Euskadi: Ven y demuéstralo.

EL FOCO

Onda Vasca, 4 mayo 2017

 Portada 11

Muchas cosas han cambiado en Euskadi en los últimos años. Somos un país diferente al que éramos hace 20 años o menos. Y somos diferentes porque nuestra vida, la de cada uno, es distinta. Vivimos de otra manera. Que sea mejor o peor que antes lo tendrá que decir cada uno. Una de las realidades más cambiadas es que somos un país más receptivo de visitantes de lo que éramos hasta hace poco tiempo. Una de las causas es que se terminó la violencia política que sacudió nuestro país, lo que retraía considerablemente el turismo, pese a las campañas que se hacían para demostrar las bondades y calidades de nuestro país como punto de destino vacacional. ¿Quién no recuerda aquella campaña de “¿Ven y cuéntalo”, promovida por el Gobierno Vasco? Hoy suena prehistórico, pero aquel esfuerzo comunicativo era necesario para no aislarnos como sociedad frente al resto de países.

El caso es que, en 2017, y recién terminada la Semana Santa y el puente del 1º de mayo, Euskadi está batiendo récords históricos de visitantes, siguiendo la tendencia de los últimos años. Hemos estado al borde del overbooking. Los agroturismos han estado al 99% y los hoteles han superado el 85% de ocupación. No había más que pasear por las calles para verlas llenas de turistas, tanto procedentes del Estado español como de diferentes países. Por tener turistas, tenemos hasta visitantes chinos, tan exóticos hasta ahora. Tan buenos datos y con excelentes expectativas, nuestro país aún no ha interiorizado que para ser un destino turístico estimable, de calidad y bien posicionado en el mundo necesita emprender una serie de cambios a los que parece resistirse. 

No hay un único modelo de país turístico. No podemos -ni lo queremos- ser un país de sol y playa, de cantidad y poco calidad. Pero podemos ser un país de turismo de calidad, para un turismo de poder adquisitivo, a partir de nuestros principales argumentos: el paisaje, la gastronomía, la diversidad de oferta en bodegas, playas, deportes náuticos, cultura e innovación. Ahí están nuestros poderes en Bilbao, Donostia, Vitoria, La Rioja alavesa, la costa vizcaína y guipuzcoana, los hoteles rurales, las fiestas, los festivales, los congresos científicos, etc. Mucho poder.

Teniendo tan importantes argumentos, ¿qué nos falta, en qué tenemos que cambiar? En primer lugar, creerse que somos un gran país turístico. No somos un destino de menor cuantía; al contrario, somos un destino privilegiado. Nunca seremos un país de masas en materia turística. Y no lo queremos. Así que el primer cambio de mentalidad para ser un país turístico de primera es que consolidar un concepto turístico potente en Euskadi no es una amenaza para nuestra forma de vida, nuestras cultura y nuestra personalidad como sociedad diferenciada.

Y si nos creemos que podemos ser un país turístico, que mejore nuestros ratios económicos y aporte nuevas oportunidades de empresa y empleo, tenemos que aceptar que ciertas pautas deben cambiar. Tenemos que ser más flexibles, sin merma de nuestras condiciones de vida. No es posible que tengamos una entrada considerable de turistas y que nuestras tiendas y establecimientos de hostelería estén cerrados en días festivos. Es un absurdo, a lo que tenemos que enfrentarnos con inteligencia, sin prejuicios, con criterio de país serio.

La flexibilidad implica la decisión estratégica del sector del comercio y la hostelería para adecuar su estructura organizativa a la oferta que un turismo de calidad exige y espera de nosotros. No digo que el comercio y la hostelería deba abrir por sistema en días festivos, no. Pero debe abrirse a aperturas concretas, inicialmente de prueba y experiencia, y más tarde, en función de resultados, a mayores aperturas, naturalmente, sin precarizar los derechos de los trabajadores. No debe existir contradicción entre lo uno y lo otro. 

Lo que está ocurriendo es que los turistas en días festivos están concentrándose en zonas concretas, particularmente en los cascos históricos. La experiencia del Casco Viejo bilbaíno en Semana Santa ha sido sublime, con cifras de negocio impensables hasta ahora. Y así lo que vemos es que estamos produciendo una concentración excesiva en estos puntos concretos de nuestras ciudades, con unas zonas saturadas de turismo, mientras el resto de la ciudad está desierta o sin vida. No puede ser. El Casco Viejo no puede convertirse en un parque temático de turistas en días festivos. El resto de la ciudad tiene mucho que ofrecer. Tenemos que dialogar sobre esta problemática.

sanjuan-k6J-U213597792716Y1B-575x323@El Correo

Hay cambios de paradigma que emprender. Hemos visto este último puente cómo la zona de San Juan de Gaztelugatxe, en Bermeo, se saturaba de turistas. Aquello era sumamente incómodo, con miles de personas que querían visitar aquel idílico pasaje, en parte para revivir los escenarios donde se han rodado algunos capítulos de Juego de Tronos. Los turistas, a veces, son así de simples. Pero no vaya a ser que muramos de éxito, a base de inundar sin control nuestros paisajes naturales. No están hechos para el turismo masivo. Pero tampoco para el turismo ocasional. Hay que estudiar a fondo cómo extendemos nuestra oferta, nos flexibilizamos, sacamos aún más rendimiento nuestra oferta gastronómica, la hacemos más presentable, con menos quebag y más tabernas vascas con estilo y sabor.

Estamos bien, creo yo, pero muy lejos de establecer y redondear un concepto turístico vasco. Tenemos medio país, maravilloso, sin explotar turísticamente. Tenemos una gastronomía que se pasa de precio. Tenemos rincones que casi nadie conoce, ni nosotros mismos. Tenemos mucho que mejorar. Con más cultura y más espectáculos desde nuestra raíz vasca. Tenemos que responder, de verdad, a la cuestión, como Hamlet: “Ser o no ser”… un país turístico.

             ¡Hasta el próximo jueves!

Firma

7 comentarios sobre “Euskadi: Ven y demuéstralo.”

  1. El planteamiento turístico sólo trae que se desindustrialice nuestro tejido económico y se creen puestos de servicios precarios. Y que los que vivimos en Bilbao paguemos una cerveza por 2,50 o 3 Euros en el centro de Bilbao porque un saco de británicos que ganan 4000 libras al mes lo pueden pagar, mientras que nuestros sueldos, con suerte, andan por los 1000 euros mensuales. Ellos vienen, pimplan, hacen 4 fotos y se van. Nosotros permanecemos 350 días al año aquí. Prefería astilleros (con trabajo) a museos con ETT y contrata.

    Un saludo

  2. N sé qué tiene de sublime que la costa vasca, por ejemplo Gaztelugatxe, sea un desastre lleno de touristas.

    No acabo de ver por qué el tourismo es tan bueno. Convertir nuestro pequeño País en un país para otros, y no para los residentes, ya lohemos visto en Barcelona o lo tenemos en La costa vasca de Iparralde hace décadas.

    Un asco.

    Pensé, cuando he leído el título de tu artículo, que te ibas a referir a todo el cambio de estos últimos veinte años, que ha sido evidentemente a PEOR, como ha que ha estado en el exterior los últimos diez puede notar cuando regresa unos días: pobreza, miseria, sueldos menores a los de hace diez años, inmigrados del tercer mundo sin preparación de ningún tipo por todos lados, puentes para el AVE radial madrileño destrozando valles,…

    Me dan ganas de llorar por lo que podía haber sido y loque está siendo.

    Menos mal que cuando voy al monte nada ha cambiado.

  3. Por cierto, menos mal que se va Canales con su lasaña industrial de antxoas y su ridículo homenaje al kalimotxo.

    Hace tiempo hace falta airear esa sala, incluyendo su telar de la techumbre y su carta txakolinas.

  4. Pontifica José Ramón: “Tenemos que ser más flexibles, sin merma de nuestras condiciones de vida. No es posible que tengamos una entrada considerable de turistas y que nuestras tiendas y establecimientos de hostelería estén cerrados en días festivos.”

    Y luego: “No digo que el comercio y la hostelería deba abrir por sistema en días festivos, no. Pero debe abrirse a aperturas concretas, inicialmente de prueba y experiencia, y más tarde, en función de resultados, a mayores aperturas, naturalmente, sin precarizar los derechos de los trabajadores. No debe existir contradicción entre lo uno y lo otro. ”

    La vieja cantinela neoliberal que no se cree ni él.

    Lo que quiere decir es: vamos a fomentar el turismo, a dejar de lado el empleo estable y bien pagado en la industria y lo cambiamos por empleo precario en el comercio y la hostelería. Naturalmente, mejor si lo hacen inmigrantes que acepten peores condiciones.

    Los comerciantes tienen que abrir domingos y festivos para que los turistas – y el propio José Ramón – puedan comprar. Naturalmente, eso debe hacerlo la chusma. Los elegidos como José Ramón de trabajar en domingo, nada de nada; y el resto de días, habría que ver.

    Es la “generosidad” neoliberal: es cojonudo que la gente trabaje mucho por poco dinero; pero eso tan bueno se lo dejo a los demás. Ah, si no fuera por estos seres abnegados…

  5. Completamente de acuerdo contigo, aunque yo no usaría la etiqueta “neoliberal” que nadie sabe bien qué es, incluído tú mismo/a.

    Hace poco un político pene uvero de Donostia, creo que su concejal de tourismo -o sea, de la cuerda de JR- afirmó que hay que hacer más hoteles en la ciudad. O sea, que está dispuesto a dar más licencias a hoteles que por supuesto se harán en el centro, sustituyendo edificios con familias residentes por edificios para residentes de 4 noches de no sé dónde, con el fin de wue se forren los cuatro que tienen el dinero para montar esos hoteles -cadenas multinacionales, por ejemplo- a cambio de que creen ese maravilloso empleo de 1 euro por cama hecha a cargo de inmigrados que no han oído hablar en su vida de Barandiaran y que ni siquiera sabían dónde estaba EH una semana antes de que les contratan.

    Ese es el modelo PNV de País.

    Y claro, o se sigue ese modelo o “se aisla del resto de países” uno, tiene bemoles.

    1. Buenas, soy “mismo” jaja.

      Es que no es muy difícil ver en qué consiste la “apuesta por el turismo” porque no se esfuerzan mucho por esconderse: cosas de la arrogancia.

      Bueno, “neoliberal” es cómo se llama ahora al capitalismo de toda al vida: tú tienes que trabajar mucho y ganar poco para que yo gane mucho y trabaje poco; y, cómo no, mis beneficios son sólo míos pero mis pérdidas las socializo.

      He vivido en Barcelona entre 2012 y 2015 y de verdad te digo que NO quiero ese modelo.

      Blázquez está encantado porque sólo ve el pastón que unos cuantos – quizás él incluido -pueden ganar.

      Los que vamos más allá y nos importa mínimamente el país y su futuro tenemos que estar en contra.

  6. Si yo cuera la compañía que ha comprado y está reconstriyendo el edificio que fuera de la BBK en la esquina de GV de Diego López de Haro junto al gobierno foral de Bizkaia, y que además posee otros centenares de metros cuadrados sin salir de la misma calle y del mismo tramo, una compañía con sede en Galicia -no la de Polonia-, pagaría a JR por haber escrito este artículo.

    Not to mention los de H&M (que si no ha abierto una de sus grandes tiendas internacionales de ciudad en Bilbo y se conforma con la tiendita de Moiua Enparantza es porque sabe que no se puede abrir en Vascogadas los domingos), El Corte Inglés, etcétera.

    Cuidado, no estoy sugiriendo que JR esté cobrando de nadie por haber escrito este artículo ninguna comisión.

    Perspicacias, las justas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>