Sin misterios no hay paraíso

Silencios1322

Sin misterios no hay paraíso. Si renunciamos a los márgenes de error que nos son propios como seres humanos y nos negamos a aceptar que hemos de equivocarnos para vivir, nada tiene sentido. El fútbol quiere ser perfecto. No le basta con ser el mayor espectáculo de masas del mundo y la gran maquinaria de control sociológico de la historia, sino que ahora quiere, con ayuda de los ojos que todo lo ven y nunca fallan, convertir las decisiones del juego en certezas absolutas. Muertos los mitos, hemos de inventarnos al juez supremo, el único e indiscutible. El videoarbitraje, llamado VAR, ha comenzado a implantarse y es posible que en un par de años se decrete su obligatoriedad en las competiciones de élite. Si el futbol ha de sufrir las consecuencias de esta deshumanización, para la tele será un mazazo. 

El videoarbitraje expulsa del campo de juego la soberanía del fútbol. De momento, se limita a jugadas de gol, penaltis y tarjetas rojas; pero una vez traspasada la responsabilidad a la clarividencia tecnológica, todo quedará en manos -es un decir- de un robot. Aparte de que el ritmo del espectáculo se paralizará para consultar a la sabiduría de las cámaras, se aplazarán las emociones de los espectadores. Es un absurdo antinatura. No se puede detener la vibración de la vida por tener garantía de acierto: el precio es demasiado alto. ¿Están seguros los dirigentes del fútbol y los dueños de las cadenas de lo que van a hacer? ¿No es el videoarbitraje el caballo de Troya, con la misión de destruir por dentro el deporte y el filón de oro de la tele de pago?

“Vayan acostumbrándose a esto”, dijo el locutor del amistoso Francia-España, jugado en el estadio de Saint-Denis el pasado 28 de marzo, después de que el VAR anulase un gol a los galos y diera por válido un tanto de los españoles. Su augurio sonó como una maldición. Prefiero mil veces quedarme con la duda de si los árbitros favorecen al Madrid y Barcelona que aceptar una verdad artificial. Se trata de reconocer la eficacia de las dudas: unas nos impulsan, otras nos paralizan.

Firma

Un comentario en “Sin misterios no hay paraíso”

  1. Totalmente de acuerdo con su frase- sin misterios no hay paraíso’.
    Los misterios son muy bonitos y plasman muchas emociones. Siempre y cuando sea todo auténtico.
    En muchas ocasiones hay personas que lo utilizan como tapadera y refugio de la mentira. Y así no se construye un paraíso se construye una falsedad. La cual es destructiva.
    Referente al fútbol sí es cierto que ellos exigen mucho pero es porque también las personas el público les han engrandecido en demasía. Y buscan la perfección. Que nunca existe. O mejor dicho existe según en qué ojos y cómo se mire.
    Reitero mis felicitaciones por su comentario y reflexión abordando este tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*