¿Qué / Perdona / Cómo? @gmail.com

gmail1

Este post está dedicado a recalcar la importancia de tener una dirección de correo electrónico con un nombre comprensible y fácil de hacer entender.

No quiero hacer publicidad de Google. Que conste que, si hablo de GMAIL (y no de Hotmail, u otros) es porque, como gestor de correo, es el más recomendable; tiene mayor capacidad de almacenaje y mejor filtro anti-spam (que buena falta hace).

Este consejo es válido para el uso del correo electrónico en particular, pero también para las redes sociales en general. No olvidemos que el correo electrónico, como tal, es también una red social (privada, y más limitada que otras, pero red de contactos, al fin y al cabo).

Imaginaos la situación: Estamos en un evento relacionado con nuestro entorno laboral y conocemos a alguien que resulta ser un cliente (o colaborador) potencial de cara a futuro. Lo ideal sería tener tarjetas de visita y facilitarle una, pero, si no es el caso, lo primero que vamos a hacer es intercambiar el número de móvil y la dirección de correo electrónico. Me explico con un ejemplo, para que veáis clara la diferencia:

SUPUESTO 1:

Cliente potencial: ¿Me das entonces tu dirección de correo, para enviarte lo que hemos comentado?

Yo: Sí, claro, apunta: Erika – barra baja – 84 – punto – ‘g’ mayúscula – lez @gmail.com

Cliente potencial: O_O

… Así NO.

SUPUESTO 2:

Cliente potencial: ¿Me das entonces tu dirección de correo, para enviarte lo que hemos comentado?

Yo: Sí, claro, apunta: erikasoluciones@gmail.com

Cliente potencial: ¡Hecho!

… Así .

* He de decir que este post está inspirado en una (reciente) situación real; me hizo mucha gracia, y dije… ¡¡Esto te lo dedico!!