Volvemos a la carga, campeonato de españa de veteranos de judo.

Ni estaba muerto, ni estaba de parranda… hace tiempo que no dedicaba tiempo a este blog. Las razones son dos y muy sencillas: no tengo mucho tiempo y mi actividad deportiva no ha estado enfocada en el marco del running-triatlón, etc etc… Pero aunque sean pocos, hay gente que sigue o seguía este blog, y aunque solo sea por estos o porque simplemente me apetece, es momento de retomar la actividad…

Dejábamos esto hablando del duatlón de Sopelana. La carrera fue buena (quedé entre los 5 últimos o así). Contento por volver a competir, por ponerme el mono, por hacer transiciones… pero siendo muy realista y sabiendo que no tengo la cabeza en esto. Poco después corrí la carrera de montaña de Arrigorriaga, la corta y nocturna, mejores resultados y muy satisfecho por el trabajo hecho y más sabiendo que no tenía la cabeza ahí. ¿Y dónde tenías la cabeza? En este fin de semana, en el Campeonato de España de Judo Veteranos.

Desde que nació Peio (Octubre) ya vi que aunque quería y que me gustaba mucho el triatlón, ya no tenía ni fuerzas ni ganas de afrontar otra temporada al “100%” pensando en cloro, bici y zapatillas. Son diez años y estoy saturado, saturado porque uno de mis problemas es que me vuelco mucho y eso me desgasta.

Paralelo al crecimiento de Peio, crecía el uso del kimono y los entrenos en el tatami. Primero un poco, luego un poco más…para acabar desde semana santa muy focalizado en la prueba del sábado. Lo he ido simultaneándolo con el jiu jitsu brasileño, algo que me ha servido mucho.

Después de 15 años, había que volver con un campeonato? pues seguramente no. Pero yo soy así. No sé hacer las cosas en bromas y como estoy acostumbrado a la derrota, no me preocupa volver con un rotundo fracaso deportivo. Ya que sería solo deportivo, porque en lo personal estoy muy satisfecho. Excusa de mediocres. Vuelvo en la categoría de -66kg, lejos quedan los -60kg pero cerca quedan los 76kg que pesé el lunes después de las vacaciones de semana santa. Había que volver a entrenar duro, retomar las rutinas, pero sobre todo… entrar en la categoría.

En este tiempo también he aprovechado para matricularme y así poder ejercer como Entrenador personal y experto en nutrición deportiva. Es algo que siempre me ha gustado y que me gustaría saber más y ayudar a quien le pueda interesar.

Espero retomar el blog con más asiduidad. De momento les dejo el programa del viernes en Tele 7 con consejos para los que se inician en triatlón:

Si buscas, encuentras. Retorno al Ironman.

El otro día me decía un amigo que parecía que estaba enfadado, que en el blog no aparecían más que críticas. Que no estoy enfadado lo se, que solo aparezcan críticas pues puede ser… si que de un tiempo a esta parte, cada vez aguanto menos. Hay días que veo cosas que no hacen ningún bien a este deporte y no me apetece callarme. Si quieren blogs de candy candy ya tienen muchos y como no vivo de esto y me es lo mismo el número visitas, retuit, me gusta o compartir… no voy a callarme.

Dicho esto, no perdamos la perspectiva que esto es un blog. Por lo que la esencia del mismo, es contar las aventuras y desventuras del autor. No recuerdo donde dejé mi aventuras deportiva, seguramente en alguna charcutería, pero haremos un breve resumen. Desde mi llegada de Tailandia arrastre lo que creía un buen estado de forma hasta el campeonato de Euskadi veteranos de pista cubierta: 60m, 400m, 800m, 1500m y lanzamiento de peso. Ya en enero con la llegada del crudo invierno, entré en el túnel en el que siempre entro. Preparé el campeonato de Euskadi de lanzamientos pero no tenía la mínima, por lo que no pude ir (lógicamente). Para preparar este campeonato, nonato, recurrí al powerlifting. El powerlifting es una modalidad similar a la halterofilia que se basa en tres movimiento: Sentadilla, press de banca y peso muerto. Lo tuve que dejar ya que mientras mi fuerza y masa muscular aumentaban, mis ritmos iban en caída libre… Así que desde Abril he vuelto a centrarme en correr el 800m, tanto en el campeonato de Bizkaia como en el de Euskadi veterano y aquellas pruebas en las que se me permita correr. Esta chapa, solo por ponerles al día. Mientras preparo el 800m he vuelto a las salidas en bici, a nadar…

Los que siguen el blog desde 2011 (caso de que haya alguien) se habrá dado cuenta de la re-conversión de pruebas que se citan en el blog. Si en ese 2011 el protagonista era el Ironman de Niza hoy lo es un 800m. Desde mi último Ironman hasta hoy han pasado muchas cosas, personales, deportivas… Y la verdad que esta deriva no me ha hecho muy feliz. Pensando, me gusta mucho pensar, en qué me apetece y que no me gusta, me he dado cuenta que esto no me hace feliz. He disfrutado mucho, pero no me ha hecho feliz, con la salvedad de las pruebas de larga distancia.

Una vez me dijeron: sabes cual es la diferencia entre un cristiano y un budista? Que si al cristiano se le enferma su madre, irá a pedirle a Dios que la cure y pondrá muchas velas… el budista, se parará, pensará y buscará la mejor solución para ayudar a su madre. Algo así he hecho yo. Me he parado y he buscado en mi disco duro los momentos que más feliz me han hecho (deportivamente) y sin buscar mucho ha salido el Ironman y la larga distancia en general. Es la prueba que más me gusta, es la prueba que me permite compaginar más deportes debido a su preparación, es mi prueba. Y porqué lo dejé? La razón es muy simple, si ya era malo cuando tenía todo el tiempo del mundo, cuando llegó Jon me decanté por pruebas más cortas para no perder competitividad. Y el resultado no ha podido ser peor, mismos resultados y menos ilusión. Por lo que, teniendo en cuenta lo que me pagan, es hacer el idiota… así que volveremos a la senda del Ironman. Si antes llegaba el ante último ahora seguramente llegue último, pero nene: que me quiten lo bailao. Y mira que he dicho que el triatlón está herido de muerte y que el ambiente ya no me mola mucho…pero el Ironman es otro tema.

Así que, si esperan un poco, volverán a leer historias relacionadas con el triatlón y más en concreto con el Ironman. Con un nuevo proyecto y seguramente re-debutando en Lanzarote. El único Ironman que me da miedo de verdad. Que mejor manera de cumplir con la tercera carrera de 5 carreras en 5 continentes que con uno de los Ironman más duros del mundo. Eso sí, en 2018. Que aún estoy muy verde, hay trabajo por hacer…

Como siempre, lo mejor los vídeos:

Auto-Reflexiones de garrafón. Sorteo MendiTrail.

Continuando con el post anterior… y la búsqueda de objetivos. Hay un dicho que dice, que el primer amor nunca se olvida. Supongo que esto no se aplica a Julio Iglesias. O como dijo El Potro de vallecas: cuando has probado la droga…

Si algo tengo claro, es que el deporte tiene que ser un divertimento, eso tiene que ser lo primero. Que no te lleve a la insatisfacción por los resultados. Y también tengo claro que hay que ser honesto con un mismo y tratar de dar siempre lo mejor, sea en lo que sea… Con este coctail, afronto lo que queda de temporada, plaga de competiciones de muchos tipos. Desde pruebas de fuerza a triatlones, pasando por Spartan o trails…

La resolución de la ecuación de lo planteado en el párrafo anterior, sería el santo grial de la psicología deportiva. Cada uno ha de tener la suya, yo creo que a mí lo que más me gusta es hacer deporte (competir) por lo que no debo de dejar de meterme en aventuras, pero sabiendo que ya no estamos para guerras como en el pasado. Por lo que por ejemplo haré el triatlón de Bilbao, pero en su versión olímpica, correré carreras de BTT pero de un día, haré trails pero no ultras… Equilibrio.

Me he dado cuenta que aunque quiera, el triatlón está ahí, que no puedo dejarlo y que honestamente es lo que más me gusta. Aunque seguramente no se mi mejor disciplina. También me he dado cuenta que la distancia Ultra se me puede dar bien, pero no quiero volver al nivel de exigencia previo a las 24h de ChiangMai, el camino no era de tanto disfrute.

Este pequeño auto análisis, es fundamental. Hay que reflexionar en qué queremos, cómo lo queremos, cuándo lo queremos…

Dicho esto, si quieren un dorsal para la mendi-trail del 3 de abril, en el programa del viernes en Tele 7 se explica cómo:

Thailandia 2015. Crónica final de la carrera.

Caso de que haya un público que demandase esta crónica, les debo pedir disculpas. Pero el tiempo que tengo cada vez es menor y cada vez tengo menos tiempo para casi todo. Tengo que dar un giro a todo esto (al final del post tocaré el tema), tampoco me siento obligado a escribir una crónica en menos de 24h, es lo que tiene la libertad de pagar de tu bolsillo las cosas, que no tienes que rendir cuentas a nadie.

La carrera

Algo os comenté en el anterior post. La carrera o la distancia o el formato es un delirio. La incertidumbre de tu rendimiento con el paso del tiempo hace que no sepas nunca qué ritmo llevar. Siempre estás pensando en guardar. Pero llega un momento, en el que caes como fruta madura. Entonces surgen las dudas: si hubiese corrido más rápido antes, ahora llevaría más kms… y la contra-duda (caso de existir esta palabra) si hubiese ido más rápido? hubiese llegado a la maduración antes?… como dice mi padre: Si mi abuela tuviese cojones, sería mi abuelo. La vida, las carreras, está para tomar decisiones… Yo hice lo que creía que era mejor, no sé si lo repetiría, pero así lo hice.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA 12185579_1156436921052468_8312089915809546999_o 10623951_1156432697719557_9093178943788710437_o

Mi idea era correr a ritmo cómodo 70-80km que es lo que ya había hecho alguna vez, y creía tener la “certeza” de cumplir. Para posteriormente pasar a hacer cacos (caminar-correr) y para acabar andando. El plan es el correcto, pero luego hay que ponerse allí. Hay que ponerse que llegamos casi 20h antes desde Bilbao con un viaje de casi 30h…que el calor es el que es… y lo más perro, el circuito de llano tenía: la zona de boxes.

Arranca la carrera a las 14:00 del sábado 7 de noviembre. Salgo con el freno de mano echado. Guarda nene. Enseguida me veo de la mitad del pelotón para atrás. No pasa nada, caerán como moscas, como moscas asiáticas (pensé yo). Enseguida se forma la serpiente multicolor (nunca mejor dicho, ya que los tailandeses son amantes de colores chillones). Cada uno coge su sitio, yo muy atrás pero con la certeza de que con el paso del tiempo iba a adelantar a mucha gente.

Cae la noche  y la gente empieza parar. Aún la carrera está loca. Gente que parece que está corriendo un 10km se mezcla con gente a la que ya le saco una vuelta completa. Empieza la táctica. Llegados a este punto, unas 6h de carrera, toca decidir: descansar o seguir. Yo tenía claro que no siendo rápido, lo mejor es no parar y utilizando un símil de la F1: adelantar en boxes. La táctica de la tortuga. Cada poco comía y bebía. Era una apisonadora. Una vieja y pesada apisonadora.

Con esta táctica aguanto casi toda la noche,12h de carrera, que es cuando hago mi primera parada. El ritmo era penoso y es mejor parar. En ese momento iba 4º en la misma vuelta que el tercero. La parada estaba programada para 30min, cuando llevaba 20min decido salir a correr, no aguantaba ahí tumbado. Un pequeño problema en la tienda de campaña que la organización dispuso para el descanso, hizo que tardase 45min en salir. Se atascó la cremallera.

De aquí a meta, ya fue todo sufrir. La noche, que empezó como un soplo de frescura, se mi hizo muy larga. No había farolas y lo poco que se veía era por el frontal. El recorrido estaba plagado de arboles que hacía que no penetrase la luz de la luna. El recorrido estaba plagado de árboles y de animales. Perros y gatos en su mayoría. Pero también serpientes. Era muy normal ir corriendo y ver dos ojos rojos que te miran…enfocar con el frontal y ver un perro o un gato… yo no tuve problemas con los perros, si con un gato. Pero creo que quería jugar más que otra cosa.

Amanece, que no es poco. Los rayos del sol siempre parece que te dan un poco de vida. A estas alturas parecía un walking dead a las puertas de un after. Las horas previas a la salida del sol fueron las peores. Incluso hubo un momento que me vi fuera de la partida. Programé otra parada de 30min y la cosa se fue a la hora y media. El calor de la tienda, con la bajada de la temperatura hizo que me entrase una tiritona muy grande. Tomé un café caliente, una sopa, me puse una sudadera y salí a correr. Mi hermano que estaba de asistencia me acompaño esa vuelta, tenía dudas de cómo iba a reaccionar o de si me paraba muy lejos de meta. Lo dicho, con el sol parece que todo va mejor… pero el sol trae consigo el calor… el calor… el puto calor… Y para las 10 de la mañana del domingo tengo la cabeza abrasada.

Momento de reflexión. Si una cosa tengo clara, es que yo estaba en esa carrera para ganar o para disputar. Y la carrera la gana el que más vueltas de. No estaba ni para hacer X kms o Y vueltas, estaba luchando contra mí mismo pero contra otros corredores. Esto es importante.

Es media mañana. Me paro y veo los tiempos del resto, voy sexto, el séptimo está muy cerca…No hemos estado 19h haciendo el loco para morir en la orilla. Me cambio de ropa y afronto lo que queda. Objetivo: que el tailandés que viene por detrás no me pille. Desde ese momento cada vuelta era ver por dónde iba… el gato y el ratón… Hasta que veo que se para. Yo sigo. Le saco una vuelta. Seguimos a lo nuestro. A falta de 3h para acabar, veo que mi amigo se para. Le saco una vuelta y aún me podría coger… doy mi última vuelta y veo que ya se ha cambiado.

Se acabó. Se acabó, para siempre… se acabó: el pilostre, la casa de paja, la tubería, el puente, el buda de oro, la cabaña, el rancho, vietnam, la cuesta de la piedra, la señal de 30… cada vuelta la había fragmentado en muchas cosas y el mero hecho de llegar al siguiente punto me mantenía en pie. Era como Toma Hanks en naufrago. Empecé a delirar, creo. 24h dan para mucho. Acudí a la mesa de control para confirmar que era sexto y poder cambiarme. Pero cuál es mi sorpresa, la persona que estaba haciendo la carrera con monociclo estaba en la lista que yo miré durante ese tiempo. Restamos uno. Quinto. Super contento. Super trabajado… super…  

Esto es todo amigos. He tardado tiempo en escribir la crónica, espero que les haya compensado. El ciclo normal del entusiasmo es el siguiente: una vez acabas no quieres saber nada de correr, pasa un mes y ya estás mirando otros retos. No les voy a mentir. Ha pasado un mes y medio (exacto) y no tengo ninguna gana. Estoy empachado. Quiero tomarme un tiempo. El proyecto ha sido increíble, ha sido lo mejor…pero me ha supuesto mucho desgaste: deportivo, personal, familiar… Ahora me dedicaré a otras cosas, pero si esperan vivir aventuras fascinantes al borde de la muerte, busquen otros blogueros. En breve nos veremos por aquí.

Para todas aquellas personas que compraron una camiseta o donaron dinero, les dejo este vídeo, que sepan que el dinero ha llegado a su destino:

La carrera, es muy dura. Pero el país es increíble. Se lo recomiendo. Si pudiese iría todos los años. Es increíble. La cultura budista es a estudiar, se lo recomiendo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

La Rioja Bike Race 2015. La consolidación de una gran prueba.

Como el buen vino la crónica de esta edición edición de La Rioja Bike Race se ha hecho esperar. Una carrera que en su segunda edición parece haber encontrado el punto perfecto a este nuevo formato de carreras que tanto gusta: carreras de BTT por etapas. Además este año hemos contado con menos calor que el año pasado y eso se agradece.

Creo haberlo dicho aquí en otra ocasión, pero me parece un acierto por parte de la organización establecer Logroño como centro de operaciones. Desde nuestra llegada al centro de operaciones (polideportivo Las Gaunas) y siendo una carrera de más de 1000 ciclistas, no tuvimos problemas de parking, ni para desplazarnos… algo que se agradece. Logroño es una ciudad en la que está todo cerca. Es una comodidad dejar el coche el parking y la bici en el bikepark e irte dando un paseo al hotel.

IMG_20150515_154656

Este año las tres etapas tenían similitudes con las del año pasado. Podríamos decir (para aquellos que corrieron la primer edición) que el orden era: 1-3-2. Personalmente lo agradezco ya que la segunda etapa de este 2015 tenía una longitud de más de 80km y dejarla para el domingo hacía que la vuelta a casa se hiciese más complicada. Siguiendo con las comparaciones, esta edición contaba con más sendero, menos pista y algo más de dificultad técnica. Aunque la dificultad técnica es como el picante: a unos les parece que es mucho y a otros que es poco. Si vienen de la carrera como es mi caso, la dificultad en algunos puntos era media-alta, pero si estan acostumbrados a salir con la BTT disfrutarán un montón. No me canso de repetirlo, me parece increíble que tan cerca de Logroño se tengan esos circuitos tan chulos.

11052007_569816526492185_2099618449027106698_o

La primera etapa, era la más corta de todas. Muchos la recordaremos como la etapa del río. Ya que se bajaba por un sendero con un río al lado. Un paisaje precioso. Con alguna subida prolongada que hacía que poco a poco cogieses tu sitio. Etapa que servía para coger el ritmo y para encontrar tu hueco en la etapa 2, ya que se haría según el resultado de ésta.

11218939_570062539800917_5052702632307760108_n

La segunda etapa era la más dura. Tanto a nivel técnico como de kilometraje. Con un inicio muy rodador que servía para calentar, nos plantábamos en la primera subida del día. De ahí, a la que para mí es la parte más bonita, una bajada entre bosques hasta Nalda. Y de ahí una subida larga y dura… con una bajada más técnica que las anteriores, en la que los que los que disfrutan bajando se lo pasaron en grande. ya que discurre en parte por un bike park preparado para los descensos. Etapa larga y dura en lo que tuvimos de todo.

11255820_569578916515946_7003071976280253786_o

La tercera etapa te pilla cansado y empiezas arrastrando la fatiga de los días previos. Al inicio los tapones son la nota dominante ya que parece que las partes técnicas cuestan superar con el cansancio. Un continuo sube y baja nos lleva hasta la cota más alta y de ahí una de las bajadas más técnicas de los tres días , hacia el km 35 cerca de Luerzas. De ahí a meta casi todo es bajar, salvo una subida preciosa por una pista entre árboles que hace que se te olviden los kilometros.

11220723_569764313164073_5859297465852484685_o

 

Os dejo los vídeos de la organización :

A nivel global poco más podríamos decir, se trata de circuitos puro BTT, tenemos pistas, senderos, subidas largas, bajadas técnicas… Con avituallamientos correctos y uno al final de carrera bastante más potente con bocadillos. Por poner un pero, por recoger lo que la gente decía: muchos tapones. La verdad que un par de veces por etapa si que se teníamos que pararnos. Al menos en la parte de la carrera en la que me solía situar yo. Si estás disputando la carrera supongo que es una pega, pero al menos a mí no me molestó.