¡No te pierdas nada de tus páginas favoritas!

me-gusta-facebook-fans-1-1500x575Seguramente, habréis comprobado que en vuestra página de inicio en Facebook, no siempre aparecen las actualizaciones de la páginas a las que seguís. Esto pasa porque los dueños de esta multimillonaria empresa tienen creado un algoritmo que decide qué vemos y qué no vemos, es decir, un código informático que ordena a su antojo los contenidos que se comparten.

Y, por supuesto, ésto nunca va en función de los intereses que nosotros hayamos mostrado, sino en el que ellos tienen en que veamos determinadas cosas.

Pues bien, en el post de hoy voy a daros un truquillo que os ayudará a ver siempre y sin falta todas las actualizaciones de la(s) página(s) que más os gusten:

Una vez hayáis dado a ‘me gusta’, veréis que esa cajita con el simpático ‘pulgar para arriba’ (donde pone ‘te gusta’) tiene una pestaña desplegable. Ahí tenemos la opción de ‘recibir notificaciones’; clickamos en ella y, así, cada vez que en esa página haya contenido nuevo, nos llegará una notificación. ¡De este modo, no se nos escapará nada!

¿Qué / Perdona / Cómo? @gmail.com

gmail1

Este post está dedicado a recalcar la importancia de tener una dirección de correo electrónico con un nombre comprensible y fácil de hacer entender.

No quiero hacer publicidad de Google. Que conste que, si hablo de GMAIL (y no de Hotmail, u otros) es porque, como gestor de correo, es el más recomendable; tiene mayor capacidad de almacenaje y mejor filtro anti-spam (que buena falta hace).

Este consejo es válido para el uso del correo electrónico en particular, pero también para las redes sociales en general. No olvidemos que el correo electrónico, como tal, es también una red social (privada, y más limitada que otras, pero red de contactos, al fin y al cabo).

Imaginaos la situación: Estamos en un evento relacionado con nuestro entorno laboral y conocemos a alguien que resulta ser un cliente (o colaborador) potencial de cara a futuro. Lo ideal sería tener tarjetas de visita y facilitarle una, pero, si no es el caso, lo primero que vamos a hacer es intercambiar el número de móvil y la dirección de correo electrónico. Me explico con un ejemplo, para que veáis clara la diferencia:

SUPUESTO 1:

Cliente potencial: ¿Me das entonces tu dirección de correo, para enviarte lo que hemos comentado?

Yo: Sí, claro, apunta: Erika – barra baja – 84 – punto – ‘g’ mayúscula – lez @gmail.com

Cliente potencial: O_O

… Así NO.

SUPUESTO 2:

Cliente potencial: ¿Me das entonces tu dirección de correo, para enviarte lo que hemos comentado?

Yo: Sí, claro, apunta: erikasoluciones@gmail.com

Cliente potencial: ¡Hecho!

… Así .

* He de decir que este post está inspirado en una (reciente) situación real; me hizo mucha gracia, y dije… ¡¡Esto te lo dedico!!