El PNV y el PSNJ

Al PNV los catalanes llaman PNB (Partit Nacionalista Basc), como corresponde a la expresión en su lengua del nombre original de la formación jeltzale. Lo que no me imaginaba es que ahora los socialistas vascos quieran cambiarle el nombre al PNV y rebautizarlo como PNB, y no por pasión catalana, sino porque, en interpretación de los seguidores de López, el nacionalismo vasco ha quedado tras el 22-M como un partido vizcaíno, lo que sugeriría la nueva denominación de PNB, Partido Nacionalista de Bizkaia. Pero, ¿los socialistas no son de esos que todavía escriben Bizkaia con uve?

Esta propuesta extemporánea la formuló en ETB durante la noche electoral el parlamentario socialista Oscar Rodríguez, que hacía de comentarista de los resultados y que tuvo en directo tal corte de digestión que se atrevió a llamar PNB al PNV como pantalla del estrepitoso hundimiento del PSE en ayuntamientos y diputaciones. Dejó esta memorable aportación intelectual y se quedó tan ancho. Durante la campaña, el portavoz del PSE, José Antonio Pastor, manifestó que el PNV era un “partido rural”, porque la fuerza de sus votos se concentraba en ámbitos no urbanos. La respuesta a semejante mentecatez la tuvo el propio Pastor al conocer la victoria nacionalista en la mayor urbe de Euskadi (por mayoría absoluta), así como en municipios tan rurales como Getxo, Basauri, Sestao y Santurtzi, entre otros.

Haciéndose portavoz (¿o portacoz?) de Oscar Rodríguez, la consejera de Justicia, Idoia Mendia, declaró en la radiotelevisión vasca que el PNV debería cambiar su nombre por PNB, a causa de su específico triunfo en el territorio de Bizkaia y la pérdida de su hegemonía en los otros dos herrialdes de la CAV. Y no propaló esta joya dialéctica en calidad de militante socialista, sino que la soltó como portavoz de la institución del Gobierno vasco, lo cual agrava considerablemente su intervención y señala el limitado criterio intelectual de la señora Mendia.

Analicemos el argumento. Aceptando como hipótesis que el PNV debería renombrarse PNB, porque su implantación se limita a Bizkaia, ¿cómo habría que llamar entonces al Partido Socialista de Euskadi, PSE, que ha perdido en los tres Territorios? Siguiendo el esquema propuesto por Rodríguez y Mendia, ¿qué marca adoptaría ahora el PSE, tercerón en Euskadi? ¿Tal vez PSP, Partido Socialista de Portugalete? ¿O quizás sus siglas deberían ser PST, Partido Socialista de Trapagaran? ¿O por qué no también PSB, Partido Socialista de Barakaldo? Pueden formularse otras variantes en Araba (PSEIO, Partido Socialista de Iruña de Oka) y Gipuzkoa (PSEI, Partido Socialista de Eibar). Dignos nombres todos de los lugares donde el socialismo vasco ha sido escueta mayoría.

Es lo que tiene hacer aportaciones lelas: tu argumento se convierte en la soga con que te ahorcas. Ni Oscar Rodríguez ni la Mendia, enfurecidos con el PNV y a la defensiva en su bunker de Lakua, no midieron la fragilidad de su ironía. Y ahora tienen que tragarse sus palabras y confiar en su olvido para que desaparezca cuanto antes el ridículo. Aún así, el presidente del BBB, Andoni Ortuzar, ya ha advertido que en Sabin Etxea no olvidarán la gratuita agresión de Mendia.

Una idea final. Si los socialistas vascos buscan nombre nuevo para su partido ahora que han perdido en los tres territorios de la comunidad autónoma, mi propuesta es que el nombre de marca que mejor se ajustaría a la realidad es PSNJ, Partido Socialista de Nunca Jamás. Les regalo el concepto. De nada.

EL TELEAPAGON. Los planes de cierre audiovisual de don Mariano

La tele tiene la culpa de todo. De la degradación moral, de que los niños no estudien, de la incomunicación familiar y hasta del insomnio colectivo. Y ahora también es responsable de la crisis económica y el déficit de las administraciones públicas, razón por la cual procede traspasar a las salvadoras manos privadas casi todas las televisiones autonómicas, unas trece. A esta patriótica tarea se ha entregado con denuedo Rajoy que, tras los resultados electorales del 22-M, ya se ve instalado en La Moncloa redimiendo a España del azote socialista. Atención a sus próximos destrozos.

El teleapagón autonómico tiene para don Mariano dos motivaciones y un impedimento. El primer impulso es su convenio con UTECA -la patronal audiovisual- con el que las cadenas privadas, previa reforma legislativa, aumentarían su cuota de mercado a cambio de apoyar al PP. El segundo argumento es que Rajoy no haría sino favorecer a los suyos que, a su vez, se prodigarían con sus cheques en la campaña del candidato. Se trata de una gran operación de compraventa: yo te obsequio un montón de televisiones y tú me compensas con telediarios amorosos y dinero para el partido. ¿A quién le importa el factor equilibrador de los medios públicos si se trata de hacer negocio por cuenta de los recursos ciudadanos? Antes se desprestigia demagógicamente la televisión pública y después se liquida baratísima.

Pero hay un obstáculo. Los líderes territoriales del PP, no solo la liberal Aguirre o el trajeado Camps, sino también el de Murcia, han manifestado a su jefe que no van a sacrificar sus televisiones así como así. Quizás lo haga la Cospedal en La Mancha. El resto se limitará a adelgazar las estructuras enviando al paro a varios cientos de profesionales, o quizás opten por hacerlo a la gallega, externalizando toda la programación menos los informativos. Es fácil predicar austeridad sin percatarse del costo en términos de libertad. Incrementar el poder de las cadenas privadas es una amenaza para la democracia. Elija: ¿más pluralismo o más Belén Esteban?

http://www.deia.com/2011/06/06/opinion/columnistas/telele/el-teleapagon

ETB sube, baja y homenajea a Carrero

Las audiencias de mayo, elaboradas por la empresa especializada Barlovento, ofrecen una subida de medio punto para ETB2 ((8,6%) y una bajada de otro medio punto para ETB1 (2,2%). En general, los registros de EITB son de estancamiento desde finales de 2010. Ahora, sin programas de referencia (El Conquistador del fin del mundo terminó el domingo con unos excelentes datos), puede experimentar una bajada muy acentuada, que podrían situar a ETB en valores por debajo del 8%.

El cine (opción desesperada, pero costosa y muy poco significativa de la especificidad de una programación) está salvando a ETB de mayores bajadas. El veterano programa de Félix Linares La noche de… está obteniendo unos buenos datos. Ayer, con la polémica película El código da vinci alcanzó el 14.6% de la audiencia, lo que impulsó a ETB2 a un 10,7% diario.

Pero, ¿qué opciones tienen las dos cadenas de EITB de mejorar y salir del pozo en el que le han metido Surio, Idígoras y sus equipos desde hace dos años? Realmente, pocas a día de hoy. Se anuncia la emisión, a partir del lunes, 6 de junio, de un nuevo programa de cocina, titulado Menú Estress, que deberá superar o al menos igualar al debate El Conquis, de Iñaki López, que se despidió con 12,2% y más de 100.000 espectadores. ETB2 (8,6%) es en estos momentos la quinta cadena autonómica en audiencia, después de la catalana TV3 (16,1%), la gallega TVG (11,8%), la andaluza Canal Sur (11%) y la aragonesa Aragón TV (9,6%). La sexta plaza es para la televisión canaria (7,8%) que se ha desplomado un 1,1% durante el mes de mayo.

La andadura errática de ETB se puso de manifiesto el pasado lunes con un documental sobre la vida de Carrero Blanco, presidente del gobierno de Franco en los años 70, que fue asesinado por ETA en 1973, suceso sobre el que se emitirá próximamente una miniserie en la televisión pública. El documental sobre el personaje tuvo un criterio pretendidamente histórico y fue muy poco crítico con la naturaleza fascista del almirante cántabro. Dio la impresión de ser una película al estilo del NO-DO, como si se pudiera obviar la responsabilidad de quien fue uno de los líderes de la dictadura franquista. Con este antecedente, poco bueno se puede esperar de la serie dedicada al atentado que acabó con la vida de quien, según todos los indicios de la época, estaba llamado a suceder al dictador. El estilo del documental refuerza la idea de que el PP domina la dirección de EITB, no solo imponiendo a los directivos básicos del Ente público, sino también insertando en los informativos sus criterios políticos y valoraciones históricas.

Tras los resultados electorales del 22-M está por ver cómo va a gestionar ETB la información política y de qué manera se puede adaptar a la nueva realidad surgida de las urnas. Lo más probable es que, al igual que el Gobierno de López, no altere ni contenidos ni prioridades, como si nada hubiera ocurrido; no obstante, es posible que aparezcan en pantalla con algo de mayor frecuencia los líderes de la izquierda abertzale y cuya presencia era censurada por indicación del Partido Popular.

Aún así, los cambios en la línea editorial de ETB, si se produjeran, podrían entenderse como síntomas de un desplazamiento estratégico del PSE hacia posiciones más proclives hacia los nacionalistas y más alejadas del PP. Estas novedades se antojan poco probables dado el dominio del PP en la dirección de la radiotelevisión pública vasca. Permanezcan atentos a la pantalla.

Días de parodias. La ministra Chacón, la serie Alakrana y el anuncio militar

Imagen de previsualización de YouTube

La parodia es un género burlesco que tiene dos versiones: la auténtica, de intención satírica más o menos cruel, como la imitación de personajes públicos o las películas de Leslie Nielsen; y la fallida, que resulta de la burda emulación de obras o hitos trascendentes. Las dos causan hilaridad, pero la segunda, además, produce consternación. Ver en la tele a la ministra Chacón escenificando con afectación histórica y rimbombancia verbal y gestual su renuncia al liderazgo socialista es la muestra de una parodia política por sobrevaloración de la autora y exageración dramática. Cuando se pretende representar con petulancia una realidad simple se acaba por hacer el ridículo. Es la trampa del falso esplendor en la que han caído la miniserie Alakrana y el anuncio del Día de las Fuerzas Armadas.

El secuestro del pesquero bermeano merecía un relato más digno que el emitido por Telecinco, un subproducto patrocinado por el Ministerio de Defensa para insertar dos mensajes embusteros: que el Gobierno no pagó el rescate y que los navíos militares hicieron lo posible para evitar el asalto y que éste no se prolongara durante cuarenta y siete eternos días. La parodia está en la falsa épica negociadora de las autoridades españolas y en aspectos tan zafios como el espía del CNI, vestido de Coronel Tapioca, y los líderes somalíes, que más parecían de esos negros que hacen de Baltasar en las cabalgatas de Reyes que temibles piratas.

Del spot castrense, generosamente difundido por ETB1 (en castellano), lo menos que se puede decir es que incurre en publicidad engañosa al prometer lo irreal: que los soldados protegen a “nuestros pesqueros en las aguas más peligrosas del mundo” y que para ellos “la mejor recompensa es regresar a casa y poder decir buenas noches”. Que se lo cuenten a las decenas chicos que han vuelto de Afganistán en una caja. Lo paródico del anuncio es la imagen mítica de un oficio inhumano y la falsa belleza de la violencia, a lo que solo se alistan, por desesperación, los emigrantes y los que tienen poco que perder.

Desmarcados. Declaración de principios

Todos somos seres humanos únicos e irrepetibles.

Valora tu propia maravilla: no ha habido ni hay y no habrá nunca alguien igual que tú.

Las personas nacemos libres e iguales en dignidad y derechos. A partir de ahí todo es diferente.

Eres prodigiosamente distinto, luego eres humano.

Es una paradoja: somos humanamente iguales porque cada uno somos personalmente distintos.

Secuencia de la conquista humana: conciencia de dignidad, conciencia de libertad, conciencia de individualidad.

La igualación es una idea aterradora e inhumana.

¿Cómo amar el mundo sin conciencia de individualidad?

Para continuar libres e iguales debemos superar todo gregarismo.

El gregarismo -social, cultural, político, económico o religioso- busca anular nuestra personalidad individual.

La protección de la identidad personal es la primera de las necesidades humanas, pues sin ella no es posible vivir libre y dignamente.

La intimidad es la primera de las libertades y el primer derecho de las personas.

El bien común es la suma del bien de las personas individuales.

No puede haber comunidad si no prevalecen las identidades de sus integrantes.

Antes que el tú y el nosotros está el yo. La exclusión del yo provoca la enajenación social.

La abstracción de lo individual en lo colectivo conduce al totalitarismo.

No confundir identidad personal con individualismo, una corrupción de la conciencia individual.

El egoísmo es la máxma corrupción de la identidad personal.

La ideología individualista no cree en la naturaleza humana y por tanto no cree en la identidad personal.

Uno es la unidad básica de la sociedad verdaderamente humana.

La identidad y libertad individual pertenecen a una categoría superior, pues nacen de la dignidad humana.

Cualquier proyecto social debe basarse en el respeto a la libertad personal, evitando nuestra asimilación al rebaño.

Todas las ideologías tienden a constreñir nuestra individualidad y por eso han fracasado.

Los principales enemigos de nuestra individualidad son, por este orden: la falta de autoestima, el miedo a la libertad y la falsa seguridad que proporciona la tutela del rebaño.

En la modernidad los enemigos más sutiles son el mercado y el consumo.

Actualmente no hay mayor y más peligroso tirano que las marcas comerciales.

Las marcas comerciales invaden nuestro cuerpo y nuestra voluntad. No las compramos: nos compran.

Las marcas no buscan compradores, sino gregarios.

Ninguna marca, distintivo o definición puede esclavizarnos o convertirnos en meros soportes de su significado o intereses.

Si exhibes una marca comercial (en el coche, la ropa, el calzado, el ordenador, el móvil o cualquier objeto) ya eres un gregario. Te has vendido. Te han comprado.

Analiza tus sentimientos. ¿Te seduce tal o cual marca y te gusta exhibirla? Si es así, eres un ser humano etiquetado.

Libérate de tu propio gregarismo y recupera tu libertad individual. Las marcas y los símbolos de todo tipo te anulan como persona y te convierten en mero soporte.

Reconocerás una marca o símbolo tiránico cuando no te da opción a utilizar una prenda u objeto sin su divisa.

Las leyes de consumo de todo el mundo deben evitar esa tiranía dando opción a las personas a no convertirse en hombres-anuncio.

Cada persona determina su definición según su proyecto vital cambiante e ilimitado.

El derecho a no ser etiquetado proviene del derecho individual a evolucionar o cambiar en todo momento.

Todo lo que no afirma tu propia personalidad e identidad inabarcables, te las niega.

No busques personas iguales. Encuentra seres humanos distintos y complementarios a ti. En eso consiste vivir con los demás.