Espinete y Don Pimpón en la Vuelta

Pawel Poljanski compartió en Instagram una fotografía de sus piernas tras correr el Tour de Francia

No habrá ni besos a dúo, ni piernas torneadas ni sonrisas 10. Las azafatas en los certámenes ciclistas tienen los días contados. La Vuelta, que empieza el próximo sábado, plantará cara al sexismo e incluirá azafatos masculinos. Habrá que verlos. Me juego el cuello a que no son gordos, feos, ni viejos. Yo, desde luego, en la Volta a la Comunitad Valenciana solo vi que entregaba el premio un tío cachas de 1,90.

Aunque, bien mirado, en una etapa de la Vuelta Ciclista al País Vasco que terminó en Bilbao creí distinguir a Aburto en el podio. Mejor no sigo por ahí… Siempre me ha parecido absurdo eso de las tías buenas como florero en las pruebas deportivas. No le veía la gracia a que dos macizas besasen a tipos flacos, reventados y envueltos en sudor.

Puestos a hacer bulto en el cajón, podrían igualar por arriba y que los trofeos los entreguen dos barbudos hipsters morreando al vencedor. O un robot asexuado o multisexual… por no ofender. Para no herir sensibilidades, que pongan a Espinete, o mejor a Don Pimpón, que por lo menos no iba desnudo todo el día por el barrio.

El debate de las azafatas solo realza la desigualdad que existe en el deporte o en otras muchas disciplinas, donde se coloca a buenorras al lado de los hombres de éxito. ¿De verdad que un tío que hace miles de extenuantes kilómetros en bici y tiene las venas de las piernas como morcillas de Burgos no se puede colocar solo el maillot y recoger el trofeo de una estantería?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *