De perros y cuestas. Reflexiones de un corredor urbano I.

Cuando no tienes nada interesante que explicar (la mayoría de las veces) puedes o inventarte algo que quiera leer la gente por ir de populista o tirar de anécdotas varias o opinar sobre un tema o…. (Habrá más opciones). Hoy me voy a decantar por la segunda: las anécdotas. Como os he dicho alguna vez, paso mucho tiempo solo entrenando y eso da para que te pasen cosas. Muchas veces mi mujer me dice que vaya cosas me pasan, seguro que si te quedas en el sofá nunca te pasa nada.

Estaba yo entrenando en mi lugar habitual donde hago las series en cuesta. Un sitio céntrico de Bilbao, próximo a la ría. Una cuesta de 10m ancha sin peatones. Cuando en la segunda serie me salta un perro, que no sé de dónde había salido. Hago un pequeño inciso: es una zona donde no se pueden llevar los perros sueltos. Hago un segundo inciso: si las personas que llevan los perros sueltos, donde no se pueden llevar y estos son de saltar a la gente, supiesen el daño que puede producir el impacto de un cuerpo de 70kg a 3:30min/km, tendrían más cuidado. Continuo el relato, me salta el perro y se me tira a las zapatillas con interés de mordérmelas. Me paro, con lo que jode pararte a mitad de una serie. Y aparece la dueña. Perdona, perdona ya le he pegado una paliza antes y no me hace caso. Le respondo: a los perros no hay que pegarles palizas, yo he tenido perro y nunca se me ocurriría pegarle una paliza, tampoco lo he llevado suelto allí donde pueda molestar. Lo que tienes que hacer es llevarlo atado, no pegarle, o llevarle a una zona habilitada para ello. El perro me sigue molestando y no me deja correr… pégale una patada me dice… como le pegue una patada le paso al otro lado de la ría, concluyo.  Si no me saltan, no me importa que vayan sueltos, aunque no se pueda, pero si saltan a la gente, que vaya atado.

Reflexión 1:   De un tiempo a esta parte la gente está muy crispada. Ciclistas que se enfadan con todos los conductores, conductores que se enfadan con todos los ciclistas. Ciclistas que se enfadan con los que corren por el carril bici, corredores que se ponen a correr en medio de la multitud un domingo a la mañana, los de los perros, los niños con el patinete… Yo creo que hay que convivir y que entre todos tenemos que disfrutar donde no molestemos al resto. Porque los ciclistas también conducimos, los que corren tienen perro y hay padres con niños y patinete que les gusta bajar a correr. Como diría aquel portero: un poquito de por favor.

Se marcha la señora con el perro y sigo a lo mío. 30 series tocaba. Hacía la mitad del entreno, tirando al final. Una chica sentada en un banco que llevaba 5min viéndome como subo y bajo una cuesta cual toro en estafeta, por el peso no por los cuernos. Me dice: pero no te cansas de subir y bajar todo el rato. A lo que le tengo que responder, pues la verdad que sí, pero es lo que toca. Porque estoy casado, pero la podía haber pedido el facebook… Sigo a lo mío como Forrest Gump.

Reflexión 2: Es increíble lo que hace la mente cuando está motivada. Hay pocas cosas más absurdas que subir una cuesta para bajarla y acto seguido repetir el proceso. Pero cuando tienes un objetivo, de repente utilizas expresiones del tipo: porque hay que hacerlo, es lo que toca… Me encanta esa sensación de llevar la mitad de un entreno, pensar que no lo acabas y acabarlo. No se paga con dinero. Bueno, si eres profesional supongo que sí.

Lo mejor de este blog, aparte del precio, son los vídeos. Dudo si este lo he puesto ya… Rob Krar y su depresión. Genial.

El vacío de asumir el rendimiento.

El problema de sustentar “los resultados” sobre el entrenamiento duro y no sobre el talento, es que cuando el primero se va, no queda nada.

Quién no conoce al típico amig@ que según se pone las zapatillas después de dos semanas ya se pone a rodar a 4 pelao. O aquél que coge un balón por primera vez desde COU y le mete 40 toques. Pues ése, no soy yo.

Lo poco que he conseguido ha sido con mucho esfuerzo, en ocasiones con demasiado. Ahora, que el nivel de entrenamiento (por lo que sea) ha descendido, qué queda?: el nivel cultural de un concursante de gran hermano, nada. Pero nada es nada. Y hasta que te das cuenta es duro. Piensas que con bajar a correr 2 días vas a hacer tal o cual cosa… y de eso nada. Por mucho que tu mente tenga los impulsos de antaño, tu cuerpo tiene el entreno de ahora, y algunos años más.

Supongo que será normal, que a todo el mundo le pasa. Pero cuando lo único que te sacia es aquello que proviene del trabajo duro y este no llega, no te sacia nada. Y es complicado, créanme.

Llegados a este punto, tienes que pensar qué hacer. Está claro que todo este circo es un hobby y que (gracias) no vivimos de esto. No vivimos económicamente, pero si nos hace vivir. Muchos pensarán que a otro nivel, se puede hacer el mal llamado: deporte salud. Las carreras populares, las cicloturistas… O simplemente volver a la casilla 1 y estar donde empezamos: el último de las clasificaciones. Pero el vacío está ahí. Y no se llena de manera fácil.

Son reflexiones que seguro que a alguno le han pasado alguna vez y si no pues igual le pasará, o no que se yo…

Les dejo un vídeo, que como siempre digo, es lo mejor del blog:

La gestión del fracaso.

La gestión del fracaso es algo muy importante en la vida y en el deporte. Quizás más en la vida, ya que el deporte no deja de ser un mero entretenimiento (al menos para la mayoría). De lo primero no puedo hablar porque no me siento capacitado (sólo un tertuliano es capaz de hablar de todos los temas) y de lo segundo algo se. Voy a intentar centrarme en lo segundo y a ver que sale…

Normalmente la sensación de fracaso te llega cuando tienes una expectativa y no las cumples. Por lo que uno de los puntos en los que podemos trabajar será el de las expectativas o el objetivo. Son realistas? realmente somos capaces de conseguir ese objetivo? Esto creo que debe ser lo primero. Tener un objetivo siempre he creído que es muy positivo, pero si este no es realista, es peor el remedio que la enfermedad. Este tiene que ser meditado y acorde a nuestra capacidad física y disponibilidad. Meto una nueva variable en la ecuación: somos capaces de correr en 35min un 10000? Si/No, Quiero estar entrenando todos los días con un planificación estricta, cuidándome la alimentación, descansando, renunciando a parte de mi vida de ocio? Si/No. Me compensa? Esto es importante porque puede que logremos el objetivo pero al llegar a la meta no haya nadie para vernos llegar.

El siguiente punto, según mi humilde opinión, es darle la importancia que se merece al camino a recorrer para conseguirlo. Una vez fijado el objetivo hay que establecer un plan. Este camino cuanto menos variaciones tenga más exitoso va a ser. Pero si el objetivo está bien fijado y acorde a tu nivel real, puede tener variaciones. No creo que nadie tenga como objetivo ser campeón del mundo de algo ( que lea este blog). Por lo que el camino ha de ser lo suficientemente laxo para conseguir nuestro objetivo, sin que lo dejemos a la mitad. Cuánta gente lo deja a la mitad porque no ve que avance?

Si tenemos un buen plan y un objetivo correcto. Lo siguiente es prepararnos para el impacto que puede suponer no lograrlo. Hay que ser realista y aunque el objetivo sea accesible pero ambicioso, si no lo conseguimos no pasa nada… el mundo va a seguir girando. Lo bonito ha de ser disfrutar del camino para que cuando el objetivo se tuerza nos llevemos esos bueno momentos. Y si lo logramos objetivo doble.

Creo que en el deporte hay que ser paciente, ir paso a paso, sin correr cuando no sabemos andar. No dejarnos influenciar por este entorno que nos trata de convencer de cosas que no están a nuestro alcance y que nos llevan a pasar malos ratos. Disfrutemos de lo que tenemos, que para lo que nos pagan por correr, much@s hacéis más de lo que se espera de vosotros. Hay que quererse más y no compararse con otros.

Os dejo el programa del viernes de Tele 7. Poco a poco vamos dándole forma, espero que les guste:

De obejtivos, mediciones y de ser féliz.

Seguimos con esta colección de post de divagaciones varias…

Aprovechando estos días estivales y que me he sumido en un proceso de auto análisis (siempre es mejor un auto análisis que una auto transfusión), me he dado cuenta de la importancia de los objetivos. Todo ello basados en mi opinión, no busquen aportaciones Kafkianas o reseñas a libros que no he leído. Reflexiones de marca blanca. 

Los objetivos los entiendo como metas a llegar y/o superar. No como una obligación, algo que tantas veces oímos: primas por objetivos, objetivos laborales, el objetivo… Y ese matiz, que sin querer se ha colado, es vital. Los objetivos son metas y no obligaciones. Luego si se consiguen son un premio, pero si no se consiguen no son un castigo.

Mi opinión es que en esto del deporte hay que tener objetivos. Muchas veces la gente me dice que vaya mérito tengo por entrenar todos los días… más mérito me parece que tiene la gente que sale a correr sin un objetivo… sin una motivación. Siempre que he entrenado (en serio) ha sido para un objetivo concreto, con un plan, con unas pautas… que luego me las salto, pero con un plan (como Ibarretxe). Tener una meta te hace darte un plus de motivación y ver que lo que haces tiene un sentido, un fin. Y así, creo yo, todo es más fácil.

Los objetivos creo que han de ser:

  • Realistas: Acordes con nuestro historial y nivel. Pero un pelín ambicioso, que sea algo que no hayamos hecho antes. Bajar unos segundos/minutos nuestra marca, correr una carrera de unos pocos kilometros más… Pero no pasar del sofá a la maratón o intentar bajar 20min tu marca de media maratón.
  • Cuantificables: No tienen por qué ser una carrera o una marca. Puede ser un hábito: correr tres días a la semana, llegar a correr 1h seguida, bajar 2kg… Pero evitar cosas como: mejorar la salud, tener mejores hábitos… Es mejor poder medirlo y valorarlo.

Todo esto no tiene ningún sentido si mientras lo estamos haciendo no disfrutamos. Independientemente del resultado: de que sirve bajar esa marca si hemos estado “puteados”. En ocasiones perdemos el norte y no nos damos cuenta que ninguna marca tiene valor si no hemos disfrutado de cada entreno. Porque, que nadie se confunda, cuando pase el tiempo quedan los recuerdos (y las fotos) y las marcas no valen nada. Salvo que esto lo lea un medallista olímpico, ahí si vale eso de estar puteado, bueno mientras no sea en Gimnasia deportiva o en natación sincronizada.

Es por esto que creo que es importante consensuar estos objetivos con tu entorno. Hacerles partícipes y que lo sientan, de algún modo como propios. Así el éxito será compartido y nos será más gratificante. Siempre es mejor que vaya gente a verte y no ir solo por ser un rancio.

Y esta sarta de ideas, entiendo, que es aplicable a otros ámbitos de la vida: buscar un trabajo, acabar los estudios, …

Os dejo el video que hizo North Face sobre la Ultratrail del Mont Blanc, que se celebra este viernes. El año pasado fue un poco descafeinada…

Metablog. Reflexiones de marca blanca.

Solía leer, la dificultad de enfrentarse al folio en blanco… muy probablemente, motivado por mi cerebro low-cost, siempre hacía la broma: miedo a qué! te va a pegar?… con el paso del tiempo  me viene a la cabeza esa muletilla.

Esta humilde bitácora va creciendo, nos hemos estabilizado en las más de 6000 visitas mes, algo que antes era muy puntual, con varios meses de 6500,7000,7500 incluso… y eso que aun no hemos empezado con la sustancia deportiva, crónicas, fracasos y desengaños… la chacina que tanto gusta. Esto se debe a mi aparición en el programa de Onda Vasca, eso es así. No hay cosa más fea que no ver la realidad. Aunque es cierto, que nos hemos ceñido a las normas de estilo que un día me sugirió Iker Merodio y hemos ido paso a paso, no hay ná más feo que ser cansino… Cuando vea que esto pasa, me apartaré, volveré a mi decathlon y a mi blog de superraton. Para valorar donde estamos hay que saber de donde venimos.

Todo esto implica cierta responsabilidad, pese a ser un hobby (no el enano del anillo, ese es hobbit) no quita que haya que esforzarse, incluso a veces tengo algo de vértigo a poder meter la pata.  Algo que por otro lado sucederá, como cuando me compré aquellos pantalones de cuadros, solo es cuestión de esperar. En ocasiones se me acusa de no ser muy concreto en el programa, pero no siendo: ni médico, ni IVEF… todo lo que no sean generalidades o casos personales, es patinar.

Hasta hace bien poco, solo me llegaban los mails del banco y los de privalia, offerum… pero de un tiempo a esta parte suelo recibir (y contestar a todos) correos de gente a la que le gusta el blog, el programa, el proyecto Pottoka… Ostras esto para un tío como yo, es un orgullo muy grande. Y aquí si que me mojo un poco más o detallo entrenos, zapatillas, alimentos…

A qué viene tó esto? Pues a que hoy trataremos el tema de la preparación física o mejor dicho, cómo la veo yo. Trataremos el programa que ha seguido Begoña para esta Herri Krossa y cómo afrontaremos lo que queda. Gran trabajo el que hizo el domingo. La verdad que me esperaba que la cosa fuese peor. Este tipo de proyectos me motivan más que intentar clasificarme para Hawaii, cosa que se que es imposible. Será la edad…

El dream team

Que nadie espere fórmulas secretas, ya que la única que sé y que yo practico es: trabajo duro. Me sorprende la gente, blogs, revistas… que es capaz de programar, ciclos, mesociclos, microciclos… a gente que no sabe ni su pasado, ni su día a día, ni nada… Cada uno sabrá lo que hace. En la época de la libertad digital, siendo mayor de edad, cada uno debe saber lo que es constructivo y lo que es humo.

Sin más, este es otro post de entretiempo que no pasará a la historia. Pero que ahí queda y que son cosas que creo debía plasmar aquí.

Os dejo con el vídeo que es lo mejor de suele haber por aquí, como estamos con la Andalucía Bike race a tope, es un vídeo sobre entrenos:

Un saludo y gracias a todos los que seguís el blog.