La Federación Vasca, un polvorín

Las divergencias entre la directiva de la Federación Vasca y las federaciones territoriales de Bizkaia y Araba han alcanzado su máxima cota tras la reciente resolución del Comité Vasco de Justicia Deportiva, que ha atendido el recurso presentado por estas últimas contra la Junta Electoral y la representación otorgada a cada territorio. Así, el comité de justicia deportiva en sentencia del 16 de julio anula los acuerdos de la Junta Electoral de la Federación Vasca de Caza del 14 de marzo relativo a la atribución de representantes a las federaciones territoriales y por tanto los consiguientes pasos dados, como las elecciones de la Federación Vasca de Caza, de las que salió reelegido presidente el guipuzcoano José María Usarraga Unsain.
De fondo, una situación tensa entre federados vizcainos y alaveses por su representación en la federación vasca y de rebote con la guipuzcoana, donde el presidente es el hijo de Usarraga. Aunque el problema no parece ser entre territorios, sino con ciertos directivos, cuyas maniobras no han sentado bien a vizcainos, alaveses, muchos guipuzcoanos ni a Adecap, Asociación para la Defensa del Cazador y Pescador, que lleva más de veinte años defendiendo la caza desde Euskadi.

1
Las diferencias con el presidente de la vasca nacen con la Ley Vasca de Caza aprobada en 2011, cuando se acusó a Usarraga de pactar unas distancias mínimas para cazar de doscientos metros a cualquier lugar habitable, lo que hubiera acabado con la caza en Bizkaia y Gipuzkoa. Su posterior participación en la federación estatal pasa por la frustrada y mal gestionada búsqueda de la alternativa al perdigón de plomo, y mucho dinero perdido de por medio. Luego, las polémicas elecciones estatales donde salió reelegido Gutiérrez por solo cuatro votos, llegando denuncias a tribunales ordinarios y forzando la escisión de las siete principales federaciones españolas.
Votos sin permiso Usarraga utilizó los siete votos vascos sin contar con vizcainos ni alaveses, y poco después fue nombrado vicepresidente económico de una Federación Española en la que ya no participan directamente el 70% de los federados: los de Andalucía, Aragón, Castilla La Mancha, Castilla León, Catalunya, Galicia y Nafarroa. Los vascos sí, a través de su actual directiva, que ahora se entiende en funciones, a falta de previsibles recursos, agotada la vía administrativa, que lleguen al Comité o al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.
Alguien que conoce bien este proceso y las divergencias padecidas es Iker Hidalgo Egurrola, presidente de la Federación Territorial de Caza de Bizkaia, que valora positivamente la sentencia que ratifica las “irregularidades” de la Junta electoral al dar menos peso a las federaciones vizcaina y alavesa; una resolución que implicará “repetir las elecciones, dando a cada Federación Territorial el número de representantes proporcional a los miembros que tenga en sociedades, jueces y deportistas, y por supuesto, sin cometer más irregularidades” lo que también supone “un claro varapalo a la figura de José María Usarraga como presidente” ya que ese reparto de poder “en favor de la guipuzcoana, presidida por su hijo, facilitó su reelección”.
Con todo, Hidalgo recalca que “los directivos de la federación vizcaina y alavesa queremos dedicarnos a defender la caza; no queremos más división, pero hay cosas que no se pueden permitir”, y afirma que “las federaciones vizcaina y alavesa no tienen nada en contra de la guipuzcoana. El problema es José María Usarraga, su continuidad como presidente de la Federación Vasca de Caza, cuestionada mayoritariamente entre cazadores federados de los tres territorios, pese a que Usarraga pueda utilizar su influencia en la federación guipuzcoana para escribir barbaridades sobre las federaciones vizcaina, alavesa y Adecap”. A ver si la calma llega a la Federación Vasca de Caza, aunque de momento parece tarea difícil.

Novedades de una miniferia casera

 

EN poco se parece a un gran certamen armero, pero no deja de mostrar algunos de los avances que los más aficionados a las armas y los complementos desean conocer de primera mano. Así, el Día del Cazador y Pescador, celebrado el pasado 17 de junio en Dima, contó con varias firmas comerciales que llevaron sus productos a los miles y miles de asistentes. Una que no falta nunca, por ejemplo, es Borchers. La entidad ubicada en Gernika no dejó pasar la ocasión para enseñar algunos de sus rifles Remington, cuyo modelo 700 de cerrojo cumple su cincuenta aniversario este año, siempre con una excelente relación calidad-precio, a decir de los entendidos.

Aunque el gusto americano sea distinto al europeo en cuanto a formas, nadie puede poner en duda la calidad, eficacia y precisión de esta marca estadounidense, tanto en rifles como en municiones. Pero Borchers también comercializa Steyr Mannlicher, la veterana firma austriaca también legendaria en cuanto a calidad y precisión, aunque se trate de otro concepto de rifle, con precios para unos bolsillos algo más generosos. Y en cuanto a municiones, las de rifle Barnes van ganando adeptos, lo mismo que las ópticas austriacas de Kahles, cuyo origen militar se va deportivizando en sus productos, tanto en miras telescópicas como en binoculares. Y para los bolsillos más modestos o menos derrochadores, según se mire, siempre están las diferentes armas rusas de Baikal.

Por su parte, la firma Excopesa también llevó a Dima algunas de sus puntas de lanza comerciales. La empresa fundada por Jaime González en 1969 en Deusto llega desde León con una selección de marcas alemanas como Mauser, Sauer, Blaser, Zeiss, la noruega Norma o la italiana Perazzi. Así, en la fiesta se pudo ver y tocar el nuevo rifle Sauer 303 Gti y una versión profesional del R8, dos rifles impresionantes, aunque quizá la balanza se declinó más hacia las nuevas ópticas de Zeiss, tanto en miras como en binoculares, con acabados HT y HD, que pasaron de mano en mano entre los muchos visitantes. Por algo la alemana es líder mundial junto a Swarovsky en estos productos.

Por su parte, la firma Ardesa de Zamudio llevó sus escopetas Fabarm, cada vez con más hueco entre los cazadores gracias a sus avances, y sus rifles Merkel, Haenel y Outfitter. Aunque sean para públicos Continúa leyendo Novedades de una miniferia casera

Destellos de un gran aniversario

LAS madrugadoras nubes que cubrían el alto de Dima a primera hora de la mañana también se disiparon para dejar paso a un radiante sol que quiso sumarse al vigésimo cumpleaños del Día del cazador y Pescador. Aunque la gente llegó de forma escalonada, las vallas separadoras de la campa que ejercía de escenario central ya registraban aficionados cuando los galgos volaban sobre la hierba en pos de su señuelo. Los canes de Iñaki Elorriaga y Lorenzo Urra hicieron sendas exhibiciones perfectas a las perdices mientras el parking anexo se llenaba con miles de coches y la pista central acumulaba muchos miles más de personas bajo el inclemente sol.

Algo especial tiene este día para que tanta gente secunde la iniciativa de Adecap en pleno monte. Los caballos de carreras daban vueltas y apenas se podía acceder a las decenas de stands instalados. A la hora de los discursos, Mikel Barrios, en representación de los jóvenes de Adecap Gazteak, volvía a encender la mecha de la ilusión para los de su edad y también para los más mayores, que ven el relevo con ganas de hacerse su hueco en el futuro. Y luego Juan Antonio Sarasketa no desperdició la ocasión de repasar los logros conseguidos y todo lo que queda por hacer en defensa de cazadores y pescadores.

Así, fueron varias las interrupciones de aplausos cuando habló de la fuerza de ambos colectivos unidos, incluso “capaces de inclinar la balanza política” mientras recordaba a los políticos que les apoyan y criticaba a los que hacen oídos sordos a las “justas reivindicaciones” del cazador y pescador, unas figuras “conservacionistas de la Naturaleza”. No dudó tampoco en criticar a los que quisieron parar la caza en la vecina Castilla y León, o en citar el estudio de las semillas envenenadas con las que se siembran los campos y afectan a las especies animales, reclamando un mayor acercamiento al sector agrario, y reconociendo la progresiva deshumanización del campo causada por el hombre.

También censuró el alto precio de los acotados, proponiendo algunas alternativas de gestión para éstos. Por detrás de Sarasketa, jóvenes de Adecap Gazteak mostraban una pancarta en la que podía leerse Ulia-Jaizkibel Ehiza bai en apoyo a los cazadores de esas zonas guipuzcoanas, y para los que el líder de Adecap también Continúa leyendo Destellos de un gran aniversario

Ligatiro se viste de largo en Eibar

La emblemática ciudad de Eibar acogió el viernes la gala de la primera edición de Ligatiro, en la que se reconoció a los mejores deportistas clasificados entre los 500 participantes en la singular iniciativa promovida desde Adecap, Asociación para la Defensa del Cazador y Pescador, que pretende potenciar estas disciplinas de tiro con escopeta como son el foso olímpico, el foso universal y el minifoso.

El objetivo de Ligatiro es fomentar estos deportes hacia dentro, a los tiradores nuevos y a los más regulares en competición. Pero también hacia fuera, acercándola a la sociedad como es, huyendo de falsos mitos que las vinculan a peligrosidad o a cierto carácter aristocrático; respaldando una actividad con muchísimos aficionados, segura y muy alejada de tasas de siniestralidad, y que reclama un mayor respaldo institucional a todos los niveles. Así lo solicitó Juan Antonio Sarasketa, presidente de Adecap, al inicio: “No entendemos que un pueblo que cuenta con todo el sector armero deportivo y teniendo tiradores de máximo nivel, no pueda competir a nivel internacional porque no cuenta ni con una sola instalación adecuada”. Este aseguró que son muchos cazadores los que tiran al plato y al revés y muchos tiradores cazan en la época hábil.

En la gala también estuvieron los máximos responsables federativos del tiro al plato vascos y navarros quienes firmaron la colaboración para la segunda edición de Ligatiro en este 2012, como sus presidentes, Patxi Alonso y Rafael Franco, o los distintos responsables federativos territoriales con Esteban Azkue por Gipuzkoa, Santiago Azurmendi por Araba y Julio García por Bizkaia.

Por supuesto, en presencia de José Ángel Sodupe, representante de Maxam, entidad patrocinadora que ha colaborado con 27.000 cartuchos de las marcas GB, Rio, Saga, Vinci y Maxam, para premios. El salón de actos de El Corte Inglés fue el escenario de este evento al que acudieron muchas personas vinculadas a estas disciplinas y donde destacaron Juan Pablo Alburquerque, uno de los que más ha hecho por el tiro al plato en los últimos años a través de la extinta Escuela de Leioa; los jueces y armeros Eizmendi y Gostiola, el director del centro comercial, Eduardo Robredo, además de deportistas. premiados En cuanto a los reconocimientos, los mayores méritos se los llevó el zarauztarra Xabier Azpeitia, varias veces campeón de España y subcampeón del mundo el año pasado en Eslovenia, que dominó en foso olímpico y foso universal, lo mismo que José Carlos Sobrevilla, que aunque veterano, destacó en ambas disciplinas, y el junior Iñaki Artetxe, líder en universal y minifoso, y segundo en olímpico.

Pero también hubo muchos más destacados. Así, en foso olímpico sobresalieron en sus categorías Mikel Arizaga, Antonio Gutiérrez, Antonio Zamarreño, María Concepción Escudero y Jon Ortiz de Lejarazu. En foso universal, los ganadores fueron Antonio Gutiérrez, David de la Rosa, Antonio Zamarreño, María Mentxaka e Iñaki Artetxe. Y en minifoso se impusieron Antonio Gutiérrez, Aitor Elizburu, Rubén Fernández, Karmele Irastorza, Iñaki Artetxe y José Ignacio Ullibarriarana.

El acto estuvo presentado por Patricia García, periodista de Desveda-Adecap, y el deportista alavés y miembro de Adecap Gazteak Iker Ortiz de Lejarazu, autor “intelectual” junto a su padre, Marcos, de este proyecto gratuito de ranking de puntuaciones en base a participación y resultados en diferentes competiciones territoriales, autonómicas y estatales.

Una insignia damasquinada en oro, diploma acreditativo y 1.000 cartuchos recibió cada campeón de las distintas categorías por cada modalidad, y 500 los segundos clasificados. Una excelente disculpa para los muchos aficionados vascos y navarros al tiro al plato, y un buen empujón a unas aficiones muy arraigadas en nuestra tierra que siguen reclamando apoyos.