Los puestos de pase, con los días contados

 

EL calendario avanza inexorable por noviembre y los aficionados al pase ya saben que a partir de ahora serán mucho más contados y distanciados los días en que lleguen las migratorias, donde la malviz o zorzal es la pieza más solicitada. Ello repercute también en la actividad de las líneas de pase de reglamentación especial, donde aguardan 1.457 puestos solo en Bizkaia, en las 109 líneas de pase establecidas en 38 municipios del territorio. Cada vez hay más puestos sin llenar porque desde mediados de noviembre deberán concurrir situaciones meteorológicas concretas para que las aves que aún están en Europa decidan cruzar los Pirineos, en busca de un invierno menos hostil que en sus lugares de crianza. Así que las miradas al tiempo ya no sólo serán a nuestros vientos, que también, sino vigilando que en el centro y norte europeos lleguen temporales de agua o mejor de nieve y frío que empujen a las migratorias a viajar hacia el sur. Porque a pesar de la bonanza, en teoría, de estos días pasados, los que han salido al monte han visto que los zorzales brillaban por su ausencia. Los chaparrones del fin de semana apenas dejaron ver una pocas malvices entre chubasco y chubasco, y luego el lunes y martes pasados los vientos del este no trajeron ninguna sorpresa en cuanto a pájaros.

Torcaces

Para estas jornadas, hoy y mañana, en los que se prevén vientos del sureste, los palomeros ya van echando cuentas de que no es muy probable de que aún resten grandes días de pasa de torcaces. De hecho, según los conteos realizados por palombe desde los collados vascofranceses de Arnegi, Banka, Sara y Urruña, este año 2012 presenta el segundo mejor número de avistamientos de lo que llevamos de siglo, con un total de 2.449.624 palomas en un censo que se cerró el pasado domingo día 11. Solo en 2005 se superó esta cifra, con 2.477.468 palomas, y con unos datos que entre 2009 y 2011 no llegaron a sumar el pase de millón y medio de ejemplares. Así son muchos los que ven ya el vaso casi vacío, aunque cualquiera sabe. Los censos se realizan entre el 15 de octubre y el 11 de noviembre, por lo que siempre se pueden quedar muchas palomas fuera de las cuentas. Las que pasan a primeros de octubre, que este año no parece haber sido el caso, y sobre todo las que pasan cuando ya no hay nadie que las cuente, a partir del día 11. Muchos becaderos saben bien lo que es ir con los perros acabando noviembre o incluso a primeros de diciembre y ver durante un par de horas el ajetreo de muchos bandos grandes de palomas cruzar cuando nadie las espera. Otras fuentes apuntan a las condiciones que les dan nuestros vecinos del norte para que los bandos se queden de manera más o menos estable a invernar por encima de los Pirineos, en un estado que siente devoción por la caza y por las palomas en general. Esta retención, a base de campos de cereal sin recoger, se puede ver alterada casi en cualquier momento por un temporal de frío que las empuje a bajar hacia el sur, dando una sorpresa a los valientes que aún aguanten en las líneas de paso establecidas. Porque en general, este sí ha sido un año de ver muchas palomas, pero no tanto de capturarlas. Las grandes bolas de torcaces que han cruzado nuestros cielos, con cierto retraso y en torno a los días 23, 24, primero y luego 29 y 30 de octubre, así como los días 7 y 8 de noviembre, en general han pasado altas, fuera del alcance de las escopetas. Algo similar ha sucedido con las malvices, ya que salvo en contados días y lugares concretos, no ha habido aún un día excelente de pase de zorzales, de esos que parece que riegan Bizkaia de plumas, porque estos pájaros nunca llegan solos. Desde estos días en adelante, son muchos también los que aparcan los bártulos del pase y salen con sus perros detrás de las becadas, que además sí que están entrando. Pera esa es otra historia muy distinta.

La temporada de caza, a pleno rendimiento

 

ESTOS últimos días han llegado nuevos contingentes de aves migratorias, completando las satisfacciones de todos los cazadores, desde los más humildes que cazan en mano a lo que salga, pasando por los puestos, en los que han seguido pasando malvices y torcaces, además de las primeras sordas, cuyas noticias de capturas corren como la pólvora en el seno de este particular colectivo. Por si fuera poco, la apertura del pasado domingo de la veda en comunidades como Castilla y León ha permitido medirse a muchos miles de cazadores vascos con sus perros en pos de las perdices, liebres y conejos, principalmente. La patirroja no pasa por su mejor momento, sin duda, como consecuencia del complicado año de sequía padecido, amén de otros peligros de los que nadie parece querer saber nada, como el envenenamiento del campo, y la propia federación castellana ha hecho un llamamiento para que se cace en función del estado de las especies y de los hábitats. Esto es, con moderación siempre, aprovechando allí donde se pueda y mimando donde haga falta. Pautas que se siguen habitualmente pero que este año toca vigilar aún más.

Pase

Los cazadores de migratorias llevan unos días que no paran. Tras el chaparrón de pájaros del día 24, el jueves pasado unas cuantas malvices y algunos bandos rezagados de palomas animaron un fin de semana pasado por agua en el que solo algunos zorzales hicieron acto de presencia. Continúa leyendo La temporada de caza, a pleno rendimiento

Bizkaia prepara sus 1.457 puestos para palomas y malvices

LA temporada sigue dando sus pasos y este fin de semana les llega el turno de apertura a los 1.457 puestos de pase para palomas y zorzales ubicados en un total de 109 líneas de “reglamentación especial” distribuidas por 38 municipios del territorio de Bizkaia. Las palomas torcaces, sobre todo, aunque también las zuritas y alguna tórtola despistada se convierten, junto a las malvices, a partir de este domingo y hasta el próximo 30 de noviembre, en el principal objetivo de los cazadores de puesto, según contempla la orden foral publicada en el BOB número 152 con fecha del miércoles 8 de agosto. Este centenar de líneas se extiende por los municipios de Amorebieta-Etxano, Arrieta, Arrigorriaga, Bakio, Berango, Bermeo, Berriz, Busturia, Dima, Durango, Ea, Ereño, Errigoiti, Galdakao, Galdames, Ibarrangelu, Igorre, Ispaster, Izurtza, Larrabetzu, Lemoiz, Lezama, Loiu, Mallabia, Mañaria, Mendata, Mendexa, Meñaka, Morga, Mundaka, Mungia, Muxika, Orduña, Orozko, Sopuerta, Ubidea, Zeanuri y Zeberio.

Dos semanas después del término de la media veda en Bizkaia, que acabó el pasado domingo 16, las escopetas vuelven al monte, aunque eso sí, enfundadas hasta el propio puesto, que estará debidamente señalizado. El horario hábil es desde las 07.30 de la mañana hasta las 19.00 horas y, a partir del 30 de octubre, con el cambio de hora, se podrá cazar desde las 08.00 hasta las 17.30 horas. Todos los días son hábiles, el “pase” de aves migradoras no sabe de calendarios aunque sí de climatología, y en cada puesto no podrá haber más de dos cazadores o escopetas.

El control de esta modalidad es muy exigente en cuanto al uso de los puestos, cuyo acceso se realiza por sorteo, y cada cazador debe llevar consigo un permiso escrito que le autorice a estar en ese lugar, realizándose además un parte de capturas diario obligatorio que gestionará el cazador normalmente a través de la sociedad de caza pertinente para su recuento y envío al Departamento de Agricultura de la Diputación. Los puestos, una vez utilizados, deberán de quedar limpios de Continúa leyendo Bizkaia prepara sus 1.457 puestos para palomas y malvices

Chaparrón de avefrías y clausetas

Ahora toca disfrutar de las especies de caza y de otras aves, aunque sin escopeta ni perros, porque la temporada de caza ya ha finalizado en todas sus variantes. Y si la semana pasada decíamos que no se había registrado la concentración de aves que suele llegar cuando arrecia la nieve, los bandos comenzaron a verse desde el mismo jueves en todas las zonas de campas y especialmente en las zonas más próximas a la costa. El vuelo de muchos bandos de aves volvió a dejarse ver por todo el Txorierri, Ezkerraldea, Mungialdea y demás zonas vizcainas en las que la nieve no ha estado tan presente por las olas de frío polar siberiano con que nos regaló el inicio de febrero.

Las protagonistas, las avefrías y sus vecinas las clausetas o chorlitos dorados europeos. La primera es especie cinegética cuando es época de caza y la segunda está protegida. Ambas se han presentado no en grandes bandos, como en las nevadas de hace unos años, pero sí de forma repartida, prácticamente por todas las zonas de campas. También se han dejado sentir de forma tímida algunas malvices, comunes e incluso alirrojas, y respecto a la sorda, en las zonas de pase sí se han avistado algunas pero no parece haberse constatado una gran presencia de este pájaro en estos últimos días. Aunque sus costumbres y la ausencia de perros en los montes por la veda también tenga que ver en la mayor o menor apreciación de su llegada a nuestras zonas a estas alturas del invierno.

limícolas La avefría es la especie Vanellus vanellus y se trata de un ave limícola que cría en prácticamente toda Europa, pero cuya especie apunta estar hoy en día amenazada por los cambios sufridos en los sistemas agrícolas. Aunque en Euskadi la conocemos más por su paso en época migradora y su vuelo en bandos de forma siempre gregaria. A veces pasa incluso en días de palomas y viento sur de octubre, y se deja ver entre las aves azuladas.

La avefría cría en colonias pequeñas en campos y marismas, y puede llegar a vivir hasta diez años. Se alimenta en campos arados, campas, praderas, bordes de pantanos y playas fangosas, preferentemente de insectos, gusanos y arañas.  Su peculiar grito (kivi) es bien conocido por todos los cazadores, lo que descubre su presencia de noche fácilmente. De día, su tamaño y forma de vuelo le delatan de lejos, y de cerca se le reconoce fácil por su colorido, el cuerpo blanco y las puntas de las alas redondeadas y toda la cubierta negra y verdosa, en un cuerpo que puede pesar entre 150 y 300 gramos. Sus aplicaciones gastronómicas son más reducidas respecto a otras especies cinegéticas, lo que recorta su número de adeptos en época de caza.

Cuando nos referimos a la clauseta esta es otra ave limícola, el Chorlito Dorado Europeo o Pluvialis Apricaria. Hace años desapareció de la lista española de especies cazables, que no de la francesa, y aún algunos la confunden al volar, sobre todo con poca luz, con bandos de agachadizas o incluso de becadas por la forma del cuerpo, de las alas y de su trayectoria a veces zigzagueante. Cría en terrenos secos del norte de Europa y también puede vivir hasta diez años. Su cuerpo es menor que el de la avefría, pesando entre 140 y 250 gramos.

En los campos se suele mezclar con las avefrías, pero no así en vuelo, donde se separan claramente de sus vecinas blanquinegras. Suelen volar más alto y más rápido que las avefrías, aunque es raro que haya muchas aves de una especie y no ande cerca la otra. En invierno también ocupan los mismos hábitats de campo abierto de cultivos, campas y desembocaduras de ríos para alimentarse de gusanos, insectos, caracoles, larvas, arañas, algas o incluso musgo. Gracias a ambas especies estamos teniendo estos días un estupendo obsequio para la vista y sin duda, para los más veteranos, muchos y gratos recuerdos de otros tiempos distintos de caza.

Un comienzo muy ilusionante

Cuatro días seguidos de pase de malvices y una tarde espectacular de palomas ofrecieron un arranque inmejorable a la temporada de caza menor en Bizkaia

El comienzo de la actual campaña de caza menor en Bizkaia el pasado miércoles 12 de octubre ofreció un panorama extraño para muchos cazadores que acudieron a zonas altas o también a las cercanas, a los cauces de ríos, ya que la niebla protagonizó buena parte de la mañana, aunque las primeras malvices se dejaban oír por casi todas partes. Los que no tuvieron niebla en sus zonas sí que pudieron disfrutar con las primeras capturas de zorzales, pero era solo un adelanto de los cuatro días que vendrían después.

Quienes pudieron salir el jueves 13 se encontraron con el primer chaparrón de malvices, que se prolongó con menos intensidad al viernes 15. El sábado, la más pequeña de las aves cazables en España volvió a presentarse de forma nutrida y encima con todos los aficionados al pase repartidos por nuestros montes por lo que las detonaciones sonaron por todas partes hasta bien entrado el mediodía, donde el viento sur ayudó lo suyo. También pasaron muchísimos bandos de zorzales estos días a alturas muy lejos de la escopeta con dirección al centro y sur peninsular.

El domingo también hubo malvices, pero en menor cantidad, y bastantes menos el lunes, seguramente debido al cambio de tiempo y a la ausencia de aires cálidos del sur. El flujo casi desapareció el martes y ayer el agua anuló las expectativas, aunque la previsión de agua y vientos del norte para hoy pueda empujar a nuevos contingentes de zorzales europeos a iniciar su periplo migratorio. Junto a estas aves, en los cuatro primeros días de pase también nos visitaron algunos bandos despistados de avefrías, contadas acuáticas y los primeros bandos de gansos, cuyo vuelo a gran altura a nadie deja indiferente.

Palomas

El sábado, además del montón de malvices, las primeras palomas torcaces se dejaron ver sueltas y en pequeños bandos por zonas de nuestra costa. El paso de bandos de calandrias, que se dejaron oír tanto en la noche del sábado como ya avanzado el día, avisaba de la posibilidad de que llegaran los primeros bandos de torcaces. Como bien suelen indicar los más veteranos, “la torcaz se caza en mangas de camisa” y poco a poco, tras el frío amanecer, el cálido viento sur del sábado fue subiendo grados a los termómetros además con un día claro y luminoso.

Los primeros grupos de centenares de palomas alcanzaban nuestras costas alrededor del mediodía, y después se intercalaban algunas bolas de palomas que superaban los mil ejemplares. Quienes aguantaron en los puestos hasta la tarde no sólo disfrutaron del espectáculo, sino que además contabilizaron las primeras capturas. Claro, para quienes tienen puestos bajos sólo pudieron verlas pasar, pero en las líneas de más altura y de más querencia, las capturas se prodigaron. Por supuesto, las llegadas por la costa avanzaban hacia las líneas de interior hasta bien entrada la tarde y algunas no se atrevieron a superar nuestros puertos, deleitando en la mañana del domingo con su paso, aunque en mucha menor cantidad, a todos aquellos que desafiaron a la fresca madrugada para ir al puesto.

Mientras tanto, la web palombe.com que registra los pasos de paloma por los puestos más al oeste del Pirineo, desde Arnegi, Sara, Banka y Urruña, apenas contabilizaba en su primer día de conteos de la presente campaña, el sábado 15, un total de 16.059 palomas y solo 287 el domingo, cifras que poco tienen que ver con las muchas más avistadas en Bizkaia esos mismos días.

Y ya abierta la puerta de la migración, algunos aseguran haber visto alguna becada suelta estos días, algo habitual cuando hay movimiento de pájaros. Y para el largo fin de semana que viene, son muchos los que miran las predicciones de viento sur para el sábado y domingo, aunque con posibilidad de chubascos el domingo. Ya veremos si se confirma o no aquello de que a las torcaces no les gusta mojarse.