Test Reebok FloatRide Run Ultraknit

Levaba tiempo con estas zapatillas, pero aún no me había lanzado a realizar el artículo de test sobre ellas. Quería ponerlas a prueba en diferentes situaciones y ver si realmente iban superando mis expectativas. Y la verdad que cada modelo de Reebok supera al anterior.

En casi todos los artículos que he escrito sobre zapatillas de running de Reebok, he dicho (y me mantengo) que arrastran el san Benito de zapatilla de domingueros o de aquel que se apunta al gimnasio y sale una vez por semana. Da la sensación que se las desprestigia en ese “cielo” de las zapatillas de atletismo y que solo son un capricho de runner posturero. Si ya con el modelo anterior (Harmony) dije que habían dado con la tecla para crear una zapatilla de entreno muy digna, para mirar a la cara a cualquier modelo de cualquier marca. Con estas Floatride Run Ultraknit creo que ocupan ese espacio en el que nunca habían estado y alguno no pensaba verlas: zapatillas de competición. Cuando me las puse por primera vez pensé: con estas zapatillas cualquiera podría plantarse en una carrera sin ningún tipo de complejo. Además han sido premiadas por la revista Runner’s best debut.

Lo primero que destaca de estas zapatillas es su upper, de una sola pieza y de un tejido muy transpirable y cómodo. Pero para mí eso no es lo más importante, lo más importante es la nueva media suela y la suela. Una media suela de lo mejor que he probado. Con una amortiguación justa para ser una zapatilla versátil, con la que puedes hacer una carrera corta, unos entrenos de series o llevarte a la maratón (depende de la persona y los ritmos). Blanda al tacto. Para mi tienen el grosor justo, ya que con más cantidad de material podría convertirse en una zapatilla demasiado amortiguada, para ser una zapatilla de competición o mixta. Pero podría ser una buena idea, pensando en otro concepto de zapatilla. La espuma con la que está creada se denomina Floatride y es nueva. Cuenta también con una parte superior, la parte negra que la separa del upper, que es más dura que la espuma y la hace más reactiva. Le da una mayor consistencia en la pisada. Me recuerdan mucho al sistema Boost de adidas y la suela continental. Por si les ayuda.

La suela es un factor fundamental, sobre todo en estas zapatillas con cierta ligereza. Por la durabilidad de la misma y sobre todo por la adherencia al suelo. Estas Float Ride Ultraknit disponen de una  suela de pequeños cuadraditos situados de manera regular por toda la suela. Son de material más duro, para precisamente, mejorar la durabilidad y la adherencia al suelo.

El upper, como comentaba al inicio, llama mucho la atención. Si bien es cierto que hay más modelo con una upper de una sola pieza y con forma de calcetín, no las calificaría de zapatillas de atletismo y menos a ritmos altos, ya que el pie te baila demasiado. Pensé lo mismo al verlas… no sé si será la composición del material o el soporte que ayuda a cerrarlas, pero el cierre es similar al de una zapatilla “estándar”. Además cuenta con el talón reforzado y algo más alto para evitar la sensación de que se te vayan a salir los pies al correr. Esta composición hace que sean mucho más ligueras y transpirables.

Resumiendo, podríamos estar hablando de una zapatilla mixta. Tanto para entrenos alegres como para carreras que vayan desde los 5km hasta la maratón, ya que una persona ligera y que corra a ritmos altos la puede usar para cualquier tipo de carrera y una persona de mayor peso la puede usar para carreras de 10km a media maratón, creo yo.

Publicado por

Iker Martín Urbieta

Deportista a media jornada. Contacto: iker.martin@gmail.com Follow me: @ikermu21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *