Pedro cogió su fusil

Trolls

El otro lado de la televisión es su utilidad social, el polo opuesto del entretenimiento. Llenar la soledad de tantas personas no es suficiente. Hay que atreverse a entrar en lo complejo y peligroso. Pedro García Aguado es un superviviente. Deportista de élite, cayó en la espiral de la autodestrucción por el alcohol y las drogas. Hasta que consiguió derrotarlos. Con su enorme fortaleza, concibió uno de los mejores programas que se hayan visto en décadas, Hermano mayor, un apabullante espacio de recuperación de adolescentes problemáticos en el ámbito familiar. Lo que nadie quería enseñar, el ex waterpolista lo mostraba en toda su crudeza, pero con expectativas de resolución. Ahora, Pedro ha regresado con Cazadores de Trolls, la noche de los martes, en La Sexta. Se mueve en la sensible zona del ciberacoso en cuya prevención y solución se ha especializado, transitando así de coach a perseguidor de los malvados de internet.

La historia de Luisa es la de tantos usuarios de las redes. Pedro presentó su relato dramatizado, de las lágrimas a la alegría de la liberación, culminado con la caza del antiguo compañero de trabajo que, por despecho, había manipulado la identidad de la mujer presentándola como ofertante de sexo gratis. No sé cuántos delitos habrían cometido este sujeto y su banda: usurpación de nombre, destrucción de imagen, acoso y violencia de género. Es de suponer que Aguado pondrá a disposición de la fiscalía las pruebas obtenidas para iniciar un proceso judicial. ¿O no son válidas si provienen de una investigación periodística? Solo faltaría. La tele, como las cámaras de seguridad que saturan los espacios públicos, puede ser un gran testigo a nuestro favor.

A Pedro se le ve feliz en su nuevo papel de Robin Hood del ciberespacio, respaldado por más de millón y medio de espectadores. Miles de personas le llaman y piden su auxilio. Alguien debe llegar donde la policía no puede protegernos. Se necesita un héroe contra los abusos silenciosos, porque lo mejor del mundo son las cosas que hacemos juntos.

Firma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *