Unas veces se gana y otras se aprende.

Una de las frases que tenía en la lista de excusas: unas veces se gana y otras se aprende. O se gana o se pierde, pensaba. Pero tras lo vivido este fin de semana en Salamanca, en el campeonato de España de Judo para veteranos, las 4h de viaje y un par de noches mal durmiendo… me la envaino y creo que tiene mucho sentido.

Al revés de los relatos clásicos, empezamos por el desenlace. La competición consistía en una liga de 5. 5 personas, todos contra todos… Hasta ahí todo bien. El primer combate, tras 15 años era como mi primera vez. Y como en otras primeras veces, duré lo que duré, segundos… Hay que dejar claro, que hacía 15 años que no competía y que cuando me fui era de los peores. Que contamos esto, como si volviese Induráin, y no es así. Dicho esto, volvamos al relato. Primer combate: salgo tranquilo a ver cómo era esto… y para cuando me quiero dar cuenta tengo al otro debajo y yo rumbo al cielo… intento girarme en el aire para evitar caer de espaldas y así prolongar mi agonía… caigo, hay dudas, un árbitro cree que es Ippon, los otros no… Ippon, para casa… En este momento, me hubiese gustado ducharme y para casa. Segundo combate, salgo a lo loco, como un mariachi en una despedida, a generar la locura… aguanto más, nos vamos al suelo, me intenta luxar el codo… salgo… pero voy tan loco que acabo debajo de él… es lo que tiene generar el caos, que a veces se apropia de ti…me inmoviliza y para casa. La sensación de ridículo era muy grande, tras meses de esfuerzo acabar así… Tercero, sabía que tampoco le iba a ganar, le había visto los otros combates y era netamente superior. Aún así aguanto bastante y solo al final y cuando voy como un loco a atacar, me mete un Ippon de libro.

Llegamos al último combate y el que da título al post. Siendo 5 personas, entendía que ese combate era por saber quién era 4 o 5. Algo que personalmente, me daba igual. Sabía que era el único combate que podía ganar. Lo llevo bien, incluso me adelante y voy ganando durante tiempo. Pero no se gestionarlo y me dejo remontar al final. Digo que me dejo, porque con el tiempo que quedaba podría haber gestionado las sanciones… podía hacer un Clemente o una argentinada, irme al suelo, jugar… pero no supe gestionarlo, bueno no es que no supiera, es que en ningún momento llevé el tempo del combate, no sabía ni cuánto tiempo quedaba, ni por donde entraba el contrario…Todo fue un cara o cruz. Y aún así, podía haber ganado. Antes de ayer, me enteré que uno de los 5 era de una categoría más joven, por lo que este combate era por el bronce. Por un bronce un poco descafeinado, pero un bronce… me llevé un mal rato.

Lo que da título a este post, si hubiese ganado, nunca hubiese sido consciente de la falta de control que llevaba, de la ausencia de mirar el reloj, de lectura del contrario… creo que es mejor aprender esto para la próxima y haber perdido, que ganar como hubiese ganado antes (generando un torbellino) pero si aprender lo básico. Por eso creo que es mejor un aprendizaje que una medalla.

Dicha esta moraleja, la experiencia fue muy positiva, reencontrándome con amigos de antaño, recordando los días de pabellón, olor a sudor y esparadrapo… viendo judo durante casi 8h. La siguiente mejor, eso no cabe duda.

Delegación vasca
Delegación vasca

 

 

La medalla finisher y la gestión de la derrota.

Hoy va un post de psicología de garrafón, quedan avisados. Y si me apuran para el target que creció más cerca de Oliver y Benji que de La patrulla canina.

Una de las ventajas de practicar muchos deportes (de manera compulsiva) y hacerlo (por deformación profesional) con la mente abierta, es que obtienes pequeños análisis de la situación que en estos deportes se vive. Las diferencias entre el mundo del triatlón: entiéndase aquí, maratón, marchas btt, runners… y el mundo de los deportes de lucha, es palpable. Hoy trataré solo un aspecto, la gestión del fracaso y sus derivadas.

Uno de los aspectos que más me gustaban del triatlón era que siempre se ganaba, siempre y todos? Bueno si esto lo lee mi mujer dirá que no, porque siempre acababa enfadado. Pero el 99% de los “finisher” habían ganado. Bien porque su objetivo era terminar, bien porque le han ganado al del club, bien porque han mejorado el tiempo del año pasado, bien…. Esto no pasa en un deporte en el que te enfrentas a otro y solo uno gana. O ganas o pierdes. Y te ha ganado una persona, no una carrera. Una persona con nombres y apellidos, no una situación.

Con el paso del tiempo y mientras corría en soledad me he dado cuenta que esto es uno de los atractivos del triatlón/running… Cada sábado te regalaga una oportunidad de llevarte un premio moral. Un refuerzo. Como el que está a régimen y se come un helado a escondidas. Estaré puteado en el curro, pero ojo: hoy he mejorado mi marca 1minuto. Psicológicamente esto es muy positivo, salvo que bajes tanto el listón que la autocomplacencia se apodere de ti.

En un combate de judo no pasa eso… tú puedes entrenar como un animal, tener tus tácticas, tus técnicas… pero luego viene uno mejor y para casa… no hay medalla finisher. No vale con lo de: al menos he acabado. Esta gestión de las emociones es algo que hay que trabajar. Incluso se pueden gestar miedos, no quiero que me toque este luchador porque siempre me gana… En cambio tú puedes decidir no correr el triatlón de Zarautz porque el puerto de Aia es muy duro…

No digo que sea ni bueno ni malo, ni mejor ni peor… simplemente es algo que he observado y que al salir un poco de la burbuja del triatlón (nunca mejor dicho) me he dado cuenta. También es un punto a favor de entender que proliferes tantos corredores de mediana edad. Es más balsámicos acabar con el reto de correr la Herri Krossa que apuntarte al campeonato de pádel y perder todos los partidos 6-0 6-0. Una humilde deducción, seguramente errónea, es que te tiene que gustar mucho el pádel para seguir…Te tiene que gustar mucho jugar, ya que cada vez que juegas pones de manifiesto tus miserias y virtudes (lógicamente) y esto a veces es duro.

De vez en cuando soltaré alguna reflexión. A parte que creo que puede aplicarse a otros ámbitos de la vida.

 Nadal de marca blanca

Volvemos a la carga, campeonato de españa de veteranos de judo.

Ni estaba muerto, ni estaba de parranda… hace tiempo que no dedicaba tiempo a este blog. Las razones son dos y muy sencillas: no tengo mucho tiempo y mi actividad deportiva no ha estado enfocada en el marco del running-triatlón, etc etc… Pero aunque sean pocos, hay gente que sigue o seguía este blog, y aunque solo sea por estos o porque simplemente me apetece, es momento de retomar la actividad…

Dejábamos esto hablando del duatlón de Sopelana. La carrera fue buena (quedé entre los 5 últimos o así). Contento por volver a competir, por ponerme el mono, por hacer transiciones… pero siendo muy realista y sabiendo que no tengo la cabeza en esto. Poco después corrí la carrera de montaña de Arrigorriaga, la corta y nocturna, mejores resultados y muy satisfecho por el trabajo hecho y más sabiendo que no tenía la cabeza ahí. ¿Y dónde tenías la cabeza? En este fin de semana, en el Campeonato de España de Judo Veteranos.

Desde que nació Peio (Octubre) ya vi que aunque quería y que me gustaba mucho el triatlón, ya no tenía ni fuerzas ni ganas de afrontar otra temporada al “100%” pensando en cloro, bici y zapatillas. Son diez años y estoy saturado, saturado porque uno de mis problemas es que me vuelco mucho y eso me desgasta.

Paralelo al crecimiento de Peio, crecía el uso del kimono y los entrenos en el tatami. Primero un poco, luego un poco más…para acabar desde semana santa muy focalizado en la prueba del sábado. Lo he ido simultaneándolo con el jiu jitsu brasileño, algo que me ha servido mucho.

Después de 15 años, había que volver con un campeonato? pues seguramente no. Pero yo soy así. No sé hacer las cosas en bromas y como estoy acostumbrado a la derrota, no me preocupa volver con un rotundo fracaso deportivo. Ya que sería solo deportivo, porque en lo personal estoy muy satisfecho. Excusa de mediocres. Vuelvo en la categoría de -66kg, lejos quedan los -60kg pero cerca quedan los 76kg que pesé el lunes después de las vacaciones de semana santa. Había que volver a entrenar duro, retomar las rutinas, pero sobre todo… entrar en la categoría.

En este tiempo también he aprovechado para matricularme y así poder ejercer como Entrenador personal y experto en nutrición deportiva. Es algo que siempre me ha gustado y que me gustaría saber más y ayudar a quien le pueda interesar.

Espero retomar el blog con más asiduidad. De momento les dejo el programa del viernes en Tele 7 con consejos para los que se inician en triatlón:

Debutando en el duatlón de Sopelana

Mañana toca ponerse el traje de torero, otra vez (espero entrar). Buscando en el baúl de los recuerdos se cumplen 9 años de la primera vez que corrí un duatlón de carretera. Antes había participado en duatlón cross, pero de carretera era el debut. Mañana en Sopelana toca buscar esas sensaciones de primerizo.

