Debutando en el duatlón de Sopelana

Mañana toca ponerse el traje de torero, otra vez (espero entrar). Buscando en el baúl de los recuerdos se cumplen 9 años de la primera vez que corrí un duatlón de carretera. Antes había participado en duatlón cross, pero de carretera era el debut. Mañana en Sopelana toca buscar esas sensaciones de primerizo.

La verdad que podríamos decir que es como empezar casi de cero. Y no creo que haya muchas diferencias entre mañana y hace ocho años. He perdido tanto, que la vida me ha regalado la oportunidad de re-aprender lo olvidado. Eso está bien, porque me supone un aliciente. Llamar reto a un duatlón sprint, me parece obsceno, aliciente está bien.

Durante la primera época sí que me gustaban mucho los duatlones, pero luego cuando piqué otros deportes: ciclocross, cross… el duatlón quedó un poco apartado. Por lo que realmente es que casi es un debut al uso. Y como decía, estoy me gusta.

P3301803 P3302066

La gran diferencia de la carrera de mañana con (casi) cualquier otra carrera, es la aceptación de que acudiremos para entrenar/disfrutar/pasar la tarde… muchas veces he atacado a las personas que suelen decir esto. Siempre he pensado que eran excusas ante un posible fracaso. Pero con el tiempo me he dado cuenta de las prioridades, de los objetivos y sobre todo: de mi estado de forma. Soy muy consciente de que estaré muy atrás, sobre todo en bici, pero mis objetivos son otros y nunca en febrero. Es la primera vez que miro los tiempos de corte.

Con la ilusión del aprendiz nos presentaremos en Sopelana, buscando mejorar la forma para Mayo/junio que es cuando quiero estar bien y sabiendo que el duatlón es un medio y no un fin.

Cambio de aires.

Nuevos aires merodean el blog. Aviso que este post va más enfocado a los lectores más habituales del blog, a los que podría nombrar uno a uno (no es el marca), pero no lo haré. Este final de año ha coincidido con el final de un periodo de pruebas, test y reflexiones… y este año nuevo comienzo con ilusiones nuevas/retos/enfoques.

Para los que me conocéis más en persona, sabéis que en octubre nació Peio, segundo heredero de mi imperio de bicis, zapatillas, hierros y mierdas deportivas. Algo que ha sido un elemento más a tener en cuenta en la toma de decisiones. Si cuando nació Jon me planteé dejar el triatlón de larga distancia, el ultra fondo y tal… con Peio aquí tengo todo mucho más claro.

El triatlón distancia Ironman, las carreras a pie a partir de la maratón y este tipo de cosas que hacía, requieren muchas horas (por si no lo sabíais), hay Youtubers que lo hacen en 2 semanas, pero yo no puedo o no me gusta. No solo requieren muchas horas de entreno (esto es lo menos importante), requieren estar al 100% en esto: descansar, planificar, comer bien, dormir por la noche… anteponer en ocasiones el deporte a otras cosas. Y yo a eso, ya no estoy dispuesto, aunque pudiese (que no puedo). Creo que he hecho lo que tenía que hacer y cuando he querido hacerlo y ya estoy cansado. Han sido muchas pruebas en poco tiempo, desde 2008: 5 Ironman, 4 ultras, 6 maratones, medios ironman ni sé, 24h corriendo, pruebas de ciclismo por etapas, Campeonatos de España de ciclocross, cross, atletismo en pista… Ya no me llena.

Con la llegada de Jon bajé de distancia. Pensando que con menos entreno rendiría igual (algo no difícil dadas las expectativas). Pero no fue así. Y lo más triste es que ni me divertía. Han sido dos años no muy productivos. Entrenaba para corta: no rendía en corta y no disfrutaba en larga. Con las dos excepciones de Lesotho Ultratrail y las 24h de ChiangMai.

Sabiendo lo que “me se” venía encima, desde octubre empecé a probar ciertas cosas. La primera cambiar de equipo de triatlón al RCTri, equipo capitaneado por el mejor triatleta nacional (y punto) Richard Calle, necesitaba cambiar de aires. La segunda volver a sacar los kimonos de la bolsa, volver al Judo y probar el brazilian Jiu Jitsu. Y tercero montar un gimnasio en el garaje. Con estos tres cambios he encontrado un equilibro que estaba buscando, creo, quién sabe. Lo bueno de este nuevo enfoque de combinar deportes de lucha, triatlón y trabajo de fuerza, lo que busco es una mejor versión de mi mismo (plano físico) y seguro que llegará la diversión. Sabiendo que nuca voy a correr como lo hacía antes, que no voy a hacer judo como antaño… pero por otro lado puedo hacer muchas cosas que me llenan. Y lo más importante: lo puedo conciliar.

Si has llegado hasta aquí, cosa difícil, pensarás: y para que cuentas esto, te crees que la gente lo estaba esperando? que es como cuando se retiró Induráin? Ni mucho menos, solo que puede servirle a alguien, y por otro lado advertir al lector que ya no leerá determinadas historias. Ni más ni menos. Seguiremos con historias de superación, trabajo y esfuerzo…orientados a otros deportes quizás, no lo sé… 

Os dejo una de las cosas que me motivan bastante, la comunicación. Programa del viernes de Tele 7.
Imagen de previsualización de YouTube

 

Correr en tiempos revueltos. Sorteo Gernika-Bilbao running.

Vivimos una época convulsa en la que parece que lo mejor es salir corriendo… con lo que se ve cada día en la TV poco lugar a la esperanza hay. Hace tiempo leí un artículo, en el que cada vez que pasaba este tipo de crisis, el número de corredores aumentaba. Ojo, no de tenistas o futbolistas o ciclistas… de corredores.

Este hecho no parece muy difícil de entender, si no puedes tener mucha capacidad de maniobra en el trabajo (si lo tienes), si no puedes cambiar lo que te rodea… solo te queda ser dueño de tus pasos, de tus ritmos y de tus objetivos. Al menos ser dueño de algo.

No es menos cierto que (o al menos eso dicen) cuando corres se produce una liberación de endorfinas y cuando terminas te sientes mejor que cuando empiezas. Y más si es con un dorsal…

Una de las mejoras cosas que tiene este blog es conocer a gente “cojonuda” que nos da un dorsal para la carrera: Gernika-Bilbao. Os dejo la info aquí: http://gernikabilbaorunning.com/es/home/

Si quieres un dorsal, envía un mail a iker.corrernoesdecobardes@gmail.com y lo sortearemos hoy al final del día.

gernika-bilbao-running-2016-cartel

 

Futuro del Ciclocross. Una gran oportunidad.

Reconozco que me da un poco de miedo arrancar este post, se trata de un tema que en su día dominé, pero que desde 2012 lo sigo únicamente cómo espectador. Por lo que aplicaré el principio de prudencia elevado al cubo. Se trata del futuro del ciclocross, no tanto a nivel profesional si no a nivel un poco más mundano.

Como decía, hasta 2012 lo practicaba en categoría máster. Me parece un deporte precioso. Completo, divertido y muy atractivo. Un deporte que ocuparía un espacio muy bueno en el calendario ciclista máster-globero-aficionado, llámenlo como quieran: esa gente a la que le apasiona la bici y no es élite. Y no son pocos. Un deporte que puede aglutinar a los amantes de la btt y a los de la carretera, ya que está a medio camino de ambas. También si me apuran, se podría recoger a los triatletas-duatletas (que no son pocos) que, o bien desencantados o bien como preparación, podrían caer aquí. En la categoría máster, no en élite. Más o menos podríamos decir que hay mercado.

A nivel deportivo, es muy explosivo, esto podría ser una barrera de entrada. Pero lo puedes hacer todo lo explosivo que quieras, puedes correr 100m en 9seg o en 15seg. Ya que en categoría máster si te doblan (salvo en el campeonato de España) puedes seguir en carrera. Se trata de pruebas que se disputan en circuitos “pequeños” en los que el espectador situado en un punto, puede ver la mayor parte del mismo (punto a favor). Circuitos un poco ratoneros con partes que combinan casi todas las superficies (campa, arena, barro…), con partes con mucho desnivel, obstáculos naturales, artificiales… Dado que se desarrolla entre los meses de septiembre-febrero (se ha ido aumentando con el paso del tiempo) en muchas de las pruebas te encuentras con barro, algo característico en una carrera de ciclocross. Con una duración delimitada por el tiempo y no por las distancia, según la categoría las carreras duran de 40min a 1h.

Cada vez son más las pruebas, con circuitos más atractivos. A nivel europeo, la cuna está en Bélgica, Países Bajos o República checa. Pero se ha ido extendiendo el calendario también en lo geográfico, hay copas del mundo en Francia o Italia (ya no hay en España). El crecimiento más espectacular se ha producido en USA y Japón. Siendo USA ya organizadora de un mundial y cuenta con dos copas del mundo, además de un calendario que arranca antes y que hace que los grandes ciclistas europeos acaben la pre-temporada allí dado que ya hay carreras importantes. Podría ser un modelo a estudiar.

Dicho esto, parece que soy un comercial de este deporte, por qué no es un deporte tan popular como otros? No lo sé… cada uno tendrá una razón y será correcta. Puede ser porque la mayoría no lo conoce, no se televisa (o muy poco) de ahí poca difusión en prensa, no está extendido en todo el territorio, ni en todo el mundo… Se habla de introducirlo en las olimpiadas de invierno, sería una posibilidad bastante buena.

A nivel usuario medio, como podemos ser nosotros, una barrera puede ser el material. Sería incluir una o dos bicis más a su garaje. Garajes que seguramente ya cuenten con dos o tres (sí, somos así).  Yo creo que a este respecto ha habido un pequeño cambio: las bicicletas de gravel. Las bicicletas de gravel es un tipo de bici creada (la industria siempre intentando vender) para caminos o pistas forestales, poco técnicas. Se trata de bicicletas con una geometría más tranquila, con un paso de rueda más grande para meter cubiertas más anchas o ruedas con tacos y normalmente con frenos de disco. O lo que es lo mismo: una bici de ciclocross. De ahí mi optimismo, si crece el número de ventas de estas bicis puede que haya más gente potencialmente interesada. Normalmente se necesitan dos bicis, cuando el barro es muy abundante la bici se llena de barro y tienes que cambiarla en la zona creada para ello y mientras te la limpian (otro problema: necesitas un amigo) coges la segunda bici. Si la bici cuenta con frenos de disco y un único plato yo creo que en la mayoría de circuitos lo podrías hacer con una sola.

Gravel
Gravel
Ciclocross
Ciclocross

Si has aguantado leyendo hasta aquí, te habrás dado cuenta que soy de los que lo recomiendan. Ahora bien, en mi humilde opinión, creo que se debería potenciar más la categoría máster y aunque suene feo, mimarla. Son los que normalmente acuden con la familia a las carreras (gastos de hostelería) y ocupan el grueso de las carreras. También son los que se dejan los euros en las tiendas y los que por lo menos en mi caso, les sale a cuenta que uno de los hijos también corra.

Les dejo un vídeo del deportista, que para mí, mejor maneja la difusión personal y del deporte:

Imagen de previsualización de YouTube

Si buscas, encuentras. Retorno al Ironman.

El otro día me decía un amigo que parecía que estaba enfadado, que en el blog no aparecían más que críticas. Que no estoy enfadado lo se, que solo aparezcan críticas pues puede ser… si que de un tiempo a esta parte, cada vez aguanto menos. Hay días que veo cosas que no hacen ningún bien a este deporte y no me apetece callarme. Si quieren blogs de candy candy ya tienen muchos y como no vivo de esto y me es lo mismo el número visitas, retuit, me gusta o compartir… no voy a callarme.

Dicho esto, no perdamos la perspectiva que esto es un blog. Por lo que la esencia del mismo, es contar las aventuras y desventuras del autor. No recuerdo donde dejé mi aventuras deportiva, seguramente en alguna charcutería, pero haremos un breve resumen. Desde mi llegada de Tailandia arrastre lo que creía un buen estado de forma hasta el campeonato de Euskadi veteranos de pista cubierta: 60m, 400m, 800m, 1500m y lanzamiento de peso. Ya en enero con la llegada del crudo invierno, entré en el túnel en el que siempre entro. Preparé el campeonato de Euskadi de lanzamientos pero no tenía la mínima, por lo que no pude ir (lógicamente). Para preparar este campeonato, nonato, recurrí al powerlifting. El powerlifting es una modalidad similar a la halterofilia que se basa en tres movimiento: Sentadilla, press de banca y peso muerto. Lo tuve que dejar ya que mientras mi fuerza y masa muscular aumentaban, mis ritmos iban en caída libre… Así que desde Abril he vuelto a centrarme en correr el 800m, tanto en el campeonato de Bizkaia como en el de Euskadi veterano y aquellas pruebas en las que se me permita correr. Esta chapa, solo por ponerles al día. Mientras preparo el 800m he vuelto a las salidas en bici, a nadar…

Los que siguen el blog desde 2011 (caso de que haya alguien) se habrá dado cuenta de la re-conversión de pruebas que se citan en el blog. Si en ese 2011 el protagonista era el Ironman de Niza hoy lo es un 800m. Desde mi último Ironman hasta hoy han pasado muchas cosas, personales, deportivas… Y la verdad que esta deriva no me ha hecho muy feliz. Pensando, me gusta mucho pensar, en qué me apetece y que no me gusta, me he dado cuenta que esto no me hace feliz. He disfrutado mucho, pero no me ha hecho feliz, con la salvedad de las pruebas de larga distancia.

Una vez me dijeron: sabes cual es la diferencia entre un cristiano y un budista? Que si al cristiano se le enferma su madre, irá a pedirle a Dios que la cure y pondrá muchas velas… el budista, se parará, pensará y buscará la mejor solución para ayudar a su madre. Algo así he hecho yo. Me he parado y he buscado en mi disco duro los momentos que más feliz me han hecho (deportivamente) y sin buscar mucho ha salido el Ironman y la larga distancia en general. Es la prueba que más me gusta, es la prueba que me permite compaginar más deportes debido a su preparación, es mi prueba. Y porqué lo dejé? La razón es muy simple, si ya era malo cuando tenía todo el tiempo del mundo, cuando llegó Jon me decanté por pruebas más cortas para no perder competitividad. Y el resultado no ha podido ser peor, mismos resultados y menos ilusión. Por lo que, teniendo en cuenta lo que me pagan, es hacer el idiota… así que volveremos a la senda del Ironman. Si antes llegaba el ante último ahora seguramente llegue último, pero nene: que me quiten lo bailao. Y mira que he dicho que el triatlón está herido de muerte y que el ambiente ya no me mola mucho…pero el Ironman es otro tema.

Así que, si esperan un poco, volverán a leer historias relacionadas con el triatlón y más en concreto con el Ironman. Con un nuevo proyecto y seguramente re-debutando en Lanzarote. El único Ironman que me da miedo de verdad. Que mejor manera de cumplir con la tercera carrera de 5 carreras en 5 continentes que con uno de los Ironman más duros del mundo. Eso sí, en 2018. Que aún estoy muy verde, hay trabajo por hacer…

Como siempre, lo mejor los vídeos:

Imagen de previsualización de YouTube