Bizkaia recupera los recorridos

La Federación de Caza realizará las tiradas puntuables de ‘compak sporting’ o recorridos de caza en pista en distintos municipios del territorio vizcaino.

Los recorridos de caza en pista, o compak sporting, una modalidad de tiro de caza sobre platos de arcilla, volverán a ser una realidad en territorio vizcaino, gracias a la apuesta de la Federación por volver a los orígenes de esta modalidad deportiva y para que los aficionados puedan disfrutar de esta especialidad tan en auge a nivel internacional. En Bizkaia no existe en la actualidad ni una sola instalación fija de este tipo desde el cierre del campo de Leioa, hace ya seis largos años, y para realizar los campeonatos territoriales se debía acudir a instalaciones vecinas, como las de Oiartzun o Santa Cruz del Fierro, en Gipuzkoa y Araba, respectivamente. Para este 2013, el panorama va a cambiar de forma importante ya que la Federación de Caza de Bizkaia, ahora presidida por el lekeitiarra Iker Hidalgo Egurrola, tiene previsto organizar cuatro pruebas clasificatorias repartidas por Bizkaia, allí donde legalmente se puedan efectuar tiradas puntuales, con el doble objetivo de realizar las obligadas competiciones puntuables en el propio territorio y también con el de “poder acercar esta atractiva modalidad de tiro a los miles de cazadores vizcainos”, según resalta Iñigo Ibarra, delegado federativo y también juez de competiciones, organizador de este tipo de eventos, a sabiendas de que los recorridos “enganchan a la gente”. Así, las dos primeras tiradas están previstas que se realicen en el campo de tiro de Gallarta, los próximos domingos 10 y 17 de marzo, pudiéndose entrenar las jornadas de víspera en el mismo lugar. La federación ha encontrado una excelente receptividad en los gestores del campo de tiro de la sociedad de caza de Gallarta para poder desarrollar estas pruebas en sus instalaciones. Las otras dos tiradas puntuables de compak sporting se realizarían los domingos 24 de marzo y 7 de abril, y aunque no están concretados todavía los escenarios, todo apunta a que uno sería por la zona de Gernika, y otro más por el Duranguesado o bien en el Txorierri.

CAZA  Si algo distingue a estas modalidades de tiro, tanto los recorridos como en el compak, es su parecido con las situaciones que se producen durante la caza, ya que los platos de arcilla simulan trayectorias de diferentes especies cinegéticas. Para el compak sporting son necesarias seis máquinas distintas, que lanzan los distintos platos sobre cinco puestos distintos y alineados, con lo que la trayectoria del mismo plato varía según el puesto desde el que se le tire. Ello añadido a los distintos platos convierten a esta disciplina en atractiva para los cazadores de a pie, que deberán juzgar dónde y cómo tirar sobre cada plato en el momento preciso. Las denominadas patenas, que alteran su vuelo en el aire; los minis y superminis, que como su propio nombre indica se trata de piezas más pequeñas que los platos convencionales; el rabbit o conejo, las candelas o torres que vuelan en casi todas las direcciones imaginables, aunque siempre al alcance de una escopeta normal de caza, hacen que aquellos a los que les guste el tiro con escopeta disfruten de lo lindo, sin entrar en mayores tecnicismos o complejidades.

En el compak sporting, además de disfrutar de las comodidades propias de un campo de tiro convencional, se permite esperar a los platos con la escopeta ya encarada, algo prohibido durante los recorridos de caza, cuyos platos son los mismos pero desde puestos individuales y repartidos por el campo, lo que dificulta más medir las distancias de los platos. En ambas modalidades se usan cargas máximas de hasta 28 gramos de perdigón, de los números 7 a 9, siendo el más habitual el de 7,5 y los cañones de las escopetas para disparar en recorridos deben de medir un mínimo de 66 centímetros.

Con todo, Bizkaia sigue demandando al menos una instalación estable en la que sus más de 20.000 cazadores puedan practicar con las escopetas en la larga época de veda.

El final de una temporada de caza menor nefasta

 

 

Hoy termina en Euskadi la campaña de caza menor 2012-2013, nula en la media veda, muy floja en el pase de malviz y paloma e irregular en la sorda

EL último día de enero supone para los cazadores vascos el cierre de la caza menor, con algunas salvedades como el jabalí y unos días más para la becada, antes de hacer frente a la siempre larguísima veda. Este final de campaña, si miramos atrás, sirve para despedir a la peor de los últimos años, porque el malestar por la escasa presencia de pájaros ha sido generalizado en lo que respecta a la caza de todas las especies, tanto de migratorias en la costa como de las sedentarias en las tierras más al sur, en zonas alavesas. Para los vizcainos, el desastre ha sido más importante y habría que tirar de memoria para recordar una campaña de pase peor que esta.

La ansiada media veda en nuestro territorio concluyó sin tórtolas otro año más, y ya van unos cuantos en que la paloma más pequeña de las migradoras europeas no hace acto de presencia por nuestras costas. Y las pocas codornices que asomaron, llegaron fuera de fechas hábiles y en los sitios más inesperados.

Con octubre se renovaron los ánimos, más aún cuando el día 4 se dejaron sentir las primeras malvices. Buen preludio para el puente del Pilar, pero un temporal del oeste hizo saltar todas las expectativas. Los días siguientes sí que llegaron algunos zorzales, pero tampoco en cifras muy destacables. No transcurrió ninguna jornada como las que sucedían hace años, en las que prácticamente durante todo el día pasaban malvices. Eso sí, por las noches se oía su paso.

Las torcaces azules

Acabando octubre llegan las fechas para las torcaces, y pasar sí que pasaron. Algunos puestos, contados, hicieron perchas, pero en general la gran altura de los bandos hizo disfrutar de un espectáculo aéreo durante varios días, pero muy lejos del alcance de las escopetas. La web francesa palombe certificó el buen año de pase de las aves azuladas, sumando casi dos millones y medio de ellas sobre los puestos de Arnegi, Banka, Sara y Urruña, en el mejor registro desde 2005. Y ello a pesar de que los conteos se realizan entre el 15 de octubre y el 11 de noviembre, dejando fuera las que pasen antes o después. Los mayores movimientos por Iparralde se registraron los días 23 y 29 de octubre, además del 7 de noviembre, cuya mayor repercusión fue justo en los días siguientes en nuestras líneas de paso. Eso sí, viendo grandes e inmensas bolas de palomas, pero muy altas en el cielo, y bien pocas a tiro. Un fracaso en toda regla.

En cuanto a la becada, también se retrasó su entrada. Llegaron tímidamente en la segunda quincena de noviembre, aunque luego hubo una gran eclosión de oilagorras durante el puente de la Inmaculada.

Diciembre después se llenó de anticiclones y hasta el cambio de año se registraron muchos vientos del sur y la práctica desaparición de todas las aves.

Especies sedentarias

El panorama en cuanto a las especies sedentarias ha sido incluso peor. Los miles de cazadores vizcainos que suelen visitar los acotados de tierras más al sur así lo han constatado. Tras otro pésimo año de codorniz, la perdiz roja pasa por momentos de extrema gravedad y nadie parece querer abordar el asunto con seriedad ante los muchos problemas y peligros que acechan a la reina de la caza menor.

Una implacable sequía, las adversas condiciones del campo con la consiguiente desaparición de sus hábitats, merman su complicada crianza, con lo que los bandos de patirrojas o han sido esquilmados o han desaparecido de muchos sitios. Está en juego la propia supervivencia de la especie.

Las liebres tampoco parecen remontar el veneno regado por la plaga de topillos, y los conejos, donde los hay es en exceso, y en el resto han desaparecido. Habrá que confiar en que las nieves del invierno no hagan mella en estas poblaciones de especies cinegéticas necesitadas de ayuda y que den la bienvenida a la larga veda hasta el otoño.

A una semana de la larga veda

La temporada de caza menor general en Bizkaia termina el próximo jueves, mientras que la del jabalí seguirá hasta el 10 de febrero y la sorda, hasta el 12

LOS  miles de cazadores vizcainos disponen solo de una semana antes de que llegue la siempre larga veda, tras más de un mes sin haber visto la llegada de pájaros migradores sobre nuestros cielos, y salvo excepciones muy contadas y puntuales para los becaderos. Los jabalineros disponen de algunas fechas más, ya que la campaña finalizará el próximo 10 de febrero, y los sorderos cuentan con una pequeña prórroga hasta el martes 12 de febrero, solo en los cotos y zonas de caza controlada de Bizkaia.

Con todas las ilusiones puestas en estas fechas por la llegada de temporales, los efectos no han sido los esperados y otra campaña más los cazadores de a pie no han visto que lleguen pájaros, ni siquiera zorzales, desde el lejano noviembre. Se trata de un dato vital porque las posibilidades que ofrece nuestro territorio están mediatizadas por el pase de aves de Europa en su ruta de invernada hacia el sur, hacia la planicie peninsular e incluso el norte de África. Aunque se cuente con muchos días hábiles, luego los días efectivos de caza son muchísimos menos, a pesar de que el calendario diga lo contrario. O se coincide con esos días de pase, normalmente en octubre e inicios de noviembre, o no se caza, al depender al cien por cien de las migratorias. Y luego en nuestra so-ciedad o por otros lares hispanos la creencia es que todos los días se está capturando aves: nada más alejado de la realidad para un territorio que no dispone de especies sedentarias.

Cierre

Si repasamos las órdenes de veda de otras comunidades autónomas, veremos que cada una ofrece sus fechas y peculiaridades, lo que obliga al cazador a saberse o a consultar las leyes allá adonde se desplace. Así, además de Bizkaia, Gipuzkoa, Araba y Nafarroa, también La Rioja o Madrid terminarán la caza menor en general el próximo jueves 31. Andalucía acabó el 30 de diciembre para perdiz y liebre, pero permitirá la becada hasta el 27 de enero, el zorzal hasta el 3 de febrero y la torcaz hasta el 17 de febrero. En Aragón también se cerró la general el domingo 20 de enero, pero dejan los zorzales y estorninos hasta el 3 de febrero y la becada y las acuáticas hasta el 17 de febrero. Asturias permite cazar hasta el 10 de febrero, mientras en la vecina Cantabria clausurarán la temporada este próximo domingo 27, aunque la becada y la torcaz se podrán hasta el 10 de febrero. Castilla La Mancha estará activa hasta el 8 de febrero, aunque las migratorias no acuáticas acabarán el 31 de enero, lo mismo que las aves acuáticas.

En nuestra vecina Castilla y León se acaba el último domingo de enero. Catalunya aguantará una semana más con permiso para cazar, hasta el 3 de febrero. Y Extremadura cerró las especies de menor en general el 6 de enero, aunque zorzales, palomas, estorninos pintos, urracas, grajillas y zorros se pueden cazar desde el 7 de enero y hasta el 28 de febrero, desde puesto fijo, los jueves sábados, domingos y festivos. Galicia acabó el 6 de enero, con la salvedad de los permisos para terrenos de régimen especial, donde se podrá cazar becada y becacina hasta el 3 de febrero. También los zorzales hasta el próximo día 31 de enero en varios tecores.

En la zona mediterránea, Murcia cerró el 6 de enero, con la liebre con galgos permitida hasta el 31 de diciembre, y paloma bravía se puede hasta el 17 de febrero, el mismo día que se cierra desde puesto fijo la caza de zorzales, córvidos y de gaviota patiamarilla. La Comunidad Valenciana vedó sus zonas comunes el 4 de noviembre y la caza menor en general el 25 de diciembre, pero las acuáticas se pueden cazar hasta el 3 de febrero, y hasta el 10 contemplan una posible prórroga para los tordos y estorninos en los acotados que lo tengan incluido en su plan técnico, con un cupo de quince pájaros por cazador y día. En definitiva, en los próximos días se acaba esta nefasta temporada de caza 2012-2013.

Codorniz: buen día para enmendar las prisas

Tras la apertura en la jornada de ayer de la codorniz en Castilla y León, la etapa de hoy puede resultar aún más productiva gracias a la corrección de errores

AÚN es pronto para realizar un balance de la temporada tras la pequeña migradora africana después de disfrutar ayer de la primera jornada, un día siempre cargado de prisas tanto para dueños como para canes en una modalidad en la que, principalmente, se requiere calma y tenacidad. Por supuesto que este año el mayor protagonismo lo adquieren la sequía peninsular y la cosecha adelantada, que para estas fechas han dejado esquilmados muchos campos en los que no ha quedado ni siquiera rastro de las hileras de paja que pudieran dar un mínimo refugio a las codornices.

Muchos cazadores vascos se vieron obligados ayer a pasear por antiguas piezas de cereal, en la que incluso ya han empezado a crecer las hierbas, en busca de algún milagro en forma de codornices. Después de revisar los solares más querenciosos, habrán buscado luego en las linderas y las zonas más húmedas o por sus proximidades algún rastro de la cotúrnida, la mayoría de veces en vano.

Pero volviendo a quienes han podido disfrutar de una zona más o menos con cierta paja, principalmente en las zonas más al norte de las provincias de Burgos y Palencia, donde la cosecha ha llegado más tarde, la de hoy puede ser una buena jornada para enmendar muchas de las cosas hechas ayer a la carrera. La primera, la prisa; hoy ya sabemos Continúa leyendo Codorniz: buen día para enmendar las prisas

Malas expectativas para la codorniz

LOS cazadores que se han movido en estas últimas fechas por sus cotos no han tardado en dar la voz de alarma ante las malas expectativas con las que afrontar la media veda de codorniz, que llegará antes de una semana, el próximo miércoles 15, en los terrenos de Araba, Nafarroa, Castilla León y La Rioja, zonas que se repoblarán durante horas con miles de cazadores vizcainos acompañados por sus perros en busca de la pequeña migradora. Un pájaro que ya alertó hace semanas de su escasa presencia incluso en los lugares más frescos, el los valles más al norte del territorio burgalés, donde apenas se dejaban oír cantar. Y tampoco se constataba su presencia en otros lugares de renombre, como en la Bureba, según otras fuentes, que acabando el mes de julio alimentaban las peores perspectivas. Por el contrario, en zonas más cercanas al Ebro e incluso a su paso por el viejo reino, se dejaba sentir a finales de primavera y comienzos de verano, alegrando unas tierras que no recordaban unos campos así desde hacía muchos años.

Y con julio llegó irremediablemente la época de la cosecha para unos campos de cereal que ofrecen alimento y refugio a la codorniz. Pero la sequía y el imparable avance adelantado de la maquinaria moderna arrasaron los campos en pocas jornadas, dejando un panorama desolador para quienes los miran pensando en la migradora. Y sin quererlo, un año más se reabre la polémica con los arrendatarios de los terrenos, que a la hora de la verdad -el próximo día 15- ofrecerán casi todos sus campos acuchillados casi a ras de mies, a escasos pocos centímetros del suelo, a precios a veces de auténtico vergel cinegético. Y de rebote con los agricultores, que por supuesto están a lo suyo, la cosecha y recogida del cereal, aunque con la pronta retirada de la paja convertirá en una misión imposible que cualquier codorniz se quede en esos campos.

Es entendible por tanto el enfado de los cazadores que pagan por un derecho mermado o anulado, y que se encontrarán con inmensos solares por donde pasear a sus perros tranquilamente. Porque toparse con el ave que esperan se reducirá a las cercanías de las zonas húmedas, herbazales que separen las piezas de las fincas de cereal o los perdidos que acompañan a las piezas ya rasuradas. Continúa leyendo Malas expectativas para la codorniz