Reebok Spartan Race llega a Bilbao. Consejos “runners”.

Mañana llega a Bilbao la segunda edición de la Reebok Spartan Race. El año pasado lo pasamos genial y este seguro que también. Se trata de una carrera de obstáculos, seguramente la mejor del mundo, que no deja indiferente a nadie, ni a los más competitivos ni a los que buscan la diversión. Se trata de un evento deportivo en el que se combinan casi todas las habilidades que un deportista global requiere, incluido el pasárselo genial: correr, saltar, reptar, trepar…

Como muchos ya sabéis la Reebok Spartan Race es una carrera que une la carrera a pie y diversos obstáculos. Normalmente estos obstáculos se superan con ejercicios de fuerza (subir una cuerda, arrastrar un peso, pasar una escalera, ruedas,…), por lo que podríamos resumir que la Spartan une: el atletismo con la fuerza, y si me apuras la habilidad y técnica (importante). Normalmente suelen ser dos los perfiles que se acercan a este tipo de carreras, los que llegamos desde el atletismo y los que llegan desde el gimnasio o crossfit. El que mejor sepa balancear sus habilidades… saldrá ganador. He leído debates en los que se dice que se beneficia a los corredores, en otros, que se beneficia a los crossfiteros… yo lo que vi en la Spartan Race de Barcelona era que tenías que estar muy equilibrado… no sirve de nada llegar muy rápido a los obstáculos, si luego tardas 10min en rodar una rueda o subir una cuerda… y al revés: subir una cuerda en 1min y correr a 7min/km tampoco te vale de nada.

Este artículo va destinado a aquellos que cómo yo, llegamos del atletismo. Trataré de exponer que variaciones se deberían hacer en los entrenos para poder hacer una buena carrera o al menos sacar el máximo partido a nuestras habilidades. Y cómo afrontar la carrera.

Para ver qué cambios debemos hacer en los entrenos hay que analizar cómo es la prueba. Si nos enfrentamos a la distancia Super (12km y 22 obstáculos) podemos estar hablando de una duración de entre 1h y 1:30h más o menos, para una persona que pueda correr en menos de 50min o 1:10h, el hecho de afrontar los obstáculos hace que estemos más tiempo en carrera. Podríamos decir que la duración estaría más cerca de una carrera de 20km que de 10km, si le sumamos el barro y las cuestas… Es muy conveniente trabajar también el fondo. Si para correr una carrera de 10km podemos hacer una tirada larga de 15km yo creo que para afrontar con garantías esta distancia Super, hay que alargar esta tirada larga hasta los 20km o 21km, de este modo nos aseguramos tener el fondo suficiente para llegar a los obstáculos con fuerza para superarlos. Si se trata de la distancia Sprint, alargarlos hasta 8km o 10km.

Tener que superar 22 obstáculos nos obliga a tener que arrancar y parar muchas veces… no es lo mismo correr 12km seguidos y al mismo ritmo, que con cambios de ritmo, variando la intensidad y afrontando ejercicios de fuerza. Por lo que otro tipo de entreno a incluir, han de ser los farleks intensos o cambios de ritmo.Creo que es muy recomendable hacer entrenos en los que variemos mucho la intensidad, así podríamos hacer un entreno de tipo: 15min cal y luego intercalar 5min ritmo normal con 2 fuertes o si tenemos más experiencia se pueden hacer 3 fuertes y 1 suave, 2 fuertes y 2 suaves… ir jugando con las intensidades. La Reebok Spartan Race es sorpresas. De este modo conseguimos que cuando tengamos que hacer un cambio de ritmo, no nos afecte tanto y podamos recuperarnos antes.

Por último, algo que es fundamental… aunque al corredor puro no le gusten los ejercicios de fuerza, no hay otra manera de subir una cuerda que subiéndola… esto parece obvio. Tendremos que buscar el hueco para hacer estos entrenos, porque sino el día de la carrera no vamos a tener la técnica suficiente para poder hacerlo y si lo hacemos, nos vamos a desgastar más de lo necesario. De la misma manera, podemos meter un día a la semana de cuestas o escaleras…nos va a ayudar muchísimo en la carrera y en posteriores carreras. Un corredor fuerte es un corredor mejor.

Como consejo para los corredores para afrontar la carrera, creo que lo importante es no cebarse en los tramos en los que se pueda correr. Si llegas al obstáculo muy al límite y no tienes las mismas habilidades que las personas que vienen de ostras disciplinas, hace que tardes más y si le sumas que llegas con el gancho , tienen un mal resultado: tardas más y te desgastas mucho más. Es mejor correr un poco más despacio de lo que realmente podemos, para así poder mantener esta velocidad en toda la carrera, superar los obstáculos mejor y disfrutar más.

Un resumen de los consejos para corredores que afrontan está Reebok Spartan Race podría ser este:

  • Incrementa un poco la tirada larga.
  • Realiza entrenos de Farlek o cambios de ritmo.
  • Entrena los posibles obstáculos y la fuerza. Introduce cuestas y escaleras.
  • No corras la carrera como si fuese un prueba de atletismo…regula.

A disfrutar y nos vemos mañana. Así lo pasaron hace unos días por Barcelona:

 

 

 

Test Reebok Harmony Road

Hoy traemos a este blog un nuevo test de zapatillas. Una de las cosas que más me gustan tratar. Sometemos a nuestro test a las Reebok Harmony Road el nuevo modelo de la marca del triángulo orientada al running.

Hay marcas que están muy condicionadas o mejor dicho: etiquetadas. Más cuando eres líder en otro segmento. Este es el caso de Reebok con el crossfit o el fitness o las MMA ahora, oyes Reebok y no te viene a la cabeza atletismo o running. Algo que es injusto y que según pasan los modelos, lo es más. Estoy seguro que si una persona con ese prejuicio, le vendas los ojos sus sensaciones serán similares a otras marcas más “establecidas”. Un hecho que corrobora esta teoría es el premio de la revista Runner´s como mejor debut, algo que no es fácil de conseguir.

Si entramos a analizar la zapatilla, lo primero en lo que nos fijamos (y así debería ser) es en la media suela. Elemento que caracteriza y posiciona una zapatilla. El motivo de porqué una zapatilla es para tal o cual distancia/peso/frecuencia… Las Reebok Harmony Road, cuenta con una media suela en la que se ven tres capas bien diferenciadas: gris, blanco y naranja. Cada componente tiene una función y en conjunto dotan a la zapatilla de una amortiguación y absorción de impactos bastante notable. Algo que la diferencia de sus predecesoras las Reebok Cushion.

IMG_20170609_105521Este nuevo sistema está construido con TPU Kooshlan, se trata de una espuma novedosa que presentan en este modelo. Como decía, una vez que las pruebas, es lo primero que sientes y por lo que destacan.

IMG_20170609_105550(1)El talón es la parte más reforzada, para evitar problemas si no tenemos una pisada “perfecta” y así no tener problemas de lesiones. Por otro lado, hace que se trate de una zapatilla “altita” algo lógico en este tipo de zapatillas.

IMG_20170609_105408 IMG_20170609_105359(1)Si bajamos, nos encontramos con otra novedad, la suela. Se trata de una suela, que añade otro factor diferenciador con sus compañeras de segmento. Construida con material resistente a la abrasión y que la dota de mayor durabilidad. Cuenta con unos pequeños rectángulos, que varían en función de dónde estén colocados y que ayudan a mejorar la propulsión y reactividad. Se puede ver en el talón el material del que está construida. Para mi necesario en zapatillas de entreno que buscan estabilidad y amortiguación.

IMG_20170609_105453El upper, lo reconozco, es algo que no me suele interesar mucho. Simplemente, con que no reste ya hace mucho. Nunca me compraría una zapatilla por los colores o la parte de arriba. En este caso concreto, se cumple esta máxima: no resta. Con una sujeción y transpirabilidad perfecta, además es muy ventilada. Cuenta con una sujeción lateral en la parte interior que sin ser opresiva hace que cuando corremos nuestro pie no baile y quede bien sujeto. Luego, ya no es que no reste, es que suma.

IMG_20170609_105502

IMG_20170609_105512Podríamos concluir que se trata de una zapatilla amortiguada, equilibrada y estable. Tampoco se trata de una zapatilla de rueda pinchada, esas zapatillas que son tan amortiguadas que sientes que vas con las ruedas deshinchadas, arrastrando los pies. No es el caso, tiene reactividad y respuesta a la pisada.

Podríamos decir que es una zapatilla de uso diario incluso para competir, para personas con peso elevado. Y en casi cualquier distancia. Te puede valer para un rodaje o unas series largas o correr una media maratón. Si eres una persona de poco peso, yo la recomendaría para entrenos largos o rodajes, incluso para series largas. O si buscas comodidad y tu objetivo no es competir en distancias cortas. No se trata de una zapatilla voladora, aunque tampoco lo pretende ni es su objetivo. Es una berlina (usando un símil automovilístico) que nos puede llevar muy lejos cómodamente.

 

 

Unas veces se gana y otras se aprende.

Una de las frases que tenía en la lista de excusas: unas veces se gana y otras se aprende. O se gana o se pierde, pensaba. Pero tras lo vivido este fin de semana en Salamanca, en el campeonato de España de Judo para veteranos, las 4h de viaje y un par de noches mal durmiendo… me la envaino y creo que tiene mucho sentido.

Al revés de los relatos clásicos, empezamos por el desenlace. La competición consistía en una liga de 5. 5 personas, todos contra todos… Hasta ahí todo bien. El primer combate, tras 15 años era como mi primera vez. Y como en otras primeras veces, duré lo que duré, segundos… Hay que dejar claro, que hacía 15 años que no competía y que cuando me fui era de los peores. Que contamos esto, como si volviese Induráin, y no es así. Dicho esto, volvamos al relato. Primer combate: salgo tranquilo a ver cómo era esto… y para cuando me quiero dar cuenta tengo al otro debajo y yo rumbo al cielo… intento girarme en el aire para evitar caer de espaldas y así prolongar mi agonía… caigo, hay dudas, un árbitro cree que es Ippon, los otros no… Ippon, para casa… En este momento, me hubiese gustado ducharme y para casa. Segundo combate, salgo a lo loco, como un mariachi en una despedida, a generar la locura… aguanto más, nos vamos al suelo, me intenta luxar el codo… salgo… pero voy tan loco que acabo debajo de él… es lo que tiene generar el caos, que a veces se apropia de ti…me inmoviliza y para casa. La sensación de ridículo era muy grande, tras meses de esfuerzo acabar así… Tercero, sabía que tampoco le iba a ganar, le había visto los otros combates y era netamente superior. Aún así aguanto bastante y solo al final y cuando voy como un loco a atacar, me mete un Ippon de libro.

Llegamos al último combate y el que da título al post. Siendo 5 personas, entendía que ese combate era por saber quién era 4 o 5. Algo que personalmente, me daba igual. Sabía que era el único combate que podía ganar. Lo llevo bien, incluso me adelante y voy ganando durante tiempo. Pero no se gestionarlo y me dejo remontar al final. Digo que me dejo, porque con el tiempo que quedaba podría haber gestionado las sanciones… podía hacer un Clemente o una argentinada, irme al suelo, jugar… pero no supe gestionarlo, bueno no es que no supiera, es que en ningún momento llevé el tempo del combate, no sabía ni cuánto tiempo quedaba, ni por donde entraba el contrario…Todo fue un cara o cruz. Y aún así, podía haber ganado. Antes de ayer, me enteré que uno de los 5 era de una categoría más joven, por lo que este combate era por el bronce. Por un bronce un poco descafeinado, pero un bronce… me llevé un mal rato.

Lo que da título a este post, si hubiese ganado, nunca hubiese sido consciente de la falta de control que llevaba, de la ausencia de mirar el reloj, de lectura del contrario… creo que es mejor aprender esto para la próxima y haber perdido, que ganar como hubiese ganado antes (generando un torbellino) pero si aprender lo básico. Por eso creo que es mejor un aprendizaje que una medalla.

Dicha esta moraleja, la experiencia fue muy positiva, reencontrándome con amigos de antaño, recordando los días de pabellón, olor a sudor y esparadrapo… viendo judo durante casi 8h. La siguiente mejor, eso no cabe duda.

Delegación vasca
Delegación vasca

 

 

La medalla finisher y la gestión de la derrota.

Hoy va un post de psicología de garrafón, quedan avisados. Y si me apuran para el target que creció más cerca de Oliver y Benji que de La patrulla canina.

Una de las ventajas de practicar muchos deportes (de manera compulsiva) y hacerlo (por deformación profesional) con la mente abierta, es que obtienes pequeños análisis de la situación que en estos deportes se vive. Las diferencias entre el mundo del triatlón: entiéndase aquí, maratón, marchas btt, runners… y el mundo de los deportes de lucha, es palpable. Hoy trataré solo un aspecto, la gestión del fracaso y sus derivadas.

Uno de los aspectos que más me gustaban del triatlón era que siempre se ganaba, siempre y todos? Bueno si esto lo lee mi mujer dirá que no, porque siempre acababa enfadado. Pero el 99% de los “finisher” habían ganado. Bien porque su objetivo era terminar, bien porque le han ganado al del club, bien porque han mejorado el tiempo del año pasado, bien…. Esto no pasa en un deporte en el que te enfrentas a otro y solo uno gana. O ganas o pierdes. Y te ha ganado una persona, no una carrera. Una persona con nombres y apellidos, no una situación.

Con el paso del tiempo y mientras corría en soledad me he dado cuenta que esto es uno de los atractivos del triatlón/running… Cada sábado te regalaga una oportunidad de llevarte un premio moral. Un refuerzo. Como el que está a régimen y se come un helado a escondidas. Estaré puteado en el curro, pero ojo: hoy he mejorado mi marca 1minuto. Psicológicamente esto es muy positivo, salvo que bajes tanto el listón que la autocomplacencia se apodere de ti.

En un combate de judo no pasa eso… tú puedes entrenar como un animal, tener tus tácticas, tus técnicas… pero luego viene uno mejor y para casa… no hay medalla finisher. No vale con lo de: al menos he acabado. Esta gestión de las emociones es algo que hay que trabajar. Incluso se pueden gestar miedos, no quiero que me toque este luchador porque siempre me gana… En cambio tú puedes decidir no correr el triatlón de Zarautz porque el puerto de Aia es muy duro…

No digo que sea ni bueno ni malo, ni mejor ni peor… simplemente es algo que he observado y que al salir un poco de la burbuja del triatlón (nunca mejor dicho) me he dado cuenta. También es un punto a favor de entender que proliferes tantos corredores de mediana edad. Es más balsámicos acabar con el reto de correr la Herri Krossa que apuntarte al campeonato de pádel y perder todos los partidos 6-0 6-0. Una humilde deducción, seguramente errónea, es que te tiene que gustar mucho el pádel para seguir…Te tiene que gustar mucho jugar, ya que cada vez que juegas pones de manifiesto tus miserias y virtudes (lógicamente) y esto a veces es duro.

De vez en cuando soltaré alguna reflexión. A parte que creo que puede aplicarse a otros ámbitos de la vida.

 Nadal de marca blanca

Volvemos a la carga, campeonato de españa de veteranos de judo.

Ni estaba muerto, ni estaba de parranda… hace tiempo que no dedicaba tiempo a este blog. Las razones son dos y muy sencillas: no tengo mucho tiempo y mi actividad deportiva no ha estado enfocada en el marco del running-triatlón, etc etc… Pero aunque sean pocos, hay gente que sigue o seguía este blog, y aunque solo sea por estos o porque simplemente me apetece, es momento de retomar la actividad…

Dejábamos esto hablando del duatlón de Sopelana. La carrera fue buena (quedé entre los 5 últimos o así). Contento por volver a competir, por ponerme el mono, por hacer transiciones… pero siendo muy realista y sabiendo que no tengo la cabeza en esto. Poco después corrí la carrera de montaña de Arrigorriaga, la corta y nocturna, mejores resultados y muy satisfecho por el trabajo hecho y más sabiendo que no tenía la cabeza ahí. ¿Y dónde tenías la cabeza? En este fin de semana, en el Campeonato de España de Judo Veteranos.

Desde que nació Peio (Octubre) ya vi que aunque quería y que me gustaba mucho el triatlón, ya no tenía ni fuerzas ni ganas de afrontar otra temporada al “100%” pensando en cloro, bici y zapatillas. Son diez años y estoy saturado, saturado porque uno de mis problemas es que me vuelco mucho y eso me desgasta.

Paralelo al crecimiento de Peio, crecía el uso del kimono y los entrenos en el tatami. Primero un poco, luego un poco más…para acabar desde semana santa muy focalizado en la prueba del sábado. Lo he ido simultaneándolo con el jiu jitsu brasileño, algo que me ha servido mucho.

Después de 15 años, había que volver con un campeonato? pues seguramente no. Pero yo soy así. No sé hacer las cosas en bromas y como estoy acostumbrado a la derrota, no me preocupa volver con un rotundo fracaso deportivo. Ya que sería solo deportivo, porque en lo personal estoy muy satisfecho. Excusa de mediocres. Vuelvo en la categoría de -66kg, lejos quedan los -60kg pero cerca quedan los 76kg que pesé el lunes después de las vacaciones de semana santa. Había que volver a entrenar duro, retomar las rutinas, pero sobre todo… entrar en la categoría.

En este tiempo también he aprovechado para matricularme y así poder ejercer como Entrenador personal y experto en nutrición deportiva. Es algo que siempre me ha gustado y que me gustaría saber más y ayudar a quien le pueda interesar.

Espero retomar el blog con más asiduidad. De momento les dejo el programa del viernes en Tele 7 con consejos para los que se inician en triatlón: