Máquina de humillar catalanes

 

Una máquina de humillar catalanes, en eso se ha convertido la televisión, y más las redes sociales, estos días en España. La victoria provisional de los opresores está ahora en la fase de los abusos y las burlas. Cada cadena estatal hace su papel. Ana Rosa, en Telecinco, se ensaña con Junqueras, calificándole de mamarracho. La Sexta asume ser la voz quebrada de la izquierda rendida al mandato del PP. La Cuatro esconde las vejaciones a las que se sometió a los miembros del Govern enviados a prisión. Y Antena 3 eleva a la categoría de heroína nacional a la jueza Lamela. Mientras, el canal público catalán, en señal de profundo abatimiento, ha suspendido la emisión de Polònia, porque Catalunya no está para risas, mientras ETB2 intenta transmitir, entre la perplejidad y el caos, las razones de unos y otros, gracias a lo cual ha subido punto y medio de audiencia en octubre. El antídoto de la mesura informativa no parece ser suficiente contra el veneno y el odio en este nuevo 18 de julio, que va camino de desparramarse.

No podía faltar Carlos Herrera en este miserable aquelarre. A la cuarta semana ¿Cómo le ves?, en La 1, echa más leña al fuego. Se ha inventado el juego del referéndum y consiste en interpelar mucho a los espectadores para no decidir nada, un entretenimiento frívolo de consultas falaces. Y entre las preguntas tontas, chanzas anticatalanas. Trasladado del domingo a los sábados, su cuota de pantalla no alcanza la media de la cadena, suficiente para liquidarlo; pero el engolado periodista de cabecera del PP aún tiene muchos equilibrios que romper.

Deberíamos estar hablando de Évole, que regresó ayer a lo grande con su sencillez de niño bueno. O tendríamos que glosar las nuevas series, como la maravilla canadiense Alias Grace, nacida de la pluma de Margaret Atwood, al igual que El cuento de la criada, cumbre cualitativa en este año que termina. Pero no, hay que morir escarmentados por ejercer la democracia. En esta exhibición de intolerancia mediática diría que es mejor ser frágiles que demasiado fuertes.

 

 

2 comentarios en “Máquina de humillar catalanes”

  1. Totalmente de acuerdo.
    El mandato del Gobierno central a todas las televisiones que son de su cuerda ha sido humillar a Catalunya por activa y por pasiva.
    Pero no van a vencer a los catalanes con su gran fortaleza y su buen hacer.
    Todo lo que hace el Gobierno central es la herramienta del cobarde. Los catalanes con su hacer y estrategia jurídica y política ganarán a los cobardes e inquisidores. En definitiva dictatoriales en todas sus medidas de acción.
    Me ha gustado mucho su artículo que lo has puesto de una forma muy veraz y elegante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *