La Levy levita

Hay una chica con pinta de ursulina, Andrea Levy para más señas, vicesecretaria general de Estudios y Programas del Partido Popular, que acaba de glorificarse con un titular: “La casa de Bernarda Alba es el libro que me ha hecho reivindicativa y revolucionaria”. Esta señorita ya mismo adelanta a Pablo Iglesias por la izquierda y lo tacha de reaccionario.

Desde que Cospedal había dicho aquello de que “el PP es el partido de los trabajadores”, no se había oído nada igual. La formación que recurrió ante el Tribunal Constitucional la ley que permitió los matrimonios homosexuales, el partido de “una manzana y una pera no pueden dar dos manzanas”, el del Gobierno que ha ninguneado la ley de Memoria Histórica… ahora es un partido revolucionario, según ellos mismos proclaman. Desde luego, desde que gobiernan han revolucionado la corrupción, los paraísos fiscales, el mercado de trabajo… y con tanta puerta giratoria van a cien revoluciones por hora.

Esta reconocida roja –a la que solo le falta la boina y la estrella roja de cinco puntas del Ché– se ha pasado de frenada. Como los de la Fundación Francisco Franco, que han advertido que aprovecharán la gestión de las visitas guiadas al Pazo de Meirás para mostrar la grandeza de la figura del dictador. El generalísimo, otro bolchevique y gran hijo del… fascismo. No son más revolucionarios porque no se entrenan.

Dame pan y llámame tonto

Desde luego, Dios da pan a quien no tiene dientes. Porque los panaderos han iniciado una campaña para que la Real Academia Española (RAE) y el Instituto Cervantes eliminen el refrán pan con pan, comida de tontos de los manuales que editan. Tontos no serán, pero haciendo interpretaciones absurdas son los puñeteros amos. ¿También pedirán eliminar ser un cacho de pan o contigo, pan y cebolla? Lo que nos faltaba, rebelarse contra el refranero y eliminar dichos populares sobre un alimento que está omnipresente en miles de sentencias.

Y como no solo de pan vive el hombre, estos artesanos se han puesto en pie de guerra porque consideran que este refrán “no dignifica un oficio muy sacrificado”. Dame pan y llámame tonto. Con pan y vino, se hace el camino… Muy pronto, los herreros pedirán que se elimine en casa de herrero, cuchillo de palo, pero los fabricantes de cuchillos de palo sacarán pancartas y se negarán en redondo.

Así las cosas, los marineros no querrán que mande el patrón y un largo etcétera. Venga, que todos los que se llaman Vicente se movilicen para exigir a la RAE y al Instituto Cervantes que fulminen aquello de ¿Dónde va Vicente? Donde va la gente. Que los vecinos de Loja se echen a la calle exigiendo aniquilar el que dice En Loja, la que no es puta es coja. Decididamente, se nos está yendo la olla. Con perdón a los fabricantes de cacerolas.

¿Dos huevos o una docena?

La alcaldesa Manuela Carmena ha iniciado una campaña contra la costumbre de muchos varones de separar las piernas en el transporte público, ocupando el espacio ajeno. A este despatarre lo llaman microagresiones machistas. Pero parece más bien una falta de educación, o de poca solidaridad con el compañero/a de viaje. Está claro que a muchas nos gustaría que explayasen menos las piernas. No es mucho pedir. Ya que muchos tíos invaden comúnmente el área de otros asientos, aún chocando con lo que encuentren a su costado.

Algunos lo atribuyen a una cuestión biológica. Argumentan que aquello que tienen en la entrepierna les impide juntar las rodillas. Pero vaya, creo pueden ir perfectamente con las piernas cerradas. ¿Qué tienen? ¿Dos huevos o una docena? A menos que sufran de elefantiasis en sus partes nobles, deberían viajar más apretaditos. Para otros, además de una falta de cortesía, es un gesto de dominación.

Así, que desde área de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid se han puesto a colocar cartelitos. Yo creo que hay que ser bastante gili para intentar legalizar los centímetros que se pueden abrir o cerrar las piernas en el metro o en el bus. ¿Y qué me dicen de ocupar el asiento con un bolso enorme? o ¿cargar mochilas gigantes como un caracol invadiéndolo todo? ¿Habrá policía para controlar lo que parece una “güevitis” endémica? Por favor ¿algún psiquiatra de guardia?

Los que sacan el puño a pasear

 

import_13751859_1Sacan el puño a pasear cantando el ‘Cara al Sol’ en Nerja, y nos preocupa que gane Marine Le Pen en Francia. El Ejército del Aire llama héroe a un piloto franquista y no pasa nada, pero condenan a una chavala por unos tuits contra Carrero Blanco. Celebran una ceremonia con soldados en honor al general golpista Sanjurjo en el Panteón Militar de Melilla y, sin embargo, meten a unos titiriteros en la cárcel por un teatro de marionetas.

Curioso que la jornada electoral francesa se fuera contando minuto a minuto en las mismas redes por las que circulaban las imágenes del funeral del exministro franquista Utrera Molina (imputado por delitos de lesa humanidad) despedido por una banda de fascistas con camisa azul y puño en alto. Sonó el ‘Cara al Sol’ a la salida de la misa por el suegro de Gallardón, y él, con el féretro, impasible el ademán. Ya que era el progre del PP podía haber acabado con una conga alrededor del difunto, pero nada. Extraño que la apología del fascismo no se persiga. Ahora ni se te ocurra hacer un chiste riéndote de los fachas porque verás la que te viene encima.

¿Qué se puede esperar de una Transición llevada a cabo con gente del Movimiento “reconvertida” a demócrata en un par de horas? ¿Cómo se va a infringir la ley si el PP está en el gobierno y él es la Ley? Rajoy dice “no temer a una invasión de zombies”. Normal. Ya nos gobiernan los ‘Walking Deads’ del franquismo.

Bertín y Aznarín, una tensión sexual no resuelta

Bertin-Aznar-casa_1891020961_8320083_667x375

Hace unos días, Telecinco atrasó el reloj del canal varios años y resintonizó el NO-DO en una entrevista de  Bertín Osborne a José María Aznar. El que se cree el mejor presidente de la democracia por flirtear con Miguel Blesa, dejarse querer por Rita Barberá y ligar con Rodrigo Rato, declaró que “nunca tuvo mejor foto que la de las Azores”. Orgulloso de participar en la cumbre previa a la guerra de Irak, sigue subido a la mentira de las armas de destrucción masiva. Curiosamente esa foto fue una de las causantes de los atentados del 11-M, y sin embargo a Txemari no le juzgan por apología del terrorismo.

La entrevista no fue más que una exaltación al vino en la que el expresidente solo demostró ser experto en cortar tomates y abrir latas de atún. Resultó ser un masaje televisivo sin final feliz. Entre Bertín y Aznarín se mascaba la tensión sexual no resuelta repleta de almíbar y preliminares calientes. ¿Me votabas a mí o me engañabas?, se le insinuó al oído. El hitlercito castellano y el señorito andaluz se piropearon, se hicieron confidencias y echaron un mini partido de fútbol. Eso sí el hombre de los 2.000 abdominales al día no enseñó tableta. Ni Titanic ni Love Story, la verdadera historia de amor fue la que se marcaron los dos amiguetes. Solo nos falta que Bertín y Aznar se suban a lomos de Rocinante y Rucio y, con una lanza, como El Quijote y Sancho Panza, reconquisten España.