Bilbao, pasión por el Metro

EL FOCO

Onda Vasca, 6 abril 2017

Metro2

Al borde de la Semana Santa, este sábado, 8 de abril, Bilbao pondrá en marcha la línea 3 del Metro, un acontecimiento que lejos de tener el sentido fúnebre de la pasión cristiana, adquiere tintes de entusiasmo y fiesta ciudadana. En Bilbao y en su metrópoli, que reúne a más de un millón de habitantes, se ha desatado la pasión por el Metro. Bilbao ama su Metro con auténtica pasión.

El Metro de Bilbao es uno de los símbolos de la regeneración urbana de la capital vizcaína, un proceso titánico que, en apenas 20 años, ha transformado la ciudad, pasando de industrial y gris a ciudad moderna, cosmopolita insertada en el conocimiento y la tecnología. Bilbao es ejemplo en el mundo de cambio y adaptación de su economía y modelo urbano. Símbolos de este cambio son, principalmente, el museo Guggenheim, con su increíble arquitectura; la regeneración de la ría del Nervión, un obrón monumental que los bilbaínos pagamos con sacrificio y muchísimo dinero; el Palacio de Congresos Euskalduna, recientemente declarado el mejor del mundo. Y el Metro, que ha revolucionado la movilidad de las personas. A efectos prácticos, Bilbao se siente identificado con el suburbano y agradece su puntualidad, limpieza y buen servicio.

La pasión por el Metro comenzó en Bilbao un 11 del 11 a las 11. De 1995. No sé por qué eligieron estos dígitos. Me gustaría saberlo, quizás fue pura casualidad y un guiño numérico de los rectores del transporte de entonces. Recuerdo en su construcción la canalización de su recorrido bajo el lecho del río Nervión. Aquella operación de ingeniería fue alucinante. Luego llegó la Línea 2, la de la Margen Izquierda, hasta Santurtzi. El Metro abrazaba así las dos márgenes de la ría. El Metro es el gran cohesionador de Bilbao y su metrópoli. Pero el Metro no ha dejado de crecer, hasta llegar a Extebarri. Y si ha crecido ha sido por la apuesta de Bilbao y Bizkaia por este medio de transporte. Amamos el Metro, qué le vamos a hacer.

Y este sábado, por fin, tras años de trabajos y enormes molestias de los vecinos de la zona por donde va a transcurrir, se abre la Línea 3. En pocos datos, la nueva línea tiene siete estaciones, ofrecerá conexiones ferroviarias cada 7,5 minutos entre Etxebarri y Matiko y atenderá a una población de más de 70.000 personas. La dificultad técnica de su construcción estriba en que transcurre por los barrios altos del norte de la ciudad, y un ferrocarril no puede alcanzar desniveles excesivos. Lo que implica accesos muy profundos, largas escaleras mecánicas y ascensores potentes. Nos ha costado 280 millones de euros. Las siete estaciones mantienen la tipología de diseño que configurara el arquitecto Norman Foster, una bendición para esta ciudad y a quien los bilbaínos agradecen con ternura su trabajo llamando “fosteritos” a las marquesinas exteriores del Metro.

Lo diferente de la línea 3 es que su gestión pertenece a EuskoTren, la red ferroviaria pública vasca. Los trenes no llevarán la identidad naranja de las otras dos líneas. Serán azules, un azul claro como color corporativo. A efectos prácticos, los viajeros no notarán distinto del servicio que recibían hasta ahora. Es el mismo Metro. ¿Y por qué lo gestiona EuskoTren? Se trata de una decisión técnica, porque este tramo del Metro se va a conectar con los actuales trenes que unen con el Txoriherri, hasta la fábrica del fútbol, Lezama. Además, servirá de conexión con los viajeros procedentes o con destino a Bermeo y Durango. Y, lo que es más importante, enlazará con la futura línea al aeropuerto de Loiu, tras horadar el monte Artxanda. Es una línea en proyecto y que muchos agradeceríamos, porque todas las mejores ciudades del mundo tienen enlace con su aeródromo. Tendrá que esperar porque la crisis económica sigue instalada entre nosotros, aunque menos, y hay otras dos líneas que esperan su oportunidad.

Sí, en Bilbao se ha desatado la pasión por el metro. El mismo día que se anunciaba la fecha de apertura de la Línea 3, los vecinos y vecinas de la zona sur de Bilbao, salieron a la calle para reivindicar la Línea 4. ¿Cuál es el trazado de esta soñada Línea? Su trazado previsto es que enlace la estación de Moyua, de la Línea 1, con el barrio de Recalde, enlazando en su camino con Miribilla, Zabala, Uretamendi, Betolaza, Peñascal, Irala, San Adrián, Torre-Urizar y Zabalburu, zonas en las que viven unas 75.000 personas. Con esta línea, se cerraría el anillo del suburbano. ¿Cuánto tiempo nos llevará este proyecto? No lo sabemos, pero ya calculamos que nos costará unos 370 millones de euros, bendita inversión para una pasión compartida.

Pero la pasión no termina ahí. Está la Línea 5, la que demanda y se ha prometido a Galdakao. Se trata de la conexión desde Etxebarri en dirección este hacia Galdakao y el Hospital de Usansolo. Hace falta esta línea. No ya por la pasión que despierta el Metro, sino porque el servicio al hospital es una prioridad social. Parece que hay un nuevo estudio para su trazado. Es un problema de recursos. No hay para todo ahora.

Si yo viviera en Amorebieta o en Enkarterri y zona minera, o Lemoa o Durango, o en Ermua, o Armintza o en la divina Elorrio me dejaría llevar por la misma pasión que tiene enloquecido a Bilbao y su metrópoli y comenzaría a reivindicar la llegada del Metro a mi localidad. Pediría que toda Bizkaia quedaría “metrificada”. Y ya, de paso, que enlazáramos por Eibar la conexión ferroviaria rápida de Bizkaia con Gipuzkoa. ¿Y la ansiada conexión por Metro con la Universidad en Leioa? Que nadie se quede sin Metro.

Se supone que el Metro es una alternativa a los coches y un medio de transporte ecológico y sostenible. Pero es muy caro. Somos un país de orografía irregular. Somos un país de altos y bajos, de ríos y montes, de pueblos y ciudades dispersos. Y no somos muchos, menos de tres millones. Pero sentimos que estamos haciendo algo grande y que queremos que no se detenga. ¿Próxima estación?

¡Hasta el próximo jueves!

Firma

2 comentarios sobre “Bilbao, pasión por el Metro”

  1. Muy interesante su intervencion.
    .Esta muy bien la expansion del metro. Es genial. Gracias por acercsrnos a conocer estas vias de comunicacion.

  2. Bonito artículo. Discrepo no obstante con lo de que hace falta la línea 5, al menos en su configuración actual. El problema está en el pobre acceso actual al centro de Galdakao pero el acceso al Hospital tiene un coste excesivo. Hay que modificar el diseño. Y en cuanto a la Linea 4, entiendo que es prioritario ejecutar el tramo Rekalde-Moyua para que sirve al menos de lanzadera y para acabar con el aislamiento de los barrios del sur de Bilbao, que suman más habitantes que los del norte ahora servidos por la Linea 3. El tramo Moyua-Matiko se dejaría para el futuro, si se agiliza el acceso al aeropuerto y sobre todo si hay dinero.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>