Por mar, tierra y aire

 

La casualidad ha hecho que la temporada de traineras y el Tour comiencen el mismo día, este pasado sábado. La competición de remo y la ronda ciclista son de lo mejor de ETB en verano, ambas en la cadena en euskera. Las retransmisiones arraunlaris han logrado un alto nivel creativo, con imágenes aéreas, tomas perpendiculares para la observación de las distancias, cronometría, grafismo y narración técnica y emocional que podrían explicarse en el magisterio audiovisual como ejemplos de televisión perfecta. Hay que añadir que el equipo formado por Mikel Olazabal, Ibon Gaztañazpi y Sara Gandara lo bordan, con criterio y fervor. Más allá de cuál sea la tripulación ganadora en 2017, haya o no trifulca entre patrones, con sospechas o sin dudas sobre las decisiones de los jueces, es seguro que de julio a septiembre las miradas estarán puestas en ETB. El remo es un deporte que se ve mejor en la pantalla que en las orillas, por el detalle que las cámaras son capaces de capturar y el entusiasmo que alcanza la emisión. Es un chollo para el telespectador, más aún en el espectáculo total de la Bandera de La Concha.

El Tour no es lo que era. El dopaje y los falsos campeones lo han destrozado; pero sigue habiendo miles de seguidores que cancelan la siesta para unirse a la epopeya. Impresiona su tesón por mostrarnos la belleza. El problema es que ETB comparte las imágenes con TVE, a la que acude la mayoría, quizás por una cuestión idiomática. Poco pueden hacer Pedro Mari Goikoetxea, Fermín Aramendi y Xabier Usabiaga para neutralizar la escapada de los espectadores vascos, por mucha frescura e intensidad que le agreguen. ¿No hay manera de que La 1 module su señal en Euskadi en horas de etapa, evitando el solapamiento? Es un derroche.

Y a punto de iniciarse el periplo festivo vasco, de Iruña, Baiona, Gasteiz, Donostia y Bilbao, habría que suplicar a ETB que desista de emitir los fuegos artificiales. ¡La magia es un espíritu, no un fondo oscuro! Los fuegos se hicieron para mirar al cielo de los sueños y no a un espejo ciego. Hagan el favor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *