Correr como medio y no como fin. Judo, brazilian jiu jitsu y otras terapias.

Creo que este año me va a costar pillarle el punto al blog, me pasa como con las películas de Almodóvar, que tengo que verlas varias veces para entenderlas…y algunas ni así. Me va a costar porque un blog debería ser una bitácora de lo que piensa o siente el autor ante ciertos temas, históricamente el blog se ha asociado a los deportes de resistencia o ultra fondo y así se hace saber en la descripción. Pero como dije en un post anterior: http://blogs.deia.com/corrernoesdecobardes/2017/01/10/cambio-de-aires/ Vamos a tomar una deriva diferente. Que no es más que utilizar el triatlón, running… como un medio y no como un objetivo. Me gusta dejar esto claro, porque un blog ha de ser honesto.

Hecha esta introducción, vamos al lío. La situación actual a nivel de entrenos dista mucho de la pasada. La planificación me la llevo yo, así como los entrenos de fuerza y la carrera a pie/bici. Esto solo lo hago para mí, ya que aunque crea que pueda tener el conocimiento necesario para ello, no tengo la titulación necesaria. Este mensaje es como el de las cajetillas de tabaco. Por lo que intento adaptarla a mi situación personal y ser lo más flexible, sabiendo que si tuviese una planificación al uso, se cumpliría el 0% de los días.

Intento compaginar, dos días de carrera a pie, dos días de brasilian jiu jitsu, dos días de judo, uno de bicicleta y dos de fuerza. Esta es la idea…luego te salen semanas de tres días de jiu jitsu, uno de carrera pie, uno de bici y nada más… Es lo que tiene tener dos hijos escolarizados y que los virus no entienden de rendimiento.

Respecto a los entrenos de carrera pie/bici, en esta época los tengo pensados para: por un lado bajar peso (judo y jiu jitsu) y trabajar aeróbico bajo (tirada larga), y otro tipo de entreno son más tipo series, calidad, cuestas…para poder competir algo en duatlón y mejorar explosividad. La fuerza os la explicaré otro día que aún estoy experimentando. Y los entrenos de jiu jitsu y/o judo los marcan los entrenadores correspondientes.

Otro aspecto fundamental cuando quieres hacer un deporte en el que tu categoría la marca tu peso corporal, es la dieta. Este es un tema delicado, no por mí, que lo tengo clarísimo, si no por dar consejos a otras personas. Ahora mismo la dieta me la está llevando un nutricionista. Respecto a esto me gustaría diferenciar varios conceptos: una cosa es bajar peso otra bajar grasa y otra dar el peso. Creo que si no tienes bien claro cuál es tu situación, es mejor que la distribución de macros, kcal, etc etc te las lleve un profesional. Y si crees que lo sabes bien, casi mejor también que te lo vigile un profesional. De todas maneras si alguien quiere, puedo hacer un post sobre esto. Pero recordad, solo sería mi opinión personal.

Poco más interesante, suponiendo que lo anterior así lo fuera… En breve arrancamos la temporada de duatlón que la llevaré hasta mayo. Y en mayo-junio empezar a competir después de 15 años en Judo otra vez y seguramente en jiu jitsu brasileño.

Os dejo el programa del viernes en tele 7, tema: Duatlón, merece la pena. Hay un poco de todo, opinión, consejitos…

Imagen de previsualización de YouTube

 

Cambio de aires.

Nuevos aires merodean el blog. Aviso que este post va más enfocado a los lectores más habituales del blog, a los que podría nombrar uno a uno (no es el marca), pero no lo haré. Este final de año ha coincidido con el final de un periodo de pruebas, test y reflexiones… y este año nuevo comienzo con ilusiones nuevas/retos/enfoques.

Para los que me conocéis más en persona, sabéis que en octubre nació Peio, segundo heredero de mi imperio de bicis, zapatillas, hierros y mierdas deportivas. Algo que ha sido un elemento más a tener en cuenta en la toma de decisiones. Si cuando nació Jon me planteé dejar el triatlón de larga distancia, el ultra fondo y tal… con Peio aquí tengo todo mucho más claro.