La verdad que podríamos decir que es como empezar casi de cero. Y no creo que haya muchas diferencias entre mañana y hace ocho años. He perdido tanto, que la vida me ha regalado la oportunidad de re-aprender lo olvidado. Eso está bien, porque me supone un aliciente. Llamar reto a un duatlón sprint, me parece obsceno, aliciente está bien.

Durante la primera época sí que me gustaban mucho los duatlones, pero luego cuando piqué otros deportes: ciclocross, cross… el duatlón quedó un poco apartado. Por lo que realmente es que casi es un debut al uso. Y como decía, estoy me gusta.

P3301803 P3302066

La gran diferencia de la carrera de mañana con (casi) cualquier otra carrera, es la aceptación de que acudiremos para entrenar/disfrutar/pasar la tarde… muchas veces he atacado a las personas que suelen decir esto. Siempre he pensado que eran excusas ante un posible fracaso. Pero con el tiempo me he dado cuenta de las prioridades, de los objetivos y sobre todo: de mi estado de forma. Soy muy consciente de que estaré muy atrás, sobre todo en bici, pero mis objetivos son otros y nunca en febrero. Es la primera vez que miro los tiempos de corte.

Con la ilusión del aprendiz nos presentaremos en Sopelana, buscando mejorar la forma para Mayo/junio que es cuando quiero estar bien y sabiendo que el duatlón es un medio y no un fin.

Correr como medio y no como fin. Judo, brazilian jiu jitsu y otras terapias.

Creo que este año me va a costar pillarle el punto al blog, me pasa como con las películas de Almodóvar, que tengo que verlas varias veces para entenderlas…y algunas ni así. Me va a costar porque un blog debería ser una bitácora de lo que piensa o siente el autor ante ciertos temas, históricamente el blog se ha asociado a los deportes de resistencia o ultra fondo y así se hace saber en la descripción. Pero como dije en un post anterior: http://blogs.deia.com/corrernoesdecobardes/2017/01/10/cambio-de-aires/ Vamos a tomar una deriva diferente. Que no es más que utilizar el triatlón, running… como un medio y no como un objetivo. Me gusta dejar esto claro, porque un blog ha de ser honesto.

Hecha esta introducción, vamos al lío. La situación actual a nivel de entrenos dista mucho de la pasada. La planificación me la llevo yo, así como los entrenos de fuerza y la carrera a pie/bici. Esto solo lo hago para mí, ya que aunque crea que pueda tener el conocimiento necesario para ello, no tengo la titulación necesaria. Este mensaje es como el de las cajetillas de tabaco. Por lo que intento adaptarla a mi situación personal y ser lo más flexible, sabiendo que si tuviese una planificación al uso, se cumpliría el 0% de los días.

Intento compaginar, dos días de carrera a pie, dos días de brasilian jiu jitsu, dos días de judo, uno de bicicleta y dos de fuerza. Esta es la idea…luego te salen semanas de tres días de jiu jitsu, uno de carrera pie, uno de bici y nada más… Es lo que tiene tener dos hijos escolarizados y que los virus no entienden de rendimiento.

Respecto a los entrenos de carrera pie/bici, en esta época los tengo pensados para: por un lado bajar peso (judo y jiu jitsu) y trabajar aeróbico bajo (tirada larga), y otro tipo de entreno son más tipo series, calidad, cuestas…para poder competir algo en duatlón y mejorar explosividad. La fuerza os la explicaré otro día que aún estoy experimentando. Y los entrenos de jiu jitsu y/o judo los marcan los entrenadores correspondientes.

Otro aspecto fundamental cuando quieres hacer un deporte en el que tu categoría la marca tu peso corporal, es la dieta. Este es un tema delicado, no por mí, que lo tengo clarísimo, si no por dar consejos a otras personas. Ahora mismo la dieta me la está llevando un nutricionista. Respecto a esto me gustaría diferenciar varios conceptos: una cosa es bajar peso otra bajar grasa y otra dar el peso. Creo que si no tienes bien claro cuál es tu situación, es mejor que la distribución de macros, kcal, etc etc te las lleve un profesional. Y si crees que lo sabes bien, casi mejor también que te lo vigile un profesional. De todas maneras si alguien quiere, puedo hacer un post sobre esto. Pero recordad, solo sería mi opinión personal.

Poco más interesante, suponiendo que lo anterior así lo fuera… En breve arrancamos la temporada de duatlón que la llevaré hasta mayo. Y en mayo-junio empezar a competir después de 15 años en Judo otra vez y seguramente en jiu jitsu brasileño.

Os dejo el programa del viernes en tele 7, tema: Duatlón, merece la pena. Hay un poco de todo, opinión, consejitos…