPU Kepler de 192 núcleos.

  • Surface Pro 3. La más especial de todas las que aparecen en esta lista. Tenemos que creernos que es un tablet aunque la propia Microsoft la compare con el MacBook Air. Su excepcional hardware permite trabajar con todo tipo de aplicaciones Windows, desde Photoshop hasta Illustrator o la suite Office. Eso la hace mucho más capaz (y cara) que las demás y la acerca al universo de los ultrabooks. Una muy buena opción para el que no se decanta, quiere un equipo potente y duradero, el dinero no es problema y quiere explotar todas las capacidades de Windows.

  • Nokia N1. Competidora directa con el iPad Mini 3 por tamaño (aunque tiene 7,9 pulgadas) y precio, sorprende por ser un equipo con Android Lollipop construido con Intel (¿No había sido Nokia comprada por Microsoft?, ¿No era Intel el gran aliado de Microsoft para frenar a Google Android?) Buen diseño, excepcional construcción, panel sobresaliente, un hardware notable y un rendimiento muy superior a lo que se espera de un equipo de 250€. Sólo fallan sus altavoces y la falta de flash para la cámara posterior -sería demasiado-.

  • Galaxy Tab S. Sobre el papel supera varias prestaciones del iPad Air 2 (como su procesador octacore y sus 3 GB de RAM) y a la hora de ir a pagar es unos 100€ más barato. Además, está disponible en más configuraciones de tamaño, potencia y conectividad. Su panel es una delicia pero, una vez más, le penan sus acabados -imperdonables para un premium de este precio- y la existencia de alternativas dentro del universo Android que gestionan igual de bien Lollipop. A pesar de eso, es una compra excelente que nos muestra lo mejor del universo Android en versión Samsung.

¿Con cuál os quedáis?

10
feb 15

Galaxy S6, ni un paso atrás

Febrero suele ser el momento en el que casi todos los productos de los grandes fabricantes de smartphones están preparados para salir del horno. El momento en el que -salvo Apple y Google, los verdaderos ganadores de este sector- las grandes franquicias Android y Windows sacan su arsenal para ganar uno a uno a los early adopters y a aquellos que están pensando en cambiar de terminal (más de 1.300 millones el año pasado).

Hasta ahora, el Mobile World Congress de Barcelona y los demás eventos de los fabricantes se habían saldado con un guión salido de un cómic de Uderzo y Goscinny: todo el negocio estaba ocupado por un Samsung que cada vez vendía más y al que sólo se le resistía una pequeña aldea en California. Sin embargo, que a las pocas semanas del lanzamiento del Galaxy S5 Samsung despidiera a su responsable de diseño de terminales ya indicaba que algo estaba pasando en el corazón del gigante.

La caída de ventas sin precedentes desde el nacimiento de su alianza con Google, la remontada espectacular de Apple (que en los últimos tres meses ha vendido las mismas unidades con sólo tres modelos que Samsung con varias familias de productos premium) y la pérdida del primer puesto en mercados tan relevantes como Estados Unidos indican que el Galaxy S6 es algo más que un contraataque contra la competencia. Es cuestión de supervivencia ante el resurgir de los de la manzana y la pujanza del trío chino Xiaomi-Lenovo-Huawei.

Samsung ha aprendido que a determinados niveles no vale con la guerra de la potencia o de precios (ese prurito de “soy más barato que Apple y ofrezco más hardware” sin realmente serlo) ya que ahí, sin duda, gana el trío antes mentado. Y tampoco vale dar sensación de premium en modelos de más de 600€. No sólo hay que ser premium, hay que parecerlo.

Y por eso la batalla del diseño (el de las prestaciones está muy igualado) será fundamental en modelos tan arriesgados y de nicho como los Edge. Las formas, los acabados y el grosor serán sus armas. También sus materiales. Aunque eso les lleve a tomar “prestadas” bazas que antes criticaron de Apple como la cámara que sobresale del contorno o usar metal que no es la mejor opción para que el terminal no se resbale.

Se da por hecho que no habrá ranura de expansión que haga ganar grosor al dispositivo y que, probablemente, esa ventaja de tener una batería extraíble también desaparezca. Ingeniería industrial para ganar autonomía del terminal… o acabar con los anuncios sobre la falta de autonomía y dependencia de los enchufes de sus rivales.

Pero, ¿será esto suficiente para detener el huracán que ha destrozado el mercado de los smartphones y que se llama iPhone 6? No. El propio Galaxy Note 4 desplazado a su hermano “mayor” (en status no en tamaño o ventas) Galaxy S5… y el Note no ha podido hacer nada a pesar de su veteranía frente a las cifras del iPhone 6 Plus.

Samsung tendrá que mejorar, y mucho, ciertos aspectos que fallaron frontalmente en su S5. El sensor de huellas es uno de ellos. El del iPhone funciona mucho mejor desde su presentación y ha hecho que se convierta en un estándar a la hora de querer un sistema fácil de bloqueo y bloqueo del terminal. No hay contraseñas. Sólo algo que funciona rápidamente.

También tendrá que ponerse a la altura con la pantalla. Resulta inaudito que el fabricante de los mejores paneles LED del mercado (en los televisores queda patente) y de un panel de la calidad del SuperAMOLED QHD no se haya atrevido a dar el salto al 2K en un smartphone. De nuevo, defendemos que no es necesario -los 6 no tienen esa resolución pero su combinación de brillo, saturación, sensación de profundidad y tacto la colocan como una de las referencias para los consumidores- pero sí imperdonable que el supuesto líder de los Galaxy esté por detrás de algunos compañeros de catálogo.

Si, además, se atreve a quitar la capa de personalización TouchWiz que sólo sirve para ralentizar Android y apuesta por un interfaz limpio (el entorno de Google es lo suficientemente diferenciable por el usuario como para tener que añadir los aditamentos de antaño) el S6 ganará mucho frente a sus rivales: ligereza y espacio para que su potente hardware, que siempre ha sido la referencia, lo coloque varios pasos por delante de sus rivales.

Por último, tendrá que decidir qué hacer con la cámara. Si el S5 llevaba un buen sensor propio, el Note 4 se ha decantado por uno de Sony. ¿Por qué? Porque no todo en fotografía son megapíxeles y muchas veces (siempre) es mejor contar con un estabilizador óptico de calidad. Y el ejemplo es el 6 Plus, para nosotros la mejor cámara del mercado -muy por encima de la del 6- junto con el Xperia Z3 y el Note 4.

Si Samsung se atreve a este paso y no da ni un paso atrás en su política premium, sin duda, conseguirá un terminal ganador que no sabemos si le comerá mercado a la enseña iPhone pero que sí le servirá para diferenciarse y distanciarse de sus rivales chinos.