El triatlón distancia Ironman, las carreras a pie a partir de la maratón y este tipo de cosas que hacía, requieren muchas horas (por si no lo sabíais), hay Youtubers que lo hacen en 2 semanas, pero yo no puedo o no me gusta. No solo requieren muchas horas de entreno (esto es lo menos importante), requieren estar al 100% en esto: descansar, planificar, comer bien, dormir por la noche… anteponer en ocasiones el deporte a otras cosas. Y yo a eso, ya no estoy dispuesto, aunque pudiese (que no puedo). Creo que he hecho lo que tenía que hacer y cuando he querido hacerlo y ya estoy cansado. Han sido muchas pruebas en poco tiempo, desde 2008: 5 Ironman, 4 ultras, 6 maratones, medios ironman ni sé, 24h corriendo, pruebas de ciclismo por etapas, Campeonatos de España de ciclocross, cross, atletismo en pista… Ya no me llena.

Con la llegada de Jon bajé de distancia. Pensando que con menos entreno rendiría igual (algo no difícil dadas las expectativas). Pero no fue así. Y lo más triste es que ni me divertía. Han sido dos años no muy productivos. Entrenaba para corta: no rendía en corta y no disfrutaba en larga. Con las dos excepciones de Lesotho Ultratrail y las 24h de ChiangMai.

Sabiendo lo que “me se” venía encima, desde octubre empecé a probar ciertas cosas. La primera cambiar de equipo de triatlón al RCTri, equipo capitaneado por el mejor triatleta nacional (y punto) Richard Calle, necesitaba cambiar de aires. La segunda volver a sacar los kimonos de la bolsa, volver al Judo y probar el brazilian Jiu Jitsu. Y tercero montar un gimnasio en el garaje. Con estos tres cambios he encontrado un equilibro que estaba buscando, creo, quién sabe. Lo bueno de este nuevo enfoque de combinar deportes de lucha, triatlón y trabajo de fuerza, lo que busco es una mejor versión de mi mismo (plano físico) y seguro que llegará la diversión. Sabiendo que nuca voy a correr como lo hacía antes, que no voy a hacer judo como antaño… pero por otro lado puedo hacer muchas cosas que me llenan. Y lo más importante: lo puedo conciliar.

Si has llegado hasta aquí, cosa difícil, pensarás: y para que cuentas esto, te crees que la gente lo estaba esperando? que es como cuando se retiró Induráin? Ni mucho menos, solo que puede servirle a alguien, y por otro lado advertir al lector que ya no leerá determinadas historias. Ni más ni menos. Seguiremos con historias de superación, trabajo y esfuerzo…orientados a otros deportes quizás, no lo sé… 

Os dejo una de las cosas que me motivan bastante, la comunicación. Programa del viernes de Tele 7.
Imagen de previsualización de YouTube

 

El negocio de la vida sana y el culto al cuerpo. Programa 2 de TV.

Durante este verano y por causas ajenas al que escribe, he sufrido insomnio. Algo que he utilizado para ver la TV en verano y de noche, o lo que es lo mismo: refrito tras refrito de programas que durante el año “fueron actualidad”. Podría haber utilizado este tiempo en otras cosas, pero no esperen mucho de este deportista de marca blanca.

Aunque no se lo crean, a veces hay cosas interesantes, incluso a altas horas de la noche. Por resumir un poco este pequeño estudio,  el número de programas dedicados al deporte, salud, alimentación, culto al cuerpo, dietas… es increíble. Si les digo que cada día había por lo menos uno o dos, no les miento. Es cierto que hay más cadenas y muchas temáticas. Pero el volumen de este tipo de programas es para asustar. Quizás no somos conscientes dado que los vemos “salteados”, pero si los ponemos juntos o hacemos un recuento, son más, muchos más que los de otras temáticas.

A qué se debe todo esto? No tengo ni la menor duda, el culto al cuerpo y/o cuidarse es un negocio en alza. Bien por salud o por estética, la gente cada vez está más concienciada o al menos interesada. Luego en cada uno está el hacer las cosas de una manera u otra.

Tal era el bombardeo de información, que había veces que al ver los programas seguidos la información se contradecía. Recuerdo uno, en el que ponían fatal a los alimentos “no ecológicos” y de seguido pusieron otro en el que destapaban que muchos alimentos “ecológicos” no lo eran. Oiga, y qué comemos entonces? Anécdota a parte, es cierto que es interesante estar informado y formado de casi todo, pero más de este tipo de cosas que forman nuestro día a día. Pena que muchas veces parecía que esta información venía sesgada. Otros, eran realmente buenos para tener una perspectiva de la realidad o para vencer tópicos, recuerdo uno de dos médicos gemelos, a los que a uno le alimentaron sin hidratos y a otros sin azucares. En el que venía a decir que los extremos nunca son buenos.

De la temática deportiva con tintes de salud y culto al cuerpo hay tantos o más. Y en septiembre aún más. Respecto a esta temática, me gustaría opinar más, pero caería en el error en el que cayeron casi todos. Por un lado, eran publi-reportajes: ni una pregunta incómoda. Y por otro, buscaban el sensacionalismo o caían en los tópicos. El culturista que se besa el bíceps, sin entrar en más materia… el fofisano que se apunta a una actividad en el gimnasio para bajar peso… Todo se quedaba en el medio de nada. De este bloque solo destacaría uno que vi en una cadena americana. Un entrenador personal, un cuerpo súper atlético, con unos hábitos alimenticios a prueba de bomba… que decidía engordar 35kilos para ponerse en la piel de sus clientes. Estuvo muy bien porque da otra perspectiva del gordo vago y que come por vicio que algunos tienen… Llegó un momento que el preparador decidió no estar tan tan “cachas” y llevar una vida más relajada. Los extremos son malos.

Con tanta tele solo llegué a la conclusión de algo que ya sabía. De las inseguridades se saca mucho dinero. Es más fácil vender algo a una persona con algún tipo de complejo que a uno persona sin él. Luego, si creamos complejos e inseguridades a la gente, les vendemos por miles. Eso y que cuando te gusta un tema, siempre piensas que no lo han hecho del todo correcto, lo ves con otros ojos. O simplemente te molesta que se metan con lo que te apasiona.

Les dejo el programa del viernes. Con esta introducción pensarán que es propio de un premio ondas. Ni mucho menos, yo soy muy consciente de mis limitaciones. Pero estén seguros que lo hacemos con la mejor de nuestras intenciones.

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

 

Septiembre el mes de los compromisos… o no. Triatlón TV.

Septiembre suele ser la época de los buenos propósitos, de las buenas intenciones… no pasa nada si no los cumples, en diciembre tendremos otra oportunidad, con el cambio de año. Como la elección de un “gobierno”. Yo el 31 de agosto a las 23:50 me fumé cuatro cigars y a las 24:01 lo dejé, por lo que ya he cumplido. Me queda un año sin presión.

Dicha esta chorrada, para mi septiembre es uno de los meses más importantes del año. Creo que si eres deportista, muchas veces los años van de septiembre a julio. Es un mes en el que conviene meter algún cambio para evitar que no parezca otro año más…época de planificar, de organizarse, de, de… pongan aquí lo que quieran. En mi caso concreto, para los que sigan el blog con cierta asiduidad, a nivel deportivo tampoco podría afirmar que ha sido un año septiembre-julio. Entre que me medio lesioné en febrero, luego estuve lanzando, luego con mi situación personal tampoco puedo planificarme bien…creo que llevo una larga pretemporada de 3 años aproximadamente. Tampoco me preocupa mucho porque algo he competido (y lo seguiré haciendo), pero si que es cierto que la ausencia de una buena planificación imposibilita cualquier objetivo. No puedes estar toda la vida improvisando o haciendo una época de volumen y cuando llega la época de afinar y meter series, no hacerlo… o peor hacer series sin hacer una buena fase volumen…

Creo que en esta vida, la clave es la adaptación. El que no se adapta acaba loco. Y dicho sea de paso, tampoco creo que a estos niveles (de edad y físico) sea malo tener un nivel de entreno medio, con un compromiso medio y evidentemente con un nivel de competición bajo, pero que nos permita competir en varias disciplinas, en varias modalidades y llevar una vida “normal”. De ahí que creo que el modelo por el que me decante para este 2016-2017 y el que recomiendo a personas con mi perfil (cierta edad, compromisos familiares, laborales…) entrenar las tres disciplinas del triatlón, con cierta asiduidad, que estén más o menos balanceados, tratando de mantener un nivel medio que con unos meses de ajustes previos antes de la competición te permita competir con cierta dignidad.

Esto no es más que una opinión personal, sin ninguna base, únicamente la experiencia, que vale lo mismo que la de cualquiera de ustedes. Yo he probado la otra opción, centrarse en un foco, dedicar el poco tiempo que tengamos en una disciplina y ver qué tal va. A mí por ejemplo no me va bien, pero claro me gustan muchas cosas, me gusta mucho competir, me gustan mucho muchos deportes. Y con un entrenamiento muy focalizado nos cuesta rendir en otras, lógico: no es lo mismo preparar un 1500m y tratar de correr una maratón… Creo que si nos decantamos por esta opción, es mejor ir a una distancia intermedia, si preparas un media maratón (por ejemplo) te puedes mover por distancias más cortas y un poco más largas. Sin pretender ser experto en ninguna, pero con más “éxito” que yendo a más cortas.

Lo que si varía respecto a otros años, es el nuevo programa o mejor dicho, nueva orientación de Correr no es de cobardes TV. Rotamos un poco hacia el triatlón, espero que os guste,

Imagen de previsualización de YouTube

De saber reconocer los fracasos, en una semana en la que todos ganan.

En una semana en la que todos ganan y se hacen valoraciones siempre en positivo, creo que soy la nota discordante. Nunca me ha gustado el jabón, ni las palabras vacías por un lado ni la falsa modestia por el otro. Será lo que he visto en casa. Para muestra un botón: el fin de semana pasado fuimos a la Rioja Bike Race a correr una carrera por etapas en BTT, con gente que se dedica a esto de manera profesional y otros casi… quedando (mal) el 800 y pico de 1200 participantes, el mensaje fue: tienes que entrenar más Iker. Pues es verdad.

En esta vida hay que ser honestos y primero con uno mismo. Este año hice un apuesta por el medio fondo y ha salido mal. Como la Cherry-Coke. Se podría decir que soy la Rosa Díez del atletismo bizkaino. Ha salido mal por varias razones, seguramente por muchas. Probablemente la más importante por un mal entreno, que no una falta de entreno. Si bien es cierto que he entrenado, a lo mejor no lo he hecho de la manera correcta. Para una distancia tan específica como es el 800m y el 1500m, compaginar dichos entrenos con otros deportes y otras distancias es complicado. Mejoras hasta un punto, pero para pasar de ese punto has de hipotecar otros entrenos y otros deportes. Y no lo he hecho. El otro día hablaba con un amigo IVEF Kepa Jodra que de esto sabe mucho, me dio una explicación mucho más técnica, pero el resumen es que para ciertas distancias no vale entrenar sin criterio (trail, BTT, tiradas larguísimas…)

Seguramente habrá más razones, pero yo creo que la más importante es esta. Y es el momento de valorar, de valorar qué vamos a hacer en el futuro y de valorar lo pasado. A futuro, creo que debo variar el enfoque. A lo mejor pasar al 3000m y correr de manera puntual estas distancias, pero que te permiten compaginar con otras distancias más largas. No lo sé…

Hacia atrás? pues si que creo que ha sido una mala apuesta y un fracaso. Con esto arrancaba el post y con esto lo cierro. Me la he jugado y me ha salido mal. Por respeto personal acabaré la temporada y después ya veremos. Prefiero saber que lo he intentado y he fracasado, que estar viendo la TV y decir: yo si que sería bueno en eso… Yo ya se que no. Tampoco me voy apegar un tiro en el pié como Froilan, creo que con 34 años, un trabajo que me lleva casi 10h a jornada partida, un niño de 2 años… bajar a la arena con “niños” de 20 años y salir trasquilado, tiene su aquél. Bastante he hecho. Y soy de los que cree que algo queda. Igual corro más rápido el año que viene.

Os dejo el programa del viernes en Tele 7, hablamos de qué es una zapatilla de correr, qué diferencias hay, cómo elegir las que mejor se adaptan a nuestras necesidades…

Imagen de previsualización de YouTube