El exterminio de una nueva especie, los ‘comepangas’

Nueva histeria colectiva con la comida. Una cadena francesa ha anunciado que retira el panga de sus supermercados por razones medioambientales. Automáticamente 3.500 colegios han desalojado a este pescado de sus menús escolares. Y se ha montado un lío de no te menees. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) asegura que han encontrado en este pez “restos de pesticidas y trazas de mercurio”. Greenpeace critica el impacto generado por “la cría intensiva” del panga, que está destruyendo el manglar para construir más jaulas ya que proviene de piscifactorías de Vietnam.

Que me expliquen desde cuándo el ciudadano medio se ha vuelto ecológicamente concienciado con la huella medioambiental de los alimentos que consume. ¿Por qué se lleva vendiendo durante años si es tan malo? ¿Se consume sin control a pesar de conocerse que se criaba con deficientes condiciones de salubridad? ¿Es malo porque es muy barato? ¿Son más saludables unas hamburguesas de una carne infumable o unos fritos que solo son un conglomerado de harina chunga? Pareciera que solo se nos caen los palos del sombrajo cuando alguien nos descubre que es imposible vender a buen precio a no ser por la superproducción. ¿De verdad todo lo que es nocivo tiene prohibida su comercialización? Pues que alguien me cuente por qué se compran y se venden unas cajetillas que ponen que ese producto mata.

Que llueva, que llueva…

lluviaRajoy anda estos días por Moncloa disfrazado de chamán bailando la danza de la lluvia porque el presidente ha fiado a los chaparrones la bajada del precio del recibo de la luz, y no se plantea tomar medidas aunque muramos en el intento de darle al interruptor. Por si no le funciona lo del baile ha instalado un altarcito a la Virgen de la Cueva. Y puede que la saque en procesión. Que le pregunte a Fátima o Fernández Díaz, que son especialistas. Ahora, según Mariano, el del tiempo, como va a llover y va a hacer viento, el precio de la electricidad volverá a bajar. Y la pobreza energética se cura con el verano ¿verdad Mariano?

La culpa, como siempre, la tiene la pertinaz sequía, como decía un antecesor en el cargo. Y la innovadora solución, más novenas y rogativas. “No todo en la vida depende del Gobierno”, explicó esta semana. Eso, dale ahí. Habla el presidente que ha parado el autoabastecimiento y ha puesto un impuesto al sol que hace que, en el país que cuenta más energía natural, instalar placas solares sea una odisea. Además si es más barata la energía del viento y las renovables ¿por qué se las cargó? ¿Quizá para que no se les acabara chupar del bote a expresidentes y exministros en las eléctricas? Antes, la culpa fue de unos hilillos… de plastilina. Ahora de unas gotitas… de agua. Yo espero que caiga café en el campo porque si llueve igual nos sube el agua. Rajoy se ríe de nosotros los días pares y los impares, se descojona. No hay otra.

La pulsera ha hablado; levántate y anda

Tic, tac, tic, tac… Miles de personas ya llevamos en las muñecas un cacharro de esos que carga el diablo. ¿No se han fijado en el montón de peña que se ha echado a la calle? Es la fiebre del Levántate y Anda. Y seguro que Olentzero trae un montón de relojes y pulseritas que miden la actividad física, las calorías que gastas o las horas de sueño. A ver; que tengo que dar tres vueltas al pasillo para completar los 10.000 pasos recomendados porque el gagdet dice que me muevo menos que un gato de escayola. Venga; que debo subir y  bajar tres veces las escaleras para que el dispositivo no eche humo. Los famosos wearables vienen con la tabla para el culo perfecto y los trucos para eliminar las cartucheras. ¡Cómo para no hacerles caso! Cuentan las pulsaciones con el spinning para quemar el turrón.

El gráfico es tan detallado que señalan que de las siete horas y 10 minutos que has estado en la cama apenas has dormido cinco, con una hora y diez minutos de sueño profundo y reparador. Hay algunos aparatos a los que incluso llegan las notificaciones del móvil y que te dejan leer los mensajes. ¡Buf! No sé que es peor si obedecer al cachivache o seguir el método para ponerse en forma con solo 7 minutos, o los nueve ejercicios que adelgazan más que el running. Y todo para pulirse la grasa de un triste polvorón. ¡Qué agobio! Que solo le falta darte una chuche cuando te portas bien, como si fueras un perro.

¡Espe! ¡Dos bragas un leuro!

Si Esperanza Aguirre no existiera, habría que inventarla. Solo para que fuera al ‘Club de la Comedia’. La exjefa del PP la ha vuelto a clavar. “El sueldo de los políticos sólo da para ir a tiendas low cost como el Primark”, ha dicho. Sobre todo el suyo que es de 94.758 euros al año.  Y todo porque la vicepresidenta Saénz de Santamaría la emuló e hizo aparcar su coche oficial en el carril bus de la Gran Vía para ir a hacer unos recados. La lideresa popular ya había dicho anteriormente que le costaba llegar a fin de mes. Por eso le tuvieron que pagar la luz de la garita del guardia que le servía de escolta.

Y tampoco le alcanza para una plaza de parking ni para la ORA. Por eso aparcó mal, se dio a la fuga y embistió la moto de un agente de la movilidad. Yo creo que los votantes del Partido Popular deberíaan hacer una colecta navideña para darle el aguinaldo a la ex presidenta. Doña Mamandurrias se atreve a decir estas barbaridades en un país en el que muchísimos ciudadanos ni siquiera ganan 8.000 euros al año y otros tienen que alumbrarse con velas. El siguiente paso de la marquesa será ir a los bazares chinos. Entrar con un billete de cinco euros y salir cargada. O mejor, directamente al rastro y a los mercadillos. ¡Esperansa! ¡Dos bragas un leuro! Quizá termine por copiar a Carlos Urquijo y prefiera el top manta. Ay, ay, Esperanza que es “triste tener que de pedir”, pero más triste es “tener que de robar.

Nos tienen cogidos… por los impuestos

Nos tienen cogidos por el IRPF, por el IVA y por donde les sale de los impuestos. Unos días de gobierno mariano y ya empiezan a crujirnos y anunciar subidas para el alcohol y el tabaco y un nuevo gravamen para las bebidas azucaradas. En resumidas cuentas, a que aflojemos la pasta los paganinis de siempre. Vamos a promocionar los hábitos saludables, dicen. ¿Para cuándo penalizar a las alubias o a la carne de ternera? Porque producen gases y son culpables del efecto invernadero. O ¿para cuándo bajar de precio la comida sana? No nos engañemos. La salud es lo de menos, van a hacer caja.

Nada nuevo bajo el sol. Cuando no se quiere meter mano a las empresas del Ibex, las Sicavs, los paraísos fiscales y a los delincuentes que evaden dinero, y se mantiene a puñados de senadores inútiles, se tira de impuestos directos. Así que te invitan a dejar de beber, dejar de fumar, olvidarte de los refrescos… y preparar un Ironman, por cuestiones de salud. Ni jamón ni cocacola, dice Montoro, la alfalfa es más barata y no engorda. Eso sí, él prefiere las mariscadas, a poder ser subvencionadas. Este gobierno ya no respeta a nadie. Ni a la pobre niña de Rajoy, la de las chuches digo, ni a esos que vienen a Magaluf a cogerse cogorzas baratas. Tal y como se están poniendo las cosas, me voy a declarar insumisa fiscal. Sin poder darle al trinki, solo me queda un vicio; el colacao. Espero que no suban la leche.