Camino de La Rioja Bike Race. Empezamos ya.

Ya estamos camino de la Rioja Bike Race by Gaes. Creo que no soy consciente de lo que se me viene encima. Esto no sé si es bueno o malo… creo que es bueno. Después de lo de Barcelona, tampoco ha habido mucho tiempo para pensar, cuando se podía se entrenaba y si no llovía se salía con la bici, tampoco hay mucho donde elegir. Y partiendo del hecho voy con unas ganas tremendas de recuperar la ilusión de competir y sentirme en el ajo… vamos perfectos 😉

Decía que no creo que sea consciente de lo que se me avecina, porque el reto es mayúsculo. Se trata de la “hermana pequeña” de la Andalucia Bike Race, pequeña en número de etapas: 3 (la mitad), pero no tanto en dureza. Se trata de tres etapas todas ellas maratón, con una longitud creciente y una etapa final de 80km… 80km en Mountain Bike son muchos kilómetros, hagan las cuentas, si lo haces a una media de 12km/h son casi 6:30h de pedaleo, más que una etapa del tour de Francia.

Llevamos el coche lleno de un montón de cosas: cámaras de repuesto, cascos, bicicleta, barritas… menos miedo llevamos de todo. Para un ciclista aficionado, como es mi caso, compartir una carrera así, con los mejores ciclistas es un sueño. Porque una de las cosas más importantes de esta carrera es que se trata de una prueba UCI de ámbito internacional, se trata de una carrera del más alto nivel: organizativo y deportivo. Si me permiten el símil: es como si le gusta jugar al futbol y les permiten jugar la champions con los grandes de Europa. No se puede tener otra cosa que ganas de disfrutar y sentirse un privilegiado de formar parte de este gran evento.

No es por quitarme presión, pero no esperen verme ganar. Si hubiese mallot a la combatividad a lo mejor tenía alguna opción, pero lo veo difícil. Y tampoco es por echarme flores, pero ponerse el dorsal y salir al ruedo es un triunfo. Después de lo que hemos pasado esto es un premio. Ojo, pero vamos a dar hasta la última gota de sudar y de sangre (espero que de sangre no).

Para los amantes de los datos: tres etapas, 55km, 65km y 80km. Y unos 5000m de ascensión. La clave va a estar en guardar cada día un poco ya que los últimos 80km se nos pueden atragantar. Utilizar las horas después de cada etapa para recuperar lo mejor posible y minimizar el impacto, para salir lo más fresco posible. Estos tres días, el tópico de que lo más importante es comer y descansar alcanza una importancia supina.

Recorrido pinchando aquí

Etapa 1. Calentamiento.
Etapa 1. Calentamiento.
Etapa 2. Maceración.
Etapa 2. Maceración.
Etapa 3. Resurrección.
Etapa 3. Resurrección.

No sé cómo estarán las conexiones y el wifi por aquí. Si no es cada día, al final sí que publicaré un resumen de cada etapa y cómo hemos trabajado durante, antes y después de cada etapa. Al final la diferencia entre ustedes y yo no es nada, e igual les puede servir. También intentaremos contar cómo se vive esta experiencia, ya que a veces los profesionales se centran más en lo técnico que en lo cotidiano.

Les dejo con el vídeo de la prueba:

 

 

Publicado por

Iker Martín Urbieta

Deportista a media jornada.

Contacto: iker.martin@gmail.com
Follow me: @ikermu21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *