La planificación deportiva, ángel o demonio?

Hoy vamos a tocar en el blog un tema muy importante, la planificación. Es la planificación algo esencial? Es vital para el buen desarrollo de un deportista? Esto hay que leerlo con la voz de la de la sexta, la de equipo de investigación. Hoy nos adentraremos en el tortuoso mundo de los deportistas…

El blog tiene ya 7 años y cuando releo ciertas cosas, veo que o bien me contradigo o le doy otro matiz. No me preocupa en exceso, todos evolucionamos, las opiniones cambian y yo en mi caso me voy formando y completando mis estudios en lo que a la preparación física se refiere. No hay que acomplejarse. Si a eso le añadimos que hemos vivido más cosas, pues es normal que hay enfoques que varíen. Creo, igual me contradigo mañana, que la última versión de cualquier tema, siempre será la correcta.

El tema de hoy es muy sencillo, se podría resumir en una línea. Sin planificación no se puede mejorar. Ni rendir a un buen nivel. De la misma manera que si no puedes cuantificar algo, no puedes conocer su estado (aunque sea por la escala de valor percibido), no puedes saber si vas a la velocidad correcta en una autopista, si no tienes un medidor de velocidad en el coche. Podríamos zanjar el tema aquí. Pero me gustaría darle otro enfoque. Tener una planificación está muy bien, si la puedes cumplir, parece obvio. No se concibe que una persona élite no tenga una planificación, es más, tendrá muchas porque habrá que re-planificar mil veces en un año. No se llega a los JJOO levantándose por la mañana y diciendo, pues hoy como estoy cansado de nadar, voy a trotar…

Si respecto a la élite el tema es claro. Respecto a los deportistas populares, el tema no lo tengo tan claro, y es donde quiero abrir el debate. Me parece (a partir de ahora ya es opinión personal) que hay muchos runners, triatletas, incluso deportistas que buscan en el deporte una forma de mejorar la estética, que viven pendiente de una planificación que o bien no pueden seguir por motivos personales, laborales, familiares… o bien porque esa planificación se hace al inicio y no se ha replanteado tras una lesión, enfermedad… Por lo que los primeros estarán abocados a la frustración y los segundos están siguiendo una planificación que no les llevará nunca al objetivo planificado. Esto aunque es opinión personal, creo que puede estar consensuado.

Por otro lado, un deportista popular es un deportista muy incompleto. Y que no se ofenda nadie, porque yo soy el primero en ser un deportista popular. La planificación es muy importante, cuando tenemos todo. más o menos atado y una buena planificación hace que demos el 110%. Pero muchos de nosotros tenemos muchas carencias e igual es mejor perfeccionar ciertas cosas que fijar nuestro foco en la planificación. Dicho de otra manera, si no sabemos nadar (bien) estar más preocupados en si cuando nadamos 2000 metros hacemos 20×100 o 2×1000 en pre temporada, no lo veo tan importante. Es cierto que hay que tener una planificación o tener un pequeño guión para evitar que por ejemplo estemos haciendo series cuando aún no tenemos la suficiente base.

En resumen, hay que darle a las cosas, la importancia que tienen. Saber nuestra condición y saber que mejoras en nuestro rendimiento van a tener tal o cual acción. Sin negar que hay que tener un guión, porque el deporte es salud y para evitar que no deje de serlo y más en un popular, hay que hacer las cosas con criterio. Creo que es más importante, o al menos como trabajo yo, la formación y entender como funcionan las cosas sobre nosotros que o bien copiar una planificación de internet o pagar a un entrenador que acabe convirtiéndose en un tirano, por nuestra propia culpa, por ser más estricto de lo que damos. Si tenemos formación podremos adaptar los entrenos a nuestra vida y hacer que el poco tiempo que tengamos sea utilizado de manera más eficiente y conciliada.

Os dejo el programa del viernes pasado, estamos buscando gente para el programa, echadle un ojo que igual os interesa. No tengáis en cuenta mi aspecto que vengo de vencer al zica y fui sin arreglar.

Nuevos aires para el blog y consultas no vinculantes.

Enésimo parón en el blog, tengo menos constancia últimamente en el blog, que Sergio Ramos con la bibliografía de Teo. Ya no sé qué excusas poner, así que diremos la verdad: no sabía de qué escribir. Con esto arrancamos otro post de reflexiones de hacendado. A aquellos (no muchos) que siguen el blog con cierta frecuencia, les voy a pedir su colaboración. Como los influencers que piden que compartas una cosa, para entrar en un sorteo, cuando les importa un huevo el sorteo y sí que les regales visitas. Solo que yo no les voy a regalar nada, solo que me ayuden si quieren y si no que me cierren la puerta, como a un testigo de Jehová un sábado por la mañana. Al menos voy de frente, cosa que no todos pueden decir. Será una consulta no vinculante, no quiero que me peguen unos porrazos o me metan en prisión.

Son casi 7 años de blog. La idea con la que nació el blog fue narrar las aventuras de un deportista malo, con alguna facilidad para empatizar con el gran público y narrar aventuras más o menos “interesantes”, normalmente marcadas por la dureza. O por la dureza para un deportista así. Pero creo que esta idea ya no tiene sentido. Lo lógico sería cerrar el blog, pero es que me gusta escribir, con mis faltas de ortografía, mi falta de talento y mi habilidad para meterme donde no me llaman. Por qué no seguir con la misma línea? Básicamente porque veo muy difícil hacer este tipo de pruebas y porque ya hay mucha gente haciendo estas cosas. Creo que este blog u otros blogs, tienen sentido cuando eres el único o eres el mejor. Para escribir más de lo mismo y competir en un espacio que no me reporta nada (gano lo mismo con 0 que con 5000 visitas) no tengo fuerzas, ni ganas. Y no voy a entrar en gente que me copia ideas del blog, incluso esquemas de crónicas o estilo…haya cada cual. Pero hay que saber retirarse a tiempo, si no que se lo digan a los americanos en Vietnam.

Durante el verano, cuando he tenido algo de tiempo, me he sacado el título de entrenador personal y experto en nutrición deportiva. Es algo que siempre me ha gustado (es mi única pasión, junto con mi familia) y que me hubiese gustado estudiar más afondo y dedicarme a ello, pero bueno, la vida te lleva por donde de te lleva. Soy consciente de la titulación que es y de la que no es, sé que ni soy IVEF, ni médico, ni nutricionista… lo sé. Tranquilidad, que no soy nada partidario de la intromisión profesional. Pero bueno siempre me ha gustado estudiar cosas relacionadas con el deporte y no está de más tener una titulación por pequeña que sea. Aunque lo importante creo que es la inquietud por saber, no dejar de formarse, estudiar, probar, practicar…y buscar el equilibrio entre experiencia y conocimiento. O lo que toda la vida se ha dicho: hablar de lo que sabes. De aquí mi mano para aquellos que quieran y crean que les pueda ayudar, que se pongan en contacto conmigo para que empecemos a trabajar juntos, me haría mucha ilusión.

Dicho esto, a dónde quiero llegar?  como les decía al inicio quiero darle un nuevo aire al blog. Había pensado en hacer algunos artículos sobre nutrición deportiva, tipos de entrenamientos, nuevas tendencias de entrenamientos con pesas y/o fuerza, artículos que vaya encontrando comentarlos por aquí… luego algo de opinión (no hay que dejar de meterse en charcos) y alguna crónica. De ahí que les pedía su colaboración para saber que opinan. Si lo ven interesante, si tal o cual…

Les dejo el programa del viernes en tele7, algo así es la idea que le quiero dar al blog, pero con otro estilo, ya que no es lo mismo la TV que leer un blog.

Test Reebok FloatRide Run Ultraknit

Levaba tiempo con estas zapatillas, pero aún no me había lanzado a realizar el artículo de test sobre ellas. Quería ponerlas a prueba en diferentes situaciones y ver si realmente iban superando mis expectativas. Y la verdad que cada modelo de Reebok supera al anterior.

En casi todos los artículos que he escrito sobre zapatillas de running de Reebok, he dicho (y me mantengo) que arrastran el san Benito de zapatilla de domingueros o de aquel que se apunta al gimnasio y sale una vez por semana. Da la sensación que se las desprestigia en ese “cielo” de las zapatillas de atletismo y que solo son un capricho de runner posturero. Si ya con el modelo anterior (Harmony) dije que habían dado con la tecla para crear una zapatilla de entreno muy digna, para mirar a la cara a cualquier modelo de cualquier marca. Con estas Floatride Run Ultraknit creo que ocupan ese espacio en el que nunca habían estado y alguno no pensaba verlas: zapatillas de competición. Cuando me las puse por primera vez pensé: con estas zapatillas cualquiera podría plantarse en una carrera sin ningún tipo de complejo. Además han sido premiadas por la revista Runner’s best debut.

Lo primero que destaca de estas zapatillas es su upper, de una sola pieza y de un tejido muy transpirable y cómodo. Pero para mí eso no es lo más importante, lo más importante es la nueva media suela y la suela. Una media suela de lo mejor que he probado. Con una amortiguación justa para ser una zapatilla versátil, con la que puedes hacer una carrera corta, unos entrenos de series o llevarte a la maratón (depende de la persona y los ritmos). Blanda al tacto. Para mi tienen el grosor justo, ya que con más cantidad de material podría convertirse en una zapatilla demasiado amortiguada, para ser una zapatilla de competición o mixta. Pero podría ser una buena idea, pensando en otro concepto de zapatilla. La espuma con la que está creada se denomina Floatride y es nueva. Cuenta también con una parte superior, la parte negra que la separa del upper, que es más dura que la espuma y la hace más reactiva. Le da una mayor consistencia en la pisada. Me recuerdan mucho al sistema Boost de adidas y la suela continental. Por si les ayuda.

La suela es un factor fundamental, sobre todo en estas zapatillas con cierta ligereza. Por la durabilidad de la misma y sobre todo por la adherencia al suelo. Estas Float Ride Ultraknit disponen de una  suela de pequeños cuadraditos situados de manera regular por toda la suela. Son de material más duro, para precisamente, mejorar la durabilidad y la adherencia al suelo.

El upper, como comentaba al inicio, llama mucho la atención. Si bien es cierto que hay más modelo con una upper de una sola pieza y con forma de calcetín, no las calificaría de zapatillas de atletismo y menos a ritmos altos, ya que el pie te baila demasiado. Pensé lo mismo al verlas… no sé si será la composición del material o el soporte que ayuda a cerrarlas, pero el cierre es similar al de una zapatilla “estándar”. Además cuenta con el talón reforzado y algo más alto para evitar la sensación de que se te vayan a salir los pies al correr. Esta composición hace que sean mucho más ligueras y transpirables.

Resumiendo, podríamos estar hablando de una zapatilla mixta. Tanto para entrenos alegres como para carreras que vayan desde los 5km hasta la maratón, ya que una persona ligera y que corra a ritmos altos la puede usar para cualquier tipo de carrera y una persona de mayor peso la puede usar para carreras de 10km a media maratón, creo yo.

La escala de éxito percibido como baremo.

Es una buena época para hacer balance, todas son buenas, pero normalmente después del verano (o antes quizás) y antes de navidad suelen ser las fechas en la que entregan las “notas deportivas”… Hoy voy a afrontar este tema, pero desde la perspectiva del baremo. No tanto sobre mis “notas” si no en virtud de qué ponemos las notas. Creo que sería algo así como el meta-balance.

Cómo un deportista aficionado se pone nota? Ya de por sí es una buena pregunta… En el caso de un deportista de élite (profesional ya es otro tema) lo veo claro. Tu te estas preparando para el campeonato de Europa de pingpong, tu objetivo es quedar entre los 10 primeros, si quedas el 8 pues muy bien, si quedan el 5 mejor y si quedas el primero ni te cuento…y si quedas el 15 pues el balance sería muy negativo. Pero en el caso de un perfil como el nuestro… Nunca vamos a ganar, nunca nos vamos a poder dedicarnos al 110%, las competiciones son variables… Cómo lo hacemos?

Ante esta disyuntiva caben ciertas opciones, de ahí el interés del post. Tiras por el lado del deportista de élite?: en tal carrera en 2017 quedé el 230 y en 2016 el 250, he mejorado… hombre hay tantas variables que afectan a este método que no lo considero fiable. Salvo que pases del 230 al 1, ahí se ve un salto. El tiempo? Un año haces 40min en un 10.000 y al siguientes 39:30 o 41min…has mejorado/empeorado? pues no se… puede ser un golpe de suerte o que te has esforzado un poco más. Pero estás igual de bien o mal que el año pasado… No sé si es un método correcto para alguien de mi/nuestro nivel.

Otro “método” es el que planteo… la escala de “éxito” percibido. Basado en la escala de esfuerzo percibido. Digamos que sería algo así como; una vez terminado un objetivo o una temporada, sepamos ponerle una nota o una valoración, en función de las circunstancias que la han condicionado. Así podemos acabar una maratón con peor tiempo que otra y darle más valor a esa temporada/prueba/objetivo, igual hemos estado lesionados o hemos cambiado de trabajo y no hemos podido entrenar… Al igual que con la escala de esfuerzo percibida la “escala de éxito” percibida será más eficaz cuanto más experiencia tengamos, no haremos más pulcros con el método.

Es simplemente una forma de ver las cosas. Creo que hay un montón de gente que se fustiga por un “mal resultado” (y lo entrecomillo porque igual no es ni malo) o gente que no se atreve a dar el paso por miedo a no estar a la altura… también está el extremo, el que hace poco o nada y se cree la bomba. Pero estos me preocupan menos, el tiempo pone a cada uno en su sitio.

Plan para el fin de semana. BTT Poza de la Sal.

No sabéis que hacer este fin de semana???

Les recomiendo una prueba de las que tengo el honor de haber estado en todas sus ediciones, salvo la del año pasado: Marcha BTT Poza de la Sal. El primer año como voluntario, el segundo corriendo, el tercero me tuve que retirar por una rotura y este sábado espero que la cosa me vaya mejor…

A una carrera/marcha se le tiene que pedir que esté hecha con ilusión. Eso lo primero. Que se piense en el corredor y no en el número de dorsales vendidos. Velar por la seguridad del ciclista. Y que en la medida de lo posible el ciclista esté lo más cómodo posible: el que va a ganar y el que va a disfrutar. En esta os doy mi palabra que todo se cumple. Detrás de la organización hay personas que antes de ser organización son ciclistas, que tratan de llevar lo mejor de cada prueba a su prueba. Que pierden días de vacaciones por buscar los mejores senderos y estos estén en perfecto estado. Podrá haber fallos, despistes… pero cuando metes todo esto en un coctelera es complicado que pase.

Este año como novedad tiene un recorrido corto de 24km para todos aquellos que quieran disfrutar pero 48km se les hagan lagos. Más Info aquí: http://www.pozadelasalbtt.com/

 

Si a todo esto le sumas un pueblo volcado en la prueba, casi más voluntarios que ciclistas, comida popular, carreras para los más peques y más sorpresas… tienes una prueba hecha con el cariño de una copa del mundo pero a precio popular. 

Os dejo el vídeo de la prueba: