Las mejores fechas para la becada

La llegada de las aves migratorias invernales con los vientos del norte también ha empujado a las primeras remesas de sordas hasta nuestras costas y bosques

Javier Atxa Arrizabalaga

Mientras la temporada de pase desde puestos reglamentados agota sus últimas jornadas, en Bizkaia finalizará pasado mañana, el próximo 30 de noviembre, igual que en Castilla y León, aunque nuestros aficionados podrán seguir cazando las migradoras hasta finales de enero, la mayoría de estas aves de invierno ya han dejado sentir su presencia; especialmente las malvices, tanto comunes como alirrojas, como algunos bandos de avefrías y los siempre majestuosos bandos de gansos.

caza

Además de las fechas, propias para la llegada de este contingente de aves, los fríos vientos del norte y nordeste, acompañados de los temporales que han barrido Europa en los últimos quince días, han devuelto a la lógica y a la normalidad la temporada de caza. Por supuesto, también han llegado las sordas, con cierto retraso, registrándose una primera buena entrada hace justo dos semanas, que se repitió la semana pasada y deparando las primeras capturas entre los devotos de la caza con perro. En cuanto a las torcaces, aún deben de quedar contingentes en el sur de Francia, pero solo ellas sabrán cuándo emprender su rumbo a las dehesas extremeñas y portuguesas, algo que sucederá a nada que el mal tiempo les apriete lo suficiente, aunque su movimiento casi sea imperceptible por los cazadores vizcainos de pase. También ha mejorado en las últimas fechas la llegada de zorzales comunes, de los que avisamos de su retraso en la presente campaña, e incluso algunos aficionados han manifestado haber tenido mejores días de entrada que años anteriores.

perro Volviendo a la caza de la sorda, becada u oilagorra, desde hace dos semanas se registran más capturas en nuestros montes y en las cercanías de la costa. Entre chaparrón y chaparrón, la dama del pico largo ha llegado y se ha quedado durante algunas jornadas en territorio vizcaino propiciando muchos levantes y algunas menos capturas para quienes han desafiado al desapacible tiempo climatológico.

Es en esta modalidad en la que el perro alcanza la categoría de mejor aliado del cazador y de él dependerá, casi al cien por cien, que la jornada se salde con éxito o fracaso ya que son muchos los factores que inciden en esta especialidad y donde se conjugarán instinto, pasión por la búsqueda, resistencia, nariz y saber contactar con el dueño una vez detectada a la escurridiza ave. De poco sirve un can que bata monte y monte si su dueño está fuera del alcance o al revés; que haga una búsqueda pero sin cubrir el terreno suficiente de una forma minuciosa. Las teorías de unos y otros llenarían muchísimas páginas de libros especializados a favor y en contra pero siempre con el perro como protagonista. De otra manera es imposible entender esta forma de caza y la afición que genera, a veces rayando la religiosidad o incluso el sectarismo.

En el apartado negativo, algunos disparos sueltos que todavía se escuchan antes del amanecer o después ya de caer la tarde, delatando que aún quedan individuos que se saltan la ley vigente y el respeto a quienes cazan con su esfuerzo y con perro por delante. Quienes se escudan en la oscuridad para abatir a un ave que busca comida o vuelve a su refugio diurno con una puntualidad envidiable y por las misma trayectoria volando como un gran mochuelo, y cuya dificultad al disparo es mínima. En contra de esta práctica, el Club de Cazadores de Becada ha puesto en marcha su campaña Denuncia la caza al pas en la que se puede detallar con un sistema de gps dónde se sigue tirando a la sorda.

Los responsables del club garantizan el anonimato del denunciante mientras aseguran que se pondrán en contacto con las autoridades competentes para dar cuenta de estos actos de furtivismo que aún perduran en nuestros lugares de querencia. Ojalá la iniciativa sirva para acabar con esta práctica ilegal, que sobrevive gracias al silencio cómplice de otros escopeteros.

Bizkaia rememora la ‘contrapasa’

Tras un espectacular movimiento de más de un millón de palomas el jueves pasado, los puestos costeros vieron a muchos bandos retornar hacia Francia

JAVIER ATXA ARRIZABALAGA

bilbao. El jueves pasado los puestos de conteos de Banka, Sara, Urruña y Arnegi cifraron en 1.229.067 las palomas que sobrevolaron dichos puestos con dirección a la Península, destacando las de los pasos de interior, con Sara a la cabeza, con más de medio millón de pájaros; seguida por Arnegi y Banka con más de 300.000 palomas cada una. Un espectáculo aéreo que disfrutaron en las zonas guipuzcoanas más al este y sobre todo en los cielos de Nafarroa. En cuanto paró el viento, alguien debió de tocar alguna corneta imaginaria para que este imponente ejército alado, por fin, decidiera cambiar de aires.

import_15735680_11

Las nuevas tecnologías y los mensajes por SMS y WhatsApp anunciaron el jueves que había un primer golpe de pasa serio, que según pasaban las horas se convertiría en impresionante. Porque en los registros de palombe solo figuran cifras parecidas en el primer año del proyecto, 1999, con un martes 26 de octubre en el que más de millón y medio de torcaces cruzaron hacia el sur. Los días buenos de pasa suelen contar con más de 200.000 ejemplares, y solo una vez se había superado el millón durante estos quince años. Claro que luego llegan las matizaciones, porque un movimiento tal no implica ningún porcentaje de capturas.

Aficionados desde puntos de Gipuzkoa, Nafarroa o La Rioja aseguraban ver auténticas bolas de palomas en los cielos, pero volando fuera del alcance de las escopetas. Por supuesto que también hubo sitios donde pasaban más a tiro y se pudieron realizar buenas cifras de capturas, aunque lejanas a las que muchos puedan pensar, ya que la torcaz es un pájaro que evita muchos riesgos gracias a su desconfianza natural y a su rápido vuelo cuando remonta puertos o sobrevuela zonas con puestos. Un solo disparo, más o menos acertado, suele hacer variar la trayectoria de todo el bando en décimas de segundo, para ponerse a buen recaudo lejos de las escopetas.

sorpresas en BIZKAIA La tarde del jueves deparó muchas sorpresas en Bizkaia porque aunque el día no fuera bueno de pasa, esto es, dirección de norte a sur, por la tarde algunos bandos desprendidos de ese inmenso contingente de aves azuladas eligieron arbolados y zonas de costa en las que descansar hasta la jornada siguiente. Desde varios puntos de nuestra costa se frotaban los ojos al ver nutridos bandos de estas aves echándose al atardecer. Y la sorpresa mayúscula fue al día siguiente, festividad de Todos los Santos, ya que docenas de nutridos bandos emprendieron el rumbo al revés, en dirección suroeste hacia el norte y nordeste. Sobre el Gran Bilbao, durante toda la mañana pudieron verse bandos que cruzaban sobre el río Ibaizabal pero en dirección a la costa vizcaina, hacia Matxitxako o hacia el Oiz, con destino hacia tierras guipuzcoanas y francesas. Justo al revés de su trayectoria normal para esta época y permitiendo que muchos rememoraran la añorada contrapasa en su retorno hacia sus lugares de cría europeos que se produce en febrero y marzo, prohibida por los tribunales españoles y europeos.

Algunos de estos bandos disminuían su altura de vuelo según se acercaban a la costa, lo que también permitió capturas en lugares muy poco habituales, además de en los históricos de contrapasa. La propia web francesa recogía el vuelo de retorno, entre el jueves y viernes, de 155.000 palomas, una cifra nada desdeñable para cuando se les ocurra volver a bajar hacia el sur. Además, las cifras actuales hablan del paso total de millón y medio de palomas, así que cabe esperar aún más jornadas de palomas.

Respecto a las malvices, destaca su ínfimo paso esta temporada. Se dejan ver muchos menos ejemplares que de palomas, que ya es decir, y las primeras becadas ya animan a los forofos de esta exigente modalidad de caza con perro. De esta manera, es previsible que aún queden esperanzas fundadas de buenos días para todos los colectivos de cazadores.

La seguridad, siempre prioritaria

En apenas diez días, con la festividad del Pilar, muchos miles de cazadores vizcainos de menor se echarán al monte en pos de aves migratorias, malvices y palomas torcaces principalmente. Los más optimistas comenzarán a revisar nuestros bosques con sus perros en busca de las primeras sordas.

En estos días de preparativos, además de toda la documentación necesaria y los infinitos accesorios, conviene dar un repaso a los aspectos referidos a la seguridad, que aunque no consten en ningún papel, todo cazador debiera tener en cuenta para alejar lo más posible el mínimo riesgo que dé lugar a cualquier accidente en el desarrollo de esta actividad.

Así, las armas, tanto escopetas como rifles, deberán estar ya para estas alturas de temporada en perfecto estado de funcionamiento,. Ante la más mínima duda aún se puede recurrir con prisa a un armero profesional que resuelva todas las dudas o reponga piezas desgastadas, desajustadas o defectuosas. Por supuesto, antes de cazar no se permanecerá nunca en lugares públicos con las armas desenfundadas y montadas, aunque estén descargadas. Si se dejan momentáneamente en el coche, que no estén nunca a la vista, lo que no nos protegerá de denuncias por descuido en su custodia si acudimos a algún bar o cafetería, por otra parte lugares de reunión antes de las jornadas de caza. El mejor consejo para los traslados y viajes siempre es el de la prudencia y tampoco perder nunca de vista el coche ni el arma.

JAVIER ATXA

Ya durante la propia acción de cazar, a la hora de cargar nunca se cerrará la escopeta ni el rifle horizontalmente. Si hubiera un disparo fortuito, mejor que vaya al cielo. O incluso al suelo, pero sabiendo que existe riesgo de rebote. A la hora de andar, el cañón deberá ir dirigido de nuevo mejor hacia el cielo que al suelo; jamás en dirección a los compañeros o perros. Cuando se cace solo se deberá respetar esta máxima. También tener el seguro siempre echado y el dedo lejos del gatillo. Es cuestión de costumbre, que no tarda en ser adquirida.

Desconfianza Cuando se identifica la pieza, el cerebro ordena quitar el seguro y acercar el dedo índice de forma automática al gatillo. Desconfiar de quienes tengan adquirida la mala costumbre de ir al contrario, sin seguro o con dedo por dentro del guardamonte, ya que tarde o temprano se les escapará el índice, y mejor estar lejos si no se puede reprobar su conducta. Tampoco se debe apoyar jamás la boca del cañón en el suelo ni hurgar en ramas con él (no es un palo) para evitar que se introduzcan objetos dentro que puedan provocar su estallido. Por supuesto, al cruzar obstáculos como alambradas, arroyos o muros, mejor abrir y descargar la escopeta o rifle.

El momento más delicado es apretar el gatillo. Parece demasiado evidente, pero siempre se deberá saber y calcular antes de disparar dónde irá el perdigón a dar o incluso a caer. También se deberá vigilar este aspecto con las balas de rifle, de mayor alcance y poder de parada, letal a varios cientos de metros. Ante la mínima duda, siempre será mejor no doblar el dedo. Ya habrá otra ocasión de disparar en mejores condiciones y sin riesgos. Ello implica que jamás disparemos contra matorrales que se mueven o al oír ruidos, sin saber antes qué o quién los hace.

La munición deberá estar en buen estado, evitando dejarla al sol, ya que un excesivo calentamiento y la sobrepresión pueden causar un serio e inesperado accidente. Si la escopeta lleva choques intercambiables se vigilará que no se aflojen durante la caza. Y si se está en batidas, no moverse del puesto y menos sin avisar, sabiendo dónde están los compañeros. No fiarse nunca de las distancias y no disparar hacia visos ni cambios de rasante.

Si se tuvieran presente estos consejos, se evitarían la mayoría de accidentes. Se trata de disfrutar con esta afición, no de padecerla por descuidos, la mayoría de las veces evitables.

Bizkaia abre 1.424 puestos de pase

LOS vientos del sur y las altas temperaturas de estos días han provocado que a muchos cazadores de pase les llegue ese hormigueo especial que suelen tener hacia la segunda quincena de octubre y que se caracteriza por tener que mirar hacia el cielo en busca de los bandos de palomas o, al menos, del chit de alguna malviz que haya emprendido su migración desde Europa hacia la meseta peninsular o a África.
Estamos a las puertas de la temporada de pase, que en Bizkaia comienza este domingo, aunque solamente desde las 105 líneas de pase con reglamentación especial, que este año cuentan con un total de 1.424 puestos repartidos por los municipios de Amorebieta-Etxano, Arrieta, Arrigorriaga, Bakio, Berango, Bermeo, Berriz, Busturia, Dima, Durango, Ea, Ereño, Errigoiti, Galdakao, Galdames, Ibarrangelu, Igorre, Ispaster, Izurtza, Larrabetzu, Lemoiz, Lezama, Loiu, Mallabia, Mañaria, Mendata, Mendexa, Meñaka, Morga, Mundaka, Mungia, Muxika, Orduña, Orozko, Sopuerta, Ubide, Zeanuri y Zeberio. Los sorteos tuvieron lugar el viernes y cada cazador que practica esta modalidad ya sabe dónde estará en este periodo que llega hasta el 30 de noviembre, según la Orden Foral específica aparecida en el BOB número 155, del miércoles 14 de agosto.

CUADERNO DE CAMPO
En líneas generales, se caza a diario y con un horario hábil de 7.30 a 19.00 horas hasta el 29 de octubre. A partir del miércoles 30 de octubre, el horario se restringe de 8.00 a 17.30 horas. La gestión de la caza de estas líneas es realizada por las sociedades locales y el Departamento de Agricultura. Cada línea está señalizada por carteles indicadores, al igual que los puestos a través de una tablilla en la que constará el número de puesto. Solamente se podrá cazar desde estos puestos, a los que se accederá y se saldrá con las escopetas enfundadas, siendo dos el máximo de escopetas y cazadores en cada uno de ellos.
pase Esta modalidad desde puesto, junto a la de la caza de la sorda, es la que más aficionados vizcainos mueve, sin contar la caza de aves migradoras en terrenos libres, pero su desveda no llegará hasta el 12 de octubre. El control establecido es muy Continúa leyendo Bizkaia abre 1.424 puestos de pase

Otra media veda más para olvidar

EN Bizkaia las escopetas han quedado en silencio desde el pasado domingo tras terminar la media veda con una jornada de chubascos intermitentes y con unas pocas tórtolas que quizá quisieron poner la nota de contraste para los aficionados más incansables. En nuestro territorio las jornadas de caza se reanudarán el domingo 29 de septiembre desde los puestos tradicionales de migratorias en las líneas de pase con reglamentación especial, y la apertura de la temporada de caza en general llegará el 12 de octubre.

Son buenas fechas para repasar esta época en la que tampoco han llegado las tórtolas como se las esperaba, y sí que ha habido algo más de presencia de palomas torcaces, ya que la incidencia de la codorniz, urraca o corneja negra son menores aún en Bizkaia. Los cazadores de a pie apenas han disfrutado de un par de jornadas contadas en las que poder ver algunas tórtolas europeas, especialmente en las zonas de costa y en ciertos pasos de interior. Los días 7, 8 y especialmente el miércoles 11 quedaron anotados en minúsculas en los diarios de los tortoleros, junto al citado domingo 15, día del cierre.

cazador

Además, este año los vizcainos que hayan salido a cazar en terrenos libres del territorio deberán entregar un parte de capturas cumplimentado antes del 11 de octubre en las oficinas forales o también antes del 30 de septiembre en la federación de caza vizcaina.

Y es justo en estos días de descanso cinegético cuando muchos vuelven la vista hacia los vecinos guipuzcoanos para hacer las comparaciones de rigor. En el territorio hermano abrieron la media veda el 1 de septiembre y les durará hasta el próximo 11 de octubre, víspera de la apertura de la caza en general del 12 de octubre, sin parón alguno. Así que habrá que pasar página respecto a esta media veda, en espera de la próxima llegada de las malvices, palomas zuritas y torcaces en menos de cuatro semanas.

Mañana, los sorteos Precisamente mañana viernes se realizarán los sorteos en las sedes de las sociedades que gestionan las líneas de pase con reglamentación especial, cuyas solicitudes se pudieron presentar hasta siete días antes; esto es, el pasado viernes 13, tanto en las sociedades como en las oficinas de la Sección de Caza y Pesca foral. Recordar que de la totalidad de los permisos, el 30% se reserva para los cazadores pertenecientes a la sociedad local, siendo el resto a repartir entre los demás aficionados y los miembros de la sociedad gestora de la línea. Todos los datos específicos referidos a esta modalidad se publicaron en la orden foral que aparece en el Boletín Oficial de Bizkaia número 155, documento que debieran leer, o mejor tener siempre a mano, todos sus practicantes para evitarse sorpresas inesperadas. Por ejemplo, con la prohibición de cazar antes de las 07.30 horas, vigente desde esta campaña.

Los cazadores con perro que han pasado la media veda detrás de las codornices por los cotos también se han llevado un buen chasco. Con unas condiciones del campo excepcionales y una cosecha retrasada, las perspectivas eran inmejorables y todo apuntaba a priori a una excelente campaña, hasta el mismo día de la apertura. Muchos acotados sin cosechar pospusieron el inicio, y en el resto, salvo en casos contados, la presencia de la codorniz fue menor incluso a la de la mala temporada anterior.

La ausencia de pájaros y la progresiva recogida de paja dejaron los campos de cereal como solares y en unas pocas jornadas los páramos también se vaciaron de perros y de cazadores. Así que habrá que volver la vista a ver qué sucede en los campos para que ni con las mejores condiciones haya codornices, siempre en espera de datos fiables de capturas. Y no solo las de algunos, siempre triunfantes y demasiadas veces increíbles, en una media más para olvidar con rapidez.