Si buscas, encuentras. Retorno al Ironman.

El otro día me decía un amigo que parecía que estaba enfadado, que en el blog no aparecían más que críticas. Que no estoy enfadado lo se, que solo aparezcan críticas pues puede ser… si que de un tiempo a esta parte, cada vez aguanto menos. Hay días que veo cosas que no hacen ningún bien a este deporte y no me apetece callarme. Si quieren blogs de candy candy ya tienen muchos y como no vivo de esto y me es lo mismo el número visitas, retuit, me gusta o compartir… no voy a callarme.

Dicho esto, no perdamos la perspectiva que esto es un blog. Por lo que la esencia del mismo, es contar las aventuras y desventuras del autor. No recuerdo donde dejé mi aventuras deportiva, seguramente en alguna charcutería, pero haremos un breve resumen. Desde mi llegada de Tailandia arrastre lo que creía un buen estado de forma hasta el campeonato de Euskadi veteranos de pista cubierta: 60m, 400m, 800m, 1500m y lanzamiento de peso. Ya en enero con la llegada del crudo invierno, entré en el túnel en el que siempre entro. Preparé el campeonato de Euskadi de lanzamientos pero no tenía la mínima, por lo que no pude ir (lógicamente). Para preparar este campeonato, nonato, recurrí al powerlifting. El powerlifting es una modalidad similar a la halterofilia que se basa en tres movimiento: Sentadilla, press de banca y peso muerto. Lo tuve que dejar ya que mientras mi fuerza y masa muscular aumentaban, mis ritmos iban en caída libre… Así que desde Abril he vuelto a centrarme en correr el 800m, tanto en el campeonato de Bizkaia como en el de Euskadi veterano y aquellas pruebas en las que se me permita correr. Esta chapa, solo por ponerles al día. Mientras preparo el 800m he vuelto a las salidas en bici, a nadar…

Los que siguen el blog desde 2011 (caso de que haya alguien) se habrá dado cuenta de la re-conversión de pruebas que se citan en el blog. Si en ese 2011 el protagonista era el Ironman de Niza hoy lo es un 800m. Desde mi último Ironman hasta hoy han pasado muchas cosas, personales, deportivas… Y la verdad que esta deriva no me ha hecho muy feliz. Pensando, me gusta mucho pensar, en qué me apetece y que no me gusta, me he dado cuenta que esto no me hace feliz. He disfrutado mucho, pero no me ha hecho feliz, con la salvedad de las pruebas de larga distancia.

Una vez me dijeron: sabes cual es la diferencia entre un cristiano y un budista? Que si al cristiano se le enferma su madre, irá a pedirle a Dios que la cure y pondrá muchas velas… el budista, se parará, pensará y buscará la mejor solución para ayudar a su madre. Algo así he hecho yo. Me he parado y he buscado en mi disco duro los momentos que más feliz me han hecho (deportivamente) y sin buscar mucho ha salido el Ironman y la larga distancia en general. Es la prueba que más me gusta, es la prueba que me permite compaginar más deportes debido a su preparación, es mi prueba. Y porqué lo dejé? La razón es muy simple, si ya era malo cuando tenía todo el tiempo del mundo, cuando llegó Jon me decanté por pruebas más cortas para no perder competitividad. Y el resultado no ha podido ser peor, mismos resultados y menos ilusión. Por lo que, teniendo en cuenta lo que me pagan, es hacer el idiota… así que volveremos a la senda del Ironman. Si antes llegaba el ante último ahora seguramente llegue último, pero nene: que me quiten lo bailao. Y mira que he dicho que el triatlón está herido de muerte y que el ambiente ya no me mola mucho…pero el Ironman es otro tema.

Así que, si esperan un poco, volverán a leer historias relacionadas con el triatlón y más en concreto con el Ironman. Con un nuevo proyecto y seguramente re-debutando en Lanzarote. El único Ironman que me da miedo de verdad. Que mejor manera de cumplir con la tercera carrera de 5 carreras en 5 continentes que con uno de los Ironman más duros del mundo. Eso sí, en 2018. Que aún estoy muy verde, hay trabajo por hacer…

Como siempre, lo mejor los vídeos:

Imagen de previsualización de YouTube

Test Oakley Radar EV Path

Lo he dicho muchas veces y no me canso, una de las cosas que más me gustan, es probar material. Testarlo, enredar y estar siempre cotilleando sobre qué es lo mejor. Hay un argumento-razonamiento que mucha gente utiliza: para el nivel que tengo, con cualquier cosa me vale. Personalmente no lo creo, un producto malo, es igual de malo para un profesional que para uno entrena dos veces a la semana. También es cierto, que las mejoras en el rendimiento que va a experimentar un profesional, seguramente sean más.

Hoy les traigo uno de los esenciales. Y digo esenciales porque debería ser algo que usemos siempre, sobre todo en bici. Y no por ir más guapos, si no por seguridad. Se trata de unas gafas de sol, en concreto las Oakley Radar EV Path. Creo que cuando hablamos de gafas a nadie se le escapa que Oakley está entre las mejores. Hasta que las probé, pensaba que seguramente parte de esta fama venía del marketing, pero después de varios años y modelos, creo sinceramente que son las mejores.

IMG_20160519_140812

Lo primero que debes buscar una gafa es que sea segura. Nos deben proteger de las radiaciones solares y de agresiones a los ojos. Eso parece obvio. Nadie se compraría un casco muy bonito que no protegiese la cabeza, no? Pues aún hay gente que prefiere tener 10 gafas para cada día y que no reúnan los estándares de calidad. Es mejor tener unas buenas que muchas regulares, al menos en estos temas. No es lo mismo una gafa que un calcetín, no es lo mismo el daño que te puede hacer el sol que una arruga.

El segundo aspecto a tener en cuenta en una gafa es que te las pongas. Tener un ferrari y dejarlo en el garaje, no parece buena idea. A qué me refiero? En que han de ser cómodas. A veces caemos en diseños imposibles de gafas, que cuando llevamos 40min están fuera. Porque se empañan, porque te bailan en la cabeza al correr, porque se te clava la lente en el pómulo… Eso al menos me pasaba a mí.

IMG_20160519_140854

Una de las cosas que se agradecen de estas gafas son la ventilación de las mismas, de este modo cuando rompes a sudar en un puerto no se te empañan.

Otro aspecto a destacar respecto a las Radarlock es la mayor anchura del marco, con un toque retro y mayor pantalla, protegen los ojos del viento, piedras… Como decía las gafas son un elemento de seguridad.

main_OO9208-03_radar-ev_sky-sapphire-iridium-path_010_67165_png_large

IMG_20160519_140836

Cualquier elemento de seguridad, si se nos caen o son incomodas no valen de nada. Yo soy una persona a la que muchas gafas le bailan, no se si es por mi tamaño o por lo que sea…pero con estas no he tenido este problema. Se me ajustan perfectas y no notas que las llevas. Con el modelo anterior las Radarlock es con las que corrí 24h, con esto solo quiero decir que si no fuesen cómodas no aguanto ese tiempo… por muy Oakley que sean. La patilla tiene una fina capa de goma que hace que no se te muevan apenas pero sin sentir opresión.IMG_20160519_140918

12182498_1667342163519504_6895100138651881881_o

Y lo último, pero más importante es la lente. Aquí me voy a referir a lo que el fabricante nos explica. Destaca la dureza del cristal y lógicamente la protección ante radiaciones.

  • El contorneado de la parte inferior convierte a Radar EV Path en una buena opción si estas lentes de gran tamaño llegan a tocar las mejillas. La forma de lente también aumenta el rendimiento ampliando el campo de visión superior.
  • Diseñadas para el máximo flujo de aire para una ventilación óptima
  • Las varillas y plaquetas nasales de Unobtanium® mantienen a las gafas en su sitio, aumentando el agarre a pesar del sudor
  • Las lentes intercambiables le permiten cambiar de lentes en segundos, pudiendo optimizar así la visión en cualquier entorno deportivo.
  • El material de montura O-Matter™ resistente a la tensión es ligero y duradero y ofrece protección y comodidad todo el día
  • High Definition Optics® (HDO®) es una colección de tecnologías patentadas, que permiten a los artículos de óptica Oakley superar los estándares de las pruebas de laboratorio del American National Standards Institute en materia de claridad óptica, fidelidad visual y resistencia a impactos.

main_OO9208-03_radar-ev_sky-sapphire-iridium-path_001_67156_png_large

Por resumir, se trata de una gafa ideal para todo tipo de deportes, dada la sujeción que ofrecen ante movimientos bruscos, cómodas y que reúnen los estándares de calidad de más alto nivel. Y ya a título personal, me parecen bonitas.

Agradecer a Multióptica Elías de Portugalete que nos cedan las gafas para este test. Si desean unas más info aquí.

Les dejo un vídeo del programa de Tv dónde las analizamos:

Imagen de previsualización de YouTube

STOP Homofobia en el deporte.

Esta mañana cuando venía a trabajar escuchaba en la radio que es el día internacional contra la homofobia. No me voy a apuntar el tanto de decir que lo sabía. Sé que hay gente que dice, que esto de los días no vale para nada, no lo sé, pero si no es por esto, al menos yo, no hubiese sabido la situación real. Digo que no hubiese sabido nada, porque no me cabe en la cabeza que hoy en día, aún se agreda a homosexuales, transexuales… de verdad que pensaba que esto estaba desterrado. Y lo que más me ha impactado, es que el  % más alto de estas agresiones se da en niños, en las escuelas. Me parece que el ser humano, a veces siendo ser, no es humano.

Este es un blog de deporte y no me gustaría salirme de esta línea. Y de deporte y homofobia hay para mucho… y no en Rusia. Aquí mismo. Si bien es cierto que en mi entorno nunca se oyen cosas así, básicamente porque quedarían fuera de mi entorno, cuando haces deporte aún se oyen muchas cosas. Un mundo, en que la testosterona se sirve en garrafas de litro y el hecho de hacer tal o cual machada te convierte en más hombre. Cuando no hay mayor demostración de fuerza, que plantarte cuando no puedes hacer algo.

Son muchas las situaciones homófobas. Cuando voy al gimnasio, siempre están los chulos de playa con sus frasecitas: sólo mueves ese peso? no seas maricona. Me hace gracia, cuando el mundo fitness, es con mucho, el mundo que más alimenta la industria gay. Parece que el mayor número de músculos hace que seas menos gay y al revés, esa tía que está cachas es un marimacho. Marimacho? Pero quién reparte el carnet de marica o marimacho en este mundo? quién es el que decide si estás a un lado o al otro?

Otro tópico que me hace mucha gracia, es el que se refiere a la incapacidad de mostrar sentimientos. Si te rindes, eres un cobarde, un marica… los hombres no se rinden… Vaya por dios… a veces hay que ser “muy hombre” para plantarse y retirarse y no acabar (por ejemplo) por mis cojones una carrera. El judo es un deporte que me apasiona y al que volveré, muchas veces juego con mi hijo a “luchas” y le inmovilizo en el suelo: le pregunto, te rindes?. Una vez escuché, no te rindas, aguanta, un hombre no se rinde… paré, y le expliqué que no pasa nada por rendirse, es más, es parte del deporte…levantarse y seguir. Y no se es menos hombre o mejor por admitir que tu rival es mejor. Ni te cuento, que tendrá que ver con la orientación sexual.

No quiero entrar en el deporte rey. Por suerte o por desgracia, he tenido que asistir como público a ver muchos partidos, desde regional hasta un cierto nivel. Y por eso y por otras cosas, es por las que pretendo que mi hijo no acuda a este tipo de eventos. Que los hay muy sanos y que no hay que juzgar a todos por una parte, que lo sé. Pero no creo que sea sano para un niño, que cada vez que a un rival le dan un patada y se tira, todos le llamen maricón!!. Porque cuando lo oyes muchas veces te parece normal.  También me pongo en el pellejo de ese chaval o chavala que va con su padre/madre al campo y tiene esa edad en la que no sabe muy bien quién es o qué es o qué debe ser… estar escuchando eso, no debe ser muy bueno para su normal desarrollo. Desarrollo como persona, que es lo que me importa.

He arrancado el post pensando en que no conocía muchas agresiones y lo acabo contra diciéndome. Me he dado cuenta en este pequeño ejercicio de mí día a día, que aunque nunca he visto una agresión FÍSICA, por desgracia he visto muchas de las otras. De esas que no se ven. De esas que joden más. Es cierto que un % muy alto de gente las hacen sin pensar, está en nuestro vocabulario. No son conscientes del daño que hacen, porque seguramente no tengan esa intención. Pero hay que ir quitando eso poco a poco, porque hay a gente a la que si les molesta. Así que por mucho que no nos gusten los días de… si sirve para concienciarnos de que en el deporte también se dan estas agresiones, pues eso que nos llevamos.

Gareth Thomas, para mí, uno de los mejores zagueros del mundo, jugador de la selección galesa de rugby. No me hubiese gustado que me tuviese que placar. Es gay y no ha pasado nada.

279747_1 article-2753322-214D9E1600000578-705_634x958

 

A vueltas con las muertes en el running, reconocimientos, carreras…. Humilde opinión.

No me suele gustar escribir sobre esto, porque como no sé escribir muy bien, no me gustaría herir ninguna sensibilidad. Dicho esto y partiendo de mi más sincero respeto a las familias que hayan perdido a un compañero en una carrera, voy a dar mi muy humilde opinión sobre el tema. No lo iba a hacer, pero este fin de semana nos han dejado dos personas y he creído que era el momento.

Lo más importante son las personas, en este caso los corredores y por desgracia en este caso: las víctimas. No voy a poder dar una respuesta única. Porque a diferencia de otros que lo saben todo, yo no sé a qué se han debido cada una de ellas, ni de quién fue la culpa (caso de haberla). Solo un forense lo sabe. Y si lo supiese tampoco podría escribir nada al respecto. Pero a veces, tendemos a simplificar mucho las cosas y pensamos que todos los fallecidos son por un “infarto”. Y no es así. Vamos a abrir el debate de cómo solucionarlo.

Empezamos. Esto es un negocio. Y el que no lo vea es que o no quiere verlo o es un poco cegato. Un negocio. Como el que monta una churrería, quiere vender churros. El negocio del running quiere vender running.  Esto es malo? Para nada, si se tienen unos principios éticos. De la misma manera que no es malo hacer cuchillos, aunque puedas apuñalar a alguien. El problema viene cuando en aulas de primaria repartes cuchillos para que jueguen. Habrá niños que sepan que con eso no se juega y habrá otros que por desgracia se corten.

Nos solemos dar cuenta de las cosas cuando pasan las desgracias. Y más, cuando no es una actividad que tenga más riesgo que otras. No está en la lista de deportes peligrosos, por lo que las desgracias vienen por una mala praxis y/o seguramente en algunos casos (entiendo que los menos) la mala suerte.  

Decía que es un negocio. Y en todo negocio unos abaratan costes y otros buscan maximizar ingresos. La oferta y la demanda. El libre comercio. Pongan el término que más les guste. Y en esto estamos todos, corredores, organizadores, federaciones, médicos… Todos los actores de este gran teatro tenemos nuestra parte de responsabilidad.  Y hoy no voy a entrar en aquellos que nos recomiendan que hagamos tal machada porque ellos lo hacen, estos también tienen lo suyo. Nada, entreno 30min tres días y corro la maratón.

Parece obvio que un % altísimo de estas muertes se podría evitar con un reconocimiento médico. Ahora bien, quién lo exige? debería ser obligatorio? con qué protocolo? para qué personas? para qué carreras? una respuesta adecuada a estar preguntas seguramente nos acerque a la solución del problema. Pero no deben de ser fáciles de responder porque el problema va en aumento. También por estadísticas, a más gente, más todo.

Seguramente la primera medida lógica, sería regular todo esto. Que las carreras, el running o como lo queráis llamar, estén bajo un paraguas común. La federación de atletismo? reconozco que es complicado, porque aunque sería lo más lógico, en este batiburrillo hay carreras más o menos organizadas, con un carácter más festivo o más competitivo, por montaña o por asfalto… Pero no creo que las federaciones estén capacitadas para aglutinar las miles de carreras que se hacen cada fin de semana. Y parece que la demanda obliga a este volumen de carreras.

Otro punto de control serían los organizadores. Que no admitan a personas que no presenten un reconocimiento médico o un apto para dicha prueba. Ante esta situación he visto de todo: desde el que te lo pide, hasta el que te hace firmar un papel de que si te pasa algo es culpa tuya, y el de la mayoría: que no te piden nada. La razón principal puede ser que si nos pide un reconocimiento médico la gente no se apunta. Y es que somos así. Nos gastamos 150€ en unas deportivas para correr en más de 1:30 una media maratón y 90€ en la inscripción, pero si nos piden un certificado nos parece un robo. Y si no hay X inscritos la prueba no se hace. 

