De tres pares de WhatsApps

El otro día me sorprendí planificando el finde con mi cónyuge vía WhatsApp. Nada extraordinario, si no fuera porque estábamos a ambos lados del pasillo. ¿No han reparado que hoy es más fácil comunicarte por WhatsApp con tu jefe que cara a cara? ¿Que tu interlocutor pasa de ti si estás al otro lado de la mesa y sin embargo contesta los mensajes según le van llegando? Un invento, oiga. Sin embargo, huyo de los emojis. No vayamos a tener un lío. Hay quien reclama definir su significado para evitar que jueguen malas pasadas.

Para mí, la flamenca, que algunos usan para todo, encierra un gran misterio. Además ¿por qué hay que enviarla todo el rato? El móvil no es UPS. ¿Y qué significa exactamente la caca con ojos? El mono que se tapa la boca es un peligro en potencia. Es ¿la he cagado por bocazas o qué fuerte tía? El otro mono se tapa los ojos ¿por lo que le ha visto al negro? Y ¿qué le pasa al emoji de los dientes apretados? ¿Está cabreado o acaba de salir del dentista?

Nunca sé hacia dónde tiene que mirar la sonrisita del smiley, ni de qué lado tiene que caer la lágrima. Ya sé que la comunicación pictórica les funcionó a los egipcios o a los habitantes de Santimamiñe, pero aquí nos mete en algunos fregaos de tres pares de WhatsApp. Por favor, pongan al final de este texto esa cara sonriente con dos corazones y piensen lo que quieran. Ojos que no ven, guachá que no siente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *