Ondas gravitacionales

EINSTEIN BUENA

“Señoras y señores, hemos detectado las ondas gravitacionales. Lo hemos conseguido” exclamaba hace unos días David Reitze, director del Observatorio de Interferometría Láser de Ondas Gravitacionales (LIGO). Su alegría no era para menos; desde que Einstein predijera su existencia llevaban cien años esperando detectarlas. Leo (aunque no entienda gran cosa) que son ondulaciones propagadas desde una perturbación gravitatoria del espacio-tiempo producida por un cuerpo masivo acelerado y que se transmiten a la velocidad de la luz. Es decir, que chocarían dos agujeros negros ahora hace unos 1.300 millones de años y lo que ahora han detectado serían las ondas de aquellas “piedras” lanzadas al “estanque” del universo. Dicen los entendidos que estudiando estas ondas no amplían el espectrómetro actual, sino que han hallado un espectro nuevo para estudiar el universo. Aseguran que será una revolución, aunque no sepamos hoy para qué servirá el hallazgo mañana, como tampoco el inventor de la rueda se imaginó un Ferrari, ni Watson y Crick al modelizar el DNA diseñaron su aplicación en la obtención de células madre-stem. En todo caso las opciones están en el futuro, no en el pasado.

Pasados, aunque con retardo de ondas gravitacionales, siguen habitando entre nosotros los casos de corrupción; algunos en expectativa de solución judicial como los ERE de la Andalucía del reparto psoe-socialisto al bolsillo de unos pocos; o Nóos con la corona española enfangada hasta las cachas, o con Gürtel y Púnica con la troupe rajoniana bien colocada en mordidas&recalificaciones&prevaricaciones y asuntos turbios varios; otros se destapan ahora por el tufillo de corrupción que se expande como onda gravitacional con un cierto retraso porque se enmascara en la mutua ayuda de la cosanostra valenciana.

Al tiempo que estos trileros de la política se embolsillaban dinero público en faltriquera privada, dictaban leyes que recortaban en dependencia, en prestaciones sanitarias, en becas y en especial en atención educativa compensatoria a los menos favorecidos. Conclusión, según el último informe PISA la riqueza de la familia es lo que más influye en la educación de un chico/a, de modo que en el Estado el retrato robot del alumno con peores opciones de proseguir en los estudios no es el menos capacitado o el menos esforzado, sino el más pobre, que puede sufrir hasta tres veces más probabilidad de quedar rezagado o repetir curso como preludio del definitivo abandono de los estudios en la ESO o al acabar ésta, algo en lo que España es líder.

Con estas expectativas educativas resulta fácil adivinar que las ondas gravitacionales de preparación que lleguen a las próximas generaciones no serán muy positivas; como mucho llegarán a aprender el caloret valenciano de Rita Barberá.

Discursos vacuos

OTRO DISCURSO REY
Ni una palabra de corrupción, ni de las 60 mujeres asesinadas por parejas y hasta 16 veces cito la palabra unidad de España.

Como a muchos/as ciudadanos, no me suelen interesar ni un comino los discursos oficiales del rey ya que por principio suelen ser tan evanescentes y vacíos de contenido real como la propia monarquía, que solo habla en serio a la hora de cobrar comisiones y a final de mes por unos servicios que muchos consideramos tan innecesarios como sus discursos florero. Dóciles tertulianos en complaciente exégesis hermenéutica llenarán de sustancia estos vacuos discursos reales, palabras reales grandilocuentes de quien no toca el suelo con los pies.

Pero en esta ocasión sí escuché al borbón Felipe VI. También un parado que ilustra su opinión: nada por aquí, nada por acá, mostrando sus manos vacías de soldada como el insustancial discurso real. Castillos en el aire, me decía un pequeño empresario, porque aunque los exégetas borbónicos vean hermosas palomas en las manos del prestidigitador real, a los autónomos (verdaderos generadores de empleo) emprendedores la mención real a la economía, solo les recuerda a la de bancos o de grandes empresas, pero no a la de quienes aun trabajando duro mal-llegan a fin de mes o a la de quienes no han accedido a su primer empleo (él lo tiene asegurado de cuna) o han tenido que emigrar por miles a países que otorgan esperanza de encontrarlo; tampoco recordó a quienes se quedan sin vivienda por la rapiña de los ricos, ni de los pobres de solemnidad.

Con solemnidad citó la rectitud, pero se “olvidó” corrupción, aunque tengamos una recua de corruptos con su hermana en lista de espera judicial. Una vecina nacionalista-española estaba exultante con el ¡Arriba España! real, pero un moderado nacionalista-vasco moderado me recuerda que Felipe dijo muchas veces España y alabó otras tantas su unidad (hasta 16 veces) y grandezas patrias; usó palabras altisonantes sobre la diversidad de los pueblos de España, pero no mencionó Cataluña, ni se esforzó en esbozar un guiño para atraer a quienes trató como súbditos, sonando amenazadora su apelación permanente a la ley.

Impresionante tramoya real, palacio, tapices, artesonados…, mucha lejanía y demasiada prosopopeya, con utilización repetida de expresiones ternarias de solemnidad como progreso político-cívico-moral/diálogo-concertación-compromiso/rigor-rectitud-integridad…; suenan bien, pero remarcan su lejanía personal del pueblo y la grandilocuencia que no necesitamos desde el jefe del Estado.

Citó el terrorismo sufrido en París, como su padre el de ETA, pero ni una palabra para las 60 mujeres asesinadas por razón de ser mujer, un terrorismo que desde 2003 suma más de 800 víctimas, tantas como las asesinadas por ETA en 40 años. Así la igualdad de oportunidades puede esperar más allá del googlediano 2095.

Lástima de esos 13 minutos perdidos escuchando el discurso real; palabras de rey, palabras hueras