Pasar por caja

Gallardón ha decidido privatizar el amor.

El gobierno de Rajoy se ha puesto a privatizar y ha privatizado hasta el amor con la nueva iniciativa de permitir bodas y divorcios de mutuo acuerdo ante notario. Ahora que ya no tienen hipotecas que firmar, ha decidido dar más atribuciones (económicas) a notarios y registradores para que hagan un negocio redondo.

Pasar por caja para arrejuntarse y desarrejuntarse; ya han creado un nuevo nicho de empleo. Nada romántico, pero tal vez efectivo para desatascar juzgados. De un plumazo, el nuevo ministro de Justicia ha convertido a los notarios en casamenteros homologados, aunque no ha aclarado si es necesario que se vistan de Elvis.

El gremio estará haciendo la ola a la tropa de la gaviota, agradecido de que a Ruiz Gallardón no se le haya ocurrido organizar bodas y divorcios por videoconferencia. Una celebración (cualquiera de las dos lo es) que grabas en tu casa o en el bar de la esquina y la cuelgas en Youtube o en Facebook para que la red social actúe como fedatario del enlace.

No es ninguna novedad que los notarios te puedan llevar al altar. Ya lo hacían los bancos que unían a los contrayentes mediante el sagrado sacramento de la hipoteca. Pero metidos en rituales, hay quienes optan por viajar a Las Vegas y casarse delante de un yankie travestido de Rouco Varela. O los que prefieren contraer nupcias por el rito zulú, inmortalizados de Orzowei. Personalmente prefiero el rito balinés que, por muy poco dinero, te pone hasta el marido si no lo llevas puesto.

Detrás de las líneas enemigas

La noticia de la muerte del tanga me ha reconciliado con la especie humana. Al parecer, los expertos en lencería han decretado un boicot a la carne a la intemperie porque dicen que los momentos de gloria del tanga han pasado. La miniprenda hacía furor cuando triunfaba el movimiento erótico-chic, pero la crisis pasa también factura a la sexualidad y hay que invertir tendencias. Ahora, la novedad son las neofajas, unas prótesis que permiten presumir de un cuerpo esculpido hasta en las circunstancias más adversas, es decir, después de Navidad.
Para las mujeres normales, ésas que ni salimos en Interviú, ni robamos a las arcas públicas, ni entramos en Gran Hermano, y las que, a veces para subsistir, pensamos en malvender nuestros riñones en e-Bay, se vuelven a llevar las braguitas. Cuando los diseñadores están detrás de las líneas enemigas, es fácil pensar en conjuntos de satén y encaje y lencería sensual de geometría imaginaria. Un triángulo de cuatro centímetros que desafía las leyes de la trigonometría y deja el trasero hecho puré porque tira el hilo.
Aunque yo no voy a usar faja, prefiero el efecto capitoné de mi culo bajo la presión de un buen tejido cien por cien algodón. Así que por lo que a la ropa interior se refiere, todo perfecto… Por lo demás, me apena la aniquilación de la piratería en la red, adiós a los contenidos gratis que ponían una nota de alegría a mi televisor. Me conformaré con celebrar el año del dragón que trae buenos augurios. ¡Una lata que Bilbao quede tan lejos de Pekín!
 

 

Lo que de verdad importa

Ni la reforma de la Constitución, ni la vuelta al cole, ni la crisis…, la noticia más leída y más comentada en medio mundo la pasada semana, fue esa pillada de una alcaldesa belga practicando sexo. El cortometraje erótico de Ilse Uyttersprot mirando pa Olite y montándoselo en el torreón, ha arrasado en internet. Aunque increíblemente la gente se escandaliza más viendo este envite en Olite que a un guardia aporreando a un paisano en la JMJ de Madrid.

Mantener sexo en público es un debate eterno que suscita pasiones, pero cuando son representantes delPartido Popular Europeo los que se lo montan en las almenas de un castillo al grito de abre la muralla, la cosa tiene su miga. A los Torquemadas del sexo no les ha gustado y proponen ir todos a copular al Atomium de Bruselas. El de la regidora de Aalst es solo un caso que se suma a la larga lista de caras conocidas fotografiadas y grabadas practicando sexo al aire libre como ha sucedido estos días con el bailaor Antonio Canales que fue pillado haciendo un solo de flauta a un tipo en una playa gaditana.

El bailaor quizá estaba inspirado tras leer Schossgebete, la novela que ha vuelto a colocar a la escritora alemana Charlotte Roche en lo más alto de la lista de ventas, con una obra que arranca con una descripción detallada de una felación que se extiende durante cinco páginas. Intereses literarios aparte, el lance de Olite solo evidencia que el turismo cultural es más placentero que el de sol y playa.

Euskadi, el otro triángulo de las bermudas

Modelo de Barcelona Fashion Week

El triángulo de las bermudas es una zona comprendida entre las tres capitales vascas que cada verano se llena de tíos en pantalón corto, canillas al aire y pelos al viento que exhiben sus piernas con más pundonor que gallardía. Esta semana el 080 Barcelona Fashion Week ha apostado, en sus colecciones masculinas, por las bermudas con americanas ligeras como alternativa al traje clásico. Aunque no creo que los que se plantan los shorts y las chancletas sean muy fashion victim, contemplar este striptease parcial me produce una mezcla de zozobra y desasosiego que ya tengo diagnosticada como patología fetiche.

Algunas pantorrillas me suben el ánimo: fornidas, peludas, atléticas… con aspecto de jugar varios Wimbledon después de nadar diez kilómetros. Pero la mayoría me bajan la tensión: son paliduchas, enclenques, con aspecto malhumorado y pinta de sufrir maltrato doméstico. Me pongo mala cuando el becario –que parecía de buen ver– desnuda las zancas y se descubre como un gallináceo con patas de palo. No hay nada más antilibidinoso.

Y lo peor es si se presenta el jefe en shorts. ¿Hay algo que le reste más credibilidad y cree mayor malestar entre sus subordinadas después de marcar paquete? Lo siento. Soy consciente de que cada verano me descuelgo con una columna de canillas masculinas. Pero les juro que no hago un corta y pega porque el tema de sus piernas me daría para un tratado. Imagínense si despuntaran con otra extremidad.

El día que una pija revolucionó Bilbao

 

Hilton, de profesión; sus escándalos

La llegada de Paris Hilton a Bilbao nos ha vuelto un poco más pueblerinos y bastante más papanatas. A mí me la trae al pairo que venga Hilton, que se quede sin bragas como en aquel exclusivo local de Los Ángeles con Cristiano Ronaldo, que traiga a su cerdita de mascota (si eres pija y rica es lo que toca), pero hay que ser bastante tontainas para darle tanto bombo, ir al hotel y pegar la nariz a unos cristales tintados, esperando el autógrafo de una celebrity analfabeta.

Con sus aires de vip, alojada en la suite imperial del Carlton, mejor que hubiera ido a San Mamés, que con lo petarda que es, igual nos montaba unos fuegos artificiales. Hay que ver lo que podemos hacer la pelota a una rica heredera que no sabe cantar, que ha tratado de actuar y le dieron el título de la peor actriz, que no escribe, (también lo intentó con su biografía), y que no defiende ninguna causa, porque solamente se exhibe. En ninguna ocupación ha encontrado su sitio, aunque sigue acaparando portadas por sus escándalos, sus desnudos, sus detenciones, sus consumos de drogas y sus decenas de novios.

No en vano cumple a rajatabla todos los requisitos para ser una pija; salir con otros de su estirpe, estrellar un coche caro, que la policía te pille conduciendo bajo los efectos del alcohol u otras sustancias, ir a una clínica carísima de rehabilitación y tener ficha policial. Y lo más importante, no trabajar o que los demás lo hagan para ti. No sé porqué me da que venir a Bilbao no está en ese listado.