Chocheando


Fijar una edad de jubilación es más que recomendable. Sobre todo para evitar que muchos chocheen e inicien revoluciones absurdas porque disponen de mucho tiempo libre. Es lo que acaba de ocurrir con los académicos de la RAE, que en una nueva edición de la ortografía, elaborada por las veintidós Academias de la Lengua, marean tanto la perdiz que acaban por volvernos locos. Entre las novedades introducidas han decidido que la y se denominará ye y que guión o truhán perderán la tilde. En una sociedad en la que aumenta cada día la chavalería que escribe valla o balla por vaya, rallar por rayar, por no hablar del pifostio que tienen montado con el ahí, ay, y hay… entre otras muchas barbaridades; estos iluminados se dedican a complicarnos más la vida a los que más o menos nos defendíamos. ¡Es que eso de cobrar por nada tiene que dar un remordimiento!
El texto básico de la nueva Ortografía de la lengua española también acuerda que la escritura con q de algunas palabras (Iraq, Qatar, quásar, quórum) representa “una incongruencia con las reglas”. Para evitarla han decidido escribirlas con c o con k, según los casos: Irak, Catar, cuásar, cuórum. ¡Qué lío tan horroroso! Es decir, al final se premia a los analfabetos y a los que mandan sms plagados de faltas a las teles. Ya puestos que incluyan el aiga o el asín que se oye por ahí. Esto es como el chiste: ¡Joé, tanto tiempo aprendiendo a decir piñícula y ahora se dice flim!