Los réditos de la paz

COLOMBIA

La algarabía turística en Donosti o Bilbao es buena muestra de ese rédito.

Aunque por sentencia de dudosa definición penal y clara intencionalidad política haya pasado seis años encarcelado, la venganza política-personal sobre Arnaldo Otegi se quiere continuar para prolongar la inestabilidad sine die. Parecería que algunos prefirieran vivir del momio particular de la violencia antes que explorar los réditos globales de la paz.

La mirada del otro, es el título de una obra teatral que pone frente a frente a víctima y a su ejecutor de ETA preso en Nanclares. Duro encuentro, seguro; pero tal vez sea la vía, porque mirarse a los ojos, cara a cara, es seguramente la mejor ¿la única? Solución. Tal vez por ello algunos denuncian esta obra como propaganda terrorista; quizás sólo porque busca la paz de los corazones.

Platicaba hace varios meses con dos amigas colombianas, una de ellas vigilada porque a su papá le habían liquidado los paramilitares, comentando la esperanza de que guerrilla y Gobierno colombiano firmaran pronto la paz tras 52 años de conflicto bélico. Esta semana se ha producido el parto, con dolores y tras cuatro años de embarazo negociado, pero el recién nacido seguro que trae un pan bajo el brazo. No lo veían tan claro mis amigas, una porque pensaba que la guerrilla no se merece el pan ni la sal y la otra porque no consideraba al Gobierno capaz de gestionar el proceso con ecuanimidad. Espero que se equivoquen y su país pase a recoger los réditos de la paz con riqueza en justicia para todos. En octubre tendrán la oportunidad de decidir si aceptan o no el acuerdo. Oportunidad que añoro aquí, un referéndum sobre un acuerdo parecido donde estoy segura de que más del 95% hubiéramos votado a favor quedaría ese 5% que al parecer desea seguir haciendo ruido. Pero, por si acaso, nadie nos preguntó para saber cuántos eran/son ese hipotético 5% que imagino situado a ambas orillas.

Hace ya muchos años que un oficial sonrió escéptico cuando expresé mi alegría por la disolución de ETApm como preludio inmediato de la desaparición total. Los intereses en ambos bandos están tan enraizados que pasaran décadas antes de que se produzca la paz anhelada me vino a decir. Acertaba, tal vez por su mejor información. Unos no sabrían qué hacer fuera de la violencia y los otros cómo seguir siendo protagonistas si la violencia bajaba la persiana.

Es evidente que eso de que sin violencia todo es posible a algunos no les convence y tratan de que la guerra con dolor para la mayoría sea el mejor negocio de intereses para ellos. Judicializar/criminalizar a la sociedad catalana y aherrojar a Otegi parece responder a ese rescoldo del resquemor, frente a una mayoría que busca explorar otras rutas y disfrutar de los buenos réditos de la paz. Las víctimas también se lo merecen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>