Running in Thailand.

Reconozco que he tardado en publicar este artículo porque tengo la sensación de que una vez que lo haga, cierro una etapa. Running in Thailand, está enfocado a todas aquellas persona que o bien van a viajar a este país o residen allí y quieren animarse a correr. Por lo leído en foros y tras conversaciones con otros corredores, podría titularse Running en el sudeste asiático, porque salvo con excepciones, podrían equipararse a Vietnam, Birmania, Camboya, Laos… pero como no he estado allí, me limito a mi experiencia, lecturas, conversaciones… en el antiguo Reino de Siam.

El hecho de poder correr o cómo correr en Thailandia, no debería ser un motivo para visitarla. Hay miles de razones. Esto solo pretende ser una pequeña guía para aquellos viajeros que les guste correr y no quieren dejar de hacerlo en sus vacaciones o Runners que allí residan. Este artículo (o artículos depende del público) pretende que el corredor, entienda cómo está el fenómeno running en Thailandia, para buscar el mejor emplazamiento y hacerlo con seguridad.

Para empezar, hay que entender cómo es Thailandia socio-económicamente hablando. Porque una vez que entiendes la sociedad Thai, podrás adaptarte mejor. En Thailandia el running como tal, no está extendido en la sociedad mayoritaria. Yo lo comparo con España hace 30 años, cuando veía a mi padre correr. Antes en España se hacía footing, o lo que es lo mismo: salir a correr después de trabajar, para estar más o menos en forma, sin ninguna ambición deportiva. Sin GPS, sin zapas de colores, sin buscar una marca en la media maratón de XXXX. Supongo que cuando tus objetivos vitales son llegar a fin de mes, mantener a tu familia lo más cómoda posible, el hecho de tener 1:30 en media maratón apenas tiene importancia. Esto podríamos aplicarlo a la mayoría de la población Thai. No es menos cierto, que el fenómeno Running ha llegado o está llegando. Son muchas las carreras que se celebran por toda Thailandia, en especial en el área de Bangkok, la zona de playas y el norte de Thailandia. O lo que es lo mismo: allí donde más turismo y/o trabajadores extranjeros residen y/o población Thai con menos apuros económicos. Por lo que si vas de vacaciones, no te costará encontrar una carrera allí dónde estés. Personalmente te recomiendo que lo hagas, de este modo podrás conocer otra versión del running diferente a la europea. Es otra historia. No esperes calles abarrotadas, ni que la gente entienda porque corres 10km para volver al mismo sitio.

12185206_1667336750186712_7864848681564796493_o

Podríamos concluir que en Thailandia (en las zonas citadas), hay un grupo de personas que va creciendo que práctica el footing, cuya velocidad de crecimiento la va a marcar el interés por la salud, el bienestar… Un segundo grupo, el de los runners tal y como lo conocemos, en el que se están empezando a centrar las marcas y las carreras,  que avanza a un ritmo menor que en el resto del mundo, pero que se nutre de turistas y clases un poco más altas. Un tercer grupo, el menor de todos, el de los atletas al uso, los de 1500m, la élite. Y por último los que corren porque practican otros deportes: en un tanto por ciento muy alto Muay Thai, que es su deporte rey. Correr, running, footing o atletismo… no están en su lista de prioridades.

MasterminmuayThai Foto
MasterminmuayThai Foto

Todo esto para qué sirve? Para conocer la sociedad Thai, saber porqué se mueve y por dónde se mueve… que nadie espere ver las calles pobladas de tiendas de running, ni gente corriendo por todos lados, ni … No existe esa cultura de la estética que existe en Europa que nos lleva a correr para no estar gordos. Ni ha llegado el gusanillo de los tiempos en carreras… ni hay mucho perfil en redes sociales de influencers runners. Una vez explicado esto, vamos a ver dónde se puede o debe correr en Thailandia.

Un tema importante cuando lleguemos a Thailandia y queramos salir a correr es elegir el dónde/cuándo?. Lo repito (y soy un enfermo del deporte), si vais a estar 15 días en Thailandia no malgastes el tiempo en correr ;-). Para empezar hemos de saber que salvo muy contadas excepciones, el calor puede ser insoportable. Por lo que yo correría a primera hora o cuando el sol de vaya. La primera hora, no son las 8, son las 5 de la mañana. Thailandia amanece antes… En las zonas muy turísticas puede que esto se puede atrasar un poco. Yo de 8 a 18 no me plantearía correr en la calle.

Ahora llega el dónde?, dónde corro por Bangkok, por ejemplo? Yo le recomendaría que lo hiciese en el gimnasio del hotel. Eso de primeras. Pero no hemos llegado a Thailandia para meternos en un gimnasio… Hay un dicho que NO se aplica en Bangkok: la mejor forma de conocer una ciudad es corriendo. En Thailandia el tráfico es una locura, por lo que descartaría correr por la carretera… en las zonas dónde están la mayoría de los Hoteles no hay aceras. Bueno si hay aceras, pero éstas están ocupadas por puestos callejeros. En las zonas menos turísticas, al otro lado del Chao Phraya,  he podido correr o ver qué se pueda correr, pero son dos manzanas… No lo recomiendo. Pues voy al paseo marítimo? En Thailandia no existen los paseos como puede haber en Barcelona, Bilbao, Málaga… En la zona de playas, Ko Thao, Phi Phi, Phuket… podría hacerse por las carreteras de la costa. Que es donde suelen correr las personas que acuden a entrenar para Muay Thai… pero es arriesgado, hay accidentes de tráfico cada dos por tres. Otra cosa son las zonas del Norte o los pueblos no tan turísticos, ahí si que se podría correr por la calle: con mucho ojo!!!

Foto: Viajero-turismo.com
Foto: Viajero-turismo.com

Dónde recomiendo correr? En los parques, parques naturales, recintos deportivos o gimnasios. En todas las ciudades hay uno o varios parques para poder hacer deporte. Puede que si estés preparando una maratón tengas que tomarte una biodramina… pero es lo más cómodo y seguro. En Bangkok en Lumpini será tu mejor opción, desde cualquier hotel puedes llegar y es muy grande. Otra opción, es coger un coche o tuc tuc e irte a una zona de “esparcimiento”, son zonas que los Thailandeses utilizan para pasar el tiempo de ocio, hay menos tráfico, hay “bares” y encontraras a los nuevos runners. Los parques en contra, están poblados de gente haciendo footing. También puedes pagar una entrada y acudir a los centros deportivos, normalmente vinculados a las universidades. Esta zona es la que está poblada de atletas. También puedes correr por el campus. Y como decía, si no: la cinta de un gimnasio.

Foto: Stickyrice
Foto: Stickyrice

Mi recomendación es que metáis las zapas de trail y os vayáis al monte… es de lo mejor que tiene Thailandia, mejor que las playas, la bebida a bajo coste y a la altura de sus grandes templos budistas. Solo comparable con su gente y su forma de ver la vida. Es más seguro, más bonito y si que vais a conocer una Thailandia desconocida.

Foto: Viajeatailandia.com
Foto: Viajeatailandia.com

Creo que me he pasado escribiendo… pero si alguien va a viajar a Thailandia y quiere alguna recomendación que no dude en contactar conmigo, será un placer.

Vuelta al blog. Reflexiones varias. Hacia rutas salvajes.

Lo bueno y lo malo de pasar mucho tiempo solo es que piensas mucho. A veces, o eso me dijeron los de gran hermano, pensar no es bueno. Te hacen plantearte muchas cosas. Sobre todo, al menos en mi caso, plantearte todo lo que haces o lo que has hecho. Muchas veces, más de las que a veces me gustaría, te preguntas el porqué de las cosas…

Cualquiera que tenga dos dedos de frente verá que desde Tailandia mi actividad aquí, ha caído en picado. Pasando de uno o dos post a la semana, a uno cada 3 meses. Y no hay otra razón, que el vacío que te produce la sensación de haber cumplido un etapa. Cuando das todo, y en mi caso todo, es mucho. Una vez lo consigues, el vacío que sientes es brutal. Parece que ya nada te llena. Súmenle que una vez has vivido esto, no puedo ofrecerles nada que este a ese nivel… La herrikrossa de castrejon de arriba?

El proyecto en si fue (ya empiezo a hablar en pasado) brutal. Brutal a nivel de logística, brutal a nivel humano, brutal a nivel físico, brutal en general… El viaje me sirvió para conocer a un yo, que a lo mejor no conocía. Un yo que busca más en el interior que en la fanfarria y confeti. Si no pudiese llevar la vida que llevo, seguramente acabaría en algún rincón del sudeste asiático, durmiendo en una cabaña y viviendo día a día.

