El valor de la cultura

sarsa_27039_11

Suele ocurrir que cosas interesantes de verdad pasan desapercibidas. Y así me lo han parecido algunas expresiones que han recogido los medios de la intervención de Ramón Saizarbitoria en la ceremonia en que le fue entregada la medalla de oro de Gipuzkoa. Hizo afirmaciones enjundiosas y provocativas. Pero poco se ha dicho de ellas.

El escritor dijo, entre otras cosas, que le apena “la creciente antropologización del término cultura, que cualquier cosa -correr con un eslogan en la camiseta, tirar de una cuerda de un lado a otro de un puente, abrir un grupo paraguas de colores en una playa, cocinar bacalao al pil-pil en una plaza- se considere cultura”. “Me da rabia la reducción de lo cultural al entretenimiento, que las inversiones en cultura se tengan que justificar como medio para atraer turistas que compren camisetas Basque Country”.

Me gusta Ramón Saizarbitoria como escritor, me gusta mucho, y en las pocas ocasiones en que las hace públicas, me parecen atinadas y agudas sus reflexiones. También me lo han parecido las anteriores.

A mí, más que apenarme, me irrita esa “antropologización” (perdón por el palabro) de la cultura. Creo que en el fondo de lo que se trata es de rebajar el estatus de la “cultura elevada”. Me refiero, claro está, a las artes y a las letras. Es como si hubiera un interés en despojar a esa cultura, que yo he adjetivado aquí como “elevada”, de cualquier estatus de superioridad con relación a las expresiones culturales en el sentido antropológico del término.

Si alguien me pidiera que definiese de alguna forma esa versión de cultura, la antropológica, le remitiría a la wikipedia, donde al comienzo del artículo presenta las dos versiones del término. La wikipedia califica a la primera como “alta cultura”, pero es la misma idea que la de “cultura elevada”. Y para la versión antropológica señala que es “el conjunto de saberes, creencias y pautas de conducta de un grupo social, incluyendo los medios materiales que usan sus miembros para comunicarse entre sí y resolver necesidades de otro tipo”. Lo que deplora, con razón, Saizarbitoria es la pretensión de que ocurrencias absolutamente peregrinas reciban un tratamiento equivalente al que reciben las expresiones más genuinas de alta cultura.

Y también me parece deplorable la justificación de las inversiones culturales en función, principalmente, de sus retornos económicos. Los bienes culturales tienen valor por los efectos que surten: educan y, por lo tanto, promueven una ciudadanía más cultivada y más crítica; y además, son fuente de bienestar. Y dado que éste no se reduce a los aspectos materiales del entorno en que nos desenvolvemos sino que también incluye aspectos inmateriales, lo lógico es que la provisión de bienes culturales sea objeto de la atención de las instituciones de forma similar a como lo son los bienes materiales. En otras palabras: las inversiones en cultura se justifican por sí mismas, no necesitan de retornos económicos que las justifiquen.

Este asunto me recuerda, y mucho, al romo empeño en justificar las inversiones en la creación de conocimiento en función del retorno económico de las mismas o de sus utilidad a otros efectos. Pues bien, me gusta recordar una conocida comparecencia de un científico ante una comisión del senado norteamericano. Hace ya unas décadas, en una comisión del Senado de los Estados Unidos, el senador Pastore interrogaba al Dr. Wilson acerca de la conveniencia de construir un acelerador de partículas.

Pastore: “¿Hay algo relacionado con este acelerador que, de alguna manera, ayude a la seguridad de la nación?

Dr. Wilson: “No, señor. No lo creo”.

Pastore: “¿Nada en absoluto?

Dr. Wilson: “Nada en absoluto”.

Pastore: “¿No tiene en ese sentido ningún valor?”.

Dr. Wilson: “Solo tiene que ver con el valor que nos otorgamos los unos a los otros, con el mutuo respeto, con la dignidad del hombre, nuestro amor por la cultura. Tiene que ver con esas cosas. Tiene que ver con buenos pintores, con buenos escultores y grandes poetas. Quiero decir, todas esas cosas que los hombres respetamos, veneramos y queremos en nuestro país y por lo que somos patriotas. No tiene nada que ver directamente con la defensa de nuestro país, excepto en hacer que merezca la pena defenderlo”.

Ursula von der Leyen, nada que añadir

Ursula von der Leyen (foto de DPA, tomada de Bild)
Ursula von der Leyen (foto de DPA, tomada de Bild)

 

“Ursula von der Leyen, nada que añadir”

Con ese texto entrecomillado titulé la anotación en Facebook en la que publiqué la foto. Para mi sorpresa, sin embargo, ha habido algunos apuntes, matices, comentarios relativizando el significado de la imagen. Para mí la cosa está muy clara: La señora von der Leyen hizo en su visita a Ryad uso de su libertad y de esa forma reivindicó el derecho de todas las personas -incluidas las ciudadanas que viven en la misma Arabia Saudí- a ejercer esa misma libertad. Lo que, en apariencia, puede entenderse como un gesto individual, adquirió el carácter de declaración política.

 

Sobre PISA 2015

getxo_16998_1 (1)

En la anotación anterior presenté un gráfico sintético en el que se mostraban los resultados de la evaluación de PISA 2015 relacionados con el valor del Estatus Social, Económico y Cultural de las diferentes comunidades autónomas. La difusión de ese gráfico provocó que el pasado día siete pasase, literal o telefónicamente, por cuatro emisoras de radio y cinco programas de televisión para hablar de los resultados de PISA2015. Apareció, además, un breve texto en un periódico y el día ocho apareció otro más extenso aquí:

http://www.deia.com/2016/12/08/opinion/columnistas/un-tal-perez/pisa-2015-toca-ponerse-las-pilas

Sirva lo anterior de introducción y puesta en contexto de lo que sigue, que se refiere a un conjunto de opiniones que no comparto en absoluto y que valoro a continuación. Son, a todos los efectos, unas conjeturas:

1. No comparto el rechazo a PISA por el hecho de que evalúe competencias y eso esté, al parecer, orientado a formar trabajadores y satisfacer las necesidades de las empresas y el orden neoliberal. A quienes opinan de esa forma no parecen importarles dos cosas: 1) Los resultados de distintas evaluaciones -también las que valoran conocimientos- tienen un alto grado de coincidencia; de hecho, nuestra evaluación de diagnóstico ya anticipaba lo que venía en PISA. 2) Los regímenes no-neoliberales también necesitan que la gente se forme para trabajar [es un fastidio, soy consciente, pero la sociedad no-neoliberal también necesita que alguien haga algo, aunque lo haga gratis et amore].

2. No comparto la pretensión de que los retrocesos obedecen a los famosos “recortes”, sin reparar en el hecho de que nuestra comunidad autónoma invierte mucho en educación, es la que más gasta en España, y una de las que más gastan en Europa, pero a pesar de ello, eso no parece servirnos de mucho. Tampoco reparan en el hecho de que en las demás comunidades autónomas ha habido (más) recortes y sin embargo en esas otras han mejorado.

3. No comparto la actitud sistemática de búsqueda de culpables (como si hubiera tal cosa); y el culpable no sólo se busca, también se encuentra y siempre es -¡qué casualidad!- el adversario político.

4. No comparto la idea de que los malos resultados obedezcan a la acción o inacción de algún responsable político y que, por lo tanto, los buenos resultados vayan a venir por el mismo camino.

No comparto nada de lo anterior. He repetido hasta hartarme que, descartados los factores socio-económico-culturales (que explican el 65% de la variación entre ccaa españolas), los resultados escolares dependen sobre todo de la valoración social, familiar y personal de la cultura y la formación. Y muy en particular de la importancia que se atribuye a la formación como factor de movilidad y progreso social. Si en el entorno social y familiar del estudiante, y si él mismo creen que el grado de bienestar del que disfrutan está garantizado, ¿qué le impulsará a esforzarse y aprender? Ese es, a mi juicio, el principal problema. Ninguna decisión administrativa lo resolverá.

 

Notas:

(1) Sobre esto último escribió un tal Pérez hace unos meses, aquí.

(2) Entrevista en Radio Euskadi: Un sistema educativo mediocre nos convenció de que era muy bueno.

(3) Euskadi Irratian: PISA txostena: zuhurtziaz hartu beharrekoa eta kezkagarria (Hasieran Felix Etxeberria eta berehala, ni).

(4) Entrevista en Radio Vitoria: El informe PISA suspende a la educación en Euskadi (a partir del min 8).

Los resultados de las pruebas PISA2015 en su contexto

PISA2015

La magnitud del desaguisado educativo vasco se aprecia en toda su dimensión si se tiene en cuenta el ESEC (Estatus Socio-Económico y Cultural) que corresponde a cada comunidad autónoma. La distancia de nuestra puntuación con respecto a la línea de tendencia (recta de regresión en términos técnicos) es la mayor de todas las comunidades.

Los resultados son malos. No sólo descienden, y mucho, con relación a 2012, sino que en términos comparativos son penosos. Los de competencia científica son especialmente malos.

No faltarán excusas e interpretaciones interesadas. Y tampoco faltarán quienes asignen a los actuales o anteriores gobernantes la responsabilidad del problema. Pero se equivocarán quienes así hagan. Estamos ante un problema de primera magnitud, un problema que nos concierne e interpela a todos, agentes educativos, familias, ciudadanos y, por supuesto, responsables políticos.
Es imperativo que abandonemos la autocomplacencia en la que solemos bañarnos, nos pongamos las pilas, y afrontemos el que para mí es nuestro problema principal.

Post-hechos

efe_20160718_195549_pa22372trump_3553_1

He leído por ahí más de una crítica a ese término que han acuñado los anglosajones: “postruth” y que en español dice Fundeu que es mejor decir “posverdad”. La oficialización del neologismo es cosa, al parecer, del diccionario Oxford, donde se dice que “denota circunstancias en que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública, que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal”.

No soy el Oxford, claro está, pero yo entiendo ese término de otra forma y, es más, es de las pocos neopalabras que encuentro útiles aunque, en realidad, a mí el que me gusta es “postfacts”, o sea, “post-hechos” (y sí, yo prefiero escribirlo con guión).

El problema de “posverdad” o de “post-hechos” es que son agramaticales a más no poder. Porque ni “verdad” ni “hechos” admiten, con el sentido que quiere darse a esos términos, un “post” tan extemporáneo.

La cosa se digiere mejor si en vez de decir posverdad o post-hechos, decimos “era (o época) post-hechos”. Porque el prefijo se refiere en realidad al periodo, época o era posterior a aquella en la que la verdad o, según mi preferencia, los hechos importaban. No se refiere a algo que ocurre después de la verdad o después de los hechos. Por eso no estoy de acuerdo con que haya equivalentes adecuados en español. No vale “tontería”, “falsedad” o similares.

Tal y como yo entiendo esa expresión, indica que durante esta época los hechos han dejado de valer lo que valían. Gracias en gran parte a Internet, los bulos tienen tanta credibilidad como los hechos fehacientes y mucha más difusión, porque lo raro, estrambótico o escandaloso atrae mucho más que la simple y normalmente anodina realidad. Esa es la cuestión. Y eso que, como digo, ha sido muy facilitado por internet y sirve a los propósitos de demagogos, manipuladores y cantamañanas de toda condición es, en realidad, una consecuencia más -una de las peores, quizás- de la nefasta influencia del “pensamiento” (por llamarlo de algún modo) posmoderno. Es el posmodernismo el que, al negar la objetividad (vale, algunos preferiréis intersubjetividad) y en algún caso hasta la misma existencia de la realidad, y al pretender que un buen número de fenómenos, rasgos y hechos de existencia contrastable no son sino construcciones sociales, echa por tierra cualquier pretensión de invocar verdades (entendidas como hechos constatables, no como absolutos metafísicos, por supuesto) y niega el valor de los hechos fehacientes como criterio último a que atenerse.

Sí, post-hechos denota algo nuevo. Aunque reconozco que es un término de difícil digestión.