1×02. Ironman Niza.De sol a sol.

Son las 4 de la mañana y suena el despertador. La noche previa a una competición es difícil dormir, tienes nervios, repasas mentalmente si tienes todo preparado (comida, gafas de natación, neopreno…), y que salvo que seas muy dormilón es difícil quedarse dormido a las 22:00. Por lo que para mí, la primera transición comienza aquí. Desayuno secreto en el hotel, quedar con los compañeros en la recepción y juntos a la salida. El camino hasta la playa es gracioso, se junta una oleada de triatletas con cara de ir al matadero con oleadas de borrachos franceses que tienen cara de venir del matadero… es lo que tiene madrugar tanto.

Camino de la salida, muy pronto

En boxes debería estar todo preparado ya que lo dejamos el día anterior, repaso de última hora, hinchar las ruedas, comprobar los últimos ajustes… neopreno y a la playa. Me es inevitable, otra vez me vuelve a pasar, la emoción me puede y se me cae alguna lágrima (le digo al de al lado como Bustamante, no le hizo gracia… David no has cuajado en Francia…), no me  importa. las cosas o se viven con pasión o es mejor no hacerlas.

Boxes

A las 6:30 suena la bocina, 2500 personas = 5000 piernas y 5000 brazos se adentran al mar en menos de 100m de ancho y buscando una boya a 1000m, las tortas son inevitables. Si no has estado en una de éstas es difícil entenderlo, es como estar en una manifestación salvo que en el agua, un medio hostil, si paras el de atrás te pasa por encima y además es difícil nadar recto… alguna vez me ha dado alguna pequeña crisis de ansiedad ya que te pones muy nervioso (aguadillas, golpes, te agarran de las piernas, patadas…). Salgo tranquilo y ya en la salida recibo una patada en la cara, noto que tengo un corte en la lengua bebo agua para quitar el sabor y me abro bastante, lo que conlleva nadar más metros… fue una decisión mía nadar menos en la marabunta o nadar más metros pero más tranquilo. En 1:14 estoy fuera, ya he pasado lo peor para mí los 3,8km. Pensaba hacerlo en menos, pero nadar en el mar es una lotería, puede que esté mal medido, que haya corrientes, que no elijas el camino más recto… o como es mi caso que no nades muy bien. Al salir veo a mi gente y eso me anima… las ikurriñas y banderas del Athletic invaden niza…

Transición tranquila y cojo la bici, por delante 180km. Tenía clara la táctica, nadar tranquilo, andar en bici con cabeza (bebiendo y comiendo bien) y correr con lo rabia. Pensaba que era mi fuerte. Así que con esa idea salgo… los primeros 20km los paso mal, pienso que no voy super el cuenta kms no baja de 35km/h no voy cómodo, como y bebo y supero esta mini-crisis, sé que soy diesel que me cuesta entrar.

Del km 20 al 50 me encuentro super, paso a gente y gente subo con el plato y con la sensación de ser Indurain en el Tour del 91 cuando se va en el Tourmalet y solo le sigue Chiapuchi. En el km 50 empieza el Col d’Ecre… punto de inflexión de mi carrera y casi de mi corta vida… antes de llegar noto que he pinchado… paro y miro, se confirma… desmonto la rueda y cambio (aquí no hay coches como en el Tour)… 18min perdidos, no pasa nada pienso, aprietas en la maratón y listo… salgo con fuerza pero noto que la bici no va bien… me paro y veo que de estar en la cuneta se me han metido hierbas en los cambios, los quito y sigo… pero no va bien la rueda va dando botes… pienso; estos franceses no saben ni asfaltar… 21km con la rueda dando botes y cuesta arriba… no sé muy bien cómo llego arriba, cojo la bolsa del avituallamiento bebo la cocacola y miro la rueda: esta desinflada, ostia!!… la vuelvo a hinchar y sigo como puedo… quedan más de 100km aún… de ahí al 120km paro un montón de veces a hincharla otra vez… en el 120 me paro y pongo mi otra cámara… ya no tengo más… pero tampoco va bien he debido hacer un balón o la he pellizcado con los desmontables… me quedo en la cuneta y no sé qué pensar, en ese momento llevaba el tiempo que pensaba invertir en toda la carrera… la cabeza es un no parar de ideas, mientras por delante mío pasan las posibilidades de bajar de 11h, de 12h, de 13h…: retirarse, seguir en llanta, retirarse, buscar un pueblo, retirarse… todo el año jodido para esto? ya te compensa? merece la pena esto?… me tomo unos segundo para pensar qué hacer… Niño tira para adelante, sea como sea hay que llegar a la meta SIEMPRE… a riesgo de una sanción, me dedico a parar a los que pasan a ver si me dejan una cámara… premio! el primero es vasco, me deja una cámara y pienso; ya está arréglalo y para abajo… pero como en una mala película de Berlanga ésta tiene mal el obús (pitorro para meter el aire)… joder que más me puede pasar que venga Pepe y me pegue una patada pensando que soy Messi? al final aparece un sudafricano con un mallot del iBanesto que me deja otra cámara y consigo llegar a Niza… 60km dando muchas vueltas a la cabeza, hace mucho calor y se me olvida comer…

Ya sólo queda la maratón… me pongo a correr y veo lo que me espera… mucho calor (35º) y mucho cadaver andante parecía eso walkingdead… cambia el chip, está claro que no vas a bajar de 3:30 en esta maratón (como creía) es difícil exprimirse en estas circunstancias. Corro-ando la primera vuelta y calculo si libro el fuera de control (hasta ese momento no sabía ni que existía)… me amoldo y poco a poco voy terminando, sin forzar porque cada vez que paso por el hospital de campaña que han montado hay un inquilino nuevo.

Se hace duro mentalmente, para una persona competitiva verse tan atrás es duro… pienso en qué pensará la gente que me ve… pensarán que me he pasado el año enfrente de la TV… enseguida borro esa idea y pienso en esa persona a la que dejo en la cama temprano para salir a entrenar y que cuando vuelvo me espera con la comida, al que me espera a las 8h en el bidegorri, en mi hermano… y no sé cómo termino.

Después de más de 15h llego a la meta, pensaba hacer 11h ó 11:15h, (tampoco lo hubiera conseguido creo), nunca lo había pasado tan mal, estoy contento, muy contento, satisfecho. El que más me ha costado y el que más he disfrutado de todos. Contento por como he reaccionado y cómo he podido jugar las cartas que me han venido. Cuando uno lo da todo hay que estar contento.

Ha costado...

Esto ha sido todo, 15h de lucha continua. Creo que es el espíritu de este tipo de carreras, luchar contra ti mismo y superarte. De esto hace tres semanas, ya estoy recuperado y el sábado me marcho al desierto a correr una carrera que me pone mucho la Isostar Desert Maraton primera carrera desértica europea en autosuficiencia. Ya os contaré qué tal me va.

Fotos: Marathon-Fotos.com

1×01 Ironman Niza. La previa

El pasado 26 de junio tomé parte en el Ironman de Niza. Para aquellos que no estén muy familiarizados con esta tipo de pruebas decir que se trata de un triatlón de larga distancia, consistente en nadar 3,8km, andar en bici 180km y correr un maratón 42km, todo seguido y en el menor tiempo posible. Así dicho parece mucho pero con calma y preparación tampoco es para tanto. Algunos dicen que es la prueba de un día más dura, no se…

Para los triatletas de larga distancia el Ironman es como para los estudiantes el viaje de estudios, con la excusa de la prueba haces un viaje con tus compañeros y/o familia, estas unos días inmerso en el mundo del tri, ves los últimos avances y pules los pocos ahorros que te queden en las ferias que se montan entorno a la prueba.

Me plantaba en la línea de salida de la que iba a ser mi tercera carrera de este tipo, después de Frankfurt y Roth. Atrás quedaban muchos meses de preparación y sacrificios para llegar en el mejor estado de forma que cada uno pueda. Preparar una prueba de estas características compaginandolo con trabajo y familia es complicado, sacas tiempo de donde no lo hay (la hora de la comida, madrugones, entrenar de noche…) pensando en que ese día D tengas tu mejor momento, algo que muchas veces no pasa. Tienes que trabajar muchos aspectos, desde la propia preparación física (que tu cuerpo sea capaz de rendir tanto tiempo), alimentación, alimentación del día de la prueba (no es lo mismo comer sentado, que a 160ppm), material… son muchos factores los que influyen en este tipo de pruebas y casi hay más probabilidades de no llegar al 100% que de hacerlo, pero sarna con gusto no pica. Con todo esto e intentando hacerlo bien siempre te plantas con dudas, igual que antes de un examen: me pasará esto, podré hacer tal cosa… las inseguridades y miedos son una constante los días previos.

Yo pensaba y pienso, que dentro de mis limitaciones llegaba en mi mejor momento de forma, no sé si está mal decirlo, pero es lo que pienso. Evidentemente no para ganar, pero si para llevarme una satisfacción personal. Llegaba con mucha ilusión ante el que iba a ser el Ironman más duro al que me había enfrentado. Los dos anteriores eran llanos en su parte ciclista y éste tenía dos puertos: uno de primera categoría de más de 1000m y otro de segunda, así como varios toboganes que no matan pero hieren. Y algo que comprobamos nada más llegar, el calor y la humedad. Se podría decir que estaba medio tranquilo, con miedo y respeto pero tranquilo, más no podía haber hecho. Necesitaba también un Ironman en el que no importe tanto el tiempo final si no que el mero hecho de terminarlo suponga un reto mayor a los anteriores.

Dicho esto metimos todo el materia en el coche y nos fuimos para la costa Azul… El viaje para olvidar, al final se hace pesado tanta hora de coche. Para otro año hay que valorar ir en avión, aunque viajar en avión con bicicletas no es muy fácil. Si ya una prueba de este tipo es dura como no facilites lo que rodea se hace complicado… para ti y los que te acompañan.

Viaje a Niza.

Los dos o tres días previos allí los pasas dando vueltas, aunque trates de estar tranquilo siempre hay cosas que hacer: coger dorsales, el brifing, ir a la feria, pasta party… sin darte cuenta te plantas a las 6 de la mañana en una playa del Mediterraneo con 2500 chalaos dispuestos a llegar los primeros a una boya… que si esto lo analiza un psicólogo tendría algo que decir: todo el año renegando de madrugar para ir a currar y ese día te levantas a las 4 de la mañana te pones un bañador y te tiras al agua con un montón de desconocidos con los que vas a compartir todo el día… eso hay que mirarlo jeje.

Nervios? No gracias, ya tengo.
Salida

Un saludo,

Presentación

Muchos no me conocéis, la mayoría, soy un deportista anónimo con pocos éxitos que contar, pero si alguna aventura a mis espaldas.

Hace cosa de quince días me pidieron desde Deia que tratase de escribir las pruebas que iba realizando. Al principio me chocó ya que no soy un gran deportista, es más, si queréis buscarme en las clasificaciones deberéis dar la vuelta al papel, pero como no se decir que no a nada me metí en está historia.

Básicamente me dedico a los deportes de larga distancia, especialmente triatlón, pero no hago ascos a nada: brevets ciclistas, carreras de montaña, maratones, travesías a nado…. y aventuras de cosecha propia. A través de este blog intentaré transmitiros mis inquietudes, miedos, la preparación y todo aquello que rodea a una persona amateur que trata de superarse a si mismo en cada situación.

No esperéis victorias, ni grandes marcas porque no es mi objetivo. Mi objetivo es tratar de estar el mayor tiempo posible activo y compartiendo carreras con mis compañeros, disfrutando del momento.

Proximante… Ironman de Niza…

Un saludo