Tampoco voy a mentir y decir que desde que llegué no he hecho nada. Todo lo contrario, he corrido el campeonato de Euskadi de veteranos de pista cubierta (60m, 400m, 800m, 1500m y lanzmaiento de peso), varias carreras en pista…lanzamientos… pero sobre todo me he salido un poco de la vorágine del ultrafondo que me estaba llevando por delante, para buscar lo que en cada momento me apetecía. Sea o no sea “blogeable” sea o no sea popular. El hecho es que desde enero he ido más veces al gimnasio para trabajar la fuerza y lanzar mejor, que a correr.

Para los que sigan este blog, caso de que haya un masa (no hulk), que sepan que seguramente en un tiempo no verán super aventuras, ni acciones en las que este pequeño hobbit recorre grandes distancias poniendo su vida en juego. Pero si que podrán leer historias de verdad, historias hechas con el corazón, aunque solo sea dar vueltas a una pista de atletismo.

Les dejo la entrevista que me hizo Susana y en la que me acompañó mi hermano. Y con esto cerramos el ciclo.

 

Thailandia 2015. Crónica final de la carrera.

Caso de que haya un público que demandase esta crónica, les debo pedir disculpas. Pero el tiempo que tengo cada vez es menor y cada vez tengo menos tiempo para casi todo. Tengo que dar un giro a todo esto (al final del post tocaré el tema), tampoco me siento obligado a escribir una crónica en menos de 24h, es lo que tiene la libertad de pagar de tu bolsillo las cosas, que no tienes que rendir cuentas a nadie.

La carrera

Algo os comenté en el anterior post. La carrera o la distancia o el formato es un delirio. La incertidumbre de tu rendimiento con el paso del tiempo hace que no sepas nunca qué ritmo llevar. Siempre estás pensando en guardar. Pero llega un momento, en el que caes como fruta madura. Entonces surgen las dudas: si hubiese corrido más rápido antes, ahora llevaría más kms… y la contra-duda (caso de existir esta palabra) si hubiese ido más rápido? hubiese llegado a la maduración antes?… como dice mi padre: Si mi abuela tuviese cojones, sería mi abuelo. La vida, las carreras, está para tomar decisiones… Yo hice lo que creía que era mejor, no sé si lo repetiría, pero así lo hice.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA 12185579_1156436921052468_8312089915809546999_o 10623951_1156432697719557_9093178943788710437_o

Mi idea era correr a ritmo cómodo 70-80km que es lo que ya había hecho alguna vez, y creía tener la “certeza” de cumplir. Para posteriormente pasar a hacer cacos (caminar-correr) y para acabar andando. El plan es el correcto, pero luego hay que ponerse allí. Hay que ponerse que llegamos casi 20h antes desde Bilbao con un viaje de casi 30h…que el calor es el que es… y lo más perro, el circuito de llano tenía: la zona de boxes.

Arranca la carrera a las 14:00 del sábado 7 de noviembre. Salgo con el freno de mano echado. Guarda nene. Enseguida me veo de la mitad del pelotón para atrás. No pasa nada, caerán como moscas, como moscas asiáticas (pensé yo). Enseguida se forma la serpiente multicolor (nunca mejor dicho, ya que los tailandeses son amantes de colores chillones). Cada uno coge su sitio, yo muy atrás pero con la certeza de que con el paso del tiempo iba a adelantar a mucha gente.

Cae la noche  y la gente empieza parar. Aún la carrera está loca. Gente que parece que está corriendo un 10km se mezcla con gente a la que ya le saco una vuelta completa. Empieza la táctica. Llegados a este punto, unas 6h de carrera, toca decidir: descansar o seguir. Yo tenía claro que no siendo rápido, lo mejor es no parar y utilizando un símil de la F1: adelantar en boxes. La táctica de la tortuga. Cada poco comía y bebía. Era una apisonadora. Una vieja y pesada apisonadora.

Con esta táctica aguanto casi toda la noche,12h de carrera, que es cuando hago mi primera parada. El ritmo era penoso y es mejor parar. En ese momento iba 4º en la misma vuelta que el tercero. La parada estaba programada para 30min, cuando llevaba 20min decido salir a correr, no aguantaba ahí tumbado. Un pequeño problema en la tienda de campaña que la organización dispuso para el descanso, hizo que tardase 45min en salir. Se atascó la cremallera.

De aquí a meta, ya fue todo sufrir. La noche, que empezó como un soplo de frescura, se mi hizo muy larga. No había farolas y lo poco que se veía era por el frontal. El recorrido estaba plagado de arboles que hacía que no penetrase la luz de la luna. El recorrido estaba plagado de árboles y de animales. Perros y gatos en su mayoría. Pero también serpientes. Era muy normal ir corriendo y ver dos ojos rojos que te miran…enfocar con el frontal y ver un perro o un gato… yo no tuve problemas con los perros, si con un gato. Pero creo que quería jugar más que otra cosa.

Amanece, que no es poco. Los rayos del sol siempre parece que te dan un poco de vida. A estas alturas parecía un walking dead a las puertas de un after. Las horas previas a la salida del sol fueron las peores. Incluso hubo un momento que me vi fuera de la partida. Programé otra parada de 30min y la cosa se fue a la hora y media. El calor de la tienda, con la bajada de la temperatura hizo que me entrase una tiritona muy grande. Tomé un café caliente, una sopa, me puse una sudadera y salí a correr. Mi hermano que estaba de asistencia me acompaño esa vuelta, tenía dudas de cómo iba a reaccionar o de si me paraba muy lejos de meta. Lo dicho, con el sol parece que todo va mejor… pero el sol trae consigo el calor… el calor… el puto calor… Y para las 10 de la mañana del domingo tengo la cabeza abrasada.

Momento de reflexión. Si una cosa tengo clara, es que yo estaba en esa carrera para ganar o para disputar. Y la carrera la gana el que más vueltas de. No estaba ni para hacer X kms o Y vueltas, estaba luchando contra mí mismo pero contra otros corredores. Esto es importante.

Es media mañana. Me paro y veo los tiempos del resto, voy sexto, el séptimo está muy cerca…No hemos estado 19h haciendo el loco para morir en la orilla. Me cambio de ropa y afronto lo que queda. Objetivo: que el tailandés que viene por detrás no me pille. Desde ese momento cada vuelta era ver por dónde iba… el gato y el ratón… Hasta que veo que se para. Yo sigo. Le saco una vuelta. Seguimos a lo nuestro. A falta de 3h para acabar, veo que mi amigo se para. Le saco una vuelta y aún me podría coger… doy mi última vuelta y veo que ya se ha cambiado.

Se acabó. Se acabó, para siempre… se acabó: el pilostre, la casa de paja, la tubería, el puente, el buda de oro, la cabaña, el rancho, vietnam, la cuesta de la piedra, la señal de 30… cada vuelta la había fragmentado en muchas cosas y el mero hecho de llegar al siguiente punto me mantenía en pie. Era como Toma Hanks en naufrago. Empecé a delirar, creo. 24h dan para mucho. Acudí a la mesa de control para confirmar que era sexto y poder cambiarme. Pero cuál es mi sorpresa, la persona que estaba haciendo la carrera con monociclo estaba en la lista que yo miré durante ese tiempo. Restamos uno. Quinto. Super contento. Super trabajado… super…  

Esto es todo amigos. He tardado tiempo en escribir la crónica, espero que les haya compensado. El ciclo normal del entusiasmo es el siguiente: una vez acabas no quieres saber nada de correr, pasa un mes y ya estás mirando otros retos. No les voy a mentir. Ha pasado un mes y medio (exacto) y no tengo ninguna gana. Estoy empachado. Quiero tomarme un tiempo. El proyecto ha sido increíble, ha sido lo mejor…pero me ha supuesto mucho desgaste: deportivo, personal, familiar… Ahora me dedicaré a otras cosas, pero si esperan vivir aventuras fascinantes al borde de la muerte, busquen otros blogueros. En breve nos veremos por aquí.

Para todas aquellas personas que compraron una camiseta o donaron dinero, les dejo este vídeo, que sepan que el dinero ha llegado a su destino:

La carrera, es muy dura. Pero el país es increíble. Se lo recomiendo. Si pudiese iría todos los años. Es increíble. La cultura budista es a estudiar, se lo recomiendo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

9×09. 24h de Chiang Mai. Vídeo y algunas fotos. 1ª Crónica.

Casi un mes desde le viaje… ya se que no tengo perdón, pero la verdad es que he estado muy liado y no he podido escribir nada. También y no es excusa, es muy laborioso compaginar todo, me hubiese gustado mucho hacer más cosas desde Tailandia, pero si estás a competir no estás a otras cosas.

En una sola entrada no voy a poder explicarlo todo. Hoy os pongo un anticipo de lo que pasó allí, pero habrá más. Son muchas cosas las que pasaron allí, en las 24h y en el viaje.

La carrera, es un delirio. Muchas veces he dicho esto, alguno pensará que es mentira, pero es lo más duro que he hecho. Por la propia disciplina de estar 24h, por el calor, por la humedad, por el recorrido… muy duro. Normalmente suelo recomendar lo que hago. Esta vez no. No me parece ético recomendar algo así, es sufrir y sufrir, te tiene que gustar mucho el correr, ya que aquí no hay postureo, ni público. Si que les recomiendo la experiencia, pero a la prueba de 12h o a la de 6h.  Es la esencia de correr por correr.

Como resumen muy rápido, les puedo decir que estoy muy contento a nivel deportivo. Quedé quinto, lo que merecía, no más si igual menos. Por lo que estoy contento de la lucha por ese puesto. No miento, fui a ganar. Pero no pude. Fueron mejores y es así.

Les dejo un vídeo que hice y unas fotos y durante estos días tendrán más detalles.

12183970_1229454393748101_5310085860637376468_o 12189232_1230514760308731_3041470218701571233_o 12194896_1230514773642063_3702179487396888875_o 12195043_1230514700308737_7685002605674896733_o

10623951_1156432697719557_9093178943788710437_o 12182498_1667342163519504_6895100138651881881_o 12185206_1667336750186712_7864848681564796493_o 12185579_1156436921052468_8312089915809546999_oDurante este mes juré que no volvería ni por todo el oro del mundo… solo viendo las fotos, igual volvería gratis… que poca palabra tenemos los deportistas jeje

 

Carta a un hijo

Hola Jon:

Espero que alguien te esté leyendo estas palabras, porque sin con dos años y medio eres capaz de leerlas tu… o que al menos cuando seas más mayor puedas leerlas.

Te preguntarás que dónde estoy? qué porque no estamos en nuestra esquina del sofá viendo la patrulla canina o sacando de quicio a amatxu. Pues me he ido con osaba a Tailandia, a correr. Pensarás que habría sitios más cercanos, ahí tienes razón. Pero a parte de correr hemos venido a ayudar a unos chicos. La verdad que tampoco nos obligaba nadie, pero creo que tenemos que ayudar a otras personas Jon. No se muy bien cómo explicártelo, pero hay gente que sin buscárselo, tiene una vida mucho peor que la nuestra, y no se lo merece. Tenemos que intentar ayudarnos siempre.

He venido a correr una carrera larga. Ahora entenderás porqué me iba los fines de semana a correr o porque llegaba a la noche oliendo mal. Estaba entrenando. Siento no haber podido estar ese tiempo contigo. En ciento modo tu también te has sacrificado por este proyecto. También quédate con que si quieres algo hay que sacrificarse. Si quieres conseguir algo en esta vida tendrás que esforzarse día día. Nada viene solo.

Mi intención es traerte la copita como me dijiste. Lo voy a intentar, pero a lo mejor no lo sabes, tu padre no es especialmente buen corredor. También me gustaría que nunca te rindas, que por mucho que la gente te diga que no puedes hacer algo, si tu crees que puedes lo intentes con todas tus fuerzas. Y si te caes no te preocupes, te levantas y sigues. Ya estaremos nosotros para ayudarte. Pero no te rindas nunca. A me lo han dicho muchas veces, que no valgo, que soy muy malo… pero no pasa nada, tu inténtalo con todas tus fuerzas.

No se que más decirte, lo de llevarte una jirafa lo veo difícil, he mirado por aquí no veo que haya. Los elefantes tampoco son fáciles de transportar y volamos con una compañía de bajo coste, como para meter un elefante, pero yo lo miro.

El jueves estaré por ahí , iremos a la ikastola en Blacky y escuchando macaco.Si me pasase algo estás en buenas manos, amatxu sabrá inculcarte los valores que necesitas y todos los aitites, amamas y osabas te van a querer mucho. Pero no tienes que tener miedo nunca, no hay cosa peor que quedarse en casa por miedo a hacer cosas. Tampoco hagas el loco! pero no tengas miedo a buscar la felicidad.

Te quiero tigre