Elige concejal para casarte

EL FOCO

Onda Vasca, 22 septiembre 2017

Lo que ocurre en el amor no es lo que más importa o, mejor dicho, casarse ya no es una prioridad. Es lo que dice el último informe “Retratos de Juventud”, elaborado con los distintos sociómetros vascos de 2016, con más de 7.000 entrevistas. Es un retrato muy real. Viene a decir que el matrimonio y tener hijos no son metas básicas para alcanzar el estadio de “ser felices”. De hecho, apenas un 17% cree que los hijos sean una primacía en sus vidas.

El dato más reciente, del Sociómetro de la Universidad de Deusto, es que de las 500 bodas celebradas en Bizkaia, de enero a marzo, apenas 32 fueron bajo el rito eclesiástico, apenas el 7%. En Álava las cifras, referidas al mismo período, son más acusadas: de 121 bodas solo dos fueron canónicas, menos del 2%. Dicho con ironía, habría que hablar con esas dos parejas alavesas para preguntarles sus motivos de tan rara decisión. ¿Y estos datos adónde nos llevan? A que la sociedad vasca, en apenas 30 años, ha cambiado radicalmente y que los valores relativos a la religión se han desplomado, en un proceso de secularización que seguramente es de los más acelerados del mundo. Recordemos que a finales de los noventa sólo el 25% de las bodas eran por lo civil y que en las décadas de los 60 y 70 Euskadi es la comunidad del Estado de mayor práctica religiosa.

Lo paradójico es que una mayoría social de Bizkaia se declara católica, aunque al mismo tiempo, no son practicantes, no acuden a las misas y declinan los llamados sacramentos. ¿Y por qué se declaran católicos? Quizás porque asumen cierta afinidad con algunos valores de la fe cristiana, como la solidaridad, la tradición y tal vez cierta idea de trascendencia o creencia en una vida futura. No lo sé. Pero es muy extraño. Tanto como que los bautizos y los funerales en la iglesia no decrecen, así como las primeras comuniones. Se puede entender lo de los funerales, porque aún no existe una suficiente cobertura de tanatorios o salas públicas para las despedidas de los difuntos, en tanto que las iglesias son muchas y amplias. Es algo incomprensible que la sociedad que se casa por lo civil bautice católicamente a los niños y que no falten las primeras comuniones. ¿Quizás por la influencia de los abuelos, más cercanos a la Iglesia, o por los regalos y fiestas familiares? Se supone que en una década más, la Iglesia pasará a la marginalidad e irrelevancia social.

Mi opinión es que ahora la gente es más sincera; y que, en décadas anteriores, bajo el agobio del franquismo, la religión era más aparente que real. Existía un catolicismo de campanario. Desaparecida la influencia de los valores heredados de la dictadura la gente elige lo civil, al tiempo que ayuntamientos y juzgados ofrecen una gran dignidad ceremonial. Ahora no se elige cura que te case: se elige concejal o alcalde. Es más de verdad. Es más auténtico. Eso sí, pocos de quienes se casan resisten mucho tiempo juntos; pero esa es otra historia.

¡Hasta el próximo viernes!

Un comentario en “Elige concejal para casarte”

  1. He estado escuchando esta tarde el tema que han abordado en la emisora de onda vasca acerca de las bodas.
    Yo creo que mucha gente se casaba por la Iglesia sin creencias debido al boato de la ceremonia.
    Hoy en día las ceremonias civiles tienen mucha pompa y se engalanan de una forma muy figns.
    Y muchas ocasiones había personas que acudían al ceremonial religioso por presiones familiares.
    Sí me parece una gran contradicción aquellas personas que se casan de acuerdo al Derecho Civil II a sus hijos los bauticen y realicen la primera comunión.
    He escuchado en diversas ocasiones como hay personas que optan por el rito civil con el fin de que la separación sea más fácil. Esta forma de actusr me psrece muy triste. Casarse con idea de separarse. Horrible.

    Reitero mis felicitaciones por su intervención en rafio analizando este tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*