Si damos por hecho, que el reconocimiento médico sería un gran avance. Ahora entramos en otro negocio, el de la salud del deportista aficionado. A qué me refiero? a que hay gente que ante estos hechos, intenta hacer su pequeño negocio. Reconocimientos médicos hechos sin los más mínimos estándares de calidad, baratos y para que me den el apto rápidamente. Los hay, créanme que los hay. Por azares de la vida conocí al Dr. Joseba Barrón (esto no es publicidad, que cada uno elija el que crea mejor, hay muchos), empezamos a hablar de esto mismo. De la falta de uniformidad en los reconocimientos, de lo laxos que son algunos y de lo poco que nos gusta que nos digan que no podemos hacer tal o cual cosa. Cuando debería ser al revés, te han evitado un susto. Busque, infórmense, pregunte y si decide hacerse un reconocimiento, hágalo bien. 

Espero que nadie hubiese esperado una respuesta concreta al problema. Es muy complejo, hay muchos intereses.  Aunque sí creo, que se podría gestionar algún tipo de certificado estándar y obligar (no sé quién) a los organizadores que soliciten ese certificado a los corredores. Pero creo que la única solución pasa por uno mismo, aunque no estemos federados (que aun estando federado tampoco es obligatorio hacértelo en todos los deportes) o aunque la organización de tal carrera no nos obligue: nos hagamos al menos, un chequeo al año y éste sea de calidad. Y no me refiero solo a los corredores, porque ahora estamos hablando de esto, pero el equivalente a una carrera popular es jugar un partido de futbol 7 los domingos o un partido de pádel, el riesgo está ahí.  

Imagen anabi.es
Imagen anabi.es

De mercaderes de retos y luchadores de verdad. Luchador de Muay Thai.

Parece que últimamente están muy de moda los reportajes sobre retos deportivos. Gente anónima ( o no) que prepara un reto o desafío. A mí, hay algunos que me parecen autenticas obras de arte, bien filmados, buena música…luego hay otros como el que hice yo en Tailandia que deja mucho que desear. Pero de lo que les quiero hablar hoy, es del contenido no del continente. De las historia no de la fotografía. Pido disculpas de antemano porque últimamente estoy algo ácido.

En cuanto a las historias yo veo varios tipos, todos respetables:

  • El que se inventa un reto que ni le va ni le viene, solo porque puede quedar bien. Aquí incluyo a los que en una semana no conocían una prueba y la pintan como si fuera la de su vida.
  • Una variación de este, es el que además le pone la etiqueta solidaria. Si lo hace de buena fe está perfecto. Si lo hacen para que le paguen los costes, es caca.
  • El que tiene un sueño, lo persigue y da todo hasta conseguirlo o no.

Los dos primeros grupos, son básicamente el mismo. Son los más populares porque son los que más repercusión tienen. Famosos que van a pruebas “extremas”… O los que yo denomino: vendedores de sueños. Este tipo de gente, es aquel deportista que vive a costa de retos que para la mayoría de la gente son super-chungos y además los adorna con proezas extremas. Suelen pinchar 20.000 veces, se deshidratan, se les rompen cosas, llegan a meta siempre justo al limite del fuera de control… y todas esos percances son pruebas que Dios les ha puesto para mostrar su fortaleza. Cuando la mayoría de estos percances son motivados por la falta de entreno, desconocimiento de la prueba y del material. Todo respetable, pero no aguanto ni 2min con esto.

Y luego está el grupo que me gusta a mí. Historias que cuando todos se van a dormir busco por la red. Gente que deja todo por perseguir un sueño. A lo mejor no son sueños tan “molones” como los del primer grupo. Pero la pasión y la forma de sacrificarse, me enamoran. Normalmente la diferencia entre estos dos grupos es que los primeros siempre sacan algo y los del segundo siempre pierden algo. O lo que es lo mismo unos se sacrifican y otros se benefician. Por qué? Porque les gusta, pero les gusta de verdad. Y cuando algo te gusta, no miras el bolsillo, miras el corazón.

Hoy les traigo una historia que me encantó. Una pieza de Informe Robinson, el mejor programa de la TV. La historia de un luchador de Muay Thai español que marcha a Tailandia a perseguir su sueño. Desde cero. Reconozco que a mi si sale Tailandia y hablan de su gente, de su cultura, de su forma de ver la vida… como si el reportaje es sobre literatura griega. No me canso de recomendarlo como destino, vayan, vayan ya.

Imagen de previsualización de YouTube

Busquen sus sueños, los suyos. No los de otros. Vivan sus vidas, no las de otros.