Reuters y los fotógrafos freelance

Cada día existen menos fotógrafos en las plantillas de las agencias de noticias y utilizan más los servicios de trabajadores freelance, lo cual les evita infinidad de gastos, incluidos los derivados de la compra del carísimo material para los profesionales, aunque lleva aparejado una falta de control sobre la cantidad de retoques y ajustes de las imágenes que les envían. La agencia Reuters ha tomado una radical medida para impedir modificaciones injustificadas, vetar el envío de fotos editadas a partir de archivos RAW.

calidad

La presión de estas grandes empresas ha llevado a los esclavos de la imagen a llevar al límite su trabajo, cuanto más espectacular, más posibilidades de vender una imagen. La tentación de abusar del Photoshop para hacerla mas “colocable” es muy grande cuando tienes que pagar el equipo, dar de comer a la familia, y abonar un viaje hasta el fin del mundo.

brian_walski
(Brian Walski, del diario Los Angeles Times, unió dos imágenes en las afueras de Basora)

Todo esto me trae a la memoria la imagen del fotógrafo libanés Adnan Hajj, que en 2006 modificó burdamente una imagen de un Beirut humeante tras un bombardeo, la envió a Reuters y fue comprada por la agencia ya que era un colaborador habitual. La polémica generada llevo a Reuters a borrar todas sus imágenes del profesional de su archivo y cerrar la puerta a cualquier futura colaboración (en algunos medios afirmaban que lo despidieron, pero no puedes echar a aquel que no tienes en nómina).

libano

La presión de las grandes empresas ha llevado a maestros de la imagen a caer en una espiral en la que sólo lo mas sensacionalista es vendible, el consumidor se ha acostumbrado a observar el mundo a través de la mira de un francotirador. Y sea cual sea el resultado, el que tiene mas posibilidades de salir herido es el fotógrafo.

¿También en La Razón y A3 tiene la culpa el Photoshop?

En un montaje, de escaso gusto, que circulaba por la red justo después de los atentados de París, se modificó el retrato del periodista canadiense de la etnia sij, Veerender Jubbal, especialista en videojuegos, para cambiar su Ipad por el Corán y añadirle un chaleco de explosivos.

veerender_jubbal

Hasta este punto, se puede discutir por la falta de sensibilidad del “iluminado” que tiene la “mala baba” de modificar una imagen con tan poca gracia. Sin embargo, ni La Razón ni Antena 3 comprobaron su veracidad,  y cayeron en la trampa de publicarla y emitirla afirmando que se trataba de un terrorista yihadista.

la_razon

veerender_jubbal_600

¿También esta vez volverá a ser Photoshop el culpable?

Kate Winslet y su rechazo al retoque fotográfico

Hace ya un par de semanas que recogí en un post la polémica surgida en torno a unas fotos retocadas de la actriz Inma Cuesta, y la consiguiente denuncia por los excesos cometidos.

Ahora es Kate Winslet la que salta a la palestra con una clausula anti-Photoshop (así la definen muchos medios), en la que obliga a una conocida marca de cosméticos a no utilizar, según algunas fuentes, y no abusar, según otras, del retoque de sus imágenes en la campaña publicitaria.

Kate_Winslet

El retoque es casi tan antiguo como la fotografía. Las modificaciones en los tiempos analógicos, de carrete y laboratorio, eran pura artesanía, digna de maestros del renacimiento. Tampoco deja de ser una falsa realidad la que se obtiene con una buena iluminación y un correcto maquillaje, así que no entiendo esa intensidad en la crítica de todos los que se rasgan las vestiduras con los ajustes digitales.

El abuso es denunciable, otro caso reciente es el de la estrella de Disney Zendaya, que mostraba otro “antes y después”, con lo que esto se empieza a parecer a los infocomerciales de aparatos gimnásticos que muestran similares (y milagrosos) cambios corporales.

zendaya

Todos los excesos son perniciosos, pero creo que los “gurús” del marketing están aprovechando está polémica a su favor. La conocida marca de cosméticos, cuyo nombre me niego a citar, está acaparando titulares con la “supuesta” negativa al retoque de Kate Winslet. De momento ha logrado multiplicar la efectividad de su campaña y ha elevado exponencialmente la expectación de la misma.

No creo que haya fotógrafos, ni agencias, que vayan a tirar piedras contra su tejado, pero una apuesta segura es que el mayor número de sugerencias, peticiones, o exigencias, caen del lado de la balanza de personas que solicitan que se mejore digitalmente su imagen. El debate creo que es estéril, y va tomando derroteros comerciales, que supongo se irán diluyendo con la sobreexposición y consiguiente perdida de interés.

Inma Cuesta denuncia los excesos del Photoshop

La denuncia de  Inma Cuesta por los excesivos retoques de una foto, publicada en una conocida revista, ha sido recogida estos días por todos los medios de comunicación.

En su cuenta de Instagram, la actriz muestra una imagen, hecha con su móvil de la pantalla de ordenador del fotografo, enfrentada a la que aparece en la publicación impresa. Las diferencias entre ambas son notorias.

inmacuesta

Retocar una fotografia se considera imprescindible, simplemente ajustar las luces y colores ya suponen una pequeña alteración. Dar luminosidad a la piel, eliminar alguna pequeña imperfección, resaltar el color de un vestido y a partir de ahí comienza una escalada de modificaciones que pueden llevar a no reconocerse, como ha sucedido en este caso.

Existe un encendido debate sobre la conveniencia de este tipo de ajustes, entiendo que en una campaña publicitaria el cliente paga por unos resultados que considera óptimos para sus necesidades, con lo que está en manos de la agencia, o el fotógrafo, y los protagonistas son los peones de este juego.

Imagen de previsualización de YouTube

Sin embargo, en este caso, la citada actriz tiene todo el derecho del mundo a denunciar que no se siente identificada con lo fotografía publicada, la única responsabilidad sobre su imagen recae en ella, y es habitual que esto se olvide con facilidad en ciertos medios de comunicación. La aplicación no es la responsable, únicamente es un medio a través del cual se pueden lograr unos resultados absolutamente irreales.

Hablamos de una herramienta maravillosa (y tremendamente laboriosa), pero es difícil marcar los límites para su uso, sobre todo cuando vemos a mujeres sexagenarias encantadas con su apariencia de veinteañeras.

bordiu-presyler--644x362

El retoque analógico

La fotografía ha sufrido un cambio radical en los últimos años, hay que tener en cuenta que nació allá por el siglo XIX. Dudo si somos realmente conscientes que no ha sido hasta principios del XXI donde ha triunfado la técnica digital y se ha desarrollado y generalizado el uso del programa estrella del retoque, el archiconocido Photoshop.

Siguen existiendo grandes románticos que trabajan con negativos, ampliadoras, papel fotográfico y elementos químicos malolientes. Uno de los maestros de estas técnicas de montaje tradicional es Jerry Uelsmann,

18mfu8jb0nxnbjpg

18mfuau687r7yjpg

Una muestra de su artesanal trabajo nos la ofrece en este vídeo

Imagen de previsualización de YouTube

Muchas de has herramientas y procedimientos de la fotografía tradicional han sido heredados por los programas de retoque, de tal forma que han adaptado una forma manual de manipular imágenes para incluirlas dentro de la aplicación informática.

El trabajo por capas no deja de ser la antigua superposición de negativos, las máscaras de Photoshop tienen su equivalente analógico al positivar una foto con una ampliadora y tapar ciertas zonas con una cartulina negra. No quiero decir que todo estuviera inventado, ni mucho menos, pero una de las bases del progreso es adaptar y mejorar los sistemas de trabajo.

Y para todos aquellos que piensan que Photoshop es el único e irrepetible, os dejo un “moderno” vídeo de demostración de una aplicación de los años 80, con el pequeño inconveniente que está en ruso.

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

Photoshop cumple 25 años

Photoshop cumple 25 años, y sólo me perdí los dos primeros. Probablemente sea el único superviviente que haya estado instalado en todos los equipos que he ido teniendo a lo largo de dos décadas.

Mi primer contacto fue con la versión 2.5 para Mac, y ya desde el primer momento, me pareció muy adelantado a su tiempo y tremendamente intuitivo. Aunque resultaba laborioso, no era nada tolerante con los errores y sobre todo desesperantemente lento incluso en los mejores ordenadores ideados por Steve Jobs.

image

No voy a repasar su historia de éxito a lo largo de tantos años, para eso basta darse una vuelta por google, y más en estos días donde todos los medios se hacen eco del aniversario.

image

Parece que fue ayer mismo cuando empece a retocar una vieja foto (con escaso éxito por cierto). A lo largo de estos años todo ha mejorado considerablemente, han aparecido nuevas herramientas que facilitan el trabajo, sin embargo no hay que engañarse un buen retoque sigue siendo laborioso, largo y muchos casos tedioso. Sólo vemos el punto inicial y el resultado pero la labor intermedia no suele ser un camino de rosas.

inicio

Todos los excesos son malos, y pesar de las voces discordantes, el abuso de los retoques ha sido y está siendo la norma, pero hoy estamos de aniversario y eso lo dejaremos para otro día y otro post.

paletas

A pesar de lo que promete Adobe creo que el programa hace años que ha llegado al límite de su capacidad de mejora, todas las nuevas incorporaciones que ha tenido vienen encaminadas a facilitar la productividad,  apenas hay novedades reales, únicamente herramientas que aligeran la forma de trabajar. Aún así, su salud es envidiable, tantos años de desarrollo lo han llevado cerca de la perfección, y apenas hay alternativas reales en el mercado.

El mundo del 3D está siendo la apuesta y el camino para ofrecer mejoras, admito que no es mi campo ni el universo en el que tengo previsto moverme, aunque es muy posible que tenga que tragarme mis palabras y empezar a pensar en una impresora 3D.

Como guinda os dejo el video de la demo de la primera versión y el de celebración del 25 aniversario. Los tiempos cambian una barbaridad…

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

 

Affinity Photo el enésimo rival de Photoshop

A lo largo de estos años has surgido infinidad de rivales del programa “rey” del retoque fotográfico, de hecho es una constante que cada cierto tiempo haya una campaña de marketing, mas o menos exitosa, en la que afirman que el sustituto de Photoshop ya está aquí.

El último en llegar ha sido Affinity Photo, propiedad de la compañía británica Serif. A través de diversos medios está anunciando a bombo y platillo que se trata de un software de prestaciones profesionales, cómoda interfaz y precio muy asequible.

affinity

affinity2

Por lo que he visto y leído, las herramientas son muy similares, con lo que puestos a elegir la única razón para el cambio es el precio. Ojala sea un desarrollo tan espectacular que provoque la migración de todas las grandes empresas, con lo que iniciaría un efecto dominó que acabaría con el monopolio de Adobe en este campo.

Me vais a permitir que sea escéptico, la política comercial de Adobe va dirigida a hacer caja con enormes corporaciones, agencias de publicidad, imprentas, periódicos y demás sociedades del gremio. El usuario doméstico apenas tiene cabida en sus expectativas ya que sus licencias o pagos mensuales no están al alcance de cualquiera, por lo que no queda más remedio que acudir a otras aplicaciones mas económicas y menos potentes.

La única alternativa (que jamás recomendaría) es acudir al submundo del pirateo, que por lo que he leído en algún foro (yo nunca lo haría) es sorprendente y curiosamente fácil convertir en permanentes las versiones de prueba de duración limitada.

adobe

Supongo que habrá algún “impedimento técnico” para que Adobe no se implique más en proteger mejor sus programas y permitir un océano lleno de corsarios con sus aplicaciones instaladas, aprendiendo a dominarlas y sin ninguna intención de cambio por muy asequible que sea.