La seguridad, siempre prioritaria

En apenas diez días, con la festividad del Pilar, muchos miles de cazadores vizcainos de menor se echarán al monte en pos de aves migratorias, malvices y palomas torcaces principalmente. Los más optimistas comenzarán a revisar nuestros bosques con sus perros en busca de las primeras sordas.

En estos días de preparativos, además de toda la documentación necesaria y los infinitos accesorios, conviene dar un repaso a los aspectos referidos a la seguridad, que aunque no consten en ningún papel, todo cazador debiera tener en cuenta para alejar lo más posible el mínimo riesgo que dé lugar a cualquier accidente en el desarrollo de esta actividad.

Así, las armas, tanto escopetas como rifles, deberán estar ya para estas alturas de temporada en perfecto estado de funcionamiento,. Ante la más mínima duda aún se puede recurrir con prisa a un armero profesional que resuelva todas las dudas o reponga piezas desgastadas, desajustadas o defectuosas. Por supuesto, antes de cazar no se permanecerá nunca en lugares públicos con las armas desenfundadas y montadas, aunque estén descargadas. Si se dejan momentáneamente en el coche, que no estén nunca a la vista, lo que no nos protegerá de denuncias por descuido en su custodia si acudimos a algún bar o cafetería, por otra parte lugares de reunión antes de las jornadas de caza. El mejor consejo para los traslados y viajes siempre es el de la prudencia y tampoco perder nunca de vista el coche ni el arma.

JAVIER ATXA

Ya durante la propia acción de cazar, a la hora de cargar nunca se cerrará la escopeta ni el rifle horizontalmente. Si hubiera un disparo fortuito, mejor que vaya al cielo. O incluso al suelo, pero sabiendo que existe riesgo de rebote. A la hora de andar, el cañón deberá ir dirigido de nuevo mejor hacia el cielo que al suelo; jamás en dirección a los compañeros o perros. Cuando se cace solo se deberá respetar esta máxima. También tener el seguro siempre echado y el dedo lejos del gatillo. Es cuestión de costumbre, que no tarda en ser adquirida.

Desconfianza Cuando se identifica la pieza, el cerebro ordena quitar el seguro y acercar el dedo índice de forma automática al gatillo. Desconfiar de quienes tengan adquirida la mala costumbre de ir al contrario, sin seguro o con dedo por dentro del guardamonte, ya que tarde o temprano se les escapará el índice, y mejor estar lejos si no se puede reprobar su conducta. Tampoco se debe apoyar jamás la boca del cañón en el suelo ni hurgar en ramas con él (no es un palo) para evitar que se introduzcan objetos dentro que puedan provocar su estallido. Por supuesto, al cruzar obstáculos como alambradas, arroyos o muros, mejor abrir y descargar la escopeta o rifle.

El momento más delicado es apretar el gatillo. Parece demasiado evidente, pero siempre se deberá saber y calcular antes de disparar dónde irá el perdigón a dar o incluso a caer. También se deberá vigilar este aspecto con las balas de rifle, de mayor alcance y poder de parada, letal a varios cientos de metros. Ante la mínima duda, siempre será mejor no doblar el dedo. Ya habrá otra ocasión de disparar en mejores condiciones y sin riesgos. Ello implica que jamás disparemos contra matorrales que se mueven o al oír ruidos, sin saber antes qué o quién los hace.

La munición deberá estar en buen estado, evitando dejarla al sol, ya que un excesivo calentamiento y la sobrepresión pueden causar un serio e inesperado accidente. Si la escopeta lleva choques intercambiables se vigilará que no se aflojen durante la caza. Y si se está en batidas, no moverse del puesto y menos sin avisar, sabiendo dónde están los compañeros. No fiarse nunca de las distancias y no disparar hacia visos ni cambios de rasante.

Si se tuvieran presente estos consejos, se evitarían la mayoría de accidentes. Se trata de disfrutar con esta afición, no de padecerla por descuidos, la mayoría de las veces evitables.

Decepción tras las codornices

LAS generosas expectativas de los cazadores para la media veda de codorniz de esta temporada comenzaron a descender desde el mismo día de la apertura, el pasado jueves, porque en las zonas castellanas más al sur los resultados sí fueron mejores pero ni de cerca los esperados, y en las zonas más norteñas muchos gestores de acotados decidieron retrasar hasta el domingo el comienzo de la caza, al contar con muchas de las fincas de cereal aún sin cosechar. Los extendidos sueños entre los cazadores de que esta podía ser una excelente campaña comenzaron con bastante mal pie, a sabiendas y con la precaución de que quedan muchas jornadas hábiles por delante, y también muchos trigos en pie donde se guarecen unas cuantas codornices que se dejan oír a media luz.

mdbvyuermk

La Federación de Caza de Castilla y León, tras la primera jornada del día 15, emitió un comunicado con sus primeras impresiones, entre las que destacaban la desigualdad de los resultados, dependiendo de las condiciones de cada zona, reconociendo las “perchas decepcionantes” de sus comunidades más sureñas, sin cobertura para los pájaros. Flojos resultados en Moraña y Ribera del Duero y leve mejoría para Cerrato, Esgueva y Tierra de Campos. Para las provincias más al norte, especialmente Soria, Burgos y León, mostraban sus esperanzas en las zonas sin cosechar y valorando en cualquier caso como mejor en su conjunto la campaña presente respecto a la pasada. Y también ofreciendo un guiño a los crecientes bandos de perdices avistados, aunque sin olvidarse de las prácticas agrícolas perjudiciales para la fauna en un buen año en la parte climatológica.

perro Según Iñaki Elorriaga, afamado criador y adiestrador vizcaino, con varios títulos mundiales deportivos a sus espaldas, en estas fechas el perro se convierte en el auténtico protagonista y quienes cuentan con buenos canes preparados sí que han podido disfrutar de estas jornadas. “Si tienes perros, cazas” recuerda, antes de considerar que “hay codornices para entretenerse” aunque eso sí, muy alejados de aquellos tiempos ya extintos en que resultaba fácil capturar unas docenas de codornices en los primeros días.

El balance que realiza Elorriaga por territorios en base a las opiniones recabadas entre sus conocidos cifra en más de la docena de capturas en la apertura al sur de Burgos, al igual que en la riojana Hervías, y alguna más en zonas próximas a la capital burgalesa, resultados que luego bajan para el fin de semana pasado. En Palencia, muchas zonas por cosechar y capturas en torno a la media docena y en León poca codorniz en general. Datos que corroboraba la prensa local, similar a lo ocurrido en Zamora ante la escasez de aves. Más cerca, en La Rioja, también se registraron resultados muy dispares aunque en general mucho mejores que los nefastos de la temporada anterior. Si en Rioja Baja la temporada apenas ha habido codornices, en zonas próximas a la capital el número de efectivos recuperaba las cifras de hace cuatro o cinco años, al igual que en la llamada Rioja Alta, en Haro, Briñas o Anguciana, aunque también con bastantes campos sin cosechar por el retrasado cereal.

En otras zonas más al norte de la provincia de Burgos, muchos acotados retrasaron la apertura del jueves 15 al pasado domingo 18 en espera de la llegada de cosechadoras. Había pueblos enteros, como en el próximo Valle de Losa, en las que apenas el 40% de los agricultores había recolectado su cereal. La apertura del domingo, salvo casos puntuales, fue desastrosa y a partir de las 9.00 de la mañana se dejaron de oír las detonaciones. El martes mejoró, poco, el panorama, al descender las zonas de trigo sin cosechar. Así que para los días que aún quedan por delante solo resta confiar en los movimientos propios de estas aves y que las enfardadoras dejen algo de refugio para este pájaro, así como para los pollos que se han dejado ver. Desde luego, la excelente campaña de codorniz que se presumía no está siendo tal.

La Federación Vasca, un polvorín

Las divergencias entre la directiva de la Federación Vasca y las federaciones territoriales de Bizkaia y Araba han alcanzado su máxima cota tras la reciente resolución del Comité Vasco de Justicia Deportiva, que ha atendido el recurso presentado por estas últimas contra la Junta Electoral y la representación otorgada a cada territorio. Así, el comité de justicia deportiva en sentencia del 16 de julio anula los acuerdos de la Junta Electoral de la Federación Vasca de Caza del 14 de marzo relativo a la atribución de representantes a las federaciones territoriales y por tanto los consiguientes pasos dados, como las elecciones de la Federación Vasca de Caza, de las que salió reelegido presidente el guipuzcoano José María Usarraga Unsain.
De fondo, una situación tensa entre federados vizcainos y alaveses por su representación en la federación vasca y de rebote con la guipuzcoana, donde el presidente es el hijo de Usarraga. Aunque el problema no parece ser entre territorios, sino con ciertos directivos, cuyas maniobras no han sentado bien a vizcainos, alaveses, muchos guipuzcoanos ni a Adecap, Asociación para la Defensa del Cazador y Pescador, que lleva más de veinte años defendiendo la caza desde Euskadi.

1
Las diferencias con el presidente de la vasca nacen con la Ley Vasca de Caza aprobada en 2011, cuando se acusó a Usarraga de pactar unas distancias mínimas para cazar de doscientos metros a cualquier lugar habitable, lo que hubiera acabado con la caza en Bizkaia y Gipuzkoa. Su posterior participación en la federación estatal pasa por la frustrada y mal gestionada búsqueda de la alternativa al perdigón de plomo, y mucho dinero perdido de por medio. Luego, las polémicas elecciones estatales donde salió reelegido Gutiérrez por solo cuatro votos, llegando denuncias a tribunales ordinarios y forzando la escisión de las siete principales federaciones españolas.
Votos sin permiso Usarraga utilizó los siete votos vascos sin contar con vizcainos ni alaveses, y poco después fue nombrado vicepresidente económico de una Federación Española en la que ya no participan directamente el 70% de los federados: los de Andalucía, Aragón, Castilla La Mancha, Castilla León, Catalunya, Galicia y Nafarroa. Los vascos sí, a través de su actual directiva, que ahora se entiende en funciones, a falta de previsibles recursos, agotada la vía administrativa, que lleguen al Comité o al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.
Alguien que conoce bien este proceso y las divergencias padecidas es Iker Hidalgo Egurrola, presidente de la Federación Territorial de Caza de Bizkaia, que valora positivamente la sentencia que ratifica las “irregularidades” de la Junta electoral al dar menos peso a las federaciones vizcaina y alavesa; una resolución que implicará “repetir las elecciones, dando a cada Federación Territorial el número de representantes proporcional a los miembros que tenga en sociedades, jueces y deportistas, y por supuesto, sin cometer más irregularidades” lo que también supone “un claro varapalo a la figura de José María Usarraga como presidente” ya que ese reparto de poder “en favor de la guipuzcoana, presidida por su hijo, facilitó su reelección”.
Con todo, Hidalgo recalca que “los directivos de la federación vizcaina y alavesa queremos dedicarnos a defender la caza; no queremos más división, pero hay cosas que no se pueden permitir”, y afirma que “las federaciones vizcaina y alavesa no tienen nada en contra de la guipuzcoana. El problema es José María Usarraga, su continuidad como presidente de la Federación Vasca de Caza, cuestionada mayoritariamente entre cazadores federados de los tres territorios, pese a que Usarraga pueda utilizar su influencia en la federación guipuzcoana para escribir barbaridades sobre las federaciones vizcaina, alavesa y Adecap”. A ver si la calma llega a la Federación Vasca de Caza, aunque de momento parece tarea difícil.