Profes 1; padres 0 patatero

Me han entrado unas ganas locas de irme a estudiar a Cantabria que va a inaugurar un calendario escolar a la europea con una semana de vacaciones cada dos meses lectivos. Los alumnos cántabros comenzarán las clases en septiembre algo antes que el resto de la humanidad escolar, y terminarán lo más tarde posible. Perderán algún festivo en Navidad y en Semana Santa pero, a cambio, descansarán la primera semana de noviembre y unos días en febrero. Con este corta y pega aplican lo que mola; el tiempo de ocio español, las horas de clase de Finlandia y las vacaciones bimestrales de Francia.

Y es que ahora resulta que la gran prioridad de la reforma educativa son las vacaciones. Mientras tanto, los padres han montado en cólera porque no pueden conciliar y los enseñantes están encantados porque la vida padre del profe alcanza una nueva dimensión. Claro, es durísimo que te impongan unas vacaciones eternas en verano y cada dos por tres durante el curso. ¿Qué tal si damos a los maestros dos meses de descanso por cada semana lectiva? Para preparar mejor las clases y eso…

Pero ¿podrán los padres resistir este sistema? Y, sobre todo, ¿sobrevivirán los abuelos? Algunos ya alertan del incremento de los niños llave, esos críos con la sempiterna llave al cuello, o de chavales en modo acogida. Cada vez tengo más claro lo que es  una profesión vacacional, digo vocacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *