La Rioja Bike Race 2015. La consolidación de una gran prueba.

Como el buen vino la crónica de esta edición edición de La Rioja Bike Race se ha hecho esperar. Una carrera que en su segunda edición parece haber encontrado el punto perfecto a este nuevo formato de carreras que tanto gusta: carreras de BTT por etapas. Además este año hemos contado con menos calor que el año pasado y eso se agradece.

Creo haberlo dicho aquí en otra ocasión, pero me parece un acierto por parte de la organización establecer Logroño como centro de operaciones. Desde nuestra llegada al centro de operaciones (polideportivo Las Gaunas) y siendo una carrera de más de 1000 ciclistas, no tuvimos problemas de parking, ni para desplazarnos… algo que se agradece. Logroño es una ciudad en la que está todo cerca. Es una comodidad dejar el coche el parking y la bici en el bikepark e irte dando un paseo al hotel.

IMG_20150515_154656

Este año las tres etapas tenían similitudes con las del año pasado. Podríamos decir (para aquellos que corrieron la primer edición) que el orden era: 1-3-2. Personalmente lo agradezco ya que la segunda etapa de este 2015 tenía una longitud de más de 80km y dejarla para el domingo hacía que la vuelta a casa se hiciese más complicada. Siguiendo con las comparaciones, esta edición contaba con más sendero, menos pista y algo más de dificultad técnica. Aunque la dificultad técnica es como el picante: a unos les parece que es mucho y a otros que es poco. Si vienen de la carrera como es mi caso, la dificultad en algunos puntos era media-alta, pero si estan acostumbrados a salir con la BTT disfrutarán un montón. No me canso de repetirlo, me parece increíble que tan cerca de Logroño se tengan esos circuitos tan chulos.

11052007_569816526492185_2099618449027106698_o

La primera etapa, era la más corta de todas. Muchos la recordaremos como la etapa del río. Ya que se bajaba por un sendero con un río al lado. Un paisaje precioso. Con alguna subida prolongada que hacía que poco a poco cogieses tu sitio. Etapa que servía para coger el ritmo y para encontrar tu hueco en la etapa 2, ya que se haría según el resultado de ésta.

11218939_570062539800917_5052702632307760108_n

La segunda etapa era la más dura. Tanto a nivel técnico como de kilometraje. Con un inicio muy rodador que servía para calentar, nos plantábamos en la primera subida del día. De ahí, a la que para mí es la parte más bonita, una bajada entre bosques hasta Nalda. Y de ahí una subida larga y dura… con una bajada más técnica que las anteriores, en la que los que los que disfrutan bajando se lo pasaron en grande. ya que discurre en parte por un bike park preparado para los descensos. Etapa larga y dura en lo que tuvimos de todo.

11255820_569578916515946_7003071976280253786_o

La tercera etapa te pilla cansado y empiezas arrastrando la fatiga de los días previos. Al inicio los tapones son la nota dominante ya que parece que las partes técnicas cuestan superar con el cansancio. Un continuo sube y baja nos lleva hasta la cota más alta y de ahí una de las bajadas más técnicas de los tres días , hacia el km 35 cerca de Luerzas. De ahí a meta casi todo es bajar, salvo una subida preciosa por una pista entre árboles que hace que se te olviden los kilometros.

11220723_569764313164073_5859297465852484685_o

 

Os dejo los vídeos de la organización :

A nivel global poco más podríamos decir, se trata de circuitos puro BTT, tenemos pistas, senderos, subidas largas, bajadas técnicas… Con avituallamientos correctos y uno al final de carrera bastante más potente con bocadillos. Por poner un pero, por recoger lo que la gente decía: muchos tapones. La verdad que un par de veces por etapa si que se teníamos que pararnos. Al menos en la parte de la carrera en la que me solía situar yo. Si estás disputando la carrera supongo que es una pega, pero al menos a mí no me molestó.

Mayo, mes del Mountain Bike, mes de La Rioja Bike Race.

Llega un momento en la vida en la que no hay que desperdiciar balas. En el que lo mucho o poco que hagas, te gusta que sea de calidad. Una época en la que te decantas por ir a pruebas que te aporten algo y en la que aunque sufras, disfrutes como un niño chico. Y aunque haya gente a la que le guste ir a Magaluf, yo prefiero ir sitios de calidad.

Tengo muchas ganas de que llegue mayo, para poder ir a La Rioja Bike Race. Desde que tuve la oportunidad de participar en La Andalucia Bike Race me quedé enamorado de este formato de pruebas. Por motivos personales quedó descartada la idea de volver a Andalucía. Pero se me abrió la posibilidad de correr en Logroño, cerca de casa, con la misma filosofía y en solo tres etapas. No lo dudé, ya el año pasado acudimos y la experiencia fue increíble. Si bien es cierto que la La Andalucia Bike Race es por parejas y La Rioja es individual, aunque nosotros acudimos en pareja (no para las clasificaciones), pero creo que puede ser una ventaja, ya que conseguir una pareja que sea de tu nivel y con las mismas pretensiones a veces es complicado.

Se trata de una prueba de tres etapas, con llegada y salida en Logroño, en bicicleta de montaña. Etapas de puro mountain bike, senderos, descensos, pistas entre vides… Y en un entorno que a mí me dejó fascinado. Pensaba que en La Rioja no había senderos y alta montaña, pero nada más lejos de la realidad. Los recorridos los tenéis aquí  Si a esto le sumamos el ambientazo que se forma en Logroño ese fin de semana, hace que la prueba sea de obligada asistencia para los amantes del mountain bike. Si puedes ir con amigos y pasar un fin de semana largo, disfruntado de la bici, de la calle laurel y hablando de ruedas, cuadros y amortuguaciones.. te lo recomiendo 110%

No es menos cierto que hay que entrenar, que se trata de 3 etapas maratón, pero también influye el interés con el que afrontes la prueba… si quieres luchar por estar arriba, mejor prueba que esta no vas a encontrar para testar tu nivel. Se trata de prueba de categoría UCI, con corredores de la talla de Carlos Coloma de anfitrión y colaborador técnico a la hora de escoger las rutas.

Ahora toca entrenar y entrenar…

 

La Rioja Bike Race. Crónica de una gran prueba.

Hay veces que el dolor de piernas, el sudor y el ácido láctico son un oasis de paz en la vorágine del día a día. Y algo así, he vivido durante estos tres días en Logroño. Poder estar tres días haciendo lo que más te gusta es maravilloso. Para mí ha sido un acierto por parte de la organización, establecer Logroño como sede de la prueba. Por emplazamiento y por un recorrido que ha dado mucho juego.

Como habíamos comentado en la previa, se trata de 3 etapas con una longitud en kms y en dureza que según pasaban los días ha ido aumentando. Aunque si me permiten, esto es lo de menos o al menos debería serlo, para el grueso de lo que nos movemos de la mitad de la clasificación hacía el final. Lo importante es disfrutar del Mountain Bike. Y os doy mi palabra que allí había todos los ingredientes para poder hacerlo. El que no lo ha hecho es porque no ha querido ;-).  Los recorridos han sido espectaculares, todos los días había: una bajada técnica, una pista ancha para darle “bacalao”, senderos entre árboles, subidas duras… El que lo deseaba y se lo podía permitir tenía servicio de mecánica, de fisioterapia, limpieza de bicis… Tres días para pensar en, comer, dormir y dar pedales. Como si fuésemos buenos, pero en mi caso, sin serlo.

Etapa 1:

Siempre las primeras etapas son muy nerviosas, como los toros cuando salen de toriles aún sin banderillas.  Etapa rápida y corta (55km), sin mucha dificultad técnica, salvo la gestión del ácido láctico y una bajada muy bonita: Las Neveras. Y lo dice uno al que no le gusta bajar ni a comprar el pan. Muy muy bonita, donde el que sabe bajar, disfruta mucho. Una vez culminabas esa bajada, tenías una pista fácil donde los rodadores podían hacerse valer. Lo más importante era no gastar más de la cuenta, no perder mucho en las Neveras, librar alguna posible caída y no romper la bicicleta. Objetivo cumplido, aunque creo que se rodó demasiado rápido. Yo al menos llegué algo tocado. Ahora tocaba recuperarse y descansar.

Etapa 2: 

Hoy el kilometraje era algo superior y el desnivel casi el doble. Entrabamos en el fin de semana y este nos recibía con dos etapas de Mountain Bike puro. Dos bajadas preciosas entre senderos de piedras por la Senda Bonita, un tramo de enlace en el que se podía rodar fácil y el segundo punto caliente: La senda del Monolito. La bajada de la Senda Bonita fue muy dura y en mi caso me originó un gran desgaste, algo penaría el resto del día. Sin embargo la senda del Monolito ha sido la bajada en laque más he disfrutado, pena que al final apenas me quedaban frenos. De ahí a meta, nos esperaría el mismo recorrido que el viernes y el domingo, pista con un tramo de trialera muy chula, asfalto y la satisfacción de acabar la segunda etapa. Etapa exigente ya que salvo los enlaces, el resto de la etapa no te regalaba nada: senderos, bajadas técnicas, subidas duras… Y en vísperas de la etapa reina. 65km exigentes que en mi caso personal tuvieron el mejor regalo que uno puede desear, la presencia de su hijo y de su mujer en meta. Un bálsamo para las piernas y una alegría para el corazón. Después de esto sabía que debía de terminar de la mejor manera posible.

Pequeño ciclista e hijo

Etapa 3:

Tras una tarde previa muy ajetreada reparando la bicicleta. Aquí hay que agradecer a Jokin Irureta y Javi Rodriguez que nos ayudaron a repararla. Ya que si es por mí, salía sin frenos.

10291741_873343482692529_6554368770121728690_n

Domingo… 80km… Las campanas nos reciben en Logroño, como en un funeral, preludio de lo que nos espera. No mentían cuando nos decían que se trataba de la etapa más dura. Etapa bien diferenciada, dos picos, dos subidas y dos bajadas. La primera subida más vertical y con una bajada larguísima entre árboles y rocas hasta Torrecilla de Cameros. No miento si digo que es el tramo más bonito que he hecho, en esta carrera y en otras. Con el tiempo  justo para recuperar los brazos una nueva dificultad nos daba las buenas tardes: ascenso a la Sierra de Moncalvillo. No sé si tiene categoría, pero yo le pondría el de primera o fuera de categoría. 1h de continuo sufrimiento para las piernas, en ese momento me llegaron todos los males… Cogí un melocotón de los buenos y si no es (otra vez) por el dúo Irureta-Hernandez en la cima me comen los buitres… llegué palmera. Sin tiempo para nada nos disponemos a bajar un corto pero técnico descenso. Que en gran parte coincidía con el de la primera etapa, el descenso de las Neveras. En esta parte y fruto de mi estado besé el suelo. Fue un pico, sin lengua, lo justo para probar el sabor de la tierra Riojana. Repuestos, bajar y encarar los últimos 15km a meta, los 15km que ya nos sabíamos de memoria, los 15km que nos separaban de nuestra medalla. Entrada triunfal de los 4 jinetes de la Andalucia Bike Race 2013: Gustavo Arana, Jokin “El Kaiman”, Javi y un servidor. La verdad que cuando uno está tan mal y ve que tres personas se vuelcan única y exclusivamente en que pueda llegar, tirando por la borda sus objetivos personales, para cumplir el de un tercero… se establecen lazos que difícilmente se pueden romper. Gracias amigos.

10359243_874341342592743_6719016996399928750_n

 

Si he sabido explicarme correctamente, el lector ha debido de entender que se trata de una gran prueba, de un recorrido precioso, de una gran organización y de una experiencia que todos los amantes a las ruedas de tacos deberían probar. Un 10 a esta Rioja Bike Race by Gaes.

Camino de La Rioja Bike Race. Empezamos ya.

Ya estamos camino de la Rioja Bike Race by Gaes. Creo que no soy consciente de lo que se me viene encima. Esto no sé si es bueno o malo… creo que es bueno. Después de lo de Barcelona, tampoco ha habido mucho tiempo para pensar, cuando se podía se entrenaba y si no llovía se salía con la bici, tampoco hay mucho donde elegir. Y partiendo del hecho voy con unas ganas tremendas de recuperar la ilusión de competir y sentirme en el ajo… vamos perfectos 😉

Decía que no creo que sea consciente de lo que se me avecina, porque el reto es mayúsculo. Se trata de la “hermana pequeña” de la Andalucia Bike Race, pequeña en número de etapas: 3 (la mitad), pero no tanto en dureza. Se trata de tres etapas todas ellas maratón, con una longitud creciente y una etapa final de 80km… 80km en Mountain Bike son muchos kilómetros, hagan las cuentas, si lo haces a una media de 12km/h son casi 6:30h de pedaleo, más que una etapa del tour de Francia.

Llevamos el coche lleno de un montón de cosas: cámaras de repuesto, cascos, bicicleta, barritas… menos miedo llevamos de todo. Para un ciclista aficionado, como es mi caso, compartir una carrera así, con los mejores ciclistas es un sueño. Porque una de las cosas más importantes de esta carrera es que se trata de una prueba UCI de ámbito internacional, se trata de una carrera del más alto nivel: organizativo y deportivo. Si me permiten el símil: es como si le gusta jugar al futbol y les permiten jugar la champions con los grandes de Europa. No se puede tener otra cosa que ganas de disfrutar y sentirse un privilegiado de formar parte de este gran evento.

No es por quitarme presión, pero no esperen verme ganar. Si hubiese mallot a la combatividad a lo mejor tenía alguna opción, pero lo veo difícil. Y tampoco es por echarme flores, pero ponerse el dorsal y salir al ruedo es un triunfo. Después de lo que hemos pasado esto es un premio. Ojo, pero vamos a dar hasta la última gota de sudar y de sangre (espero que de sangre no).

Para los amantes de los datos: tres etapas, 55km, 65km y 80km. Y unos 5000m de ascensión. La clave va a estar en guardar cada día un poco ya que los últimos 80km se nos pueden atragantar. Utilizar las horas después de cada etapa para recuperar lo mejor posible y minimizar el impacto, para salir lo más fresco posible. Estos tres días, el tópico de que lo más importante es comer y descansar alcanza una importancia supina.

Recorrido pinchando aquí

Etapa 1. Calentamiento.
Etapa 1. Calentamiento.
Etapa 2. Maceración.
Etapa 2. Maceración.
Etapa 3. Resurrección.
Etapa 3. Resurrección.

No sé cómo estarán las conexiones y el wifi por aquí. Si no es cada día, al final sí que publicaré un resumen de cada etapa y cómo hemos trabajado durante, antes y después de cada etapa. Al final la diferencia entre ustedes y yo no es nada, e igual les puede servir. También intentaremos contar cómo se vive esta experiencia, ya que a veces los profesionales se centran más en lo técnico que en lo cotidiano.

Les dejo con el vídeo de la prueba: