Bogando por la red: La guerra no es triste

Por un par de días retorno a la columna del Deia, en breve disfrutareis de nuevo del buen hacer de Iker Merodio.

La guerra no es triste

la_guerra_no_es_triste

El Ejército de Tierra ha publicado en Twitter una controvertida cita para animar al tenista Rafa Nadal, “la guerra no es triste porque levanta las almas… porque nos enseña que fuera de la Bandera, nada, ni aún la vida, importa. Gracias Rafa”. Han reutilizado un mensaje de Cela al golpista y padre de la Legión José Millán Astray, que rezuma nostalgia de tiempos pretéritos. Su contenido ha sido recriminado por multitud de usuarios, mientras otros lo aplaudían. El polémico tuit ya ha sido retirado.

Alberto Garzón bloqueado

Al hilo de la controversia generada por el Ejército de Tierra, el número de visitantes a su cuenta de Twitter se ha disparado, entre ellos, el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón. En un alarde de libertad de expresión, ha descubierto que le han bloqueado y carece de accesos a los mensajes del glorioso Ejército Español. Es sintomático que nos vendan la democratización del rancio estamento castrense, mientras impiden el acceso a su información según las tendencias políticas del visitante.

La ironía de Rita Barberá 

La sombra de la sospecha de la corrupción lleva años sobrevolando a Rita Barberá, sobre todo después de que la Fiscalía pidiera al Supremo que investigue a la senadora por blanqueo de capitales en el PP de Valencia. Un dato irónico, la exalcaldesa de Valencia tendrá que votar sobre las medidas contra la corrupción que solicita Ciudadanos para apoyar a Rajoy en su investidura, entre las que está que los políticos imputados abandonen su cargo o que se acabe con los aforamientos, como el que disfruta ella.

TVE olvida al comentarista de tenis

El ente público ha realizado un importante despliegue en las olimpiadas de Rio, de hecho 130 profesionales se han desplazado para cubrir casi todos los frentes informativos. Sin embargo, existe una profunda indignación en el equipo de deportes, ya que inexplicablemente se han “olvidado” de incluir en la expedición al comentarista de tenis, aunque se presumía que se podría obtener algún metal. El sonrojante resultado es que Nacho Calvo tuvo que narrar las medallas en dobles masculino desde Torrespaña.

Recompensa por hackear a Apple

Al igual que otras empresas, como Google, Facebook o Microsoft, Apple se ha subido al carro de los que ofrecen incentivos por hackear su sistema. Descubrir vulnerabilidades ha supuesto, tradicionalmente, una ilegal fuente de ingresos, por ello las grandes corporaciones prefieren ofrecer elevadas cantidades para descubrir los agujeros de su software. 200.000 dólares es la cifra que pone sobre la mesa la empresa de Cupertino por encontrar un acceso indeseado a su sistema. Si no puedes con tu enemigo, cómpralo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*