El negocio de la muerte

obama SIENDO mañana el día contra el tabaco pudiera pensarse que me refiriera a esenegocio que mata a puñados. Pero citando a Paul Valery, la guerra es una masacre entre quienes no se conocen, para provecho de quienes si se conocen pero no se masacran, el negocio por antonomasia es la guerra. Con las fronteras cerradas por alambradas o bloqueadas por policías y con Turquía de gendarme de la porra, la primavera ha lanzado al mar a miles de sirios huidos de la guerra. Y la zozobra se ha transformado de nuevo en tragedia, centenares de quienes huyen han perecido ahogados o están desaparecidos… y miles de refugiados llegan con lo puesto y nosotros sin muchas ganas de acogerlos. ¿Tengo yo, europea pagaimpuestos, la culpa de qué en Siria haya una guerra? y ¿soy responsable de que siendo tantos los refugiados no haya sitiopara todos?, puedo preguntarme como ingenuo ciudadano. Sí ingenua, porque de no poner remedio en origen los refugiados terminarán cruzando el Mediterráneo a pie sobre cadáveres de ahogados.

Son históricas las movilizaciones de protestas contra la guerra de Vietnam; y el final de la guerra con el odio a muerte ad eternum entre Estados Unidos y Vietnam. Así que la foto de la semana pasada con el apretón de manos entre Obama y el presidente vietnamita T. D. Quang bajo la hierática mirada del busto de Ho Chi Minh desencaja la mandíbula de puro estupor. Más todavía, porque el presidente americano liberaliza la venta de armas americanas al país asiático. De enemigos irreconciliables a socios comerciales en armamento. ¡Qué opinarán los Rambos de ambos bandos!

Estados Unidos, Rusia, China, Alemania y Francia son, según el Instituto para la Paz, los mayores exportadores de armas. Venden a la Siria oficial, a los rebeldes y al Estado Islámico, probablemente a los tres bandos a la vez. España también come del pastel. El señor Morenés, empresario del armamento y ministro de Defensa, al parecer va de ingenuo como yo, aunque sepa que España ingresó 1.300 millones en el primer semestre de 2014 por venta de armas, entre otros a Arabia Saudí que apoya, incluso militarmente, al Estado Islámico. Doble rasero que también utiliza en Venezuela, a quien critica con acritud mientras le vende armamento militar.

Es posible que en Ruanda, el Congo, los Balcanes o ahora en Siria haya múltiples motivos raciales, religiosos, políticos, económicos… para el conflicto, pero que éste sea armado depende en gran medida de quienes les vendemos las armas después de espolear sus discrepancias. Así, la espiral continua para que continúen los beneficios de quienes sí se conocen pero no se masacran. Mientras tanto los ciudadanos europeos-ingenuos nos preguntamos por qué los destilados trágico-humanos del negocio siguen fluyendo hacia Europa a pie o en patera. Negocio, el negocio de la muerte es muy lucrativo.

//

// <![CDATA[
(function(){var h,k=this,l=function(a,b){var c=a.split("."),d=k;c[0]in d||!d.execScript||d.execScript("var "+c[0]);for(var e;c.length&&(e=c.shift());)c.length||void 0===b?d=d[e]?d[e]:d[e]={}:d[e]=b},m=function(a){var b=typeof a;if("object"==b)if(a){if(a instanceof Array)return"array";if(a instanceof Object)return b;var c=Object.prototype.toString.call(a);if("[object Window]"==c)return"object";if("[object Array]"==c||"number"==typeof a.length&&"undefined"!=typeof a.splice&&"undefined"!=typeof a.propertyIsEnumerable&&!a.propertyIsEnumerable("splice"))return"array";if("[object Function]"==c||"undefined"!=typeof a.call&&"undefined"!=typeof a.propertyIsEnumerable&&!a.propertyIsEnumerable("call"))return"function"}else return"null";else if("function"==b&&"undefined"==typeof a.call)return"object";return b},aa=function(a){var b=m(a);return"array"==b||"object"==b&&"number"==typeof a.length},p=function(a){return"string"==typeof a},q=function(a){var b=typeof a;return"object"==b&&null!=a||"function"==b},ba=function(a,b,c){return a.call.apply(a.bind,arguments)},ca=function(a,b,c){if(!a)throw Error();if(2<arguments.length){var d=Array.prototype.slice.call(arguments,2);return function(){var c=Array.prototype.slice.call(arguments);Array.prototype.unshift.apply(c,d);return a.apply(b,c)}}return function(){return a.apply(b,arguments)}},t=function(a,b,c){t=Function.prototype.bind&&-1!=Function.prototype.bind.toString().indexOf("native code")?ba:ca;return t.apply(null,arguments)};var u=function(a,b){var c=parseInt(a,10);return isNaN(c)?b:c};var x;var y=String.prototype.trim?function(a){return a.trim()}:function(a){return a.replace(/^[\s\xa0]+|[\s\xa0]+$/g,"")},z=function(a,b){return ab?1:0};var da=Array.prototype.indexOf?function(a,b,c){return Array.prototype.indexOf.call(a,b,c)}:function(a,b,c){c=null==c?0:0>c?Math.max(0,a.length+c):c;if(p(a))return p(b)&&1==b.length?a.indexOf(b,c):-1;for(;c<a.length;c++)if(c in a&&a[c]===b)return c;return-1},ea=Array.prototype.forEach?function(a,b,c){Array.prototype.forEach.call(a,b,c)}:function(a,b,c){for(var d=a.length,e=p(a)?a.split(""):a,f=0;f<d;f++)f in e&&b.call(c,e[f],f,a)},fa=function(a){var b=a.length;if(0<b){for(var c=Array(b),d=0;dparseFloat(L)){K=String(N);break a}}K=L}var O=K,P={},Q=function(a){var b;if(!(b=P[a])){b=0;for(var c=y(String(O)).split("."),d=y(String(a)).split("."),e=Math.max(c.length,d.length),f=0;0==b&&f<e;f++){var g=c[f]||"",n=d[f]||"",v=RegExp("(\\d*)(\\D*)","g"),va=RegExp("(\\d*)(\\D*)","g");do{var r=v.exec(g)||["","",""],w=va.exec(n)||["","",""];if(0==r[0].length&&0==w[0].length)break;b=z(0==r[1].length?0:parseInt(r[1],10),0==w[1].length?0:parseInt(w[1],10))||z(0==r[2].length,0==w[2].length)||z(r[2],w[2])}while(0==b)}b=P[a]=0<=b}return b},R=k.document,ka=R&&H?J()||("CSS1Compat"==R.compatMode?parseInt(O,10):5):void 0;var S;if(!(S=!I&&!H)){var T;if(T=H)T=9<=Number(ka);S=T}S||I&&Q("1.9.1");var la=H&&!Q("9");var ma=function(a){var b=document;return p(a)?b.getElementById(a):a},oa=function(a,b){var c=b||document;return c.querySelectorAll&&c.querySelector?c.querySelectorAll("."+a):na(a,b)},na=function(a,b){var c,d,e,f;c=document;c=b||c;if(c.querySelectorAll&&c.querySelector&&a)return c.querySelectorAll(""+(a?"."+a:""));if(a&&c.getElementsByClassName){var g=c.getElementsByClassName(a);return g}g=c.getElementsByTagName("*");if(a){f={};for(d=e=0;c=g[d];d++){var n=c.className,v;if(v="function"==typeof n.split)v=0<=da(n.split(/\s+/),a);v&&(f[e++]=c)}f.length=e;return f}return g},qa=function(a,b,c){function d(c){c&&b.appendChild(p(c)?a.createTextNode(c):c)}for(var e=1;e<c.length;e++){var f=c[e];!aa(f)||q(f)&&0<f.nodeType?d(f):ea(pa(f)?fa(f):f,d)}},ra={SCRIPT:1,STYLE:1,HEAD:1,IFRAME:1,OBJECT:1},sa={IMG:" ",BR:"\n"},ua=function(){var a=document.getElementById("feedback-closing-template");if(la&&null!==a&&"innerText"in a)a=a.innerText.replace(/(\r\n|\r|\n)/g,"\n");else{var b=[];ta(a,b,!0);a=b.join("")}a=a.replace(/ \xAD /g," ").replace(/\xAD/g,"");a=a.replace(/\u200B/g,"");la||(a=a.replace(/ +/g," "));" "!=a&&(a=a.replace(/^\s*/,""));return a},ta=function(a,b,c){if(!(a.nodeName in ra))if(3==a.nodeType)c?b.push(String(a.nodeValue).replace(/(\r\n|\r|\n)/g,"")):b.push(a.nodeValue);else if(a.nodeName in sa)b.push(sa[a.nodeName]);else for(a=a.firstChild;a;)ta(a,b,c),a=a.nextSibling},pa=function(a){if(a&&"number"==typeof a.length){if(q(a))return"function"==typeof a.item||"string"==typeof a.item;if("function"==m(a))return"function"==typeof a.item}return!1},wa=function(a){this.v=a||k.document||document},xa=function(a,b){return oa("feedback_description",b||a.v)};h=wa.prototype;h.createElement=function(a){return this.v.createElement(a)};h.createTextNode=function(a){return this.v.createTextNode(String(a))};h.appendChild=function(a,b){a.appendChild(b)};h.append=function(a,b){qa(9==a.nodeType?a:a.ownerDocument||a.document,a,arguments)};h.canHaveChildren=function(a){if(1!=a.nodeType)return!1;switch(a.tagName){case "APPLET":case "AREA":case "BASE":case "BR":case "COL":case "COMMAND":case "EMBED":case "FRAME":case "HR":case "IMG":case "INPUT":case "IFRAME":case "ISINDEX":case "KEYGEN":case "LINK":case "NOFRAMES":case "NOSCRIPT":case "META":case "OBJECT":case "PARAM":case "SCRIPT":case "SOURCE":case "STYLE":case "TRACK":case "WBR":return!1}return!0};h.removeNode=function(a){return a&&a.parentNode?a.parentNode.removeChild(a):null};h.contains=function(a,b){if(!a||!b)return!1;if(a.contains&&1==b.nodeType)return a==b||a.contains(b);if("undefined"!=typeof a.compareDocumentPosition)return a==b||!!(a.compareDocumentPosition(b)&16);for(;b&&a!=b;)b=b.parentNode;return b==a};var ya=function(a){a=String(a);if(/^\s*$/.test(a)?0:/^[\],:{}\s\u2028\u2029]*$/.test(a.replace(/\\["\\\/bfnrtu]/g,"@").replace(/(?:"[^"\\\n\r\u2028\u2029\x00-\x08\x0a-\x1f]*"|true|false|null|-?\d+(?:\.\d*)?(?:[eE][+\-]?\d+)?)[\s\u2028\u2029]*(?=:|,|]|}|$)/g,"]").replace(/(?:^|:|,)(?:[\s\u2028\u2029]*\[)+/g,"")))try{return eval("("+a+")")}catch(b){}throw Error("Invalid JSON string: "+a);},Aa=function(a){var b=[];U(new za,a,b);return b.join("")},za=function(){this.m=void 0},U=function(a,b,c){if(null==b)c.push("null");else{if("object"==typeof b){if("array"==m(b)){var d=b;b=d.length;c.push("[");for(var e="",f=0;f<b;f++)c.push(e),e=d[f],U(a,a.m?a.m.call(d,String(f),e):e,c),e=",";c.push("]");return}if(b instanceof String||b instanceof Number||b instanceof Boolean)b=b.valueOf();else{c.push("{");f="";for(d in b)Object.prototype.hasOwnProperty.call(b,d)&&(e=b[d],"function"!=typeof e&&(c.push(f),Ba(d,c),c.push(":"),U(a,a.m?a.m.call(b,d,e):e,c),f=","));c.push("}");return}}switch(typeof b){case "string":Ba(b,c);break;case "number":c.push(isFinite(b)&&!isNaN(b)?String(b):"null");break;case "boolean":c.push(String(b));break;case "function":c.push("null");break;default:throw Error("Unknown type: "+typeof b);}}},Ca={'"':'\\"',"\\":"\\\\","/":"\\/","\b":"\\b","\f":"\\f","\n":"\\n","\r":"\\r","\t":"\\t","\x0B":"\\u000b"},Da=/\uffff/.test("\uffff")?/[\\\"\x00-\x1f\x7f-\uffff]/g:/[\\\"\x00-\x1f\x7f-\xff]/g,Ba=function(a,b){b.push('"',a.replace(Da,function(a){var b=Ca[a];b||(b="\\u"+(a.charCodeAt(0)|65536).toString(16).substr(1),Ca[a]=b);return b}),'"')};var Ea=function(a){var b={};if(a&&a.key_value){a=a.key_value;for(var c=0;c=this.boundingClientRect.bottom&&this.boundingClientRect.left>=this.boundingClientRect.right)},Ga=function(){var a=new Fa;return a.N&&(!a.Y||a.O>=a.X)};var V=function(a,b){this.F=a;this.l=0;this.j=document.getElementById("mtadmas");this.L=document.getElementById("mtadmaundo");this.B=document.getElementById("mtadmac");this.C=document.getElementById("mtadmback");this.I=document.getElementById("mtadmpc");this.M=document.getElementById("mtadmpundo");this.w=document.getElementById("mtadmpunclose");this.K=this.s=this.G=this.D=null;this.u=0;this.h=null;this.i=!1;this.o=null;this.T=b?b.getAdsLength():1;(this.g=b)&&this.g.registerWidget(this,0);this.H=0},Ha=function(a){for(var b=document.getElementsByName("surveyOptions"),c=0;c<b.length;c++)F(b[c],t(a.U,a,b[c].value));a.L&&F(a.L,t(a.A,a,"1"));a.M&&F(a.M,t(a.A,a,"3"));a.w&&F(a.w,t(a.V,a));a.C&&F(a.C,t(a.back,a));a.g&&(a.g.listenOnObject("mute_option_selected",t(a.J,a)),a.g.forEachAd(t(function(a){a.listenOnObject("multislot_mute_collapse",t(this.S,this));a.listenOnObject("multislot_mute_collapse_undo",t(this.R,this))},a)))};V.prototype.J=function(a){this.D=a.close_button_token;this.G=a.creative_conversion_url;this.s=a.ablation_config;this.K=a.undo_callback;this.u=a.creative_index||0;this.g&&(this.o=this.g.getAd(this.u));if(1===a.type){a=oa("survey");for(var b="survey_"+this.u,c=0;c<a.length;c++)a[c].style.display=a[c].id==b?"block":"none";a=document.getElementsByName("surveyOptions");for(b=0;b<a.length;b++)a[b].checked=!1;this.j.style.display="block";W(this);X(this)}else 0===a.type&&(this.I.style.display="block",this.j.style.display="none",W(this),Ia(this,document.getElementById("pub-feedback-closing"),this.s))};var Y=function(a){a.h&&(window.clearInterval(a.h),a.h=null,a.i=!1);ma("pub-feedback-closing").style.display="none";ma("ad-feedback-closing").style.display="none"};V.prototype.A=function(a){this.i||(Y(this),G(Z(this,"user_feedback_undo",a)),this.K())};V.prototype.V=function(){var a={msg_type:"resize-me"};a.key_value=[{key:"r_nh",value:String(this.H)},{key:"r_str",value:"animate"}];a=Aa(a);window.top.postMessage(a,"*");this.i=!1;this.A("3")};V.prototype.back=function(){this.i||(Y(this),this.j.style.display="block",W(this),X(this))};V.prototype.U=function(a){this.B.style.display="block";this.j.style.display="none";X(this);G(Z(this,"mute_survey_option",a));a=document.getElementById("ad-feedback-closing");this.le||e>g||a.h)){var n=ua();c=t(function(){var a="";g<=d&&0=g&&Y(this);g–},a);c();0<=g&&(a.h=window.setInterval(c,1E3))}},Ia=function(a,b,c){if(c&&window.top&&window.top.postMessage){var d=ya(c),e=Ea(d),f="resize-me"==d.msg_type&&"animate"==e.r_str;if("ablate-me"==d.msg_type&&e["collapse-after-close"]||f&&!Ga())a.w&&(a.H=window.innerHeight,f=document.getElementById("cbtf"),f=xa(x||(x=new wa),f)[1],f=La(a.P,f),c=Ma(d,f)),Ka(a,b,u(e["secs-to-countdown"],1),u(e.countdown,0),u(e["message-tick"],1),function(){window.top.postMessage(c,"*")})}},Ma=function(a,b){if(!isNaN(b)&&isFinite(b)){var c=!1;if(a.key_value){for(var d=a.key_value,e=0;e<d.length;e++){var f=d[e];if("key"in f&&"value"in f&&"r_nh"==f.key){c=!0;f.value=b.toString();break}}c||d.push({key:"r_nh",value:b.toString()})}}return Aa(a)};V.prototype.P=function(a){var b=E(a);a=E(a.parentNode.parentNode);return parseInt(b.height,10)+parseInt(b.marginTop,10)+parseInt(a.marginTop,10)};var La=function(a,b){for(var c=[],d=b;d&&"BODY"!=d.tagName;d=d.parentNode)d.style&&"block"!=d.style.display&&(c.push({el:d,val:d.style.display}),d.style.display="block");for(var d=a(b),e;e=c.pop();)void 0!==e.W&&(e.Z.style.display=e.W);return d},Ja=function(a,b){Ka(a,b,1,0,0,t(function(){var a={creative_index:this.o.getIndex(),undo_pingback_url:Z(this,"user_feedback_undo","1")};this.o.fireOnObject("multislot_mute_collapse",a)},a))};h=V.prototype;h.S=function(){this.l++;this.g.resetAll()};h.R=function(){0

Culpable

culpable

Dicen que la culpabilidad humana viene de fábrica: lo llaman pecado original. ¿Culpable yo? Me hago la pregunta extrañada, porque pensaba que no lo era; pero escuchando el pontificado doloso de tertulianos y políticos universalistas, me veo cada día más cercada por el principio axiomático de ser culpable mientras no demuestre mi inocencia, aunque sepa que los culpables de verdad lo primero que aducen en democracia es justamente este enunciado al revés. Lo que me produce una sensación de doble flagelación, culpables alardeando de inocencia e inocentes penando por sus culpas.

Sería la primera donante de corazón que siguiera viva si no se me taladrara al ver las aguas entre Libia-Italia engullendo en cinco días más de mil cadáveres de migrantes huyentes de la guerra, o si no me compungiera hasta las entrañas ver la huida de centenares de miles de refugiados y las condiciones en las que huyen. Pero escucho en los medios como gota malaya de autoflagelación mortificante echar una y otra vez la culpa a Europa, a la insolidaridad de su ciudadanía. Y me pregunto si soy culpable o al menos responsable de que Bachar-al-Asad sea el “elemento imprescindible en el extremismo y destrucción de Siria” con la diáspora generalizada de su población. La mayoría de la ciudadanía no vendemos armas como el sr. Morenés que pasea tranquilamente por las calles de mi barrio sin cartel de culpable.

Ligado a ésta y otras migraciones islámicas, tampoco sé por qué he de sentirme culpable por haber nacido en una cultura humanístico cristiana que me permite cosas inaceptables en su mundo de mujer mucho más sometida (chador, burka, inferioridad legal,…). Tampoco capto mi culpabilidad en celebrar el domingo, o festejar semana santa y navidad y no el ramadán, en que me guste el tañido de las campanas catedralicias, o en que mujeres y hombres disfruten juntos las piscinas, o en que una doctora atienda a un hombre y viceversa, o en comer jamón y preferir el cordero de mi amigo Pedro al Halal…

En mi interior hay reflexión y preocupación, ni rastro de xeno/islamofobia. Quiero que se ayude a los refugiados al menos con la misma solidaridad con la que a mis mayores le atendieron en Inglaterra, Francia, México, Chile… Pero estoy un tanto perpleja porque desde muchos medios y organizaciones solidarias me quieran hacer culpable por ser yo. Mi casa acoge, pero en aras a un hipotético “buenismo de fusión de civilizaciones” no puede invitarse al invitado a ser invasor y hacerme sentir a mí culpable por estar aquí, por ser quién soy y querer seguir siéndolo.

El reto no es fácil, porque desde ambos mundos unos escalan el enfrentamiento ideológico con reclutamiento y bombas fanáticas que fanáticos mafiosos del otro lado les venden con aviesos fines mercantiles.

Y el “yo colectivo” ciudadano en medio como culpable.

Democracia ilustrada

 

neoliberalismoTOP SECRET sería el epígrafe idóneo para etiquetar el acuerdo que negocian EEUU y la UE en oscurantismo total auspiciados por la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión(ATCI), en lengua imperial Transatlantic Trade and Investment Partnership(TTIP). Presentado como un Tratado de Libre Comercio(TLC) no introduce en un grandioso mercado común con 800 millones de clientes directos. Hasta aquí todo bien, porque comercio, libre y acuerdo suenan bien. Pero… también el caballo de Troya debió ser un regalo grandioso y precioso para los atrincherados troyanos.

Cualquier cosa puede verse desde ángulos diversos dando lugar a observaciones variopintas e incluso diametralmente divergentes. Diógenes y su afán de acumular basura da nombre a un síndrome-patología, pero hay quien dice que el del farol a plena luz del día lo hacía para reciclarla, presentándole como el primer ecologista medioambientalista practicante reconocido, no un filosofucho locuelo mierdoso.

Así que la democracia entendida como elección para decidir quiénes y cómo nos gobiernen puede verse desde muchos prismas.

Por ejemplo el prisma de quien en el TTIP sólo ve dólares&euros, con un aumento anual del PIB del 0,5% en la UE de aquí a 2027, lo que haría que una familia media aumentara sus ingresos en 545€/año, sumado al habitual discurso neo.com sobre las oportunidades para las Pymes y la bajada de precios por la competencia.

Al mismo tiempo el TTIP es puerta abierta al “neoliberalismo salvaje” de pérdida globalizada de derechos sociales y laborales, que nos rebaje de modo generalizado los salarios y nos privatice los servicios públicos (Educación, Sanidad, Seguridad…). Se relajarían los controles medioambientales y de calidad; tendrían barra libre el fracking, la comercialización libre de transgénicos y hasta la posibilidad de patentar seres vivos como ya se hace en USA. Además, en cualquier lugar podrían producir y comercializar queso Idiazabal, Jabugo, Rioja, pimientos de Mendavia, espárragos navarros… Todo ello protegido con un cambio de reglas de juego y de jueces, de modo que los Estados (otrora teóricos defensores de sus ciudadanos/as) quedarían bajo las decisiones de las multinacionales.com aún más que ahora.

Hablamos en tercera persona del tratado, quizá porque su secretísima negociación deja al margen a la ciudadanía y a nuestros representantes; pero también porque al revisar los pro-contras nos veamos al tiempo rechazando los efectos negativos pero anhelando los beneficios; no queramos el fracking pero sí energía barata, ni los transgénicos pero sí alimentos en abundancia todo el año y baratos; no queramos que destruyan los bosques tropicales en el sudeste asiático, pero sí su caucho para las ruedas de nuestros coches…

Jugar en ambas riberas es alambicado, pero seguro que si aprueban el TTIP su mayor riesgo será la dificultad de modificarlo, de modo que una vez más la democracia ilustrada habría ganado la partida.

 

 

Aberri Eguna, Patria Vasca y Pascua global

ABERRI 2Ayer celebré un año más el Aberri Eguna sin sentirme localista ni excluyente; me sentí vasca, ni más ni menos, lo que soy. Por eso me alegró que se sumara el emergente Podemos que responde a voz batiente que ellos no son abertzales. Pues bienvenidos sean a la fiesta, porque el deseo primigenio es que sea común a todos los vascos.

En muchos ámbitos chirría que centenares de miles de vascos en el mundo celebremos un Aberri Eguna existiendo ya su docedeoctubre; desde los que lo tildan de decimonónico, aldeano, localista y folklórico hasta quienes abogan directamente por prohibirlo, los chirriantes son variopintos.

En este caleidoscopio de contrarios al Aberri Eguna destacan quienes señalan la imposibilidad de compaginar la participación en los asuntos globales mundiales con el anhelo localista de patria vasca. Vivimos en un mundo global, de montañas de noticias que llegan al instante, pero no veo en este deseo de patria propia el obstáculo para que también me interese por el avance del virus zika, el viaje de Obama a Cuba, la contaminación, que el 2015 haya sido el año más cálido y que el 13 de mayo pasado superáramos las 400ppm de CO2, que el Polo Norte se derrita y que Siria sangre por su costuras, que Israel acogote a los palestinos… y que terroristas usurpando el nombre de un dios misericordioso como Alá maten a inocentes.

Pero esta visión exterior no puede nublar la mirada hacia el interior. Hablando con Ignacio Para, presidente de Bamberg, sus reflexiones me hacen ver el Aberri Eguna de otro modo. Lo celebramos porque somos y estamos, pero al ritmo demográfico que caminamos ya hemos perdido una generación y dentro de poco, según él cien años, no estaremos ni nosotros ni nuestros hijos ni nuestros nietos. Para él la inmigración no es solución porque traen otra cultura que sí preconiza tener hijos. Así que con ellos se iría nuestra cultura humanístico cristiana que hasta hoy ha sido la única capaz de alentar una comunidad de libertad y progreso social. No sé si como él afirma caminamos en Europa hacia el tercermundismo, pero cabe poca esperanza en este Estado errático donde tener hijos parece mal visto y peor tratadas las mujeres-madre y en el que a nuestros jóvenes les ofrecemos emigrar como máxima aspiración.

Pero para enfrentarse a este problema hay que ver más allá de una legislatura de cuatro años y un puñado de votos. Porque junto a una actuación en lo global nuestra propia existencia como pueblo debiera interesar algo más a los cortoplacistas políticos actuales. Estoy convencida de que podría resolverse mejor bajo nuestro propio Estado vasco ¿por qué no? Para ello celebramos nuestra Pascua, Aberri Eguna.

ABERRI

Otra forma de mirar el mundo

Foto_premio_jpg
El autor de la fotografía premiadaes un free lance que no pudo vender su imagen en los grandes periódicos ni en cadenas de televisión internacionales, sino que la publicitó a través de redes sociales, lo que le da aún más mérito como metáfora del interés de la población europea.

Esperanza en una nueva vida” tituló Warren Richardson su fotografía ganadora en el World Press Photo-2016. La foto muestra a un hombre entregando un bebé a otra persona a través de una alambrada en Röszke, frontera entre Hungría y Serbia, el pasado 28 de agosto. La foto resulta hermosa pero fría, abrasadoramente fría, retocada en blanco y negro vintage que recuerda a fotografías en viejos formatos. Buscaba impactar y lo ha conseguido, tanto como [Enlace roto.] de Nick Ut, o Jeff Widener con [Enlace roto.] o [Enlace roto.] de Kevin Carter. Teniendo en cuenta que las fotografías presentadas no pueden preparar el escenario ni repetir tomas, las historias que cuentan son un relato fidedigno de la realidad. Hoy la realidad de una Europa blindada, vallada con alambre de espino ante los refugiados que huyen de la guerra y/o del hambre para salvar la vida. Además fue sacada sin flash para evitar a la policía y después posiblemente el fotógrafo fuera detenido y golpeado por los vigilantes, de modo que la foto adquiere mayor carga simbólica por el propio simbolismo de la alambrada y porque además lo que se pasa a través de ella es a un niño, tal vez la única esperanza de que unos hombres no maten a otros hombres, una foto de una imagen clásica por imperecedera entre humanos.

De 82.951 fotografía presentadas por 5.775 fotógrafos en el World Press Photo ha sido la de mayor impacto, pero no la de mejor colocación inicial en el mercado, donde el ruido iconográfico actual es tan apabullante que conseguir que la mirada del espectador repare en una imagen unos segundos ya es todo un mérito. El autor es un free lance que no pudo vender su imagen en los grandes periódicos ni en cadenas de televisión internacionales, sino que la publicitó a través de redes sociales, lo que le da aún más mérito como metáfora del interés de la población europea, que no siempre sigue aborregada el diseño de esas macroempresas de comunicación, sino que tiene sus propios movimientos de interés como el 15M y ahora la aceptación de los refugiados, seguramente mucho más efusiva de lo que sus dirigentes creen y quieran.

En todo caso el impacto visual está ahí como primer paso, aunque como en Vietnam, Tiananmen o Sudán, la experiencia nos diga que el impacto real fue escaso y ninguna lograra cambiar la realidad. De hecho, desde que se tomó la instantánea premiada han muerto en las fronteras europeas varios centenares de refugiados, porque la capacidad humana de autoliquidarse sea nuestra característica específica y nuestro mayor riesgo de supervivencia.