El sastre de la Transición hacía chaquetas nuevas

Quizás vieron ustedes a millones de españoles celebrando, alborozados, la Constitución. Yo sólo vi a autoridades y vips festejándola con canapés sobre mullidas alfombras, en Madrid, y a un puñado de jóvenes del PP, en Bilbao, repartiendo copias del texto del 78; como pude ver hace poco, en Londres, a islamistas regalando ejemplares del Corán. ¡Convertíos, infieles!, decían sin decirlo unos y otros a la mayoría indiferente. TVE hizo algo parecido el miércoles, relatándonos la epopeya de un engaño que, no sin suficiente razón, titularon De la ley a la ley, la estampita. El telefilm justifica la fechoría del leguleyo que ideó la legitimación del franquismo como paso previo a una democracia tutelada, cuyos abominables vicios y carencias aún padecemos.

La narración no es neutral. Es la apología de un fraude sin precedentes. Con tres protagonistas: Juan Carlos de Borbón, Adolfo Suárez y el más listo, Torcuato Fernández-Miranda. Aquel trío trilero fraguó el timo que llamaron “la ejemplar Transición”. Con desvergüenza y una épica de cartón piedra lo describen al modo que Cuéntame lo que pasó recuerda cómo un estado social de ignorancia y miedo favoreció el cambio de chaqueta de la clase dirigente que, de un día para otro e invocando la amnesia, pasó de fascista convencido a demócrata sin tacha. Arranca con el atentado de Carrero y concluye con las elecciones del 77, pasando por la muerte del tirano, la designación de Suárez, la ley de reforma política y la legalización del PCE. Hasta inventaron el bunker como hechizo cómico. Si como documento histórico es una farsa, como película es un coñazo, apenas visto por el 9% de la audiencia. Nunca se han visto caracterizaciones más torpes del mago Torcuato y sus contemporáneos.

Mientras, TVE guarda en el congelador de la censura varias series y películas históricas rodadas o compradas en época de Zapatero, que costaron más de 18 millones. Los devotos de la Constitución temen su verdad malnacida. Hoy podríamos reprochárselo, diciéndoles: “España, eres peor que una esperanza”.

2 comentarios sobre “El sastre de la Transición hacía chaquetas nuevas”

  1. Me ha gustado mucho su artículo.
    En realidad Torcuato lo que quería hacer y hizo fue legitimar la situación anterior de la dictadura así como la imposición de la monarquía. Un hombre listo porque lo consiguio y los demas tontos que valudaron con la constitucion al dictador y a su heredero ilegitimos y por ende a sus descendientes.

    Felicidades por abordar este tema.

  2. EN SERIO? Joder, pero si he bajado a Bilbo estos días y un par de veces.

    Qué lástima no haberme topado con esa chusma del reparto del puto corán español del 78!

    No saben esas fachas de la foto de lo que se han librado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *